20
Oct

Por abrir una cuenta te regalan un piso.

Escrito el 20 octubre 2008 por Rafael Pampillón en Economía española

TINSA, la mayor sociedad de tasación de España, estimó la semana pasada que para finales de este año el stock de casas nuevas sin vender en España se acercará al millón. Eso no quiere decir que no se vayan a vender casas nuevas. Pero si, que al final de año quedará un saldo de un millón de casas. Estas casas se han construido en parte gracias al crédito promotor, concedido por bancos y cajas de ahorros.

¿Cual es el valor de estas casas?

Si le damos un valor estimado de 200.000 Euros por casa el valor total de los pisos sin vender sería de 200.000 millones de euros. Si suponemos que el 80% del valor de esas casas están soportadas por crédito promotor o por hipotecas, los bancos y cajas españolas tendrán en su balance alrededor de 160.000 millones de Euros en préstamos por este concepto (ver nota al final).

Por tanto, no es necesario ir a EEUU, aquí ya tenemos nuestra particular situación de insolvencia, no solamente en forma de crédito subprime a particulares, sino de subprime a inmobiliarias, corporaciones y particulares. Esta situación se debe arreglar cuanto antes con el fin de que el sistema bancario obtenga recursos para dar nuevo crédito y reanimar así la actividad económica. ¿Como se soluciona? Parece que con la intervención del Estado.


El Estado como propietrario de casas

Una opción es que el Estado compre esos créditos a los bancos con el fondo de liquidez recientemente aprobado de 50.000 millones de Euros que según el gobierno se destinarán a comprar activos “sanos” para que se pueda reactivar la economía. Según los cálculos, expuestos más arriba, harían falta ampliar ese fondo en unos 100.000 millones más para poder hacerse con esos activos. En ese caso el gobierno se convertirá en una gran agencia inmobiliaria; tendrá casi un millón de pisos para vender.

Distinguir entre activos “sanos” y “sanos de verdad”

Algunos de esos activos en poder de bancos y cajas son tóxicos, especialmente bastante del crédito a promotores inmobiliarios, y no son “sanos de verdad” pero hay que decir que son “sanos” para que el Estado pueda hacer esa compra al menos por el valor contable. Es muy probable que en estos momentos bastantes (¿cuantos?) activos de la banca española tengan un valor contable por encima del precio de mercado, es decir, son tóxicos. Supongo que a nadie se le habrá ocurrido pensar que el Estado comprará activos “sanos de verdad” ya que si fuera así el activo de los bancos podría quedarse reducido a una cartera donde habría bastantes activos tóxicos.

El Estado como propietario de bancos y cajas

Otra posibilidad, mucho más probable, es que en el futuro el Estado español acabará inyectando capital y controlando directa o indirectamente un buen número de cajas y bancos. ¿Cómo lo hará? A través del fondo de capitalización de reciente aprobación. Todos seremos accionistas. Es la ilusión de mi vida: ser banquero. Tal vez así en vez de darnos un microondas cuando abramos una cuenta, el regalo será una casa. Tendrán casi un millón para repartir.

Nota: No todas las casas (nuevas y sin vender) están hipotecadas por eso a los 160.000 millones, citados en el párrafo 2 de este post, habría que restar la parte correspondiente de estas casas nuevas que no estuvieran hipotecadas pero ……… habría que sumar otros préstamos concedidos por los bancos y cajas a 1) otro tipo de empresas y que están en situación de impago y 2) morosos particulares, especialmente familias con dificultades para devolver créditos hipotecarios (de casas ya vendidas) y/o al consumo que irán apareciendo a medida que aumente el paro. Por eso la morosidad, aunque todavía en niveles aceptables (2,5%), ha subido rápidamente y seguirá subiendo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar