21
Oct

¿Qué es un banco?

Escrito el 21 octubre 2016 por Rafael Pampillón en Diccionario de Economía

Los bancos desempeñan un papel crucial en la determinación de los niveles de vida de las economías modernas. Tienen la capacidad de recoger una parte muy importante del ahorro de la sociedad y distribuirlo entre las empresas y las familias que demandan fondos prestables para financiar sus actividades económicas. Mediante este proceso, el sector bancario puede mejorar la trayectoria del crecimiento económico, sobre todo en países que no cuentan con fuentes alternativas de financiación como son los mercados de capitales desarrollados (mercados de deuda, bolsa, fondos de inversión, etc.).

banco

Un banco se define como una institución cuyas principales operaciones consisten en recibir depósitos del público (comprar dinero) y otorgar préstamos (vender dinero). En este proceso de intermediación financiera, los bancos comerciales financian la mayoría de sus préstamos con depósitos por lo que mantienen altos niveles de apalancamiento. La naturaleza de esta operación implica transformar los pasivos (depósitos) en activos (créditos) de tal manera que se corren diferentes tipos de riesgos simultáneamente. Los bancos, al conceder préstamos, afrontan lo que se conoce como riesgo crediticio (el riesgo de que no se recupere el crédito), riesgo de liquidez (vinculado a las diferencias de vencimientos entre los pasivos, que son más a corto plazo, y los activos, que suelen ser créditos a más de un año), riesgo de tipos de interés y otros riesgos que surgen del mercado como los riesgos relacionados con la fluctuación del tipo de cambio. La combinación de estos riesgos imprime una fragilidad inherente a la actividad bancaria, que se ve exacerbada por desequilibrios macroeconómicos globales.

¿Por qué es importante el crédito bancario?

La mayoría de las actividades de los bancos están relacionadas con la distribución eficiente de los recursos financieros, función esencial para el desarrollo económico. Los bancos son agentes fundamentales en la financiación del capital y, por tanto, favorecen el desarrollo económico. De hecho, existe una alta correlación entre el crédito bancario/PIB y el producto interno bruto (PIB) per cápita. Los países con sectores bancarios proporcionalmente pequeños tienen niveles más bajos de desarrollo. Esta fuerte correlación es una clara señal del vínculo existente entre el desarrollo financiero y el económico.

Desde el punto de vista teórico, no queda claro en qué dirección opera la causalidad de este vínculo. El desarrollo financiero puede dar lugar al desarrollo económico al mejorar la distribución del ahorro en la economía, pero también el desarrollo económico, mediante la creación de buenas instituciones, puede promover el crecimiento del sistema financiero. No obstante, estudios empíricos demuestran que un desarrollo financiero inicial más alto da lugar posteriormente a un mayor crecimiento del PIB, concluyendo que el desarrollo financiero realmente induce el crecimiento económico. Los bancos sólidos que proporcionan crédito de manera estable y poco costoso revisten gran importancia para el desarrollo.

Los mercados de capitales

El desarrollo económico no solo se relaciona con el del sistema bancario, sino también con el de otros intermediarios financieros como los mercados bursátiles y de bonos y otras instituciones no bancarias que ofrecen crédito. Los países desarrollados cuentan con los mercados financieros más desarrollados en todas sus dimensiones y poseen mercados de capital que pueden complementar y en algunos casos incluso sustituir al crédito bancario.

El crédito bancario en términos relativos reviste mucha mayor importancia en los países en desarrollo que en los países desarrollados. Es perfectamente natural que los países con un sistema bancario subdesarrollado tengan un mercado de capital subdesarrollado. La experiencia internacional sugiere que un sector financiero basado en operaciones bursátiles y emisiones de deuda pública y privada debe apoyarse en un sector bancario maduro. Esto quiere decir que existe una secuencia en el proceso de desarrollo de los mercados bancarios y de capitales y estos últimos se desarrollan una vez que esté plenamente establecido el primero. Para funcionar adecuadamente, los mercados de capitales necesitan bancos, y los bancos también necesitan mercados de capital para protegerse contra ciertos tipos de riesgos y también para poder crecer. Por lo general, al final de toda transacción en un mercado de capital, existe un banco que aporta la liquidez necesaria para completar la transacción. Más aún, los bancos crean mercados, como se ha visto en el desarrollo de los mercados de deuda pública.

La concesión de crédito

Habida cuenta de que son pocas las fuentes alternativas de financiación, el desarrollo y la estabilidad del sector bancario resultan cruciales para lograr una senda estable de crecimiento económico. Cuando los mercados de capitales están poco desarrollados, son los bancos los que absorben casi toda la responsabilidad de identificar proyectos de inversión seguros y rentables que necesiten capital financiero, y de suministrarles ese capital. Pero si se carece de una tecnología eficiente de distribución del capital financiero, no se emprenderán proyectos rentables y se verá impedido el crecimiento económico.

La estabilidad del proceso de suministro de crédito también es fundamental para el desarrollo porque los proyectos rentables a largo plazo exigen un acceso continuo a fuentes de financiación. Si se interrumpe la oferta de crédito puede obstaculizarse la inversión, el crecimiento y de ahí la prosperidad de la economía. No es de sorprender que los países con mercados de crédito más desarrollados registren tasas más elevadas de crecimiento económico y una menor volatilidad de todo tipo en respuesta a diversos tipos de shocks. Desde esta perspectiva, las políticas que dan mayor capacidad a los bancos para suministrar crédito y manejar adecuadamente los riesgos resultan primordiales para aprovechar los beneficios potenciales de los mercados crediticios a fin de asegurar la distribución eficiente del crédito y el crecimiento económico.

En España, las entidades financieras sufrieron mucho las consecuencias de la crisis y esto tuvo mucho que ver con el aumento de la morosidad. Este aumento les exigía mucha prudencia en la concesión de créditos, analizando cuidadosamente el nivel de riesgo. Ya no pueden dar crédito con la misma alegría que tenían antes de la crisis. La fuerte expansión del crédito estuvo entonces acompañada por un relajamiento de los estándares de riesgos. Ahora, en cambio, antes de conceder un crédito se evalúa detalladamente las posibilidades de que sea devuelto. O lo que es lo mismo, los elevados niveles de morosidad no es otra cosa que los bancos tienen todavía en sus balances algunos créditos tóxicos que valen menos de lo que figura en su contabilidad, como consecuencia están teniendo menos beneficios y están teniendo mucha más precaución en las concesiones.

Algunos problemas actuales para la banca

Por eso el Banco Central Europeo, que es el supervisor bancario de la Unión Económica y Monetaria, debe seguir manteniendo bajo estrecha vigilancia al sistema bancario europeo que están pasando por un momento de debilidad como consecuencia de:

a) la mayor regulación para aumentar su solvencia (conocida como Basilea III),

b) los tipos de interés negativos,

c) las necesarias reformas estructurales para adaptarse a las nuevas tecnologías y a la digitalización,

d) el necesario cambio de sus operaciones de negocio en un contexto de enfriamiento económico y

e) la competencia de otros intermediarios financieros poco regulados y que trabajan con costes más bajos como es el caso del shadow banking (hedge funds y otros).

Como consecuencia el precio de las acciones de los bancos están en niveles muy bajos. Además el sector financiero europeo se encuentra en alerta debido a la crisis que está viviendo el Deutsche Bank uno de los bancos más importantes a nivel mundial y el más importante de Alemania, cuyos efectos podrían propagarse por el resto del sector bancario. El Deutsche Bank exhibe malos resultados financieros, falta de liquidez y enfrenta una multa descomunal por parte del gobierno de EEUU al haber sido uno de los causantes de la crisis de 2008; además, se encuentra bajo investigación por haber escondido y lavado activos en su sede de Rusia, factores que en conjunto han llevado a que el precio de sus acciones se encuentre en mínimos históricos.

http://www.bis.org/publ/bppdf/bispap36a_es.pdf

Fuente: José Luis Pelejero Romero. “El papel que desempeña el sector bancario en las economías modernas”

 

Comentarios

Alejandroi 22 octubre 2016 - 03:17

Muy buena informacion, a veces uno solamente conoce un concepto de una manera muy superficial, pero con esto uno puede comprender más. Un saludo http://www.facilisimo.com/vida-para-cristo

Gustavo Malo R 22 octubre 2016 - 13:52

Comparto la opinión sobre la importancia de los Bancos en la economía y en especial sobre su impacto en el PIB, sin embargo la teoría esta basada en la distribución eficiente del ahorro, y en la realidad muchos proyectos de crédito están más enfocados en generar una utilidad para el Banco que en fomentar un impacto a nivel económico. Los Bancos son conscientes de su posición dominante y de su capacidad para contraer y expandir la economía, y en ocasiones por razones más políticas que económicas abusan para proteger al sector de las incertidumbres del mercado o para generar mayores utilidades.
Así mismo los Bancos conocen las amenazas que hay hoy y deberán cambiar sus estructuras para afrontarlas y sobrevivir. No basta con implementar sistemas de prevención de riesgos, mayor regulación e implementación de TI y digitalización. Deberán recuperar la confianza del mercado y ser verdaderamente eficientes en la asignación del ahorro para generar un desarrollo sostenible y evitar a todo costo el conflicto de interés con respecto a sus accionistas.

Raúl A. Badillo Espitia 24 octubre 2016 - 02:43

Es muy cierto que sobretodo para países en desarrollo con pocas alternativas de financiación, resulta muy importante el papel que juega la banca para dinamizar su economía. Sin embargo, en la práctica, resulta contradictorio como en la mayoría de estos países, es esta misma banca la que pone tantas condiciones, requisitos y costos, lo que al final complica el acceso a sus servicios. Como resultado, vemos que las personas con menos ingresos están menos “bancarizadas” y tienen muy pocas posibilidades de acceder a la financiación a través de las instituciones bancarias. Por ello, considero que un desafío o deuda que tiene la banca de este tipo de países, es adaptar sus productos a este tipo de población para verdaderamente contribuir con el crecimiento económico de estos países.

Simon Velasquez 24 octubre 2016 - 12:49

Sin duda alguna las medidas de regulación bancaria contenidas en el acuerdo de Basilea III han fortalecido el sistema financiero conllevando al “blindaje” de los bancos frente a situaciones de riesgo sistémico. Recordemos que en la crisis financiera del 2008 el sistema financiero, especialmente los bancos, tuvieron muchos problemas para hacerle frente a la crisis de liquidez derivada de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos.

Además de las medidas en política monetaria, se debe rescatar justamente que se ha tomado nota de las carencias que tenía el sistema financiero frente al pánico bancario, estableciendo un nivel mínimo de liquidez que se traduce en una mayor solvencia. Estas acciones si bien representan una mayor exigencia para los bancos a nivel mundial, ofrecen una mayor seguridad y confianza para los gobiernos y el sector privado, controlando actividades especulativas que repercuten en una mayor exposición del sector en situaciones no previstas.

Diego Pesántez D. 24 octubre 2016 - 13:05

Considero muy interesante entender la importancia de las entidades financieras en relación al crecimiento de las economías. En Ecuador en la crisis del 99 cuando nuestra economía se dolarizó pudimos vivir muy de cerca como un sistema financiero irresponsable desencadeno en la mayor crisis de la historia de nuestro país. En los últimos 15 años nos ha costado recuperar la confianza en la banca donde empresarios han preferido destinar sus beneficios a economías mas estableces, sin embargo en los últimos años el crecimiento de la Economía justificado por altos precios del petróleo han mejorado la solvencia del sistema aunque los mercados de capitales son casi nulos como se indica en el artículo por inmadurez de nuestras entidades financieras. En la actualidad el Sistema Financiero en Ecuador se encuentra frente a un gran reto debido a la caída del precio del petróleo, el des aceleramiento de la economía, que proyecta un decrecimiento del 0,2% en el 2016, y una política monetaria prácticamente nula ya que contamos con dólares americanos.

NICOLÁS BARAYA 24 octubre 2016 - 19:37

Importante el papel de los Bancos y las Instituciones Financieras en el desarrollo del país. En Colombia, una entidad como Findeter con el apoyo del gobierno, a través del redescuento se han financiado inversiones en proyectos de infraestructura y medio ambiente. Este tipo de mecanismos han mostrado sus frutos con proyectos totalmente ejecutados y beneficios para empresas y la sociedad en general . Por otro lado y teniendo la experiencia de haber trabajado en Bancos, puedo decir como en Colombia el riesgo crediticio es tomado muy en serio. Esto ha permitido tener una cartera muy sana en los últimos años y ha sido la consecuencia de tener un mecanismo de control muy fuerte a través de la superintendencia financiera de Colombia.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar