Archivo de la Categoría ‘Economía española’

27
Sep

España, presupuestos 2007: ¿Son los presupuestos que necesitamos?

Escrito el 27 Septiembre 2006 por Rafael Pampillón en Economía española

Quisiera añadir algunos comentarios al artículo que sale hoy publicado en El Mundo (página 42) y a las aportaciones de la entrada anterior “Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2007”. Es evidente que existen incertidumbres que invitan a la prudencia. Así la economía americana, motor de la economía mundial, se está enfriando debido, a la subida de los tipos de interés, al elevado endeudamiento de las familias y al “efecto pobreza” que está produciendo la disminución real del precio de las viviendas con la consecuente caída del consumo y de la inversión y, por tanto del crecimiento económico. Al agotamiento del proceso de refinanciación de hipotecas se ha unido tipos de interés crecientes que están generando el pinchazo de la burbuja inmobiliaria que puede tener consecuencias más desastrosas que la crisis financiera del año 2000. Es de esperar por eso, que en 2007 la economía norteamericana modere notablemente su ritmo de crecimiento. En estas circunstancias, en las que parece que está cambiando el escenario mundial, cabe preguntarse ¿Seguirá la fase expansiva? Todas las previsiones (FMI, OCDE, Eurostat), señalan que el perfil de actividad de la economía mundial va a ser de menor crecimiento (aunque China y los demás países emergentes asiáticos sigan avanzando con fuerza). ¿Las causas? El enfriamiento de la economía americana, los mayores tipos de interés, la falta de apreciación de las monedas asiáticas y la evolución del precio del crudo. Es verdad que las últimas subidas del precio del barril no han afectado hasta ahora seriamente al crecimiento, pero en 2007 veremos que sí, que tanto las subidas de tipos de interés como las del precio del petróleo van a empeorar los beneficios de las empresas y las cuentas de las familias.

Por tanto, los PGE para el 2007 se enmarcan dentro de un contexto internacional marcado por la debilidad de la economía mundial. Las previsiones sobre la economía española contenidas en los Presupuestos, sobre la base de las cuales se calculan los ingresos y parte de los gastos, son optimistas con respecto a lo esperado por el consenso del mercado y a que sobrevaloran el crecimiento del PIB por lo que al final se puede producir déficit público. Son unos Presupuestos expansivos desde la perspectiva del gasto, lo que constituye el aspecto más negativo del mismo, y supone un indeseable e inoportuno aumento de la presencia del sector público en nuestra economía La política fiscal debería adoptar un sesgo más restrictivo para contener la demanda interna y frenar así tanto la inflación como el déficit por cuenta corriente. Unos presupuesto mucho más contractivos hubieran sido más adecuados.

23
Sep

Presupuestos Generales del Estado: España 2007

Escrito el 23 Septiembre 2006 por Rafael Pampillón en Economía española

El tercer presupuesto del Gobierno Zapatero deben calificarse como poco restrictivos. Los gastos presupuestados (144.100 millones de euros) serán menores que los ingresos esperados (146.000 millones), por lo que se seguirá manteniendo, el superávit presupuestario (0,7% del PIB).

Por el lado del gasto, los Presupuestos siguen siendo expansivos. El gasto continúa aumentando al mismo ritmo que el PIB. Si bien, hay que tener presente que, debido al alto grado de descentralización territorial, estos PGE tan sólo representan el 50 por 100 del total del gasto de las Administraciones Públicas cuando en 1995 era el 68%, por lo que el Estado Central tiene poco margen de maniobra para disminuir el gasto. Sin embargo es preciso insistir que los 2 grandes problemas de la economía española: la pérdida competitividad y el desequilibrio exterior sólo son posibles a través de la estabilidad de precios un objetivo que no conseguimos alcanzar. ¿Cuál es el origen de nuestra elevada inflación?: El dinamismo de la demanda interna. Y al no poder recurrir a la política monetaria para enfriarla la única herramienta de estabilización que les queda a las autoridades económicas es la política presupuestaria. Esta debería haber adoptado ya un sesgo claramente más restrictivo para contener la demanda interna y frenar, así, tanto la inflación como el déficit por cuenta corriente. De ahí que para ayudar a controlar la inflación y equilibrar la balanza de pagos el Congreso de los Diputados debería aprobar para el 2007 (año electoral, al igual que 2008) unos presupuestos mucho más contractivos que los que se proponen. Resulta muy preocupante el bajo superávit fiscal (0,7% del PIB). Otros países con crecimiento más bajo que el nuestro tienen superávits del 3%,

En cuanto a los ingresos, crecen por encima del PIB nominal, lo que provocará un cierto aumento de la presión fiscal, si bien sigue disminuyendo el exceso de gravamen del sistema tributario, como consecuencia de la reforma de los impuestos sobre la renta (IRPF) y sociedades (esta reducción del impuesto sobre el beneficio de las empresas repercutirá positivamente en el coste de capital y aumentará las posibilidades de autofinanciación de nuevos proyectos). En definitivas los PGE para el 2007, no son suficientemente restrictivos y no asumen, por tanto, de forma real su responsabilidad anticíclica a través de un mayor control del gasto público y un mayor superávit fiscal.

14
Sep

La economía española empeora

Escrito el 14 Septiembre 2006 por Rafael Pampillón en Economía española

Tres informes periódicos aparecidos esta semana señalan un empeoramiento de la economía española: el ‘Doing Business’, que elabora el Banco Mundial, sobre la facilidad de crear empresas y que sitúa a España en el puesto 39 del ranking mundial, el informe de la OCDE (“Panorama sobre la Educación 2006”) que nos coloca en el lugar 29 (de un total de 33 países desarrollados) en rendimiento escolar durante la etapa obligatoria y el “World Economic Outlook” del FMI que rebaja el crecimiento de la economía española del 3,6% actual al 3% para el año 2007. Sin embargo, la economía española sigue siendo una de las más dinámicas de Europa. En situación tan favorable solo unos pocos se atreven a señalar que el “boom” de crecimiento y empleo podría terminar. Los políticos se complacen en la “benigna” situación actual sin dar importancia a los grandes desequilibrios que este fuerte crecimiento está generando.

La mayor inflación frente a los países con los que competimos y que está generando pérdidas de competitividad. El deflactor del PIB (que es una medida más amplia de la inflación, ya que recoge la evolución de los precios de todos los productos que se producen en España y excluye, por tanto, las importaciones) se situó, según el INE, en un 4% en la primera mitad de este año. De ahí que muchas empresas situadas en España estén deslocalizando su producción hacia plataformas de bajo coste (países emergentes). El desequilibrio externo es el fuerte déficit de la balanza por cuenta corriente que ya alcanzó un 7,4% del PIB en 2005 y que en el primer semestre de este año llegó al 8%. Son niveles que indican claramente que España pierde competitividad.

30
Ago

La economía española sigue creciendo con fuerza

Escrito el 30 Agosto 2006 por Rafael Pampillón en Economía española

La economía española ha registrado un crecimiento del 3,7% en el segundo trimestre de 2006, una décima por encima del correspondiente al primer trimestre. Este crecimiento, a todas luces desequilibrado, se debe a la construcción, a los bienes de equipo y al gasto público que sigue disparado. El empleo de la economía crece a buen ritmo (3,1% anual) lo que supone una creación neta de 555 mil puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

El consumo privado modera su crecimiento hasta el 3,6%, debido fundamentalmente al tono menos expansivo del gasto en bienes duraderos y en servicios, si bien dentro de un contexto en el que la confianza de los consumidores se mantiene invariable frente al trimestre precedente. Por su parte, el gasto público sigue disparado con un crecimiento del 4,4%. La formación bruta de capital fijo muestra un fuerte crecimiento del 6,1% debido al dinamismo que muestran tanto la inversión en construcción (5,7%) como a los bienes de equipo (9,1% frente a 8,6% en el trimestre precedente). Las exportaciones de bienes y servicios ven reducida su tasa de crecimiento del 9,5% en el primer trimestre al 5,3% en el segundo. En cuanto a las importaciones de bienes y servicios crecen al 7,9%.

La actividad industrial, aunque débil, sigue inscrita en una senda de sostenida aceleración (2,9%). La construcción aunque reduce su crecimiento frente al primer trimestre, sigue como una moto situándose en una tasa de crecimiento del 5,7%. Analizando las distintas tipologías de obra, el comportamiento más favorable se observa en la obra civil. La obra en edificación exhibe una evolución más moderada, especialmente en lo que corresponde a la edificación no residencial. La actividad en los servicios registra un crecimiento del 3,5% en el segundo trimestre del año. El deflactor implícito del PIB crece al 4%, una décima menos que en el trimestre anterior. En definitiva, el modelo de crecimiento sigue siendo el mismo: elevada inflación y crecimiento del empleo, gasto público, construcción y bienes de equipo. Y las importaciones siguen creciendo más que las exportaciones.

28
Jul

From The Economist: Viva Zapatero. Zappy happy on the beach

Escrito el 28 Julio 2006 por Rafael Pampillón en Economía española

La prestigiosa revista The Economist, que ha salido hoy, publica dos artículos sobre España (Viva Zapatero y Zappy happy on the beach). Se trata de una visión paradójica de España. Dice, por ejemplo, que el PSOE no es un partido que apueste por el mercado (es decir es un partido intervencionista), que la prosperidad española es precaria, que la industria española está perdiendo rápidamente competitividad, que el déficit por cuenta corriente crece, que la economía depende demasiado del boom de la vivienda y la construcción y que la inflación sube, sin embargo, y a pesar de esta lamentable situación Zapatero está siendo un buen presidente. Entre los logros de su gestión, The Economist destaca que el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha mantenido las cuentas públicas «en orden». Pero que a largo plazo el crecimiento económico no es saludable. En esto coincide con la última encuesta publicada por el CIS, donde se señala que el 33% de los españoles dicen que la situación económica ha empeorado en el último año (sólo el 9,8% dice que ha mejorado).

Seguir leyendo…

25
Jul

¿Para cuando el punto de inflexión?

Escrito el 25 Julio 2006 por Rafael Pampillón en Economía española

Las Cámaras de Comercio han hecho público hoy el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) con los resultados del 2º T, 2006 y las perspectivas para el 3º T, 2006. La confianza de las empresas, aunque se mantiene en niveles muy elevados se modera durante el tercer trimestre de este año. Esta situación se debe a unas expectativas de cifra de negocio inferiores a las generadas durante el mismo trimestre del año pasado (3er trimestre 2005). Según el ICE la subida del precio del petróleo y de otras materias primas podrían estar presionando los costes de las empresas, que ven cómo cada vez más les resulta más difícil competir con los productos de bajo coste procedentes de los países emergentes. En cambio, las subidas de tipos de interés todavía no tienen un efecto negativo en las empresas. Los tipos siguen estando muy bajos y los precios del petróleo muy altos. Según el ICE las empresas del sector de construcción hostelería y turismo van viento en popa, confirmando y cristalizando el modelo intensivo en mano de obra y de baja productividad. La industria, en cambio tras unos resultados muy buenos en el segundo trimestre, parece moderar sus expectativas para el tercer trimestre.

El ICE confirma que la economía española sigue siendo una de las más dinámicas de la Eurozona. En situación tan favorable son pocos los que se atreven a señalar que el “boom” de crecimiento y empleo podría terminar. Nos complacemos en la “benigna” situación actual sin dar importancia a los fuertes desequilibrios que este fuerte crecimiento está generando. No se debe olvidar que el mantenimiento de este ciclo expansivo, a medio plazo, estará condicionado por la capacidad de la industria para tomar el relevo de la construcción como motor de la economía. Los servicios mantienen también un fuerte ritmo de crecimiento. El problema sería que la deslocalización industrial hiciese que el sector industrial avanzase a tasas muy lentas en lo que queda de año.

13
Jul

Estados Unidos y España

Escrito el 13 Julio 2006 por Rafael Pampillón en Economía española

Dice el diario EXPANSIÓN de hoy que el Gobierno español sigue en su empeño de reforzar los lazos con la Casa Blanca, debilitados por la decisión retirar apresuradamente las tropas de Irak y por el giro diplomático español con respecto a Cuba y Venezuela. Creo que es una buena idea que EEUU y España trabajen juntos desde el punto de vista económico pero también para dar estabilidad política a Latinoamérica. España en América Latina juega en primera división y su opinión es relevante. Pero como dice Emilio Lamo de Espinosa esto exige un cambio visible en política exterior española. Ciertamente que a muchos españoles no les gusta la política de defensa, del Presidente Bush. Pero eso no quiere decir que los españoles seamos antiamericanos. Muchos ciudadanos americanos también son contrarios a la política de Bush. En España, los estadounidenses y las empresas procedentes de EEUU han sido siempre bien recibidas lo cual no implica tener que estar de acuerdo con la política del presidente de turno. Efectivamente, Estados Unidos cuenta con una larga presencia empresarial en España. La inversión directa norteamericana empieza a estar presente a mediados de los años cincuenta, junto a la recepción de ayuda oficial de EEUU.

La participación de las empresas americanas en el producto industrial bruto español es del 8,2%. Una contribución clave que están tenido las empresas de origen americano en el tejido industrial español es de la obtención de tecnología. Esto puede observarse a nivel macroeconómico en las cifras de gasto en investigación y desarrollo (I+D) de las firmas norteamericanas comparadas con las del conjunto de España. Como porcentaje del total del gasto en I+D español, las compañías norteamericanas representan el 4,8% una proporción cuatro veces mayor que su participación en el PIB de España (1,8%). Es decir, la actividad en I+D estadounidense en España ha sido proporcionalmente mucho más intensa que la realizada por la economía española. Si se compara el gasto en I+D de la empresa americana con el gasto privado en I+D español, esta proporción se destaca mucho más: las empresas de EEUU realizaron más del 9,3% del gasto total del sector privado español en I+D. EEUU es el principal inversor extranjero en nuestro país. Muchos años de inversión americana en España han ayudado al milagro económico español. Conservar y aumentar las inversiones de origen americano en España nos permitirá mejorar nuestra productividad que es uno de los objetivos prioritarios del Gobierno.

1 103 104 105

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar