27
Feb

El Producto interior bruto (PIB) se define como el valor a precios de mercado de todos los bienes y servicios finales producidos en un país durante un año. El PIB per cápita se define como el Producto Interno Bruto de un año dividido por la población de ese año. Como continuación al post de ayer me gustaría añadir que, como es sabido, el crecimiento del PIB per cápita es mejor método para medir la mejora del bienestar que el crecimiento del PIB. Por eso debería preocuparnos que aunque el crecimiento del PIB alcanzó el 3,9% a lo largo de 2006, sin embargo, el PIB per cápita español sufre un relativo estancamiento Por tanto, aunque es cierto que el ritmo de crecimiento del PIB español va ganando velocidad, sin embargo, si medimos la convergencia de la renta per cápita española con respecto a la de la UE observamos que ha pasado a ser negativa en los últimos trimestres. La causa es, obviamente, que la población crece en España aproximadamente un punto porcentual más que en la UE debido a la inmigración.

En el conjunto del pasado año el PIB per cápita ha crecido en España lo mismo que en la UE-25, un 2,5%, por lo que el índice relativo a la media de la zona se ha mantenido estable en torno al 98% (91% si la referencia es la antigua UE-15). Es decir, convergencia cero. Pero, si la economía española va tan bien, crece al 4% (en el 4º trimestre de 2006), ¿por qué no lo hace en la misma intensidad el PIB per cápita español? La causa reside en el escaso avance de la productividad del trabajo, que el pasado año aumentó solo un 0,8% en España (frente a aproximadamente un 1,8% en la UE-15). Ver el post de ayer ¿Es importante la productividad?

El PIB español crece por el empuje de un importante flujo inmigratorio. Así, el crecimiento absoluto del PIB se debe sencillamente a que tenemos más ocupados. Esta tendencia a no crecer en igual proporción el PIB y el PIB per cápita se observará todavía más cuando los inmigrantes acaben incorporando una población pasiva más similar al del resto de los españoles. Sucederá por el reagrupamiento familiar. La menor productividad de los inmigrantes añadida al numerador de nuestro PIB per cápita se compensa ahora porque no cargan en el denominador a toda su familia. Cuando estas diferencias se normalicen, es decir, cuando los inmigrantes traigan a sus familias ¿Nos podemos encontrar con que nuestro PIB siga creciendo y a la vez nuestra renta per cápita retroceda?

Comentarios

Beltrán Caruana 27 febrero 2007 - 23:50

Aun así España no es todavía el país con mayor proporción de inmigrantes. ¿Son nuestros inmigrantes menos productivos que el del resto de los paises Euro? ¿No hemos sido capaces de aprovechar realmente la masa de nuevos trabajadores para crecer en proporción, parece que si que lo hacen otras economías en las que la mano de obra extranjera es igual de numerosa o más?

Un ejemplo da la escasa productividad de los españoles es el cierre de la planta de Delphi en Cádiz. Sin embargo las otras 2 plantas existentes en España seguirán abiertas. Estoy seguro que no es por tanto un problema de costes sino de productividad.

Adalberto Mendoza 28 febrero 2007 - 11:57

Con respecto al comentario de que el menor crecimiento del PIB per capita pueda ser debido a una inmigración que ofrece una baja productividad. Puede ser objetable.

Por un lado, España cuenta con una mano de obra propia bastante envejecida con respecto a la media de otros paises desarrollados como Estados Unidos, y el los últimos años han tenido problemas con la generación de relevo para ocupar cargos. De aquí han surgidos políticas de repatriamiento de españoles e hijos que habían salido fuera del país en los 60, 70 y 80. Parte de la inmigración han sido nuevos españoles, no necesariamente muy productivos (Los muy productivos se han quedado fuera en los países extranjeros). Además que una población activa muy adulta tiende a ser más lenta y a asumir menos riesgos que los nuevos profesionales globalizados.

Por otro lado, no todos los inmigrantes (no españoles) ofrecen una baja productividad. Hay una proporción de profesionales muy capaces que quieren trabajar en España pero se encuentran con muchas trabas legales (Visa de trabajo, etc), que le imposibilitan ejercerse a pleno en un trabajo más productivo, teniendo en muchas ocasiones que subemplearse en trabajos en donde son subutilizados. España debería evaluar su política laboral para extranjeros. De seguro hay mucha tela que cortar.

Patxi Bonel 28 febrero 2007 - 12:38

Desde mi punto de vista la entrada de la inmigración en la economía española ha servido para introducir una mayor oferta en el mercado de trabajo y mantener así a raya los costes salariales en muchos sectores de servicios.

Como las grandes empresas han seguido generando importantes ingresos, y la economía ha seguido creciendo en parte gracias a esta contención salarial, no han existido incentivos reales para acometer una reconversión real de procesos demasiado dependientes de mano de obra, (que hasta ahora había resultado competitiva en el entorno de la UE), hacia modelos de mayor productividad pero que hubiesen exigido un mayor nivel de inversiones. Seguramente estemos ante un fin de ciclo, que se ha estirado ya demasiado.

Emilio Portes 2 marzo 2007 - 22:37

El problema de España, es que está basando el crecimiento del PIB en el mayor número de ocupados, es decir, más personas trabajando, producen más, pero, ¿cuanto más? aquí es donde entra en juego la productividad, como es sabido en España no somos un ejemplo de productividad, no es un problema fácil de solucionar dada entre otras cosas nuestra inversión en desarrollo.
Por otro lado la población de inmigrantes que está llegando a España es en su gran mayoría de baja cualificación y por tanto de una productividad limitada.
Ejemplos como el cierre de Delphi, o las crisis de los astilleros dejan en entredicho la productividad española, a esto hay que sumarle el peso de los sindicatos en estos sectores acostumbrados a las “ayudas estatales”.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar