4
Ago

Nos contaba ayer el diario ABC que la crisis en España se ha ensañado con los inmigrantes (1.105.400 parados extranjeros según el INE a 30 de junio de este año). En el caso de los marroquíes, la principal nacionalidad que vive entre nosotros (775.054 tienen tarjeta de residencia) la tasa de desempleo alcanza ya el 42,4 por ciento (en torno a 350.000) cuando a finales de 2006 estaba en el 16,2 por ciento. Son trabajadores estrechamente vinculados a la construcción y la agricultura y también a otros empleos temporales.



Foto de IGOR AIZPURU

El ABC cita para documentar el artículo el IV Estudio Inmigración y mercado de trabajo del investigador Miguel Pajares, difundido por el Ministerio de Trabajo e Inmigración. El autor dice que no se están produciendo retornos masivos y sostiene que quienes vuelven a su casa son sobre todos latinos que ya han obtenido la nacionalidad española y rumanos, es decir los que pueden regresar a nuestro país cuando quieran. En cambio los marroquíes no regresan.

A mi me parece que no puede haber un  42% de parados marroquíes en España a la vez que no se incrementa el número de marroquíes que están en situación irregular (como dice el artículo). A mi me parece que los marroquíes son los que lo tienen más fácil para volver a casa. El artículo de ABC oculta lo que sabe mucha gente y es que hay bastantes inmigrantes marroquíes que sí se han vuelto a sus países pero que siguen recibiendo subsidios (por ejemplo el de desempleo) en España, y se los reenvían a ellos mismos a sus países de origen. Se trata de inmigrantes que tienen  doble residencia una en España y otra en Marruecos, al que se han vuelto dadas las dificultades que hay en España de encontrar trabajo.

En España hay “pisos patera” donde teóricamente viven 100 marroquíes, todas empadronadas y casi todas cobrando rentas mínimas de inserción o subsidios de desempleo. Un fraude que para realizarlo basta con que un solo inmigrante con varios pasaportes cruce el Estrecho, venga a España, y cobre los subsidios en España en nombre de bastantes que están en Marruecos. Después ese dinero se envía desde España en forma de remesas a través de remesadoras, bancos y cajas. Como las cantidades que se envían, son inferiores a 3.000 euros, no está sujeto a retención fiscal y por tanto no se declaran ni pagan impuestos.

Por eso no nos puede extrañar  que el padrón municipal siga aumentando: se estén apuntando nuevas entradas y nacimientos pero no se apuntan las salidas. En el último año, según el INE, la población extranjera empadronada aumentó en 63.000 personas. En cambio, la Encuesta de Población Activa (EPA) que también confecciona el INE y que se realiza directamente en los domicilios, arroja que desde hace un año cada trimestre que pasa hay mas salidas de inmigrantes que entradas. Dice el ABC citando el estudio de Pajares que tampoco se está produciendo un incremento de ciudadanos extranjeros en situación irregular.

Algo no encaja, quizá lo que ocurre es que los inmigrantes que se van de España y que se domicilian en otro país no se “desempadronan” en España para poder seguir cobrando subsidios. Alguien me puede explicar porqué aumentan las remesas que se envían desde España, a la vez que hay un 42% de marroquíes en paro y además no aumenta la economía sumergida. ¡Asombroso! El titular del artículo de ABC de ayer no debería serEl 42% de los marroquíes que viven en España están en paro” si no “El 42% de los marroquíes que están empadronados en España están en paro”. Es parecido pero no es lo mismo. La lucha contra este fraude, de hecho contra todo tipo de fraude, debe ser prioritaria.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar