24
Mar

El gobierno británico bajará los impuestos en 2013. Las rentas superiores a 180.000€ pasarán a tributar un 45%, frente al actual 50% fijado por el anterior ejecutivo del laborista de Gordon Brown. En España navegamos en la dirección contraria y el Gobierno, quizá porque no ha tenido otro remedio, ha subido el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). 

Cameron y Rajoy

Foto:  David Cameron, saluda al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy

En Gran Bretaña, también se va a reducir el Impuesto de Sociedades, que actualmente es del 26%, a un 24% en 2013 y un 22% en 2014. Con ello el Gobierno de Su Majestad prevé fomentar la actividad empresarial del país, así como reducir la evasión fiscal. 

Para darle un condimento de redistribución de la renta, se ha elevado la renta mínima a partir de la cual se empieza a pagar el impuesto sobre la renta de las personas físicas a 9.205 £ (unos 11.000 €).  

Gran Bretaña crecerá en 2012 un 0,8% del PIB frente al -0,5% en la Eurozona y con estas medidas crecerá todavía más que el Continente en 2013 y 2014. 

Las medidas fiscales del ejecutivo británico para 2013 se basan en la Curva de Laffer. Como consecuencia del enfriamiento de la economía mundial la economía británica podría volver  a caer en recesión (“double-dip”). El Gobierno británico se adelanta a ese posible escenario y, al igual que hicieron Reagan, Thatcher y, en España, Aznar piensa que la reducción de los impuestos incentivará la actividad económica, el crecimiento económico, la economía de superficie y, por tanto, la recaudación fiscal.  

Laffer sugiere que los aumentos de impuestos más allá de un cierto umbral, pueden reducir la Renta Nacional (Producción Nacional) y la recaudación ya que induce a las personas a trabajar menos, a las empresas a invertir menos y a todos a sumergirse más. Por tanto, la reducción del IRPF (que aumentará  el consumo y el ahorro) y del impuesto de sociedades (que aumentará el beneficio de las empresas y, por tanto, su capacidad para autofinanciar su inversión) van en la buena dirección. La disminución del IRPF a los más ricos aumentará la renta disponible de los hogares con ingresos más altos, que normalmente, ya han agotado su capacidad de consumo y, por tanto aumentará el ahorro de la economía, es decir, la oferta de fondos prestables.  

Arthur Laffer fue asesor para asuntos económicos del Presidente Reagan y fue entonces cuando comenzó a usarse el concepto de ‘supply-side economics´ (Economía de la Oferta).

¿Funcionarán las políticas de oferta en Gran Beretaña? ¿La reducción de impuestos aumentará la recaudación fiscal?

Sponsorized by:
Volvo-Economy

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar