Archivo de la Categoría ‘América Latina’

23
Oct

En América Latina los niveles de recaudación son relativamente bajos (14% del PIB en promedio en 2005). Son particularmente bajos los impuestos sobre las rentas de las empresas (eso que en España llamamos impuesto de sociedades) y sobre todo los ingresos del impuesto de las personas físicas. México tiene un nivel de recaudación de 13 puntos del PIB en impuestos, frente 21 puntos en Brasil. Esta cifra se eleva en Brasil a un record de 36% si incluimos los impuestos locales y contribuciones a la seguridad social. México y Brasil se sitúan a ambos extremos del continente en términos de ingresos fiscales. Dentro de sus distintas capacidades de recaudación, ambos países han logrado el equilibrio presupuestario después de años de desequilibrios. En México este nuevo equilibrio fiscal esta basado, como siempre a lo largo de su historia, en pocos impuestos y por tanto en baja inversión pública y poco gasto social. Los ingresos mexicanos dependen también de una renta petrolera que no tiene por que ser eterna. Además el equilibrio fiscal está amenazado por las pensiones del sector público que no tienen suficiente financiación.

La gran diferencia recaudatoria entre Brasil y México radica sobre todo al impuesto al consumo y no tanto, aunque también en el impuesto sobre la renta. Desgraciadamente en México las tasas de evasión parecen ser relativamente elevadas (también en Brasil). Sin embargo, los impuestos en México son progresivos. Lo que permite reducir la desigualdad. Más del 80 por ciento de la recaudación proviene de la población que se sitúa en el estrato del 20% más rico. El IVA es también progresivo, 75 por ciento de la recaudación proviene del 30% más rico. Sin embargo al igual que en México en muchos países de América Latina existe una clara insuficiencia recaudatoria, y por tanto, de gasto público. En otros países (no es el acso de México), hay margen para mejorar las prestaciones sociales mediante un uso más eficiente del gasto, sin necesidad de recurrir a un aumento del mismo y, por tanto, de los impuestos.

¿Debería la XVI Cumbre Iberoamericana que tendrá lugar el 4 y 5 de noviembre en Montevideo incluir en su agenda la reforma fiscal en América Latina? ¿En qué debería consistir la reforma del sistema tributario? ¿Deberían los países avanzar hacia un sistema más transparente, fácil de administrar y recaudar, que permita además ampliar las bases imponibles, así como reducir las exenciones, las deducciones y la evasión fiscales por donde se escapa buena parte de la recaudación potencial?.

20
Oct

XVI Cumbre Iberoamericana en Montevideo (los recursos naturales)

Escrito el 20 octubre 2006 por Rafael Pampillón en América Latina

En una entrada que hice este mes en este blog titulada. “AREGENTINA CRECE POR ENCIMA DE LA MEDIA MUNDIAL” hay un post firmado por unliberal y que se puede leer en este blog, que citando a Cardoso dice que: “cuando las materias primas suben de precio Latinoamerica suele ir para arriba y cuando se estancan o bajan lo pasa mal”. El tema que plantea es de rabiosa actualidad, es decir, si el problema de América Latina radica o no en poseer abundantes recursos naturales (la maldición de los recursos naturales). Los principales productos de exportación de América Latina son primarios. El problema desde mi punto de vista consiste en la concentración de las exportaciones y, en ese sentido creo que la política económica, de los gobienos de América Latina, deberían enfocarse a la diversificación, incorporando tecnología y valor a la producción y a la exportación. Se evitaría así la “maldición de la concentración de exportaciones”. Esa si es una maldición y no “la maldición de los recursos naturales”.

Las economías abundantes en recursos naturales suelen tener severas limitaciones institucionales como corrupción y voracidad fiscal. Desde mi punto de vista el efecto negativo de la abundancia de las materias primas sobre el crecimiento proviene de la concentración de las exportaciones ya que cuando los precios de las materias primas son altos los gobiernos tienen muchos ingresos y muy fácil acceso al mercado financiero y gastan mucho (política procíclica) y cuando los precios caen los ingresos también y hay además una gran dificultad para acceder al crédito extranjero en buenas condiciones. Entonces se gsta menos (más actividad procíclica). Resultado el crecimiento en América Latina es muy volátil y eso es muy malo. Una solución son los fondos de estabilización de recaudación. Se trata de mecanismos compensatorios que permiten ahorrar los ingresos transitorios durante períodos de auge y luego utilizarlos para estabilizar los gastos en tiempos de crisis. Quizá a América Latina no le quede más remedio que basar su desarrollo en la dotación de recursos naturales pero al mismo tiempo, debería diversificarse más. Desgraciadamente en Latinoamérica, predominantemente se extrae y exporta el recurso natural con el procesamiento mínimo indispensable. A veces se ponen en marcha actividades de procesamiento y exportación de las materias primas, pero casi nunca se alcanza a producir ni comercializar en el exterior otros bienes relacionados (simples o sofisticados).

Como es sabido las exportaciones de materias primas forman parte de cadenas globales de valor y el problema es que América Latina se ha quedado en los eslabones de bajo valor añadido de esas cadenas. ¿Deberían los gobiernos aumentar la cooperación entre las empresas locales para mejorar la inserción en los mercados mundiales ¿Deberían fortalecer la economía favoreciendo sectores conexos? ¿La abundancia de recursos naturales puede ser perjudicial para el desarrollo? ¿Por qué la abundancia de recursos puede tener un efecto negativo sobre la mejora del capital humano? ¿Debería la XVI Cumbre Iberoamericana que tendrá lugar el 4 y 5 de noviembre en Montevideo hablar de este problema e intentar dar soluciones?

19
Oct

¿Porqué México y Brasil no crecen más?

Escrito el 19 octubre 2006 por Rafael Pampillón en América Latina

En 2006, la economía de América Latina crecerá un 5% lo que implica que será el tercer año consecutivo de crecimiento superior al 4%. Además de confirmarse las previsiones de la CEPAL para el año 2007 el crecimiento será del 4,5%. Si bien este crecimiento dista de ser excepcional en cualquier comparación internacional, cabe recordar que entre 1980 y 2003 América Latina tuvo un crecimiento promedio anual del PIB del 2,2%.

El éxito de las economías latinoamericanas no es un hecho aislado, sino que, por el contrario, tiene lugar en un contexto de generalizado crecimiento de la economía mundial. Se podría argumentar que esta comparación (menor crecimiento de América Latina frente al promedio mundial) está influida por el bajo crecimiento observado en las economías de Brasil y México, que representan en conjunto el 60% del producto regional. En términos generales, los últimos años muestran que mientras que en el resto del mundo en desarrollo los que más crecen son los “gigantes” como China e India, en América Latina los que menos crecen son los “gigantes regionales”: Brasil y México, aunque este último está mostrando este año un mayor crecimiento. México y Brasil tienen un sector manufacturero con alta capacidad exportadora y una gran cantidad de recursos naturales.¿Porqué México y Brasil no crecen más?

16
Oct

El fracaso de la opción “chavista”

Escrito el 16 octubre 2006 por Juan Carlos Martínez Lázaro en América Latina

Con algo más del 60% de los votos escrutados, los primeros resultados dan ganador de las elecciones celebradas ayer en Ecuador al conservador y empresario Alvaro Noboa, con un porcentaje de sufragios próximo al 27%. En segundo lugar, con cerca del 22,5% de los votos, se sitúa Rafael Correa, el candidato de izquierdas que encabezada los sondeos y al que muchos veían como un seguidor del presidente venezolano Hugo Chávez. Estos dos contendientes serán los que tendrán que disputarse la presidencia del país el próximo 26 de noviembre en la segunda vuelta. Aunque todavía es pronto para anticipar resultados, puesto que llega la hora de buscar apoyos y tejer alianzas, todo parece indicar que Correa lo tendrá difícil para ser el próximo presidente ecuatoriano.

Al igual que ocurrió en Perú hace unos meses, donde Ollanta Humala, el candidato populista apadrinado por Chávez, fue derrotado por Alan García en la contienda electoral, la previsible victoria de Noboa supone un duro golpe para los planes del mandatario venezolano de extender su “revolución bolivariana”. En pocos meses, en Colombia, Perú y ahora probablemente en Ecuador, han renovado mandato o alcanzado la presidencia, candidatos que discrepan, no sólo políticamente sino también personalmente, con el Presidente de Venezuela. En este sentido, sólo la victoria de Daniel Ortega en las elecciones que se celebrarán a principios de noviembre en Nicaragua, podría sumar un nuevo aliado al eje Chávez-Morales-Castro.

Ecuador ha sufrido en la última década una de las mayores crisis políticas y económicas de la región. Desde el punto de vista institucional, los tres últimos presidentes electos han tenido que abandonar su cargo precipitadamente ante las algaradas populares; y aunque la situación económica ha mejorado en los últimos tiempos gracias al elevado precio del petróleo y los efectos de la dolarización, todavía más del 30% de la población vive bajo el umbral de la pobreza, sin olvidar a los más de dos millones y medio de ecuatorianos que se estima que han tenido que emigrar en los últimos años. Quizá eso explica la fragmentación social del país y la desconfianza hacia el sistema tradicional de partidos. Aún así, parece que la mayoría de los ecuatorianos han preferido alejarse de las opciones más radicales que preconizaba Correa, y profundizar en el camino de las promesas de estabilidad económica que simboliza Noboa (firma de un TLC con Estados Unidos, apertura económica, mantener la dolarización …). Si Alvaro Noboa logra imponerse en la segunda vuelta de las elecciones, ¿conseguirá acabar con la ingobernabilidad que ha caracterizado a la nación andina en los últimos diez años?

13
Oct

El futuro de las economías de Bolivia y Chile

Escrito el 13 octubre 2006 por Rafael Pampillón en América Latina

Durante este año que termina Chile y Bolivia han despertado una atención inusitada en todo el mundo. Que una mujer, Bachelet, y un indio, Morales hayan llegado democráticamente a la cima del poder en dos países limítrofes, aunque tan distintos, es de suyo un acontecimiento. En este sentido, Bachelet es tan nueva como Morales a la hora de marcar un estilo y unos modos de gobernar y de hacer política nacional e internacional. Es relevante, por supuesto, que ambos países tengan reservas estratégicas de cobre, Chile, y de gas y petróleo, Bolivia. ¿Cuáles son los datos?: Bolivia, tiene más de un millón de kilómetros cuadrados y 9,4 millones de habitantes y tiene un PIB de 10 mil millones de dólares en 2006. Una renta per cápita en torno a los 1070 dólares (4070 en paridad de poder adquisitivo), con un crecimiento en 2006 del 4 por cien al año. Chile, tiene 756.000 kilómetros cuadrados, 16,4 millones de habitantes, un PIB de unos 144.000 millones de dólares en 2006 y una renta per cápita de 8750 dólares (12760 a paridad de poder adquisitivo). El PIB crece en la actualidad a una tasa anual del 5,6 por cien.

Michelle Bachelet forma parte de la coalición (socialistas y democratacristianos) que ha gobernado el país desde 1989. No ha formulado cambios notables en la conducción de la economía, mantiene una buena y fluida interlocución con Washington, y dedica, más que sus antecesores, mayor esfuerzo y entusiasmo a Latinoamérica, sobre todo a países vecinos, cmo Bolivia. La primacía del mercado solo es discutida desde la izquierda extraparlamentaria, que, además, carece de fuerza social para perturbar la conducción de la macroeconomía. Pero Chile al igual que Bolivia tienen un problema: un mercado interno pequeño y constreñido por la desigual distribución de la renta, que reduce a unos pocos un consumo razonable de bienes y servicios y, por otro lado, la mayor parte de la población no tiene acceso a una serie de bienes públicos considerados generales en Europa. Si desde la perspectiva social, la situación es muy injusta, desde el punto de vista económico el mantenimiento de una gran parte de la población con muy bajos niveles de renta compromete la viabilidad a medio plazo del crecimiento económico. Se trata de un reto de las sociedades chilena y boliviana al que tendrán que hacer frente Bachelet y Morales. Tanto en Chile como en Bolivia la preocupación es como generar a partir de los recursos naturales nuevas actividades dinámicas que den un impulso al crecimiento. ¿Qué cambios harán Morales y Bachelet? ¿Son distintos o serán más de lo misma de la clase política tradicional de sus respectivos países? ¿Se producirá un giro hacia una mejora en la distribución de la renta?

9
Oct

AREGENTINA CRECE POR ENCIMA DE LA MEDIA MUNDIAL

Escrito el 9 octubre 2006 por Rafael Pampillón en América Latina

Argentina, lleva 4 años creciendo a tasas muy altas. Este año va a crecer al 8%. La expansión argentina es muy superior a la media mundial y regional (5%). Ello se debe en primer lugar a que después de la crisis 1999-2002 se partía de niveles muy bajos de producción (tanto Argentina, como Venezuela y Uruguay, crecen más porque cayeron más). En segundo lugar, el crecimiento argentino, se debe al crecimiento económico mundial especialmente de Asia y América. Este contexto internacional es muy positivo para el país. Tercero, el peso cotiza a 3,1 pesos un dólar: un tipo de cambio muy depreciado y competitivo, que permite generar divisas a través del comercio y no del endeudamiento.

Sin embargo, las pautas de crecimiento están entrando en una fase de agotamiento y de autocomplacencia para los gobernantes. El problema de Argentina es de oferta agregada (debería aumentar su capacidad productiva) y de inflación (10,4%). Su crecimiento se basa en buena medida en la demanda agregada (consumo y obra pública) y en tener la gasolina más barata del mundo después de Venezuela. ¿Es compatible este precio con lo que Jorge LLeyda señala de que su petróleo se está agotando y que cada vez tiene menos calidad? ¿Debería Argentina aumentar mucho más su superavir fiscal para pagar la deuda y contener la inflación? ¿Aguantará Argentina 10 años más de crecimiento? ¿Qué políticas debería aplicar para hacer sostenible el crecimiento económico a largo plazo?

7
Oct

Elecciones en Argentina en 2007 ¿Ganará Kirchner?

Escrito el 7 octubre 2006 por Rafael Pampillón en América Latina

El objetivo de Nestor Kirchner es ganar las presidenciales en el 2007. El panorama es inmejorable para sus intereses políticos. Durante los años que lleva gobernando el crecimiento económico ha sido muy elevado. Como consecuencia de estos fuertes ritmos de crecimiento los niveles de pobreza y desempleo han descendido. En cambio la inflación se mantiene en niveles muy altos, superiores al 10% anual. En lo político, la ausencia de una oposición fuerte y cohesionada, está permitiendo a Kirchner acaparar cada vez más poder estableciendo un régimen presidencialista e intervencionista. Su victoria en las elecciones legislativas de octubre de 2005 –mayoría en ambas cámaras y casi absoluta en el Congreso- le dan un amplio margen de maniobra. A ello se une la operación de refinanciación de la deuda a los acreedores, en 2005, imponiendo sus condiciones (lo que significó un ahorro para el país de 67.000 millones de dólares de los 100.000 que se debían) lo que le ha dado niveles de popularidad del 75 por ciento, lo que le permiten moverse como le place.

¿Qué política económica ha seguido hasta ahora? 1) Ausencia de ortodoxia económica, al aplicar una política monetaria excesivamente laxa, con tipos de interés reales negativos (de hasta -7%), gasto público desbordado (crece al 22%), tipo de cambio muy intervenido para mantenerlo debilitado y control de precios para evitar que la inflación se desmadre (la congelación de precios incluye bienes y servicios producidos por las multinacionales); 2) Incumplimiento de los contratos con las empresas extranjeras congelando las tarifas de los servicios públicos que ha puesto en serio peligro la continuidad y la calidad del servicio (Aguas de Barcelona se fue del país). ¿Es Kirchner un populista como Chávez o Evo? o ¿Se parece más a Lula o a Alan García?

3
Oct

Segunda vuelta de las elecciones en Brasil: Lula o Alckmin

Escrito el 3 octubre 2006 por Rafael Pampillón en América Latina

En la primera vuelta, de las elecciones presidenciales brasileras, Lula (Partido de los Trabajadores) ha conseguido el 48,6% de los votos y Alckmin (PSDB-PFL, el partido de Enrique Cardoso), el 41,6%, muy por encima de lo pronosticado para el centro-derecha. La segunda vuelta (29 de octubre) abre, por tanto, la puerta a Alckmin, que hasta ahora lo tenía crudo, para ganar. La victoria de Alckmin sería bien acogido por los empresarios nacionales y extranjeros por presentar un perfil más neoliberal y más agresivo respecto a las reformas. Lula no ha obtenido mejor resultado porque le ha pasado factura los escándalos de corrupción. Y por el lado de la izquierda Lula también ha pagado el coste de su política económica ortodoxa. Si bien por el centro, la estabilidad macroeconómica que ha prevalecido en el país durante sus 4 años de mandato, le han dado y le van a dar un amplio respaldo que le va a complicar a Alckmin conseguir un resultado mejor al obtenido en primera vuelta. Las dos opciones están abiertas. La campaña para la segunda vuelta pondrá a prueba la capacidad que hasta ahora ha demostrado Lula para contentar a todos. La bolsa ha valorado positivamente el resultado del 1 de octubre subiendo, a la vez que el real brasileño se ha apreciado.

Tanto si gana Lula como si lo hace Alckmin, tendrán que hacer una reforma del gasto público (reducir el gasto de pensiones y aumentar el gasto social y en infraestructuras) para hacer sostenible las cuentas del Estado y mejorar la pobreza. La política económica deberá seguir en la misma línea pragmática que hasta ahora, tendrá que seguir reduciendo la deuda, para seguir mejorando su rating de riesgo-país. En política monetaria deberá seguir bajando los tipos de interés (ya en el 14,25%, pero todavía demasiado altos), pudiendo llegar en 2007 a mínimos históricos en términos reales. Esto permitiría dar un impulso al supernecesario crecimiento económico (situado por debajo del 3,5% para este año) muy lejos de la media del resto de los BRIC (Rusia, India y China) que está en torno al 8-9%. Cualquiera que sea el vencedor, el 29 de octubre, deberá obtener un crecimiento del PIB en torno al 5% para encarar las elecciones de 2010 con un mínimo de dignidad.

30
Sep

Cuba después de la muerte de Fidel Castro

Escrito el 30 septiembre 2006 por Rafael Pampillón en América Latina, China, Cuba

A Cuba después de la muerte de Fidel se le abren varias alternativas:
1) Transformación cubana a la española: La muerte de Fidel produciría dentro del partido comunista un cambio hacia la democracia. Se produciría dentro de la Isla un frente común, donde podría haber algunos exiliados, pero siempre de forma minoritaria, para hacer la transición de la dictadura a la democracia. Se abriría un periodo de incertidumbre hasta llegar a una transición pacífica, durante el que se podrían producir tensiones sociales temporales.
2) Transformación cubana a la china: Reformas económicas con partido comunista único. Raúl Castro optaría por un sistema de libertad económica con represión política, como el existente en China. Más que por convencimiento que tuviera Raúl de las virtudes del mercado y de la competencia sería por una necesidad derivada de compensar con mejoras económicas la falta del líder máximo, Fidel, cuyo carisma entre los cubanos es innegable.
3) Transformación cubana a la venezolana: Generar un nuevo liderazgo carismático, tipo Chávez, que transforme el castrismo en chavismo. En otro orden de cosas no se debe olvidar que el presidente venezolano, Hugo Chávez, controla el petróleo que recibe Cuba, y al final él puede tener mucho que decir sobre quién va a mandar en La Habana, de ahí que algunos lo hayan empezado a incluir en sus análisis sobre el futuro.
4) Transformación cubana a la rumana: Muere Fidel y el pueblo se levanta en armas contra el Gobierno y el partido comunista cuyos principales líderes se exilian a Venezuela. Entra en la Isla el exilio cubano de Miami y se produce un frente común de oposición al castrismo interno y externo para transformar la dictadura en democracia. En este proceso se podría producir violencia e incluso sería posible una guerra civil abierta.
5) Transformación cubana a la soviética: Sustituir a Fidel Castro por la nomenclatura. ¿Quienes formarían la nomenclatura? además de Raúl Castro estarían José Ramón Machado Ventura, José Ramón Balaguer, Esteban Lazo y, el más joven de todos, Carlos Lage. Los tres primeros, figuras hieráticas del aparato provincial y nacional del Partido Comunista; el cuarto, un primer ministro en funciones desde hace quince años. A ellos se podrían unir, otro líder muy visible de la nomenclatura de la isla, el presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, y otro más, el joven ministro de exteriores Felipe Pérez Roque y por último podría estar también el presidente del Banco Central, Francisco Soberón Valdés. ¿Podría haber una guerra abierta entre las diferentes facciones del partido Comunista? ¿Cuánta cohesión habrá dentro de esta nomenclatura y, sobre todo, cuánta tranquilidad social logrará preservar este equipo sucesor, en medio de la múltiple presión de tantos cubanos ansiosos de democracia y de un mejor nivel de vida?

¿Te inclinas por alguna alternativa? O quizá se te ocurre una distinta a estas 5.

5
Sep

¿Es la culpa de Argentina o de quien le presta el dinero?

Escrito el 5 septiembre 2006 por Rafael Pampillón en América Latina

Dice Francisco Carrillo en un comentario a la entrada “Argentina no paga sus deudas” que los inversores que prestaron dinero a Argentina deberían conocer el riesgo inherente a la inversión, por ello seguramente tenían una mayor prima de interes. Lo que plantea Francisco es de quien es la culpa si del prestamista o del que toma prestado. Creo que es de los 2. Los prestamistas son culapables por no analizar con rigor las peticiones de dinero del gobierno argentino, ni su capacidad de reembolso. Quizá fue una irresponsabilidad prestar ese dinero. Se suele señalar que un buen criterio para conceder un crédito a un país con un riesgo moderado es que el ratio servicio/exportaciones esté entre el 10% y el 20%. Argentina había sobrepasado este límite con creces. Aunque también es cierto que un elevado nivel de endeudamiento no es necesariamente una causa de preocupación, siempre que el país deudor continúe creciendo en el futuro, como así está pasando ahora en Argentina.

Pero también el Gobierno de la Argentina es culpable por que las dificultades de devolver el montante de la deuda, se deben también a la mala gestión que hizo el gobierno de los recursos captados. El destino a que se dedicaron los recursos captados del exterior no le permitían a Argentina generar ingresos ni divisas suficientes para la devolución de la deuda y sus intereses, ya que gran parte de esta financiación se usó para aumentar el consumo nacional de bienes importados, fuga de capitales, financiar el déficit público y supongo que corrupción dado los niveles de corrupción en los que se mueve el país. En cambio se dedicó muy pocos recursos a la inversión productiva rentable generadora de bienes y servicios exportables. El endeudamiento no es malo cuando permite la creación de capital productivo generador de riqueza y también de divisas para devolver los créditos.

4
Sep

Las privatizaciones en Argentina

Escrito el 4 septiembre 2006 por Rafael Pampillón en América Latina

Desgraciadamente, las privatizaciones en Argentina, en la época de Menem, no se hicieron bien. Es más, en muchos casos se hicieron mal. ¿Qué condiciones debe cumplir un programa de privatizaciones? En primer lugar, desregular la economía con el fin de iniciar o incrementar la competencia en determinados sectores (telecomunicaciones, eléctrico, hidrocarburos, minería, etc.). De esta forma se intenta conseguir que el mercado estimule la economía, permitiendo un mayor crecimiento económico. Desgraciadamente, en Argentina bastantes privatizaciones han transformado los monopolios públicos en monopolios privados por lo que no se han generado incrementos en la producción y productividad en los sectores y empresas públicas privatizadas. Como consecuencia los ciudadanos no han podido disfrutar de más, mejores y más baratos bienes y servicios.

Otra razón importante para privatizar en Argentina era pagar la deuda pública externa. Desgraciadamente en Argentina las privatizaciones han ido acompañadas de aumento de gasto público y de deuda pública y no de su reducción. Este es efectivamente un punto sumamente débil de las privatizaciones en Argentina ya que éstas no solo deben contribuir a disminuir parte de la deuda pública, sino que deben además reducir el déficit público al quedar eliminadas las subvenciones que las empresas públicas con pérdidas suponen para las arcas del Estado. Si además las empresas una vez privatizadas realizan una mejor gestión empresarial deben pagar mayores impuestos por los mayores beneficios que generan y así el déficit público sería también menor.

Además la privatización en Argentina ha adolecido, con frecuencia, de serios problemas de transparencia. No dar publicidad al proceso supone que el público no dispone de información para juzgar temas tan importantes como la valoración de la empresa y los procesos de reclutamiento de los compradores potenciales. Es importante recordar que se debe privatizar con transparencia y con publicidad porque así se reduce las posibilidades de corrupción y de uso de información privilegiada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar