17
Nov

Milton Friedman y Margaret Thatcher

Escrito el 17 noviembre 2006 por Rafael Pampillón en Economía Mundial

Como continuación a la entrada sobre Milton Friedman quisiera señalar que en lo que a la política económica como praxis se refiere, la principal discípula de Friedman fue Margaret Thatcher. Gobernó Gran Bretaña desde 1979 hasta 1987. Su política radicalmente distinta a la seguida por los laboristas, en gobiernos anteriores, tuvo como finalidad activar el crecimiento económico, estabilizar los precios y restaurar la posición de Gran Bretaña como potencia económica y política a nivel mundial. La forma de alcanzar estos objetivos fue adhiriéndose a las tesis de Friedman: un monetarismo estricto, reducir la intervención del gobierno en la economía, equilibrar los presupuestos y confiar en los mecanismos del mercado como sistema de asignación eficiente de recursos. La lucha contra la inflación fue su objetivo prioritario, por encima de cualquier otro objetivo económico. Para reducir la presencia del estado en la economía redujo los impuestos, que estaban en niveles exageradamente altos (el tipo más alto del impuesto sobre la renta del 83% al 60% y el más bajo del 33 al 30%), a la vez que mantuvo una estricta política de gasto (como el recorte del empleo público) con el fin de alcanzar el equilibrio presupuestario.Thatcher creía que el estado del bienestar era un despilfarro. Reducir el grado de la cobertura del bienestar fue uno de sus objetivos más importantes

Consiguió reducir las expectativas inflacionarias, privatizó casi todo el sector público empresarila y se alejó de la UE (euroescepticismo). A partir de entonces los conservadores británicos se negaron a aceptar para Gran Bretaña los pasos que exigía el tratado de Maastricht, exigieron la cláusula opting out para no formar parte del euro, vetaron numerosas directivas que desarrollaban el Mercado Único, especialmente las fiscales, no firmaron el acuerdo de Schengen sobre apertura de fronteras y se opusieron a la creación de una política social europea. Sin embargo, durante años el país tuvo la tasa más elevada de crecimiento económico de Europa. Quizás este fue uno de los motivos por los que el partido conservador gobernó durante 18 años, hasta que, en 1997, el laborista Tony Blair se subió al poder. Muchos ingleses creyeron que el libre mercado fue la causa del “boom” económico de Gran Bretaña. Me pregunto ¿Es el estado de bienestar compatible con el crecimiento económico? ¿Tiene un líder que ser fuerte, como la “dama de hierro” para lograr hacer débil el Estado? ¿Por qué en algunos países, como los Nórdicos se puede mantener el crecimiento y el estado de bienestar? ¿Por qué Thatcher fue capaz de alcanzar los objetivos que sus predecesores laboristas no alcanzaron? ¿Cuan importante fue para el crecimiento económico británico el descubrimiento de petróleo en el Mar del Norte? ¿Porque Thatcher tubo un mayor soporte popular que sus predecesores? ¿Fue porque tuvo una oposición más dividida y débil?.

Comentarios

Original 19 noviembre 2006 - 18:40

Afortunadamente para los británicos y liberales en general, los ajustes de la política de Thatcher (especialmente una alta tasa de desempleo) no tuvieron consecuencias desastrosas en la reelección de Thatcher, debido a su capacidad de llevar a cabo medidas antipopulares en momentos oportunos, consiguiendo dividir tanto a los sindicatos como a los laboristas.

En mi opinión, el Estado de Bienestar es real cuando la mejor política social se traduce en crecimiento económico y creación de empleo. La implantación del cheque escolar, medida promovida por Friedman, es un ejemplo que demuestra una gestión eficiente de los recursos por parte del Estado y al mismo tiempo respeta la libertad de los individuos. Con medidas de este tipo, el gasto público suele reducirse a medio y largo plazo al aumentar la eficiencia del gasto educativo, garantizando además una formación de trabajores cualificados de alto nivel.

En este sentido, hay que felicitarse por la brillantez en que Margaret Thatcher aplicó unas reformas estructurales (algunas muy impopulares) que han permitido que Gran Bretaña goce hoy de uno de los mejores niveles de prosperidad económica a nivel mundial, con la fortuna de coincidir políticamente con Reagan.

unliberal 19 noviembre 2006 - 21:04

Muy interesantes los dos artículos sobre Friedman

En cuanto al estado de bienestar, probablemente es una cuestión de grado, de escala de grises mas que de blanco y negro. No hace falta que el estado proporcione el bienestar para todo el mundo sino solo para los mas desfavorecidos, entre los que por su puesto no están todos los actores que subvencionados cobran 20 o 30 kilos por película mientras los ministros que administran la cosa se lo quitan a fontaneros y camareros para dárselo a ellos.

De hecho creo (no son nada experto en esto, bueno en nada) que Friedman no se negaba en redondo a la intervención del Estado y la ayuda a los mas desfavorecidos, según tengo entendido la idea del impuesto negativo para las personas de menores ingresos se la debemos a el, herramienta redistributiva que probablemente veremos utilizar más en los proximos años.

Mark 19 noviembre 2006 - 23:16

¿En qué fase se encuentra actualmente el Estado del Bienestar en las sociedades occidentales?
¿No se está manteniendo artificialmente con vida un orden de cosas con un ciclo vital agotado?
¿El estado del bienestar propicia el crecimiento económico y cultural de lo que conocemos como sociedad occidental, o está siendo el acelerador de su disolución?
¿A quién favorece mantener este orden de cosas?
¿Quién está liderando el debate en España sobre la necesidad de buscar nuevos modelos? ¿Existe debate?

Añado más preguntas a las lanzadas por el Prof. Pampillón, y propongo la lectura de un informe de la Fundación Juan de Mariana(“Una sociedad de Propietarios”)
http://www.juandemariana.org/estudio/982/
para seguir con el debate.

Max Oliva 21 noviembre 2006 - 17:56

El Financial Times de hoy (21/11/2006) hace mención de Friedman como el “Michael Jordan de la Economía”, además de recalcar que era una persona accesible y un “buen jugador” con sentido del humor.

También ha tenido un rol importante en el tema de la Empresa y su rol con la sociedad, con su controversial articulo en el New York Times de 1970 (tema que cubrimos en el blog de Responsabilidad Corporativa).

Sin duda su influencia y legado han ido más allá de la economía.

E.S.O.T 10 julio 2011 - 08:59

Thatcher fue capaz de alcanzar los objetivos que sus predecesores laboristas no alcanzaron, porque tuvo convicción y firmeza cuando decidió aplicar las políticas monetarias y fiscales estrictas y porque no se dejo manipular por los sindicatos, quienes manipulaban a los predecesores de Thatcher con huelgas indefinidas, en un acto de irresponsabilidad exigiendo medidas que los beneficien a costa de oprimir la economía, estos sindicatos tenían una visión cerrada y por demás egoísta ya que sus demandas producían más deficiencias en la economía…. al parecer nunca se preguntaron si sus exigencias acabarían por estrangular la economía, y si eso se daba a quien exigirían luego?? … a un estado quebrado?…Tatcher fue firme con los sindicatos y su prioridad no era contentar a unos pocos sino lograr el bienestar de la economía, y fue en 1985 luego de un año de huelga que el sindicato de mineros se rindió ante el estado, dejando a un lado sus exigencias, es aquí donde Thatcher supo mantenerse firme y debilitó el poder que tenían los sindicatos.

Thatcher creía y con razón que el exceso de prestaciones sociales y un estado benefactor muy proteccionista, daba origen a una carga excesiva, que una economía desequilibrada no podría sostener, y por ello reordeno el estado benefactor, ya que con ello buscaba reducir el gasto público.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar