25
May

En España es primordial recortar el gasto público. Sobre todo aquél que es suntuario, improductivo e innecesario. Especialmente el que se dilapida en las Comunidades Autónomas, Diputaciones y Ayuntamientos. Pero también es muy importante recaudar más. Y en España se da la paradoja que con una fiscalidad muy alta se recaudan pocos impuestos.

Así, según datos publicados esta semana por Eurostat, España está situada entre los países de Europa con tipos impositivos más elevados en las figuras impositivas más relevantes: Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (Tax on personal income),  Impuesto sobre el beneficio de las Sociedades (Tax on corporate income) e IVA (VAT). Sólo Bélgica, Dinamarca, Francia y Suecia tienen unos tipos impositivos más altos (ver anexo al final del post).

En España el IRPF el tipo marginal máximo se ha situado ya en el 52%, sólo por detrás de Bélgica (53,7%), Dinamarca (55,4%) y Suecia (56,6%). Y en el mismo nivel que Holanda (ver anexo).

En el caso del Impuesto de Sociedades, el tipo impositivo es del 30% de sus beneficios (25% en las pymes), un registro sólo superado por Bélgica (34%), Francia (36,1%), Malta (35%) y Portugal e Italia, en ambos casos ligeramente por encima del 30% (ver anexo).

Tan sólo en el IVA, la presión fiscal es menor al tipo medio general en la UE, pero con una salvedad. España es uno de los países que más ha elevado el tipo impositivo desde el año 2000: del 16% al 18% (ver anexo).

El fraude fiscal de la economía legal (PIB contabilizado)

Sin embargo y también según  datos publicados por Eurostat, España es el país de la Eurozona con menos ingresos fiscales (recaudación) sobre PIB, menos incluso que Grecia (35.1% en España versus 40.9% en Grecia).

 Cuadro 1 (Ingresos/PIB) %
Alemania 44,70%
Francia 50,70%
España 35,10%
Grecia 40,90%
Italia 46,10%
Portugal 44,70%

Fuente: Eurostat

Como los tipos impositivos de España son superiores a los tipos medios europeos y la recaudación es muy baja, la conclusión que se puede sacar es que España tiene un problema de fraude fiscal (una economía sumergida instalada en la economía legal que no paga impuestos) incluso mayor que el de Grecia.

Efectivamente, según el cuadro 1 los ingresos sobre el PIB que el Estado español recibe son de los más bajos de la eurozona (35,10%), frente a los de Francia (50,70%), Alemania (44,70%) o Grecia (40,90%).

La economía subterránea (PIB no contabilizado)

Observe el lector que los datos de arriba están obtenidos en función del PIB legal, es decir, del PIB contabilizado por el INE. Estamos señalando, por tanto, solo el fraude que se produce en la economía legal. Pero hay otra parte de la economía que se escapa de la Contabilidad Nacional. Por eso al fraude existente en la economía legal hay que sumarle el que se produce en la economía sumergida, es decir, en la no registrada (en el PIB no contabilizado) por el INE.

Conclusión

España necesita reducir el gasto público pero también y, sobre todo, recaudar más y para ello se necesita invertir más en Inspectores de Hacienda. En definitiva: ìmpuestos altos + recaudación tributaria baja = fraude fiscal. Por eso desde este blog nos hemos mostrado partidarios de “La limitación en los pagos en efectivo y de la amnistía fiscal porque son instrumentos que además de luchar contra el fraude, aumentarán la recaudación tributaria y favorecerán el crecimiento económico de España.

Anexo (si hace click se amplía)

Sponsorized by:
Volvo-Economy

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar