18
May

Remesas de emigrantes y crisis económica.

Escrito el 18 mayo 2009 por Rafael Pampillón en América Latina, Economía española

Buscando en un periódico paraguayo el accidente y la situación de coma del periodista español Julián Lago me encontré esta entrevista que también publicaba hoy el mismos periódico paraguayo sobre remesas de emigrantes y crisis económica. Te copio la entrevista.

¿Cuándo se comenzará a ver la luz al final del túnel en lo que a envío de remesas se refiere?

-Nadie sabe cuándo veremos la luz al final del túnel. Muchos economistas proyectan que a finales de 2010 la economía comenzará a recuperarse en algunos países desarrollados, otros lo ven para mediados del 2011. Sin embargo, hasta que no se recuperen definitivamente las economías, con crecimientos del PIB por encima del 2%, el desempleo continuará aumentando. Y mientras el desempleo siga aumentando, los ingresos de los inmigrantes seguirán disminuyendo, lo que a su vez provoca una reducción en las remesas que éstos envían a sus familiares en sus países de origen.

-¿Cuánto se prevé que desciendan las remesas enviadas desde España a Latinoamérica este año?

-Se prevé que las remesas desde España a América Latina decaigan en 2009 como mínimo un 20%, afectando principalmente a países como Perú, República Dominicana, Bolivia, Ecuador, Colombia y Paraguay. Esto viene provocado sobre todo por la destrucción de los puestos de trabajo de los inmigrantes en España, pero también por la debilidad del euro. Desde mediados del año pasado el euro perdió, aproximadamente, un 25% de su valor frente al dólar. Esto quiere decir que los 100 euros enviados en junio de 2008 equivalían a más dólares y a más guaraníes que los 100 euros que se envían ahora.

-¿En qué condiciones están actualmente los migrantes en España?

 -La tasa de paro en España se situará en junio de este año en un 18% de la población activa. La tasa de desempleo de la población extranjera en España es muchísimo mayor; esperamos un 30%. A pesar del desempleo, muchos inmigrantes para poder trabajar y así seguir enviando remesas comienzan a cambiar de ciudad, de región, de sector y de empleo, trabajan más horas y reducen sus gastos para seguir enviando dinero, aunque sea menos, a sus familiares. Algunos comienzan a formar parte de la economía informal. El regreso a casa es su última opción. En el futuro se puede esperar un mayor descenso en las remesas por la crisis económica española; sin embargo, no esperamos una importante salida de emigrantes. Hasta ahora el plan del Gobierno para que los extranjeros cobren el desempleo de forma anticipada, y no regresen a España en tres años, no ha dado resultado. Se les pide que renuncien a su permiso de residencia, que con tanto esfuerzo han conseguido, y no están dispuestos. ¿Qué están haciendo? Adaptarse bastante bien a la crisis. El Ministerio de Trabajo e Inmigración ha reconocido que poquísimos inmigrantes -sólo 4.172- han retornado a su país, en su mayoría ecuatorianos, colombianos y argentinos.

-¿Y qué pasa con aquellos inmigrantes que trabajan en sectores como la construcción, donde ha golpeado con más fuerza la crisis?

-Las oportunidades de empleo de la mayor parte de la población inmigrante están bastante concentradas en el sector de servicios de baja productividad y en la construcción de viviendas, y esos dos sectores están reduciendo drásticamente su actividad. La rápida reducción de afiliados extranjeros a la Seguridad Social española confirma esta tendencia de destrucción de empleo y/o de aumento de la economía informal. Aún se espera que el empleo se siga deteriorando, sobre todo en estos trabajos menos especializados. Este aumento del desempleo empezará a detenerse cuando haya una recuperación económica sostenida.

-¿Se han detectado fenómenos como que los inmigrantes siguen trabajando, pero por menos salario?

-Los inmigrantes vienen a España a trabajar por un salario menor que el recibido por los españoles. De ahí que, además del aumento del paro y de la destrucción de empleo, hay otros dos factores que generan caídas importantes en las remesas: 1º) los salarios que cobran los inmigrantes, con permiso de trabajo y baja cualificación, están disminuyendo. Ello se debe a que es una población más flexible y más necesitada de recursos económicos que los nativos, por lo que están dispuestos a cobrar menos salario; y 2º) que también a los “sin papeles” que trabajan en la economía informal les están cayendo mucho sus ingresos. Por ejemplo, los empleados del hogar ganan menos dinero ahora que hace un año.

-¿Qué está haciendo ahora el Gobierno español para controlar a los “sin papeles”?

-Como ahora mismo en España hay mucho desempleo (más de 4 millones de desempleados), hay mayor restricción legal y real para la entrada de nuevos inmigrantes. Sólo son aceptados a trabajar en España aquellas personas con capacidades para posiciones de difícil cobertura. De ahí que se esté frenando la entrada de extranjeros. El Gobierno de España está adoptando un plan de controles migratorios de “poca tolerancia” con los “sin papeles”.

-A su juicio, ¿cuáles serán las consecuencias de esta baja de las remesas, tanto para las familias que las reciben como para los Gobiernos de los países que más dependen de estos flujos?

-Las remesas constituyen una importante fuente de financiación en divisas para los países de origen. Son países, como Paraguay, que tienen grandes necesidades de importación de tecnología y maquinaria, y, por tanto, de divisas. Además, las remesas sirven y han servido para que muchas familias hayan podido salir adelante.

-Hay muchas familias en América Latina que viven de las remesas…

-Con la reducción de remesas, lo más negativo es que las familias receptoras pasarán apuros. Las familias de los migrantes han comprado (o están comprando) con los ingresos de remesas, en su país de origen, una casa o montan sus pequeños negocios, dándole al país un aire de iniciativa y de crecimiento a través de la pequeña y la mediana empresas. Muchos pagan la educación de los hijos y casas aquí en España y allá en el país de origen. La crisis económica, el aumento del paro y la caída de las remesas van a hacer que se resientan los pagos de las hipotecas contraídas aquí y allá. Pero éste no es solamente un problema español; la pérdida de empleos entre la población inmigrante en el mundo rico hace prever una reducción de las remesas globales en 2009 por primera vez en la historia reciente. La crisis diferencial española ha hecho que nos hayamos adelantado un año.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar