24
Dic

La carretera (Premio Pulitzer 2007)

Escrito el 24 diciembre 2007 por Rafael Pampillón en Miscelánea

Hoy como es Nochebuena no vamos a escribir de economía. La Navidad es un buen momento para leer y para regalar. Acabo de terminar una novela corta, intensa, un poco dramática y emotiva. Se titula “La carretera (The Road)” escrita por Cormac McCarthy (editada por Mondadori. Barcelona, 2007. 18’90 euros. 210 págs. Premio Pulitzer 2007. Traducción: Luis Murillo Fort).

Un padre y su hijo de diez años van por la carretera, empujando un carrito de supermercado en el que llevan todo lo que tienen, incluso algún juguete. Unos años antes se había producido una gran catástrofe. Padre y el hijo abandonan el norte de los Estados Unidos y se trasladan hacia el sur. ¿En busca de qué? De encontrar mejores condiciones de vida y sobrevivir un invierno más. A su alrededor todo está carbonizado, el cielo cubierto permanentemente de ceniza, una nube de contaminación impide ver el Sol, “el cielo a mediodía está negro como las bodegas del infierno”, bosques de árboles muertos que se deshacen de pronto quedando convertidos en una nube de polvo y a lo lejos lluvia ácida. Hambre, mucha hambre, desolación y la muerte acechando permanentemente. Su principal obsesión es conseguir alimento.


¿Cómo un libro tan triste puede ser tan atractivo? Porque también hay generosidad, sacrificio, solidaridad, confianza, esperanza y la belleza del cariño entre un padre y un hijo que sobreviven muy unidos no solo frente a la escasez si no también frente a la bandas caníbales, que igualmente recorren la carretera buscando su alimento. En algún sitio, confían, habrá gentes como ellos, personas que no han cedido al mal. El hijo tiene como referencia el suicidio de la madre como una fácil salida a tanta esforzada penalidad, una salida que en algún momento tienta también al padre.

La novela se lee bien, también porque para los que hemos pasado de los 50 años la letra es grande. El estilo es sobrio, azoriniano, con fragmentos breves, muchos diálogos pero breves y la carretera como hilo conductor. Una novela sobrecogedora que si eres padre disfrutarás con su lectura.

Te copio un diálogo:

¿Puedo preguntarte una cosa?, dijo.
Naturalmente.
¿Nos vamos a morir?
Algún día. Pero no ahora.
Y todavía vamos hacia el sur.
Sí.
Para no pasar frío.
Así es.
Vale.
¿Vale qué?
Nada.
Solo vale.
Duérmete.
Vale.
Voy a apagar la luz.
¿De acuerdo?
De acuerdo.
Y luego, ya a oscuras: ¿Puedo preguntarte algo?
Naturalmente.
¿Qué harías si yo muriera?
Si tú murieras yo también querría morirme.
¿Para poder estar conmigo?
Sí. Para poder estar contigo.
Vale.

¡Feliz Navidad¡ Rafa

Comentarios

ana pastor 24 diciembre 2007 - 16:04

Rafa ¡Feliz navidad!

El Perdiu 25 diciembre 2007 - 13:18

Lo tengo entre mis lecturas pendientes para el año que viene.
Feliz Navidad

Jose Luis Borrallo 26 diciembre 2007 - 11:08

Me recuerda la película “la vita e bella”. Sólo el amor de un padre/madre a un hijo/a puede conseguir cambiar la realidad o por lo menos decorarla.

Felices Fiestas

Rafael Pampillón 26 diciembre 2007 - 12:59

Gracias Ana. Feliz Navidad para ti y para todos los lectores del blog. Gracias José Luis, tienes razón el libro tiene un cierto parecido con La vida es bella (La vita è bella). El libro es más ácido, menos alegre que la película. A mi me gustó más la película y como el padre judío (Roberto Benigni) intenta a toda costa mantener a su hijo lejos de los sufrimientos de la persecución nazi. Y cómo sobreactúa inventando cuentos para que su hijo no se dé cuenta de la realidad. En el campo de concentración el padre, de forma histriónica, al igual que hace a lo largo de toda la película, sigue contándole a su hijo su versión de la vida, una especie de cuento. En el campo de concentración la situación es horrible, pero el padre la relata como si fuera un juego cuyo premio es un auténtico carro de combate. Cualquier acontecimiento – el campo de concentración, la muerte, los asesinatos – se convierten en otra cosa, puesto que el único objetivo del padre es salvar al hijo del horror de la situación. Escribí algo sobre ese tema en este blog de economía. http://economy.blogs.ie.edu/archives/2007/04/como_gestionar_2.php

Enrique 16 enero 2008 - 13:52

Yo siempre agradezco la recomendación de un buen libro. GRacias, Rafa.

Y cuídate con la SGAE, que corren malos tiempos, y seguro que te perseguirán por reproducir un fragmento del libro ;-P

Feliz 2008 a todos.

Enrique 16 enero 2008 - 13:58

Hola de nuevo!

Rafa, a propósito de la SGAE, he buscado algún tema en el foro sobre el polémico canon digital. Creo que es un tema interesante (motivaciones políticas aparte), y me planteo cuestiones como la influencia que tiene el canon en un momento en que la inflación está alcanzando los peores registros en los últimos lustros, y concretamente el impacto sobre el mercado de las TI.

Si lo consideras interesante, puede ser un buen argumento para un nuevo tema del foro (y muy prometedor…)

david 25 octubre 2008 - 09:09

no me gusto el final pero está entretenida si la recomiendo

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar