17
Mar

Vaya, vaya, resulta que ahora viene la “gauche divine” bajo la capa de Premio Nóbel de Economía (Paul Krugman) y nos dice que las perspectivas económicas para España son ‘aterradoras’. Nosotros llevamos 2 años señalando lo que se nos venía encima y ni caso. Ahora viene Krugman y nos dice, lo que todos sabíamos, que o aumentamos la productividad o de lo contrario, España estará abocada a una reducción drástica de los salarios y todo el mundo dice AMÉN. Krugman ha afirmado lo que ya venimos diciendo que hay que adoptar respuestas sin precedentes .

 No hace mucho escribíamos en este blog sobre la necesidad de un pacto social (¿Debería el Gobierno (PSOE) pactar con el Partido Popular los Presupuestos Generales del Estado de 2009?)    En las últimas semanas desde Antonio Garrigues a Guillermo de la Dehesa pasando por José Gefaell, Francisco González o Manuel Lagares no dejan de insistirnos en la necesidad del pacto social (que nosostros ya defendíamos el 18 de septiembre en este blog).   

Como no podemos devaluar la peseta. La única forma de sustituir la devaluación es aumentando la productividad un 20% lo que evidentemente no es posible. La otra opción, tampoco posible por ahora, es rebajar los salarios un 20%, porque devaluar no es otra cosa que una rebaja generalizada de los costes donde los salarios representan el 60%. Devaluar es una de las mejores maneras de volver a ser competitivo que tiene un país en situaciones extremas. Pero cuando no se pueden hacer devaluaciones, como el caso actual de España, para poder volver a vender nuestros productos de forma competitiva (por ejemplo, el turismo o nuestros productos industriales), se necesita una reducción directa generalizada de los costes de producción, una reducción de salarios que a medio plazo en vez de empobrecernos nos beneficiaría significativamente. 

Pero ¿quién le pone el cascabel al gato? Obviamente no somos los ciudadanos los que podemos alcanzar un gran pacto de Estado ni muñir un gobierno de concentración. Pero sí que desde este blog podemos exigirlo o al menos promoverlo. 

En resumen: Se requiere urgentemente un gobierno de concentración, PSOE, PP y Nacionalistas, para alcanzar pactos de estado con bancos, empresas y sindicatos. Como no son posibles las devaluaciones porque no es factible salirse del Euro, una medida drástica pero con un inmediato impacto positivo sería bajar los salarios sustancialmente (20%) y de forma generalizada (empezando por los directivos), para ganar la competitividad que España ha perdido hace tiempo. Todo este proceso será muy doloroso. Pero más doloroso será una crisis en L por años sin término.

¿Hay alternativas a la devaluación sin reducir los salarios? Si. Lo explicaba Patricia Gabaldón hace muy poco en este blog de economía.

Nota sobre devaluaciones en España para el lector que disponga de un poco de tiempo para leer un poco más:

Los últimos treinta años de la historia económica de España constatan que la inflación española ha sido siempre superior a la media de la UE. Los productos españoles serían ahora mucho más caros y, por tanto, menos competitivos que los del resto de Europa si esa pérdida de competitividad generada por una mayor inflación no hubiera sido compensada históricamente con devaluaciones de la peseta.

Primera devaluación. Así, por ejemplo, las fuertes alzas de precios que se produjeron de 1973 a 1977, consecuencia de la primera crisis del petróleo y de la exagerada elevación de los salarios, generaron pérdidas de competitividad que se manifestaron en fuertes déficit de la economía española frente al exterior en los años 1974, 1975 y 1976. Sin embargo, la devaluación de 1977 acordada en los Pactos de la Moncloa permitió recuperar la competitividad perdida, obteniendo superávit en las balanzas por cuenta corriente en los años 1977, 1978 y 1979.

Segunda devaluación. Un segundo período de fuertes subidas de precios, que generó déficit exteriores en 1980 y 1981, se produjo a raíz de la segunda crisis del petróleo en 1979. La devaluación Boyer de 1982 fue la medicina que restableció la competitividad perdida (gracias a ella volvimos a tener superávit con el exterior de 1982 a 1987).

Tercera a sexta devaluación. En el período 1987-91, los mayores precios frente a nuestros competidores, supuso una excesiva apreciación real de la peseta (un 15% aproximadamente) con persistentes déficit de la cuenta corriente (desde 1988 hasta 1995). Para compensar esta apreciación hubo que devaluar sistemáticamente la peseta: dos veces en 1992, otra en 1993 y la última, la que realizó Solbes, en 1995. Y así, una vez más, gracias a las devaluaciones, se volvió a equilibrar la cuenta corriente (1995, 1996, 1997 y 1998).

A partir de 1999, sin embargo, la mayor inflación española ha venido acompañada de fuertes saldos negativos en la balanza de pagos. Desde 1995, última devaluación, nuestros precios han crecido, aproximadamente, un 15% más que la media de la UE lo que ha generado pérdida irrecuperable de competitividad de nuestros productos y servicios. Si este diferencial de inflación continúa diez años más, las empresas exportadoras españolas lo van a tener muy difícil para vender sus productos en el exterior. Señal de que vamos por mal camino es que el déficit exterior supera el 10% lo que indica claramente que España pierde competitividad. Cuando España entró en el euro en 1999 su participación en las exportaciones mundiales de bienes era del 2%. En 2006, la participación española bajó hasta el 1,7%. España la octava potencia del mundo ocupa sin embargo el puesto 17º entre los exportadores mundiales. En cambio, ocupamos el puesto 12 entre los importadores mundiales. España, desde que entró en el euro y no puede devaluar, viene disminuyendo su cuota en las exportaciones mundiales de bienes.

Comentarios

Alberto 17 marzo 2009 - 12:40

Estimado profesor, los causantes de esta crisis, es decir los lamentables directivos/ejecutivos, se van de rositas. Es mas ayer mismo se publica que los directivos de AIG siguen engordando sus bolsillos. Si se trata de dar una marcha atras a cuando las cosas iban, y hacer un “volver a empezar” (para ganar competitividad) haciendo las cosas bien, lo que habria que hacer es que empezando por los directivos bajarles el sueldo todo lo que han estado ganando estos años, si es un 50% como si es un 75%. Y si hubiera que ir mas lejos entonces continuariamos con los trabajadores de a pie, bajandoles lo que se les ha subido que por norma general es la inflacion, pero no la real, no no no, la que se les subio que encima era la inflacion prevista que no todos los convenios tienen clausula de revision salarial.
Lo fácil es decir a todos un 20% y como siempre que paguen los trabajadores lo que otros han hecho mal, muy mal, fatal!!!
Si todos tenemos que arrimar el hombro lo arrimamos pero de forma justa

Fernando Peral 17 marzo 2009 - 13:55

Que los salarios van a bajar como mínimo un 20 por ciento es algo yo diría que inevitable; esta bajada será del 20 por ciento (o más) en términos de salarios individuales – lo llamaremos bajada “por las buenas”, a través de la firmeza en la negociación colectiva – o en términos de masa salarial respecto de la creación de riqueza – lo llamaremos bajada “por las malas”. Es decir, la disyuntiva hoy es una tasa de paro REAL del 30 por ciento por un periodo de tiempo prolongado, o una acuerdo PP y PSOE (al que podrá sumarse el que quiera) para cambiar la estructura del mercado de trabajo (lo cual supondrá una o dos huelgas generales) y recuperar todas aquellas competencias cedidas por el Estado que inciden sobre la actividad económica.

Dura alternativa, que me hace evocar, como ya hice el 18 de septiembre, la utópica Bensalem de Sir Francis Bacon: para salir de esta, hace falta que nuestros políticos hagan gala de “generosidad e ilustración, dignidad y esplendor, piedad y sentido cívico”.

meneame.net 17 marzo 2009 - 14:13

Rebajar los salarios de todos los españoles un 20%…

"Como no podemos devaluar la peseta. La única forma de sustituir la devaluación es aumentando la productividad un 20% lo que evidentemente no es posible. La otra opción, tampoco posible por ahora, es rebajar los salarios un 20%, porque devaluar…

italico 17 marzo 2009 - 14:50

marinelli? que gracia…quien rie el ultimo rie mejor.

David 17 marzo 2009 - 14:54

Y digo yo, si en mi casa entra un 20% menos €, ¿debería reducir mis gastos un 20%?

Pero claro, si hago eso, rápidamente saldrá el ministro de turno a decirme que por el bien del país, tengo que aumentar mi consumo, pero entonces me asalta otra duda, y perdónenme mi lenguaje, ¿como coño lo hago?

Si ganase 6000 € mensuales aun podría seguir consumiendo, pero con poco más de 1100€ mensuales, esa bajada sería mandarme directamente a Cáritas.

Raul 17 marzo 2009 - 15:01

Con economistas con ideas tan “geniales” como la suya de reducir lo que ya no puede ser mas pequeño y olvidándose que el salario no tiene nada que ver con la productividad, la crisis era inevitable.
¿En que planeta ha usted estudiado economía? En este, seguro que no.

Fernando Peral 17 marzo 2009 - 15:01

Estimado David,

En la actual dinámica de bajada de los precios (último dato de inflación de 0,7 por ciento), una bajada de los salarios se traduciría inemadiatamente en una bajada similar de los precios de los productos españoles (y un encarecimiento idéntico de los productos importados). Dado que la mayoría de los productos de consumo doméstico son de producción nacional, la cesta de la compra se repondría relativamente rápido.
Claro que habría un duro periodo de transición, pero la alternativa es o un par de años con tasas de paro del 15 por ciento y salarios bajos o 10 años con tasas de paro del orden del 30 por ciento, es decir, cada vez menos salarios y cada vez más bajos…

Mirene 17 marzo 2009 - 16:04

He escuchado quejas de españoles y residentes españoles que indican que anteriormente el dinero le “rendía más”, que ciudades como Madrid se ha encarecido de forma considerable, pero que no ha habido una progresión en los salarios de las personas.

Bajo las normativas españolas las empresas pagan mucho dinero por un empleador (entre la seguridad social, impuestos, etc). Pero, si hay una bajada de salario general, ¿qué le garantiza al ciudadano español que podrá adquirir productos más baratos? ¿qué le garantiza de que las compañías también disminuirían constantemente esos precios?

Esto puede ser una medida para la mejora general de la economía, pero hasta que punto puede afectar a las familias, y hasta que punto no se puede hacer un abuso descontrolado de esto, donde se abra aun mas la brecha entre ricos y pobres.

Antes de tomar una media como esta, deben de buscar la forma de ganar la confianza. Esto se puede hacer a través de la reducción de salario de las personas con mayor ingreso. Estas personas, a pesar de dar un valor agregado a las empresas y al estado, son las personas más costosas. También, esta reducción de salario puede ser generalizada de forma porcentual, mientras más alto, mayor el porcentaje.

Miguel Ruiz 17 marzo 2009 - 16:38

Para aclarar mi posicion: estoy jubilado y cobro de la S.S. y una renta vitalicia, por lo tanto la deflaccion o la bajada de salarios me beneficia; ademas no tengo hijos. Sin embargo tengo vecinos.
¿Saben como lo están pasando algunos? ¿Se imaginan como pagaran sus hipotecas cuando les bajen el 20% su salario? ¿Saben como les afectara el Plan Bolonia cuando sus hijos quieran un posgrado?¿Alguien se cree que una mejora indiscriminada en los gastos de personal de las empresas se traducira en una mejora de la productividad y en bajada de precios?
¿Han visto la avaricia y egoísmo de los directivos de AIG a la hora de cobrar sus bonus?
¿Por que no volvemos TODOS y retribuciones, que muchos ganan mas por otras vías que por salario, a los salarios del 2000 y fijamos el salario actual en el del 2000 + 20%?
Lo siento “profesor” pero esperaba de Vd. mejores argumentos y recetas para bajar los PRECIOS. Y no me diga que están sujetos al mercado, en este pais el mercado NO EXISTE.
Sr Peral, si el estado se liberase de todos los funcionarios de los ministerios que tiene cedidas sus competencias, por ejemplo Cultura, nos ahorraríamos una buena pasta. Y si fuésemos capaces de aumentar la transparencia de todas las Administraciones Publicas nos libraríamos de unos cuantos “chorizos” de todos los colores.

Miguel Ruiz 17 marzo 2009 - 17:00

Me olvidaba, ¿hay algún estudio de la evolución de los costes salariales relacionados con la cotización en bolsa de las empresas y de sus beneficios?
Si la economía de este país ha crecido por el sector de la construcción ¿se construirán y venderán mas casas rebajando un 20% los salarios?
El Sr Krugman dijo que la solución, sin salida del euro, era rebajar PRECIOS y salarios.

www.negociame.com 17 marzo 2009 - 18:06

Rebajar los salarios de todos los españoles un 20%…

Vaya, vaya, resulta que ahora viene la “gauche divine” bajo la capa de Premio Nóbel de Economía (Paul Krugman) y nos dice que las perspectivas económicas para España son ‘aterradoras’. Nosotros llevamos 2 años señalando lo que se nos ven…

mireya 17 marzo 2009 - 18:24

20% de rebaja salarial tal y como estamos de endeudados, es una barbaridad. Además, ¿quién nos garantiza que los precios bajarán el msmo 20%?¿El gobierno?¿Cómo?¿Con un decreto, en una sociedad de libre mercado? Desde la entrada en el euro, los ciudadanos de a pie hemos comprobado cómo los incrementos de precios, redondeos, etc, siempre superan la media de inflación prevista. (Por poner el típico ejemplo de economía familiar media, saliéndome de la cesta de la compra, la escuela de música donde estudia mi hija, sube el precio cada curso un 10%). Habría que hablar también de la relación calidad servicio público-porcentaje IRPF. ¿Cómo quedará este asunto ante una hipotética bajada de salarios?

Ricardo Navarro 17 marzo 2009 - 19:15

Yo compró la idea de un gobierno de coalición PP PSOE Y y seguramente las cosas irían mejor pero.. ¿Adoptarían medidad antipopulares , como la rebaja de los salarios , abaratamiento del despido y todas las demás mencionadas? Nuestros políticos son miopes , y les da más miedo una encuesta que un numero de parados.

Contracción de gastos superfluos , reducción de impuesto de sociedades e Irpf ya y no estaría de más una política consensuada con la Unión Europea para ganar toda la región en productividad y para tener una política energética común.

Jaime GM 17 marzo 2009 - 22:29

Pues si que están jodidas las perspectivas. Sabía yo que el post de Krugman daría que hablar… Los primeros que deberían dar ejemplo deberían ser los políticos, la adminidtración Obama a congelado los sueldos dentro de la Casa Blanca pero aquí ni pa tras… Las vacas flacas han llegado!!! Esperemos que no sean más de 7 años…Un saludo Rafa

Por cierto, has visto lo que ha dicho Bernanke hoy…

Victoria Alonso 18 marzo 2009 - 00:43

Creo que este link es interesante para ver que un sacrificio por parte de los directivos, sería un milagro!

http://www.hispanidad.com/noticia.aspx?ID=127625

[…] Fuente Original Restablecer la confianza en el sistema bancario y en los supervisores bancarios. – IE Business SchoolRestablecer la confianza en el sistema bancario y en los supervisores bancarios. – IE Business School¿Por qué todos los años cambian las fechas de las vacaciones de Semana Santa? – IE Business School¿Se parece la crisis actual a la de 1993? ¿Qué políticas económicas se deben aplicar en 2009? – IE Business SchoolLa morosidad de los promotores y de las familias sube hasta el 3,81% – IE Business SchoolVariación de los tipos de cambio en México – IE Business SchoolSísifo, Corbacho y el paro – IE Business SchoolPersiste, aunque se reduce, el elevado déficit con el exterior (9,6% del PIB) – IE Business School¿Por qué unos países son tan ricos y otros tan pobres? – IE Business SchoolLa economía iberoamericana como drama e ilusión – IE Business School Click aquí para ver ampliado. Click aquí para ocultar. DATOS DEL POST: Agregado el 18.03.2009 en Dirección de Empresas Tags Business School, De La Dehesa, Dice, Garrigues, Guillermo De La Dehesa, Nos, Pacto Social, Partido Popular, Paul Krugman, Por Ahora, Presupuestos Generales, Productos Industriales, Psoe, Rebajar, Salarios, Turismo, Ya […]

Guillermo Gefaell 18 marzo 2009 - 08:04

Hola Pampi,
En realidad lo que hay que hacer es aumentar la productividad un 20% más. Para ello se pueden bajar los salarios un 20%, como dices, pero eso es irrealizable. Las otra alternativa inmediata es que todos trabajemos un 20% más por el mismo sueldo. Es decir, hacer 9,6 horas diarias.
Saludos.
Willy.

Angel 18 marzo 2009 - 09:41

Más horas de trabajo no es sinómino de más productivad. Probablemente lo contrario.

edurne 18 marzo 2009 - 15:20

Muy interesante, pero con los elevados niveles de endeudamiento de nuestras familias y empresas, ¿cómo se van a atender los pagos futuros de dichos pr´´estamos con unos menores ingresos?

Estadísticamente somos un país de media mileurista. Con ochocientos euros, y con algún parado en casa, va a haber que construir muchos puentes debajo de los cuales poder vivir.

Resulta un tanto insultante que algunas compañías anuncien la congelación de las retribuciones de consejeros y directivos después de años de muy generosos incrementos, mientras el personal de a pie se ha comido el IPC+ peanuts en los últimos 20 años.

Eduardo 19 marzo 2009 - 00:38

Resulta muy pero que muy fácil echarle la culpa de todo a Estados Unidos por sus hipotecas basuras. Pero no lo olvidemos: en España no hay ahora mismo una crisis económica: HAY 2 CRISIS. Una internacional (la de las subprime) y otra propia que todo el mundo veía venir desde hace ya muchísimo tiempo (la de la construcción).

Todo el mundo sabía que en España no se iba a poder construir eternamente tanto como Francia, Alemania y UK juntas, pero todo el mundo…. “eahh!!!! a comprar pisos!!!! Que el año que viene valdrá un 20% más!!!”.

Señores, seamos serios. Ninguna compañia es la culpable de nuestros problemas actuales, ni constructoras, ni inmobiliarias, ni nada. Si no más bien somos TODOS, que en un alarde de ceguera y egoismo hemos visto en el ladrillo lingotes de oro.

Pero puesto a buscar culpables: EL GOBIERNO, pues ni PP ni PSOE han hecho nada para poner freno a esta situación, si bien todo el mundo sabía que era insostenible a medio plazo.

Y ahora que venga Krugman y me diga que no.

Javier 19 marzo 2009 - 11:45

Es interesante el comentario:

“Estimado profesor, los causantes de esta crisis, es decir los lamentables directivos/ejecutivos, se van de rositas”

muy similar a la idea generalizada de: la crisis es culpa de los bancos, es culpa de Estados Unidos, de Bush, etc., etc. en definitiva, la culpa de esto que nos preocupa, es de “otros” (y no me refiero al debate de si es una crisis Española o Internacional, etc.) sino al debate de: qué responsabilidad tenemos cada uno de nosotros, Españolitos de a pié en este lío.
No he visto en los últimos años pancartas en favor de los bancos dándoles las gracias por impulsar el crecimiento económico concediendo préstamos con niveles de riesgo alto (sí, eso favoreció el crecimiento económico), tampoco he visto concentraciones de agradecimiento a los bancos centrales por mantener muy muy baratito el dinero durante mucho (probablemente demasiado) tiempo. Es más, habría que darle las grácias a ese Español, que fue a comprarse un piso y dijo, “que demonios, me compro dos, vendo el segundo antes de escriturar y me saco una pasta gansa”, ese también favoreció el crecimiento económico. Y así, una cadena continua de muchas pequeñas decisiones (a muy diferentes niveles) que ha constituido una huida social hacia delante.
Sin embargo, ahora todos somos expertos en economía y nos atrevemos a decir que la culpa es de los directivos, de los bancos, es decir, de “otros”.
TODOS tenemos la culpa, desde el banco que decidió asumir más riesgos de los que debía, los bancos centrales que decidieron que había que mantener la economía caliente con muy bajos tipos de interés, los reguladores que prefirieron mirar hacia otro lado, los gobiernos, en particular el nuestro que favorecieron el crecimiento de la burbuja inmobiliaria, y la tajada que sacaron de ello los Ayuntamientos, hasta el Español corriente, que decidió ser más listo que el vecino y comprar dos pisos en lugar de uno, o directamente meter el Audi A4 o BMW X5 en la hipoteca a 40 años.
Bienvenidos a la gran resaca.

Roberto Marinelli 19 marzo 2009 - 12:30

En tanto que aclara los hechos, por veces los ilumina, no nos cansamos de repetir la máxima del financiero norteamericano Warren Buffett: “cuando el mar se retira, vemos a los que se bañaban desnudos”. Las empresas que manipulaban sus cuentas, los bancos que tomaban riesgos desmesurados, los gerentes que estafaban a sus clientes, las autoridades de control que no controlaban nada en absoluto. Todos esos países, en definitiva, y sus realizaciones milagrosas. Entre ellos, y solo por limitarse a Europa, estaba la pequeña Islandia, situada a la cabeza de las clasificaciones en materia de desarrollo humano, que la crisis del subprimes hizo retroceder una veintena de años atrás. Estaban las tres repúblicas bálticas, de las cuáles no sabíamos mucho más, en esa carrera hacia la excelencia por la cual cabía felicitarlas. Las protestas estallaron esta semana en Riga, y sus dos vecinos temen correr la misma suerte.

Dentro mismo de la zona euro, dos países suscitaban una admiración desbordante y recibían elogios sin matices: Irlanda y España. El tigre celta está herido, tan gravemente, que circulan rumores sobre la asistencia del FMI.

En España, la fiesta se ha acabado. Un millón de parados suplementarios han sido registrados en 2008, su déficit público podría alcanzar el 6% del PIB en 2009 y la agencia Stándar and Poor’s puso “bajo vigilancia negativa” la deuda del país. Es decir, su solvencia financiera comienza a ser un problema. Una bofetada para el alumno modelo de la clase europea, que cosechaba los accésits, recompensas -nos explicaban-, tanto por su política económica virtuosa como por los cumplidos esfuerzos de su gente.

¡Que las estadísticas españolas eran buenas! Nos machacaban los oídos. Tasas de crecimiento casi a la china, que habían elevado el PIB por habitante hasta el de Italia. Que habían hecho un descenso histórico del paro, con un índice dividido por tres (del 24% en 1994 al 8% en 2007). Que, enfin, habían permitido al país generar confortables excedentes presupuestarios. Además, las finanzas públicas saneadas constituían, en Madrid, el mayor motivo de orgullo. Como una especie de revancha, de la Nueva Europa sobre la Vieja Europa, de la movida sobre el inmovilismo.

Y también con una buena dosis de altivez. José Luis Rodríguez Zapatero exigía que “se reconsiderara el papel internacional” de su país, y recordaba “la legitimidad de España a entrar en el G8”. Sin olvidar las lecciones de virtud presupuestaria que Madrid daba de buena gana a sus socios, particulamente a los alemanes, que desdeñosamente la colocaron, antes de la creación del euro, en la categoría de los países del Club Med.

A sus realizaciones macroeconómicas pasmosas, España añadía el dinamismo de sus empresas, de sus conquistadores, lanzados al asalto del mundo. No sólo España tenía una de las economías más vigorosas del planeta, sino que tenía también los bancos más sólidos, los más provechosos, los mejor gestionados. Con una pequeña joya, Banco Santander, que se presentaba, sin demasiada humildad, en sus campañas de publicidad, como “the best bank in the world”, presidido por Emilio Botin, famoso por su olfato y su prudencia. Pero he aquí que Bernie (Madoff) jugó con “don Emilio”: el Santander colocó unos 2.300 millones de euros en los fondos administrados por el estafador americano, un récord mundial. Un símbolo, también, del fin de un mito de una Armada Invencible económica.

El mar, pues, se retiró y España se encuentra totalmente desnuda. Descubrimos que el milagro dependía del espejismo, construido de desenfrenada y consumismo frenético. Y sobre todo de la histeria inmobiliaria, alimentada por un flujo de mano de obra inmigrante barata y entretenida por el credo de la propiedad (el 83% de españoles son propietarios de su vivienda). La mitad del cemento europeo se consumió al otro lado de Pirineos, España edificaba cada año tantas casas como Alemania, Reino Unido y Francia juntos. Hemos construido muchísimo en España desde hace quince años. Pero, de hecho, no edificamos nada. Nada sólido para el futuro. La productividad es de las más débiles de Europa, la educación es una de las menos eficaces, con una tasa de abandono escolar hasta los 16 años de casi el 30%, un récord entre los países industrializados.

Su mercado del trabajo es todavía más rígido que el de Francia, según la OCDE, lo que, en la boca de la Organización, no es poco decir. Su retraso tecnológico es inmenso, con gastos en I+D que sobrepasan ajustamente el 1% de su PIB, frente al 2,5% en Alemania y el 3,9 % en Suecia. En defintiva, su falta de competitividad se traduce en un déficit corriente cercano al 10%: otras veces, semejante desequilibrio habría sido sancionado con una devaluación de la peseta. Pero, protegida por la moneda única, España ha podido escapar del desastre monetario.

A Zapatero le gusta repetir que su país “está mejor armado que otros” para resistir a la crisis. Estamos mucho menos seguros de eso que él. Pero es sobre todo después de crisis que se debe inquietarr. Cuando Alemania empezará de nuevo a vender sus máquinas y herramienta a los chinos y a crecer, España no tendrá más dinero para cementar y tampoco nada que exportar. Condenada al estancamiento, posiblemente no para la eternidad, pero de forma duradera, por no haberse modernizado y por no poder -políticamente- renunciar al euro. Es a Berlín a donde habrá que ir para sacarle partido a la movida, no a Madrid.

Dania+bimbi+... 19 marzo 2009 - 12:55

Lo que tú creas nos la suda, somos la 8ª potencia mundial y fin de la historia…

…Y la Ferrari es de ESPANA!! Marinelli, vete a tomar por c..o!!! BORRACHO!!! ENTREGUISTA DE TU PATRIA!!!!!!!!!!

Dania, la Joana D’Arc de ESPANA.

diciamolochiarolalongobarda 19 marzo 2009 - 12:57

hi hi hiiiiiiii!!

longobarda spaziale 19 marzo 2009 - 13:04

Voi bugiardi.voi mi prendete per il bus. Io longobarda vera. Voi clonatori. Agente-mio-amico.

Io, la primera potencia mas poderosa de kataweb

Kellen 19 marzo 2009 - 14:08

Proponer reducir el salario de todos los españoles un 20% suena entre comico e insultante. Un 20% para el 80% de los españoles resulta fatal, la quiebra, y en cambio, para el otro 20% apenas se sentiria la rebaja, “esto suena a El Corte Ingles.” La medida, propuesta por quien sea, sea un Nobel de economia es bastante curiosa. Lo que pasa en este llamativo pais es lo de siempre, vienen de fuera a ofrecer ideas estupidas y se les cubre de oro y jamon de pata negra. Y ademas se les aplaude. En lugar de tomas medidas a largo plazo para los intereses de la nacion, no se hace absolutamente nada para salir de esta crisis que vive España.

Marzia Filippi 20 marzo 2009 - 13:20

Me han clonado! Marinelli, eres un M.I.E.R.D.A!!!

Tristan 20 marzo 2009 - 15:01

Tras un pacto pp-psoe que diera paso a un gobierno transversal o gran-coalición, sí sería posible hacer una rebaja salarial dl 20%. Un gran estadista lo haría, pero ¿Desde cuando no gobierna España un gran estadista? ¿ha habiado en España alguna vez grandes estadistas, tipo Pit, Disraeli, etc…?

diciamolochiaro 21 marzo 2009 - 09:49

I post precedenti NON sono stati SCRITTI DA ME.
Marinelli, no puedes disimular tu condición de ignorante y arrogante. Pobre subnormal, el Marinellito de los webos, lol Marinelli :-))

La semana en los blogs XX 22 marzo 2009 - 09:34

[…] Rafael Pampillón analiza la propuesta de rebajar un 20% el salario de los españoles que hizo en su visita a nuestro país el Premio Nobel, Paul Kruggman. […]

[…] Paul Krugman ” para la economía española  que planteó hace unos dias en Madrid y que  Rafael Pampillón explicaba hace unos días.  Dejadme volver solo una vez más sobre alguno de los planteamientos de Krugman: me gustaría […]

Robierto Marinelli 24 marzo 2009 - 12:16

Espana esta superando a Alemania en casi todo, y los alemanos pueden verse desplazados ante esta perdida de peso especifica frente a un competidor directo en el concierto internacional, empezando por foros como el G7. Ahora podemos decir q somos la Alemania del sur, pero manana seremos la Suecia del Sur de Europa!!!!

¡¡¡TODOS blondos Y DE OJOS AZULES!!!

¡¡¡QUE VIVA ESPANA!!!

La morocha de Madrid! 25 marzo 2009 - 13:12

Soy una espanola de Madrid! Que lentes de contacto de kolor me conviene? Cual marca me conviene?? Tengo ojos marrones-nigros…Kolor de pelo negro! :-)) Tono de piel: soy muy morocha :-((, pero no soy colorada :-), y uso ropa negra y roja 😀
Gracias!!!!!!!!

Chiquito Bonito 25 marzo 2009 - 19:28

Lol 😀 Sinceramente: te recomiendo q no uses lentes de contacto, por mas q sean de muy buena marca, SIEMPRE SE NOTAN! Mi tío tiene una óptica, y a veces lo ayudo y siempre se notan los lentes de color y quedan muy GROTESCOS y FEOS!
:-(((((((((
Mis ojos son marrones también, y los considero muy lindos, tenés que aceptarte como sos y mostrarte que tu belleza no se basa únicamente en el color de tus ojos.
A ver si aprendes, NEGRA!!!
ROTFL 😀

[…] erosión de nuestra competitividad? ¿Habría que reducir los salarios de todos los españolitos un 25% como decía Paul Krugman hace dos años para mejorar nuestra competitvidad y poder crecer? ¿Hemos vivido durante muchos años por encima de […]

Anónimo 16 diciembre 2011 - 13:23

Salgado: nunca pensé que la crisis sería “tan larga y tan complicada” (pues solo tenia que preguntar a los economistas en 2007)
“Esta crisis está siendo muy larga y muy aguda, pero eso no quiere decir que nosotros no hayamos dicho la verdad, sino que las previsiones, las nuestras y las de ninguno, no se han cumplido y la realidad ha resultado ser peor de lo que hubiéramos imaginado”, reiteró Salgado, tras afirmar que las cifras de paro pueden seguir creciendo en los próximos meses.

En este sentido, la ministra indicó que “tal vez” el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no supo explicar bien las consecuencias de esta crisis y contar que en España iba a tener “efectos más duraderos que en otros países”. http://www.expansion.com/2011/12/16/economia/1324029287.html

————————————-
Esto es para quien se lo quiera creer, como sabia que pasaría, que negarían que nadie aviso…guarde artículos, informes económicos desde el 2005 donde nos indican una y otra vez la magnitud de la crisis actual.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar