4
May

Aumenta el déficit tecnológico español

Escrito el 4 mayo 2008 por Rafael Pampillón en Economía española

Los últimos datos facilitados por el Banco de España vuelven a señalar la fuerte dependencia tecnológica española con respecto al exterior. Efectivamente, la balanza de “royalties” (que contabiliza el flujo anual de pagos y cobros por la utilización de patentes entre España y el resto del mundo) refleja un saldo bastante negativo (ver cuadro). Los ingresos por royalties en 2007 fueron de 382 millones de euros mientras que los pagos alcanzaron 2.223 millones lo que supone un déficit de 1841 millones. El saldo negativo de esta sub-balanza de la balanza de pagos no es novedad ya que es una constante en la historia económica de España. Lo que si resulta alarmantemente novedoso es el fuerte empeoramiento de dicha balanza de royalties con respecto al año 2006. Además, en 2007, la cobertura, que mide la proporción de importaciones que son cubiertas por las exportaciones, cae 20 puntos y se queda situada en tan solo el 17%; lo que significa que por cada 100 euros que paga España en concepto de royalties solo ingresa 17.

         CUADRO: BALANZA DE ROYALTIES (Millones de euros)

Año

Ingresos (X)

Pagos (M)

Cobertura X/M %

1985

15,8

195,6

8

1990

29,5

502,0

6

1995

98,0

769,3

13

2000

460

1819

25

2001

408

1875

22

2002

392

1923

20

2003

468

2229

21

2004

402

2443

16

2005

447

2121

21

2006

748

1995

37

2007

382

2223

17

         Fuente: Banco de España, 2007.

El análisis de otros indicadores también muestra que España importa mucha tecnología y exporta poca. La causa de este déficit tecnológico español se puede encontrar en los reducidos gastos en I+D, es decir, en la escasa “intensidad investigadora”. Los gastos en I+D representan un porcentajes del 1,12% del PIB muy alejado del promedio de la OCDE, que es del 2,25%. Además, en España solamente hay 2,5 investigadores en la industria por cada 1.000 trabajadores en el sector industrial mientras que la media de los países de la OCDE es de 6,8. La consecuencia de esta baja dotación de empleo tecnológico y de gasto en I+D es que en España se patenta poco. Así, en la Oficina Europea de Patentes (EPO), EE UU ocupa la primera posición con el 26% de las patentes solicitadas, seguido por Japón (18%), Alemania (17,8%), Francia el 6,5%, Corea del Sur (4%), Italia ocupa el sexto puesto (3,7%), en cambio España se sitúa en la posición 16 con el 0,9% de las patentes solicitadas en la EPO. España sufre, por tanto, un retraso tecnológico en comparación con los demás países de su entorno.

Por tanto, parece que el país necesita hacer un esfuerzo mayor en investigación, lo que se traduciría en un mayor nivel tecnológico. El fenómeno de la globalización impone el necesario incremento de la competitividad y el constante reto de la innovación tecnológica. Por eso hay que dar la bienvenida a la apuesta del nuevo Gobierno por reforzar la investigación con la creación de un ministerio de Ciencia e Innovación. Una de las políticas que debe seguir este ministerio es incrementar la vinculación de las empresas con la investigación que realiza el sector público. No se debe olvidar que una parte muy importante de la investigación que se realiza en España la realiza el Sector Público, con el dinero de todos los españoles.

De ahí que una de las misiones del sistema investigador público debe ser la de proporcionar al aparato productivo de la tecnología que necesita, favoreciendo, especialmente, el suministro de innovación a la pequeña y mediana empresa española. En este sentido, el nuevo ministerio de Ciencia e Innovación debe procurar que los organismos públicos de investigación se fijen como objetivo contribuir al desarrollo económico del país y ser centros de excelencia investigadora conectados a las necesidades del sector privado, capaces, por tanto, de preguntarse y de dar respuesta a las necesidades del mercado. No hay que olvidar que el objetivo de la política científica y tecnológica es el crecimiento económico y, por tanto, del empleo de alta productividad que es el que es duradero a largo plazo.

Una versión más amplia de este post la puedes encontrar en el spuplemento MERCADOS que publica hoy domingo (4 de mayo) el diario EL MUNDO.

Comentarios

Roberto Carballo 3 mayo 2008 - 22:58

Y seguirá aumentando. Casi no es necesario medirlo. Es una tendencia estructural, y por el camino que vamos no va a cambiar la tendencia, porque “vivimos” de lo que inventan otros, sólo destacamos algo y puntualmente en los niveles más organizativos. Algunas empresas hacen cosas interesantes, pero son excepción. La mayoría hasta despilfarran una buena parte de la inversión que hacen en aumentar la dependencia tecnológica y científica. Lo siento, pero ni siquiera es un problema de financiación; es un problema cultural, que se puede corregir, pero es muy costoso y a largo plazo, y vivimos un carpe diem constante en el plano empresarial. Todo para anteayer, y así, con un corre-corre total es imposible ni innovar, ni generar espacios para desarrollar tecnologías, ni nada. Y la universidad está en “las batuecas”, con excepciones, pero en las batuecas y lejos de las necesidades, que por cierto se conocen bastante mal, porque no hay tiempo para analizarlas. Ya sabes que te miro desde http://www.robertocarballo.com Espero tu visita y tus comentarios. Un abrazo, Roberto Carballo. Aldebaran Innovation

Tito 4 mayo 2008 - 12:02

Como decía Unamuno: “Que inventen otros”. Esta frase sigue PATENTE (nunca mejor dicho) en nuestro pais.

Investigar no sale rentable, el riesgo es demasiado elevado para el beneficio a obtener. Casi cualquier negocio, hoy en día, es lo suficientemente rentable como para ponerse a investigar. La solución tampoco está en inyectar más y más dinero público (tipico en politicas de izquierdas) mediante subvenciones, gran parte de estas sólo llega a unos pocos bolsillos (amigos) y por supuesto no se usa para investigar. No estoy encontra de estas subvenciones, pero que aumenten los controles e inspecciones en la misma medida.

Para mi, la solución está en crear un clima de “necesidad de investigar”, en el que si no inviertes en I+D tienes posibilidades de quedarte en la cuneta. La unica forma es fomentar la competencia y aumentar la cultura economica (tarea dificil).

Un saludo.

Fernando Peral 5 mayo 2008 - 10:40

La inversión en I+D+I no es, en sí misma, una finalidad. Si no hay detrás un aparato industrial capaz de sacar partido de los frutos de la I+D+I, se estaría trabajando para otros, que serían los que se beneficiarían de los resultados. Por eso es indispensable escoger con mucho cuidado el sector, y que la inversión en I+D+I (privada y pública) vaya acompañada de una inversión (privada) proporcional en el citado sector.

Si no se hace así, es mejor seguir comprando tecnología en el exterior para rentabilizar la compra en el interior.

María 5 mayo 2008 - 11:50

Yo estoy en la misma linea esceptica. Por ejemplo, si en Europa, Siemens es la que más patentes crea, aunque tenga en España fábricas como Balay, si algún universitario destaca, lo normal es que se fuera a trabajar a Alemania, y allí patentara otro motor de lavadora, aunque la fábrica esté aquí.

Es dificil competir contra los monstruos tecnológicos, y es dificil que consigamos que el CERN se radique en España, y con el nos traigamos a la mayoria de los cientificos europeos a España. Somos lo que somos, y debemos luchar por ganar las batallas que podamos ganar.

María 5 mayo 2008 - 11:55

Si cabe, es más facil, ofrecer suelo a Siemens aquí, y decirle que monte aquí su central de patentes, así como que estén aquí sus ingenieros, más relajaditos, con Sol y Playa para desarrollar su imaginación.

Creo que eso es más facil que crear aquí las patentes. Pues por mucho que soñemos, una empresa de electrodomésticos creará más patentes que una cadena de hoteles. Lo que no implica que vayan a ganar más dinero.

María 5 mayo 2008 - 12:03

Y aquí pongo un ejemplo real:
MÚNICH, Alemania (Reuters) – El grupo industrial alemán Siemens informó el miércoles de mayores cargos por reestructuración que superaron ligeramente los pronósticos, a pesar de una caída mayor de lo esperado del 67% en sus ingresos netos del segundo trimestre fiscal.

Esa caida brutal del beneficio de Siemens no es si no por la caida de ventas en España, pues por cada piso que se deja de hacer, ellos dejan de vender lavadoras, frigorifricos, lavavajillas, etc, así como dejan de equipar hoteles, hoteles que seguirán generando negocio, mientras ellos es más dificil que mantengan el mismo nivel de ventas.

A partir de ahora, el Hotel ni producirá patentes, ni le comprará más equipamiento, mientras que siemens seguirá produciendo patentes, pero tendrá un futuro más aciago.

Vamos, que cada industria, y cada país, tiene sus cartas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar