17
Mar

La revista británica The Economist  publicó, en enero, los últimos datos del índice Big-Mac. El índice Big-Mac es un indicador que mide el esfuerzo que cuesta comprar esa famosa hamburguesa en los establecimientos McDonald’s en los diferentes países del mundo. El índice Big-Mac sirve para saber si los tipos de cambio de las monedas están bien valorados o si, por el contrario, están infravalorados o sobrevalorados. Es decir, el índice ofrece una guía para saber si una divisa se encuentra en su paridad “correcta” con respecto al dólar de EEUU.

El índice Big-Mac se basa en la teoría de la paridad del poder adquisitivo (PPP), que sostiene que un dólar convertido en moneda local al tipo de cambio vigente debe poder comprar la misma cantidad de bienes o servicios en todos los países del mundo. Así una hamburguesa Big-Mac costaba, el 11 de enero de 2012, en EEUU 4,2$ (ver cuadro).

En cambio, en otros países tienen otros precios que oscilan entre el máximo de 6,81 dólares en Suiza y 1,62 en India (ver cuadro). El franco suizo (6,81 $)  tiene una apreciación del 62%. Parece que la moneda helvética continúa jugando el papel de moneda refugio en los momentos de incertidumbre. Y lo mismo les pasa a las coronas noruega (6,79$), sueca (5,91$) y danesa (5,37$). En cambio el yuan está depreciado en un 42% con respecto a dólar. Las hamburguesas Big-Mac también son muy baratas en Malasia, Sudáfrica y Tailandia.

Por lo general las monedas de los países ricos están sobrevaloradas con respecto al dólar, por ejemplo, el euro. El 11 de enero, una hamburguesa costaba 4,43$ en la Eurozona: un 6% más que en EEUU. Según la teoría de la PPP comer una hamburguesa en un Mc Donald debería costar la misma cantidad de dólares en cualquier país del mundo. En la práctica, la situación no es esa. No existe tal paridad. Sigue siendo mucho más barato comer un Big-Mac en la mayor parte de los países en desarrollo que en cualquier otro lugar. Por eso el indicador publicado en enero refleja que la mayoría de las divisas de los mercados emergentes están infravaloradas respecto al dólar con la excepción de Brasil, Argentina, Uruguay y Colombia.

La apreciación de estas monedas latinoamericanas aunque se ha convertido en una herramienta antiinflacionaria y por tanto de estabilización macroeconómica, sin embargo reduce la competitividad de las exportaciones de esos países.

¿A qué se debe esa apreciación?

Las fuertes exportaciones de materias primas (petróleo, metales y alimentos), la entrada de divisas procedente de las remesas de los emigrantes y la Inversión directa exterior están aumentando la oferta de dólares y, por tanto, la apreciación de sus monedas. Esta apreciación de las monedas se denomina “enfermedad holandesa” y dificulta las exportaciones de bienes y servicios que no están basadas en los recursos naturales. La consecuencia es que los empresarios y emprendedores reducen sus iniciativas dirigidas a la producción de bienes y servicios destinados al exterior. ¿La razón? Es más rentable producir para el mercado interno.

En este blog nos hemos ocupado en otras ocasiones del índice Big-Mac. Puedes consultar los siguientes posts:

https://economy.blogs.ie.edu/archives/2009/07/el-indice-big-mac-el-16-julio-de-2009.php

https://economy.blogs.ie.edu/archives/2008/07/post_20.php

https://economy.blogs.ie.edu/archives/2007/05/deberia_china_a.php

https://economy.blogs.ie.edu/archives/2007/02/bigmac_de_1_de.php

https://economy.blogs.ie.edu/archives/2007/01/que_es_el_indic.php

https://economy.blogs.ie.edu/archives/2010/02/el-indice-big-mac.php

Sponsorized by:
Volvo-Economy

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar