23
Oct

Crisis económica mundial: ¿Necesitamos nuevas tecnologías?

Escrito el 23 octubre 2008 por Rafael Pampillón en Economía Mundial

Según la teoría del crecimiento económico las innovaciones son el mecanismo más importante para obtener crecimiento económico y empleo. A lo largo de la historia las sucesivas oleadas de innovaciones han producido saltos importantes en el crecimiento y cambios en la estructura económica de los países. Los principales inventos y avances tecnológicos se han concentrado en tres grandes períodos:


1) La Revolución Industrial inglesa de los siglos XVIII y principios del XIX que se basó en la máquina de vapor, el ferrocarril , la industria textil y en el carbón como fuente de energía.

2) La Segunda Revolución Industrial, que sitúo entre 1860 y 1960, tuvo a la electricidad, como su avance más significativo ya que generó efectos espectaculares sobre la actividad económica. Esta 2ª Revolución Industrial tuvo como fuente de energía el petróleo con un importante desarrollo de la industria siderúrgica y de sectores como el transporte (automoción y aerospacial), el químico, electromecánico, etc. En estos 100 años los ajustes se produjeron sin grandes dificultades ya que el crecimiento económico permitió asignaciones eficientes de los factores de la producción. El progreso económico permitía a una economía que crecía a buen ritmo y con mercados relativamente libres que el stock de innovaciones que iban apareciendo (mas bien de forma regular que por oleadas) se incorporase al sistema económico sin grandes traumas.

3) La Tercera Revolución Industrial que comenzó en la década de los años 70 y hasta nuestros días se ha basado en nuevos materiales, nuevas energías, la electrónica, telemática, internet, teléfonos móviles, biotecnología, bioquímica y robótica. ¿Qué es la robótica? La aplicación de circuitos integrados y de la informática a la producción de bienes y servicios. En los últimos años se ha producido una importante robotización de los procesos productivos. Una característica de esta 3ª oleada de innovaciones es la inferioridad tecnológica de Europa frente a Estados Unidos y Japón en el campo de los ordenadores, semiconductores, circuitos integrados, nuevos materiales, química, bioquímica y todo el campo de la biotecnología. Como porcentaje del PIB los europeos invierten menos en innovación (nuevos productos y procesos) que los americanos y los japoneses.

Con esta Tercera Revolución Tecnológica ¿Se han agotado, por ahora, las fuentes de innovación? ¿Hemos de esperar la aparición de una 4ª Revolución Tecnológica? ¿Es la falta de nuevos desarrollos tecnológicos la principal causa de la crisis económica mundial y del alto nivel de desempleo que vamos a padecer? ¿Es cierto que sólo con desarrollo tecnológico podremos crear nuevos empleos? Si esto es así, ¿Qué condiciones deben darse para que el avance técnico se produzca? ¿Qué vamos hacer los europeos cuando parece que los asiáticos, gastando cada vez más en I+D, nos van adelantando? ¿Puede Europa dar soluciones a este reto?

Comentarios

Leonardo Caruana 23 octubre 2008 - 10:44

Efectivamente, una de las grandes claves del crecimiento económico lo produce la tecnología y precisamente el continente que fue el impulsor de ese gran avance parece que lo está olvidando.
Sin olvidar otros aspectos fundamentales para el desarrollo económico resulta obligado en momentos de crisis innovar más, para dar el salto cualitativo que precisa la vieja Europa y así, no perder el tren de la prosperidad. estancamiento.

María 23 octubre 2008 - 12:03

Para la que denominas cuarta revolución, España está bien posicionada, pues al igual que pasó con el boom de la electricidad (los ratios que llegaron a tener las electricas en bolsa fueron superiores a las de las PUNTO.COM, e incluso habia quien decia para justificar tales ratios: habrá un dia que en cada casa haya una bombilla…el 90% de las cias electricas quebró, y las que quedaron han siendo las ganadores nunca volvieron a tener los precios que tuvieron en el 29) Eso si que fue la madre de todas las burbujas, jajaja…Es como se ve ahora con GAMESA, y como puede perder un 50% al menor problma, pues cotiza a ratios de burbuja.

Aún así, como decia, la cuarta revolución está en marcha, las energias renovables, y España está bien posicionada. Es evidente que podriamos estar mejor, pero más que I+D, lo que siempre ha sido crucial para el despegue ha sido la creatividad, y España es un país creativo, como demuestran desde el botijo al abanico, jajajajaja.

El conocimiento nunca está de más, pero el sentido común es imprescindible..España perdió la revolución informatica y electronica por el franquismo..ahora no está aislada de los paises de razón, y cuanto más azucar más dulce, pero tenemos armas suficientes para afrontar esta nueva revolución en primera linea de combate.

!!A por ellos !!! jajajajaja.

Roberto Carballo 23 octubre 2008 - 13:10

Las fuerzas productivas tecnológicas han arrastrado el sistema hasta donde estamos. Por supuesto, se seguirán impulsando y aparecerán otras nuevas, pero lo importante en los momentos de crisis-depresión es saber aprovechar las oportunidades derivadas de la necesidad, y esto tiene mucho más que ver con la reorganización de las personas, la organización de sociedades más participativas y grupales, y donde las personas puedan alcanzar grados mayores de libertad y de capacidades para la sociedad del conocimiento en la que ineludiblemente nos adentramos. Con esto no niego la necesidad de más innovación tecnológica, pero no le concedería tanta importancia, y tampoco lo haría con lo que nos han enseñado en los libros, porque “no por correr más, se llega más pronto”, y las fuerzas tecnológicas corren, como dice Lerner, sin dirección y sin control, y las más de las veces se adelantan “excesivamente” (sic) a nuestras capacidades organizativas, y por desgracia, las más de las veces, condicionan nuestras posibilidades, en vez de potenciar nuestros proyectos. Un abrazo, Roberto Carballo. Aldebaran Innovation

María 23 octubre 2008 - 13:17

Ahondando en lo que dice Roberto Carballo, añadiria:

En la revolución de las punto.com ¿Quien se ha beneficiado¿las mismas punto como o las empresa que han creado instrumentos que agilicen sus operaciones, ya sea internas, como intranets y similares, como para ventas, muestrarios, etc, etc.

Yo tengo claro que las empresas que no han participado en esa carrera han obtenido más beneficios que las que lo emprendieron, pues la mayor parte del capital y recursos destinados a las punto como lo perdieron sus inversores, como pasó con las cias que se crearon en el boom de la electricidad, donde casi todas quebraron, o que decir de las aerolinias, que practicamente nunca han obtenido beneficios. En todos los anteriores casos, las empresas más beneficiadas han sido las que han aplicado y se han beneficiado de tales inventos, no las que lo han desarrollado, por tanto, pongo en seria duda el retorno de las inversiones en I+D, que no veo tan claro, salvo en casos puntuales.

María 23 octubre 2008 - 13:21

Sigo ahondando en el tema.

Porque claro, una ve Microsoft, y se dice, joder, es que las mayores empresas son tecnologicas, de igual manera que si mirara SIEMENS en Europa, pero es que hay que mirar esa industria en conjunto, y ver que casi todas han fracasado, y que siemens tiene un riesgo de obsolescencia tecnologico brutal, y que está expuesta todos los años a una competencia feroz, pues no es lo mismo vender un frigorífrico, que tener un hotel, pues el hotel podrá comprar el frigo a quien se lo de mejor el año que lo vaya a reponer, mientras que el Hotel está donde está, y no hay más playa que la que hay, habiendo cada vez más gente en el mundo. Yo no lo tengo tan claro.

Enrique Dans 23 octubre 2008 - 16:50

Yo en cambio sí que veo mucha innovación en tecnología, en muchas líneas muy interesantes y con potencial. Lo que no tengo tan claro es si los mecanismos convencionales de medición y evaluación sirven para valorar las aportaciones que hacen.

Joel López Martín 23 octubre 2008 - 21:23

Yo estoy de acuerdo en las 2 primeras revoluciones industriales:

– A mediados del siglo XVIII, se inventó en Inglaterra la máquina de vapor, que aprovecha una fuente de energía que estaba en la naturaleza pero que no se había aprovechado hasta el momento: El vapor. Pocos años después, el carbón sería su sustituto.

– A mediados del siglo XIX, otra nueva fuente de energía, que también estaba en la naturaleza volvió a revolucionar la industria: el petróleo. Su poder calorífico, sus utilidades, características de extracción, etc. hicieron “anticuado” el carbón, y se puso como fuente enérgetica por excelencia. Estados Unidos fue el que antes empleó el petroleo, y desde entonces ha sido la potencia mundial.

En ambos caso, la aparación de nuevas fuentes de energía tardaron décadas en implantarse, y los avances técnologicos se fueron introduciendo progresivamente. Así, aparecieron las primeras locomotoras de vapor a principios del siglo XIX, y los primeros coches de gasolina (producción en serie) a principios del XX. En cualquier caso, no se considera que la revolución industrial, fuese la aparación de locomotoras o coches, sino que fue la aparación de la materia prima la que impulsó el resto de avances.

Por ello, no estoy tan de acuerdo en cuanto a la tercera revolución industrial: Aun empleamos el petróleo como fuente mayoritaria de energia; es cierto, que sus utilidades y características son propias de una revolución industrial, pero al fin y al cabo la fuente de energía es similar al del siglo XIX.

Yo creo que la verdadera III R.I. empezará cuando la energía nuclear se expanda verdaderamente. Cuando se controle el proceso de fusión, cuando se consiga una solución a los residuos, etc. Hasta entonces, por desgracia, solo viviremos en la segunda revolución industrial!

Juan Luis Manfredi 26 octubre 2008 - 12:09

No creo que haya que esperar a la cuarta revolución, sino que hay que poner en marcha la tercera, que está en pañales.

Servicios de telecomunicaciones, transporte o energía están poco o mal liberalizados. Todavía estamos muy retrasados y la intervención pública/estatal es elevada en comparación con los países de nuestro entorno. Así, el consumidor recibe peor servicio y las empresas tienden al statu quo antes que apostar por la innovación.

Europa ya presentó el Libro Blanco (¡1993!) y las propuestas de la Cumbre de Lisboa. Todavía estamos esperando a que aquellas ideas se transformen en realidad…

Carlos V 26 octubre 2008 - 19:26

Solo un “huekito” para citar las palabras de Tim O’Reilly en su entrevista a El País del jueves:
“La tecnología avanza demasiado lentamente. Y lo dogo en serio. Hay problemas muy graves que solo se pueden resolver con tecnología. Si no desarrollamos tecnologías para obtener energías limpias o para lograr un desarrollo económico (NO) basado únicamente en el crecimiento estamos perdidos”.
El (NO) entre paréntesis es mío, y quiero pensar que se le escapó y cayó de la transcripción al periodista… (quiero pensar)

María 26 octubre 2008 - 20:31

jeje, que pensaria el TIM si hubiera vivido en el tiempos de los godos?

Antes los españoles decian:¿Los tiempos cambian que es una barbaridad? Ahora dicen: Queremos más investigación, desarrollo e innovación ¿Que pensarian nuestros abuelos? jajajaja.

Carlos V 27 octubre 2008 - 10:13

Hablando de TIC’s (no nervioS.O.S.) y de los Desequilibrios de nuestro Comercio Exterior que tanto nos insiste el prof Pampillón… (léase SiliconNews 15 Octubre):

“DESEQUILIBRIO EN LA BALANZA DE COMERCIO EXTERIOR TIC”
Tecnologías de la Información
Aumenta en un 17,3% de los servicios de informática e información se exportan, frente al crecimiento del 19% de lo que se importa.
http://www.siliconnews.es/es/news/2008/10/15/desequilibrio_en_la_balanza_de_comercio_exterior_tic

jo lu 2 noviembre 2008 - 20:17

El problema es la automatica “mercantilizacion” de todo producto proveniente de la investigacion científica. O mejor aún la orientacion al marketing de la investigacion.
Orientar la investigación al mercado, es prostituirla e impedir su avance

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar