26
Ene

¿Le debo comprar a mis hijos un teléfono móvil (celular)?

Escrito el 26 enero 2009 por Rafael Pampillón en Miscelánea

Dos de mis hijos, Gonzalo (13 años) y María (11), que son los mayores, me han pedido que les compre un teléfono móvil (lo que en algunos países llaman celular). Les he dicho que no. Aunque se que en algún momento en un horizonte cercano se lo tendré que comprar. Un artículo escrito por Fernando García Fernández (“El móvil y los menores: reflexiones”, Nuestro Tiempo, septiembre, 2008) arroja algunas luces sobre el tema.

Es cierto que la mayoría de los preadolescentes dispone de móvil y lo mantiene operativo a todas horas y en todos los lugares. Es cierto que les permite comunicarles con sus padres o amigos en cualquier momento, lo que proporciona seguridad y tranquilidad. Pero también lo es que, cada vez más, el móvil tiende a ser la única pantalla. Con él se pueden realizar muchas de las cosas para las que antes se requerían diversos aparatos: cámara de fotos o vídeo, reproductores de mp3, radio, agenda electrónica, consola de juegos, conexión a internet, etcétera.


¿Cuáles son los inconvenientes?

1. Algunos menores afirman sentirse intranquilos y ansiosos cuando se ven obligados a prescindir del teléfono móvil, lo que podría indicar algún grado de dependencia.

2. Los menores pueden tener acceso a contenidos no adecuados para su edad. Podríamos encontrar muchos ejemplos en algunos servicios que puede prestar el móvil: animaciones, vídeos, salvapantallas, juegos, etc. En muchos casos no adecuados para su edad. Por no mencionar que todo lo bueno y lo malo de Internet tiene una ventana abierta en la pantalla del móvil.

3. Hay menores que pueden facilitar su número de móvil a personas que no conocen o conocen poco. Por lo que leo en la prensa, en ocasiones, algunos de ellos han sufrido después algún tipo de acoso.

4. Se están detectando casos en los que los móviles se utilizan para acosar en el entorno escolar, sirviéndose de estas tecnologías para enviar mensajes amenazantes o insultantes, o para distribuir fotos o vídeos de compañeros con el objetivo de burlarse de ellos

CONCLUSIÓN

A pesar de todos estos inconvenientes es probable que dentro de un par de años termine comprando un móvil a mis hijos. Mientras tanto intentaré predicar con el ejemplo y con la palabra ¿Cómo? Haciendo un buen uso del móvil, dando pautas y criterios: cuando y dónde hay que apagar el móvil, cuándo y cómo se responde a las llamadas, a que personas se debe llamar, a quien se le puede dar el número, etcétera. Es preciso recordar, además, que existen otros medios de comunicación entre personas: diálogo cara a cara, correo postal…

Fuente: Fernando García Fernández; “El móvil y los menores: reflexiones”, Nuestro Tiempo, septiembre, 208.

Comentarios

IGNACIO BODEGA 26 enero 2009 - 10:30

Estoy totalmente de acuerdo con lo que comenta Fernando García Fernandez. Me preocupa sobre todo el tema del posible acoso, burla,etc.

Creo que debemos hacer todos un esfuerzo por edcura a nuestros hijos en el uso adecuado de la tecnología

Alex Ruybal 26 enero 2009 - 14:09

Debemos ir más rápido que la tecnología y anticiparnos a los requerimientos de nuestros hijos, informándonos y experimentando, si queremos guiarlos en el uso adecuado de esa tecnología. Tengo 3 adolescentes que tienen celular desde temprana edad. Saben que se reciben promociones y que cualquier delincuente puede lograr fácilmente comunicarse con ellos. Están alertas y bien informados. Creo que poco ayuda que deseen tener ese celular que “todos tienen” y sentirse mal por ellos. Los números más usados en sus celulares serán los de su familia. En nuestra familia estamos todo el tiempo online (las llamadas y mensajes interfamilia son gratuitas gracias a las promociones de las compañias) y mis hijos me consultan y comparten muchas cosas que seguramente no lo harían si tuvieran que esperar a que regrese del trabajo. Conclusión: recomiendo fuertemente que los niños se familiaricen con la tecnología desde temprana edad, aunque eso implique que debamos dedicarles más tiempo en informarlos acerca de su uso, sus ventajas, desventajas, amenazas y oportunidades. También entiendo que es más fácil decir NO.

freeyourmind 26 enero 2009 - 14:33

Ron Paul habla sobre la banca internacional, Gaza, y el discurso inaugural de Barack Obama. Tambien un vídeo de Ron hablando en la casa de representantes.

Para ver los vídeos:

http://freeyourmindofthenwo.blogspot.com/

Un saludo

Yamil Salinas Martinez 26 enero 2009 - 16:54

Estoy de acuerdo con el planteo de Ignacio. La idea no es no al móvil, sino una educación para el uso del móvil. Piensa en este sentido, te podrás comunicar más con tus hijos, estar al tanto de ellos y ellos de tí. Respecto a los contenidos, pueden acceder a ellos de cualquier modo si es que lo quieren.

La clave es educar en las tecnologías. Te recomiendo que visites http://www.generacionesinteractivas.org

Saludos

Rafaela 27 enero 2009 - 11:36

Estimado Rafael:
Yo creo que habrìa que darles un toque de atenciòn a las compañìas telefònicas porque son ellas las que realmente acosan a nuestros hijos.
Espero que tengas suerte que nadie de tu entorno les regale un movil a los niños.
Un saludo.
Rafaela Alcalde.

Cruz Martínez 5 marzo 2009 - 11:13

Móviles para los hijos

Creo que hay que distinguir entre móvil sí o móvil no y cuándo se pueden llevar el móvil. También es interesante pensarse el tipo de móvil.

No estoy de acuerdo con que los niños lleven el teléfono al colegio. Además de que su uso está prohibido en las aulas, al colegio van a trabajar y a relacionarse con sus compañeros, no a colgarse del teléfono.
No podemos hacer que el móvil sea el medio para comunicarnos con nuestros hijos mediante mensajitos, ni ellos deben estar pendientes de hacerlo. Como profesional, tampoco me parecería razonable estar pendiente en el trabajo de los mensajitos de mis hijos. Si pasa algo importante en el colegio, pueden llamar desde secretaría. La necesidad de que los hijos puedan estar en permanente comunicación la asocio más al proteccionismo desmesurado que a la necesidad de una comunicación por demás francamente pobre.
Lo realmente difícil es decirles NO cuando los compañeros lo tienen y la publicidad les acosa por todas partes.
Que hay que educarles no lo duda nadie, pero no sólo en el uso ordenado de las nuevas tecnologías, también frente al consumismo y frente al peligro de “las falsas necesidades”.
En el colegio no necesitan el móvil.
Algunos niños realizan el traslado al colegio y la vuelta a casa solos, en estos casos es razonable que, por tranquilidad de todos, lleven un móvil, pero no necesitan que sea de última generación, basta con que sirva para hacer una llamada. Además deberían llevar prefijados los teléfonos de la familia y de la policía para que puedan, llegado el caso, hacer una llamada rápida. Esto no justifica que usen, ni siquiera que conecten, el móvil en el colegio.
El mismo razonamiento se puede hacer para las salidas de los fines de semana.
Otra ventaja de los móviles sencillos es que son menos codiciados por los ladrones…
Son las familias las que deben presionar en el mercado sobre el tipo de móvil que demandan para sus hijos.

Respecto al mal uso del móvil o de cualquier otra tecnología, ningún padre conoce y/o reconoce que su hijo/a esté involucrado/a, pero las estadísticas están ahí, luego hay un cierto porcentaje de hijos/as que sí lo hacen.

Un saludo

Mar Toribio 17 marzo 2009 - 09:40

A mí me parece que una niña de 11 años no necesita un móvil para nada. Yo tengo tres hijas, una de ellas de 11 años. Hay un móvil en casa, que es familiar, y que usan cuando se van de campamento. Yo creo que es bueno que los niños “asuman” que no necesitan algo por el método de “como nunca lo he tenido, tampoco lo echo de menos” que es como nos hemos criado todos los de mi generación (40 años). Es una forma de educar sin ataduras, condicionamientos ni esclavitudes absurdas. Y los padres tenemos que hacer un esfuerzo por ser inteligentes y utilizar el sentido común a la hora de “adivinar” las necesidades reales de nuestros hijos que se basan principalmente en sentirse queridos, escuchados y, sobre todo, en dedicarles mucho, pero que mucho tiempo, para que crezcan convencidos de que son lo más importante para nosotros.

Rafael Pampillón 17 marzo 2009 - 11:39

Gracias Mar. Se puede decir más largo, pero no más claro.

Mamen Callejo 18 marzo 2009 - 15:12

Yo creo que el criterio que debe llevar a comprar un móvil a nuestros hijos es el mismo que nos lleva a realizar cualquier compra: ¿lo necesitan o no? y si consideramos que lo necesitan, debemos enseñarles a utilizarlo, lo que conlleva avisarles de sus peligros y explicarles como evitarlos. Para todo estos debemos valorar sus circunstancias objetivas (necesidad real) y subjetivas (edad -que no tiene que ser la misma en todos los casos-,grado de madurez y responsabilidad).
Lo que no podemos olvidar, si llegamos a comprarlo, es que tendremos que hacer un seguimiento para saber cómo lo utiliza.

Un saludo

dsa 8 noviembre 2010 - 21:43

fdfsdsfsf

andrea 12 noviembre 2010 - 02:35

a la merfi toy de acuendo con el tio es lo correcto

Marta Gala 1 junio 2016 - 13:23

Por experiencia propia puedo decir que para un niño de 10-13 años no tener móvil es como no dejarle ir a excursiones, cumpleaños, etc con el resto de sus amigos. La gran mayoría de niños de esas edad ya tienen, por desgracia, un teléfono móvil. Tienen sus grupos whatsapp, hablan a diario, etc. El niño de la clase que no tiene móvil se queda, la mayoría de las veces, excluido. Y eso le supone un trauma en muchos casos. No digo que los niños tan pequeños deban tener móvil, digo que los que no lo tienen lo pasan realmente mal.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar