17
Feb

El futuro incierto de Japón.

Escrito el 17 febrero 2009 por Rafael Pampillón en Economía Mundial

Japón, la segunda economía más grande, se encuentra en recesión. Su PIB ha caído un 3,3% en el cuarto trimestre del año pasado con respecto al tercero. Este mal dato ha sido sido causado por la caída de la economía mundial y la gran dependencia de la economía japonesa de las exportaciones de automóviles, televisores, máquinas herramientas, etc. La economía de Japón depende en gran medida de estas exportaciones dirigidas en su mayor parte a Estados Unidos y como Estados Unidos no compra porque está en recesión, las exportaciones japonesas se resienten y con ellas el PIB.

Aunque la población japonesa goza de un alto poder adquisitivo, sin embargo Japón posee una tasa de población que envejece con rapidez lo que le ha llevado a tener un consumo interno relativamente bajo. Esta población jubilada consume poco. Además,  Japón tiene un 38% de su fuerza laboral que recibe salarios menores de 25 mil euros al año, un salario muy bajo con respecto al coste de vida.

Esta baja demanda interna de consumo junto con la caída de las exportaciones representan un reto político para la mejora económica de Japón.

¿Qué puede hacer el gobierno?

  • 1) El gobierno de Japón necesita incentivar el consumo interno a través de la reducción de impuestos.
  • 2) Reducir las cuotas a la Seguridad Social para reducir costes laborales. De esta forma las empresas tendrán más incentivos para mantener los puestos de trabajo, esas personas continuarán consumiendo y, por tanto, las empresas continuarán vendiendo.
  • 3) Ampliar el sector servicios: Japón ha tenido un gran desarrollo en la industria manufacturera, pero ha cuidado poco los servicios. En comparación con otros países industrializados, el sector de servicios en Japón ha sido poco explotado.
  • 4) Aumentar de la producción agrícola: Japón tiene una alta dependencia de la importación agraria y posee un 10% de suelo cultivable que está sin utilizar.
  • 5) Desarrollar la inversión y participación de la fuerza laboral extranjera: En Japón entra muy poca inversión extranjera. La entrada de inversión extranjera promovería la incorporación de la fuerza laboral, estimulando la competencia y el aumento de la productividad.

Con estas medidas Japón podría encontrar una nueva oportunidad en su mercado interno. El sector servicios podrá movilizar nuevos recursos y abrir un nuevo mercado de necesidades no descubiertas. Con el aumento de la producción agrícola, Japón disminuirá su dependencia extranjera, garantizará nuevos trabajos, y tendrá precios más reducidos en los productos agrarios. Con la inversión extranjera, se incorporarán nuevas ideas y otras personas que aporten una nueva visión a la economía.

¿Serán estas medidas suficientes para que Japón salga de la recesión?

Fuente: Michiyo Nakamato, “Grey-Sky thinking” Financial Times

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar