Entradas Etiquetadas con ‘eco-industria’

19
Mar
En las √ļltimas d√©cadas, la relaci√≥n entre la econom√≠a de mercado y la sostenibilidad ambiental ha pasado por muy diferentes etapas. El medio ambiente irrumpe en la agenda pol√≠tica internacional con publicaci√≥n del informe Brundtland en 1987, tomando desde entonces un creciente peso en las distintas regulaciones internacionales y nacionales. Buena parte de las empresas a√ļn percibe esta introducci√≥n forzada de un objetivo social entre sus objetivos privados como una carga en sus cuentas de resultados.¬†

A comienzos de los 1990 las compa√Ī√≠as pertenecientes al World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) establecen el paradigma de la ecoeficiencia, desde entonces ampliamente aceptado y probado por numerosas empresas, que comienzan a percibir los beneficios privados derivados de la reducci√≥n de los costes medioambientales. M√°s recientemente, se han a√Īadido dos nuevas dimensiones a la relaci√≥n entre mercado y medio ambiente, motivadas tanto por objetivos p√ļblicos como privados: la reducci√≥n de la dependencia energ√©tica, y la propia generaci√≥n de negocio y empleo medioambiental. Quiero concentrarme aqu√≠ en esa √ļltima dimensi√≥n, que est√° tomando particular relevancia en el actual contexto de crisis econ√≥mica mundial. Y es que la llamada ¬ęeco-industria¬Ľ se est√° constituyendo en la esperanza verde para muchos gobiernos. Lo cierto es que hay indicadores para el optimismo en el sector de las tecnolog√≠as limpias. De acuerdo con un reciente informe publicado por el Cleantech Group, las inversiones de capital riesgo -un indicador ampliamente reconocido como representativo del patr√≥n inversor general- habr√≠an alcanzado en 2008 en este sector un volumen de 8.400 millones de US$ para el conjunto de las econom√≠as de Norte Am√©rica, Europa, China e India. Este resultado, record en el sector y un 38% superior al registrado en 2007, tan s√≥lo se habr√≠a empa√Īado ligeramente en el √ļltimo trimestre de 2008, al ser un 4% inferior al equivalente en el a√Īo anterior aunque en un contexto econ√≥mico notablemente peor. Las tecnolog√≠as m√°s destacadas: solar (40%), biocombustibles (11%), transporte (9,5%) y e√≥lica (6,0%).¬†

Bajo el supuesto de que la inversi√≥n mundial en renovables alcance los 630.000 millones de U$ de aqu√≠ al a√Īo 2030, la Organizaci√≥n Internacional del Trabajo estima que el sector podr√≠a generar veinte millones de nuevos empleos. ¬†¬†As√≠ lo ha entendido la Administraci√≥n Obama, que con su plan ¬ęNueva Energ√≠a para Am√©rica¬Ľ pretende crear cinco millones de empleos invirtiendo estrat√©gicamente 150.000 millones de US$ a lo largo de los pr√≥ximos diez a√Īos. Esta inversi√≥n se orientar√° b√°sicamente a:¬†

1) la comercialización de vehículos híbridos made in USA, con el objetivo de tener 1 millón circulando en 2015; 

2) promoción y desarrollo de las energías renovables, que deberían suponer un 10% de su generación eléctrica en 2010 y un 25% en 2025; 

3) fomento de la eficiencia energética; 

4) desarrollo de plantas de carbón bajas en emisiones;

5) avance en la nueva generación de biocombustibles;

y 6) establecimiento de una nueva red eléctrica digital.

M√°s all√° de su potencial contribuci√≥n a la reactivaci√≥n econ√≥mica y a la generaci√≥n de empleo, en ese otro √°mbito antes se√Īalado de la reducci√≥n de la dependencia energ√©tica, el ¬ęplan verde¬Ľ de Obama proclama que gracias a estas inversiones los EEUU podr√≠an ahorrar en la pr√≥xima d√©cada un volumen de petr√≥leo equivalente al que actualmente importan desde Oriente Medio y Venezuela.

¬†Otros gobiernos tambi√©n han promovido este tipo de planes, entre ellos el espa√Īol. No es para menos: de acuerdo con estimaciones oficiales, el elevado peso de los combustibles f√≥siles en la econom√≠a espa√Īola, junto a una intensidad energ√©tica un 20% superior media de la UE, nos habr√≠an ¬ęempobrecido¬Ľ en 17.000 millones de euros en el √ļltimo a√Īo, esto es, un 1,55% del PIB. En ese sentido, el Plan de Activaci√≥n del Ahorro y la Eficiencia Energ√©tica 2008-2011, dotado con un presupuesto de 245 millones ‚ā¨, tendr√≠a como objetivo generar un ahorro total de entre 43 y 44 millones de barriles de crudo en ese plazo. Adem√°s, la inversi√≥n p√ļblica en tecnolog√≠as limpias podr√≠a constituir una buena oportunidad para fomentar el crecimiento econ√≥mico en sectores de mayor valor a√Īadido y mejorar las perspectivas de los sectores menos productivos y con mayor destrucci√≥n de empleo.

As√≠, el Proyecto Movele, promovido por el Ministerio de Industria, pretende determinar la viabilidad de la implantaci√≥n del coche el√©ctrico en Espa√Īa, implicando a las empresas privadas de los sectores automoci√≥n, el√©ctrico, asegurador y financiero. Con un presupuesto inicial de 10 millones ‚ā¨, tiene como objetivo la introducci√≥n en entornos urbanos de 2.000 veh√≠culos y el establecimiento 500 puntos de recarga entre 2009 y 2010. Este plan se enmarcar√≠a en el objetivo m√°s complejo -y m√°s ambicioso incluso que el estadounidense- de tener 1 mill√≥n de coches h√≠bridos y el√©ctricos, en su mayor parte made in Spain, circulando en nuestras carreteras en 2014. En el sector de la construcci√≥n, el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitaci√≥n, que tiene como objetivos la mejora de la eficiencia energ√©tica de las viviendas ya construidas y el impulso al uso de las energ√≠as renovables, prev√© rehabilitar 500.000 viviendas hasta 2012 y est√° dotado con presupuesto inicial de 800 millones de euros. Seg√ļn c√°lculos del Ministerio de Vivienda, la rehabilitaci√≥n energ√©tica de edificios y viviendas podr√≠a generar 75.000 empleos anuales en los pr√≥ximos cuatro a√Īos.¬†

Confiemos en que esa esperanza verde no defraude, saldremos ganando en muchos sentidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar