26
Mar

¿Por qué nuestros hijos leen menos libros?

Escrito el 26 marzo 2013 por Rafael Pampillón en Economía española, Miscelánea

El Instituto Nacional de Estadística de España  publicó esta semana que en 2012 se editaron en España 69.668 títulos, un 6,2% menos que el año 2011. Ante la debacle que debió suponer la producción total de libros en 2012, el INE ha decidido, por primera vez, romper la serie histórica y no publicar el número de ejemplares producidos. Sin embargo, una estimación conservadora a partir de la serie histórica, del número de títulos publicados y de las tiradas que cada vez son más reducidas aproximaría una producción total de libros en 2012 cercana a los 90 millones de ejemplares (ver cuadro).

En el cuadro se puede contemplar los millones de ejemplares editados a lo largo de los últimos 11 años. Se observa que desde 2008 (en el que se vendieron 256 millones) a 2012 la cifra de producción se ha reducido en 165,5 millones de ejemplares lo que supone una caída del 65% en cinco años.

Cuadro: Número de libros producidos en España (en millones).

Año Total
2002 229
2003 239
2004 214
2005 281
2006 256
2007 227
2008 256
2009 184
2010 132
2011 100
2012   90

Fuente: INE y estimación propia para 2012.

Hay varios factores que explican esta caída:

1) la mayor difusión de los e-books y otro tipo de libros digitales y que está en consonancia con el abandono del papel (lo que se ha venido denominando Paperless Era),

2) la reducción de la renta disponible en España que afecta más al consumo de libros de papel por tratarse de bienes que no son de primera necesidad y

3) los cambios en los hábitos intelectuales, sobre todo entre los jóvenes, con la creciente dedicación de tiempo a las nuevas tecnologías.

La preocupación que muchos tienen de estar continuamente conectados a la red, no les deja muchas veces disfrutar de otras actividades como la lectura. Parece que el uso continuado de Internet y herramientas asociadas, entraña la casi desaparición del libro de papel pero puede también amenazar la afición a leer.

Cada vez pasamos muchas más horas, pegados al móvil, a la televisión, al ordenador… etc.; algunos jóvenes, pocos, siguen leyendo otros en cambio que antes eran lectores empedernidos invierten ahora su tiempo en la pantalla de los diferentes artilugios digitales. La consecuencia es que la sociedad actual va hacia un empobrecimiento cultural y humano progresivo: muchas veces el trato humano directo se sustituye por mensajes a través de la red.

¿Cómo leer sosegadamente las páginas de un libro si una parte muy importante de la vida, de  las relaciones sociales y del trabajo profesional consiste en comprobar permanentemente el correo, leer los mensajes, consultar los titulares y saltar de un enlace a otro?

La experiencia reciente de muchos profesores de Universidad va en esta misma dirección: desde hace un año, algunos alumnos durante las clases se sienten incapaces de desconectar su smart-phone: se han creado la necesidad de leer el último mensaje (casi siempre WhatsApps). De ahí que una de las principales preocupaciones que tienen los profesores de Enseñanza Media y de Grado Universitario es que sus alumnos están abandonando la concentración en el estudio y la atención en clase.

El resultado de esta nueva forma de entender la vida, informarse y comunicarse es que genera hábitos relacionados con la dispersión, es decir, con rápidos cambios de atención, pensamiento lateral y lectura de información rápida, abundante y heterogénea y que lógicamente apartan de la concentración en el estudio y del pensamiento riguroso.

Fuente: Rafael Pampillón Olmedo. “Cambios económicos y sociológicos”. Expansión 23 de marzo de 2013. Página 47.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar