- Economy Weblog - https://economy.blogs.ie.edu -

Repsol y Lukoil…

Acabo de ver el video del Presidente Zapatero para The Economist [1], en las que promulga que el Gobierno “descree del proteccionismo” y de leer sus declaraciones con respecto a la compra de parte de Repsol por Lukoil [1]. No entiendo el revuelo que se organiza cuando empresas extranjeras quieren pasar a formar parte del accionariado de empresas españolas. Que el Gobierno se mantenga al margen de una operación entre empresas privadas, no solo me parece lo más adecuado en este momento si no que además creo que es lo correcto.

Cuando Repsol pasó a ser una empresa privada en 1997 el objetivo era mejorar la eficiencia del mercado además de ingresar dinero en las arcas del Estado. Se buscaba que la proveedora estatal de petroleo y derivados se expandiera por el mundo y que funcionase dentro de España con criterios privados de eficiencia. A partir de ese momento, Repsol, (que tras adquirir la petrolera argentina YPF, pasó a denominarse Repsol-YPF) empezó a funcionar como cualquier otra empresa privada más. A mi manera de ver, a partir de ese momento, el Gobierno es libre de dar su opinión sobre las decisiones que toma Repsol-YPF, pero la decisión última la tiene que tomar la propia empresa.

La definición de empresas de interés público o estratégicas no me parece que sea relevante en este caso: no creo que Telefónica nos trate mejor solo por haber sido antes una empresa pública, ni que Endesa nos fuese a tratar mucho mejor que EON, en caso de haberse llevado a buen puerto la compra. Ni que Repsol vaya a cambiar su política por tener parte del accionariado ruso. Cuando las empresas nacionales se privatizan pasan a ser precisamente eso, privadas. La intervención del Estado en este caso, solo hace que la gestión y los resultados no sean los adecuados.

Sin embargo, sí creo que el Estado puede hacer algo para ayudar en la solución de estos problemas, y es básicamente que el Gobierno se encargase de generar competencia en los mercados, es decir, si la mayoría del mercado energético español no estuviese en manos de Repsol-YPF el problema actual no existiría. Y esto entra de lleno en lo que el Presidente del Gobierno acaba de decir: si de verdad el proteccionismo no es la solución a los problemas, es el momento de generar competencia.