14
Oct

La necesidad de reformas fiscales en América Latina

Escrito el 14 octubre 2007 por Rafael Pampillón en América Latina

Uno de los graves problemas de América Latina es la muy desigual distribución de la renta. Esta mala distribución está producida, en gran medida, porque el gasto público es insuficiente, está mal diseñado y no es redistributivo. Además los ingresos fiscales tienen muy poca capacidad recaudatoria y redistributiva, hay muchísimas exenciones y deducciones fiscales y hay una gran parte de la economía en la informalidad. Excepto Brasil, que tiene una presión fiscal relativamente alta, del 36% del PIB (si incluimos todos los impuestos, también los locales y contribuciones a la seguridad socia) los demás países, sobre todo México, tienen unas recaudaciones bajísimas, entre al 13% y el 20%.

En definitiva, en estos países hay muy poca carga fiscal y un gasto inadecuado por lo que hay que plantearse cuál es la estructural fiscal más óptima: en qué gastar y cómo recaudar. Por ejemplo, el gasto en educación o sanidad debe reconvertirse frente al excesivo gasto que se hace en educación universitaria, quizás habría que invertir más en educación primaria. O, en lugar de hacer grandes hospitales urbanos, sería mejor gastar más en atención primaria. Además, mejoraría la distribución de la renta si se focalizase el gasto más hacia pensiones asistenciales y el suministro de agua potable. En cuanto a la recaudación, es necesario que haya sistemas fiscales redistributivos, es decir, progresivos, donde la propia fiscalidad recaudatoria redistribuye la renta.


Pero para que la reforma fiscal tenga lugar hay que llegar a un consenso (pacto fiscal) entre los agentes sociales, el gobierno, las fuerzas políticas y la sociedad civil. Algo difícil de lograr porque, en algunos de estos países hay grandes niveles de corrupción. Transparencia Internacional, una organización no gubernamental con sede en Londres, ha publicado recientemente el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) correspondiente a 2007, en el que Chile y Uruguay obtienen los índices más altos con 7,0 y 6,7 puntos, respectivamente (10 es el máximo de transparencia). México y Brasil obtuvieron tan sólo 3,5 y Venezuela 2,0. El problema fundamental es que resulta muy difícil vender a la sociedad civil que aumente la presión fiscal cuando no se sabe a qué se van a destinar los ingresos fiscales. Por eso para hacer el citado pacto fiscal, hay que reducir la corrupción y también aumentar los niveles de eficiencia del gasto público.

México ha logrado aprobar la primera reforma fiscal significativa en una década. El artífice ha sido el presidente mexicano Felipe Calderón, que ha conseguido lo que su predecesor y miembro del mismo partido (PAN), Vicente Fox, intentó en dos ocasiones sin éxito. Calderón se apunta así su segunda gran victoria en menos de un año ya que, tras la reforma al sistema de pensiones públicas a principios de 2007, ésta es la segunda gran reforma estructural que consigue sacar adelante desde que asumió el poder ¿Qué es lo que ha cambiado en la política mexicana?

En resumen, existe una percepción general de que en América Latina los recursos fiscales son muy limitados, la desigualdad es muy fuerte y, además, el gasto social no está bien focalizado ¿Sería necesaria una reforma fiscal en otros países latinoamericanos? ¿La actual etapa de crecimiento económico es un buen momento para acometerla?

Comentarios

Adalberto Mendoza 14 octubre 2007 - 22:28

Algo que no se le puede negar al gobierno de Venezuela es la efectividad y la eficiencia que ha conseguido con la reforma del sistema tributario.

Haciendo un paréntesis, es de resaltar que el SENIAT (Servicio Nacional de Administración Aduanera y Tributaria) y CADIVI (Comisión administradoras de divisas), son de los pocos organismos venezolanos que en verdad funcionan.

En el caso que nos compete, el SENIAT ha implantado el llamado “PLAN EVASIÓN CERO”, que en dos años ha bajado la evasión del 40% a menos del 20%. Las metas de recaudación para el 2006 se superaron en más de un 30%. Por experiencia, en verdad funciona, si no declaras te persiguen!!.

Pero el problema Venezolano no es la recaudación, sino la re-distribución. Es acá donde entra en juego la corrupción de los organismos y en donde se ve opacada la excelente gestión que está haciendo el SENIAT. Además de los ingresos petroleros, el gobierno de Chávez tiene una importante entra fiscal que cada vez se incrementa más y como todos sabemos, estos fondos no están llegando donde deberían estar. Existe mucha inversión social pero de poca calidad.

Por lo que en muchos países en Latinoamérica, la preocupación no debería venir solo de ¿Cómo recaudar eficientemente?, sino también ¿Cómo re-distribuir?, para que no pase lo mismo que en Venezuela.

Jose Rafael Armijos 16 octubre 2007 - 13:44

A diferencia de muchos países europeos, la mayoría de países latinoamericanos no tienen sistemas eficientes de recaudación de impuestos. Estoy de acuerdo con el comentario de Adalberto Mendoza sobre la ausencia de herramientas que permitan una distribución correcta de los mismos.

En el caso de mi país natal, Ecuador, es necesario reconocer que la recaudación de impuestos ha mejorado notablemente en los últimos anos por el buen trabajo de la institución a cargo de esta labor: Sistema de Rentas Internas (SRI). La evolución positiva y progresiva de la recaudación de impuestos, medida por la presión fiscal demuestra que existe un sistema mejorado y eficiente.

Sin embargo, comparado con otros países como Brasil o Argentina, el Ecuador está por la reata de los niveles de recaudación. Es necesario introducir reformas fiscales para evitar la evasión de impuestos y mejorar el sistema que está en marcha.

Encontré un artículo interesante el cual tiene una comparación grafica de la presión fiscal en los países latinoamericanos, el link es el siguiente: http://www.sri.gov.ec/sri/documentos/compartido/gen–010041.pdf. En el primer grafico sobre Ecuador, es notable la mejora tanto en valores nominales como en porcentaje de la recaudación. En el segundo grafico observamos que los países con mayores niveles de recaudación son Brasil, Argentina y Uruguay.

También la CEPAL (http://www.eclac.cl/cgi-bin/getprod.asp?xml=/ilpes/noticias/paginas/4/29384/P29384.xml&xsl=/ilpes/tpl/p18f.xsl&base=/ilpes/tpl/top-bottom.xsl) tiene información sobre la recaudación sobre el PIB de algunos países, en los cuales se observa un patrón igual al mencionado anteriormente.

José María González 2 noviembre 2007 - 21:20

Es muy claro la necesidad de reformas fiscales en América Latina, ya que las bases de recaudación son muy bajas. Lo que no tengo muy claro es el tipo de reformas necesarias.

Estamos analizando las implicaciones de la reforma fiscal mexicana y como va a afectar a la actividad de la empresa en ese País. Creo que hay algo que se me debe estar escapando ya que me parece que la reforma no es la que necesita el país. Parece destinada principalmente a recaudar más los que ya pagan en vez a aumentar la base de recaudación.

Tras unos primeros análisis parece que la reforma fiscal perjudicará a las empresas prestadoras de servicio que tienen un fuerte componente de su gasto en Recursos humanos.

Con esta reforma las principales perjudicadas son las empresas prestadoras de servicios lo que podría encajar más todavía a México en un país proveedor exclusivo de materias primas y no de valor añadido, lo cual no creo que sea lo que México necesita.

¿Qué piensa de la reforma fiscal mexicana? ¿Como afectará a la inversión empresarial y a la creación de empleo formal?

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar