21
Ene

Previsiones de crecimiento del Fondo Monetario Internacional

El principal mensaje de la revisión de las previsiones realizada por el FMI es que la debilidad de la inversión global va a compensar el efecto de la bajada del precio del petróleo. Así que lo más sorprendente de las nuevas previsiones es que pese a las estimaciones realizadas por el propio FMI de que la bajada de un 50% del precio del petróleo iba a añadir al menos medio punto al crecimiento mundial, al final se han rebajado las previsiones respecto a la de octubre. La pregunta es: ¿qué hubiese pasado en 2015 sin la caída de los precios del crudo?

Por tanto, una vez más, el FMI revisa a la baja el escenario de crecimiento respecto al presentado en octubre: -0,3 p.p. en 2015 y 2016 hasta 3,5% y 3,7%, respectivamente. El impulso que el desplome de los precios del crudo supondrá para el crecimiento se verá más que compensado por la persistente debilidad de la inversión productiva.

Dentro de este escenario de menor crecimiento destaca positivamente EEUU, la única de las grandes economías que experimenta una sustancial revisión al alza (+0,5 p.p. en 2015 hasta 3,6% y +0,3 p.p. en 2016 hasta 3,3%). Este mayor dinamismo prácticamente compensa el recorte que sufren Japón (-0,2 p.p. en 2015 y -0,1 p.p. en 2016) y UEM (-0,2 p.p. en 2014 y -0,3 p.p. en 2016), que ven debilitadas sus economías a pesar del impulso positivo que representan la debilidad de sus respectivas divisas. Dentro de UEM se desmarca España, que muestra una revisión al alza significativa en 2015 (+0,3 p.p. hasta 2,0%) y confirma la previsión elaborada para 2016 en octubre.

En las economías emergentes, el crecimiento estimado registra un importante recorte: -0,6 p.p. en 2015 y -0,5 p.p. en 2016, hasta 4,3% y 4,7%, respectivamente. No obstante, de confirmarse estas previsiones, en 2016 se rompería con una racha de cinco años consecutivos de enfriamiento, la más larga desde el inicio de la serie en 1980.

Tres son los principales motivos que explican este notable descenso en las previsiones.
– El crecimiento en China se enfriará todavía más de lo esperado (-0,3 p.p. en 2015 hasta 6,8% y -0,5 p.p. en 2016 hasta 6,3%) y se situará en mínimos desde 1989-1990.
– Rusia es la economía que sufre el recorte más acusada en sus previsiones (en el acumulado 2015-2016 crecerá 6 p.p. menos de lo estimado en octubre) ya que el impacto negativo del desplome de los precios del crudo y de las sanciones económicas arrastrarán al país a una nueva recesión.
– El crecimiento potencial en las economías exportadoras de materias primas se sigue revisando a la baja, lo que afecta negativamente a los escenarios de medio plazo.

En suma, el escenario del FMI pone de manifiesto que el impacto positivo que tiene el fuerte abaratamiento del crudo se está viendo más que compensado por otros factores negativos, de carácter menos coyuntural. Entre éstos destaca la debilidad que muestra, y seguirá mostrando, la inversión, ya que tanto las economías desarrolladas como las emergentes están adaptando sus estructuras productivas a una escenario de medio plazo con crecimientos débiles.

Aunque los riesgos para este nuevo escenario parecen más equilibrados que en su informe de octubre (el propio FMI reconoce que pecó de optimista en esa ocasión) siguen existiendo importantes riesgos a la baja. El principal se refiere al impacto de la inestabilidad y volatilidad de los mercados financieros, sobre todo ante posibles sorpresas en el proceso de normalización monetaria en EEUU. También se muestra preocupado por el estancamiento y la baja inflación en Japón y UEM. Respecto a UEM, el FMI confía en el impulso que supondrá la compra masiva de deuda aprobada por el BCE. Además, y aunque no cita abiertamente a UEM, el FMI advierte que si las expectativas de inflación en las principales economías siguen descendiendo, la política monetaria deberá mantener el sesgo expansivo para evitar que aumenten los tipos de interés reales.

Respecto a España, según el FMI, nuestro país liderará este año el crecimiento dentro de la UEM, gracias al fuerte aumento de la competitividad, derivado de la intensa moderación salarial y de precios, que, sin embargo, no ha afectado negativamente a las decisiones de consumo e inversión de los agentes. Asimismo, dada la alta dependencia energética del exterior, nuestra economía se está viendo especialmente beneficiada por el abaratamiento del petróleo, lo que mejorará la renta de familias y empresas. En consecuencia, prevé un aumento del PIB del 2% en 2015 (tres décimas más que el pasado mes de octubre); esto convierte a nuestro país en el único de la UEM, dentro de las grandes economías, que registra una revisión al alza. En todo caso, pese a las continuas mejoras de las previsiones (seis en poco más de un año, con una subida de 1,2 puntos), el FMI sigue a la zaga del consenso de los analistas (Funcas, 2,1%). No obstante, el FMI no prevé una recuperación vigorosa, en cuanto que para 2016 prevé una desaceleración del crecimiento del PIB hasta el 1,8%

Comentarios

Mariana Boadella 21 Enero 2015 - 13:34

Buenas noticias para España, parece que ya no somos el patito feo de Europa. Me parece curioso que para nuestro país el FMI suele tener que revisar al alza. Parece que pecan siempre de prudentes en el caso de España.

jorge cebrián 21 Enero 2015 - 17:49

Personalmente creo que lo que puede ser preocupante es como puede afectar esta situación a países emergentes y la reacción de los inversores, quienes buscarán inversiones refugio ante esta incertidumbre.

Jose Manuel Martínez 21 Enero 2015 - 23:10

Parece que el precio del petróleo podría seguir cayendo durante el primer semestre del 2015, por lo que sería una gran noticia para España que se trasladara rápidamente esta caída al consumidor, aumentando así su renta disponible. Además, si tenemos en cuenta la prácticamente segura compra de bonos por parte del BCE, se vislumbra un buen escenario para que España consolide su recuperación económica siempre que se mantenga la competitividad.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar