11
Abr

Crisis Económica en España y Jóvenes: ¿Una Generación Perdida?

Escrito el 11 abril 2014 por Daniel Fernández Kranz en Economía española

Distintos datos económicos indican que España pueda estar saliendo de su peor crisis económica desde el comienzo de la democracia. Está por ver si la salida será agónica (a la Japonesa) o con tasas de crecimiento elevadas. Existen estudios que demuestran que los jóvenes que terminan sus estudios justo al comienzo de una crisis económica sufren consecuencias negativas en el largo plazo, incluso después de iniciarse la recuperación económica. Por un lado estos jóvenes pueden haber pasado varios meses o incluso años desempleados con la consiguiente pérdida de capital humano y experiencia laboral. También, algunos de estos jóvenes pueden haber sido obligados a tomar empleos de peor calidad, en peores empresas con peores perspectivas de promoción y crecimiento o simplemente en actividades o sectores que no se corresponden con su nivel formativo. Finalmente, cuando la economía despega es posible que las empresas prefieran contratar a los recién licenciados, dejando de lado aquellos que terminaron sus estudios cuatro o cinco años antes.

¿Qué futuro les espera a las generaciones de jóvenes que terminaron sus estudios al principio de la actual crisis, en 2008 o en 2009? ¿Podemos hablar de generación perdida?

No disponemos de datos del futuro y por tanto no podemos analizarlo pero sí podemos estudiar qué les ocurrió a aquellos jóvenes que terminaron sus estudios justo al inicio de anteriores crisis económicas. Esto es lo que hacemos Núria Rodríguez Planas (IZA y Queens College) y yo en un trabajo en curso en el que medimos el ingreso laboral y la probabilidad de empleo para distintas cohortes de jóvenes que terminaron sus estudios entre los años 1980 y 1992. Utilizando los datos de la vida laboral de estos jóvenes proporcionados por la Seguridad Social podemos seguir sus trayectorias laborales desde que terminan sus estudios hasta 15 años después.

Una comparativa interesante la ofrecen aquellos jóvenes que terminaron sus estudios entre 1990 y 1992. Los primeros “salieron” a la búsqueda de su primer empleo en un buen momento, justo en el apogeo de la bonanza económica proporcionada por las grandes inversiones en infraestructuras y construcción residencial avaladas por los fondos provenientes de  Europa, por la perspectiva de la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona. Los últimos terminaron sus estudios e iniciaron su búsqueda de empleo en 1993, en un contexto muy complicado, de estallido de la burbuja inmobiliaria y crecimiento del desempleo que en 1994 llegaría a superar el 24% (en 1990 la tasa de desempleo era ocho puntos inferior).

Nuestras primeras estimaciones nos permiten determinar la penalización que la generación del 92 ha sufrido a lo largo de su carrera profesional por el simple hecho de haber terminado sus estudios en un mal momento. Los resultados de estas estimaciones son preliminares y deben tomarse con cautela. Los tres gráficos siguientes muestran la diferencia porcentual en los ingresos laborales mensuales para la generación que terminó sus estudios en 1992 en comparación a la de 1990. En estos gráficos se asigna valor 0 al ingreso laboral de aquellos individuos que no trabajan en un año determinado y por tanto los resultados muestran el efecto combinado de menores salarios y menor probabilidad de empleo para los que terminaron sus estudios en un contexto de crisis económica.

Gráfico 1. Diferencia porcentual en los ingresos laborales: cohorte que terminó sus estudios en 1992 vs. 1990. Eje horizontal: número de años desde que se finalizaron los estudios. Individuos con EDUCACIÓN SECUNDARIA

 

Gráfico 1. Diferencia porcentual en los ingresos laborales: cohorte que terminó sus estudios en 1992 vs. 1990. Eje horizontal: número de años desde que se finalizaron los estudios. Individuos con EDUCACIÓN SECUNDARIA

Gráfico 1. Diferencia porcentual en los ingresos laborales: cohorte que terminó sus estudios en 1992 vs. 1990. Eje horizontal: número de años desde que se finalizaron los estudios. Individuos con EDUCACIÓN SECUNDARIA

 

Gráfico 2. Diferencia porcentual en los ingresos laborales: cohorte que terminó sus estudios en 1992 vs. 1990. Eje horizontal: número de años desde que se finalizaron los estudios. Individuos con FORMACIÓN PROFESIONAL ó DIPLOMATURAS

 

Gráfico 2. Diferencia porcentual en los ingresos laborales: cohorte que terminó sus estudios en 1992 vs. 1990. Eje horizontal: número de años desde que se finalizaron los estudios. Individuos con FORMACIÓN PROFESIONAL ó DIPLOMATURAS

Gráfico 2. Diferencia porcentual en los ingresos laborales: cohorte que terminó sus estudios en 1992 vs. 1990. Eje horizontal: número de años desde que se finalizaron los estudios. Individuos con FORMACIÓN PROFESIONAL ó DIPLOMATURAS

 

Gráfico 3. Diferencia porcentual en los ingresos laborales: cohorte que terminó sus estudios en 1992 vs. 1990. Eje horizontal: número de años desde que se finalizaron los estudios. Individuos con LICENCIATURA UNIVERSITARIA O SUPERIOR

Gráfico 3. Diferencia porcentual en los ingresos laborales: cohorte que terminó sus estudios en 1992 vs. 1990. Eje horizontal: número de años desde que se finalizaron los estudios. Individuos con LICENCIATURA UNIVERSITARIA O SUPERIOR

Gráfico 3. Diferencia porcentual en los ingresos laborales: cohorte que terminó sus estudios en 1992 vs. 1990. Eje horizontal: número de años desde que se finalizaron los estudios. Individuos con LICENCIATURA UNIVERSITARIA O SUPERIOR

Comentarios:

  • Sorprende la elevada penalización para los que terminan sus estudios tan sólo un par de años después de la cohorte que se gradúa en 1990. Ambas cohortes transitaron por los años de crisis económica, pero haber entrado en el mercado laboral un poco antes del comienzo de la crisis parece proporcionar una protección importante. Probablemente la diferencia entre los que tienen un contrato temporal y los que gozan de un contrato permanente esté detrás de este efecto.
  • La penalización es inicialmente más elevada, como cabía esperar, pero persiste a lo largo de mucho años. Diez años después de haber terminado los estudios, y bien entrada la expansión de los 2000, sigue existiendo una penalización importante para todos los grupos.
  • La penalización es más elevada para los grupos con mayor nivel educativo. Si la acumulación de experiencia laboral y la acumulación de capital humano dentro de la empresa es más importante para estos grupos, y probablemente lo sea, no es de extrañar que encontremos este resultado.

En las siguientes fases del estudio nos proponemos analizar qué factores explican esta penalización, su persistencia en el tiempo y las diferencias entre niveles educativos.

Comentarios

Ángel 12 abril 2014 - 17:14

Con la implantación del despido libre el factor desempleo afecta a quienes acabaron antes y después de la crisis.

Jorge 14 abril 2014 - 23:22

Según este estudio no hay propiedad conmutativa en lo que se refiere a mercado laboral. Haber nacido en un ‘mal’ año supone una lacra de casi 14 años hasta igualar los ingresos en profesionales universitarios. Sin contar el VAN…

Me encanta leer este blog y felicito a sus profesores pero me gustaría hacer una pregunta que deberían tratar en los próximos estudios que hagan. ¿Cuál es el modelo productivo de España? ¿Con este modelo podemos reducir tasas de desempleo por debajo del 24%? ¿Qué haría falta para cambiar el modelo productivo como lo ha hecho por ejemplo Corea del Sur con su milagro tecnológico? ¿Seremos capaces de seguir manteniendo este nivel social con un modelo productivo de excaso valor?

Mark de Zabaleta 22 abril 2014 - 08:38

Una importante penalización…que marcará el futuro de España !

Mark de Zabaleta

ipatiev 7 junio 2014 - 19:15

la crisis es una estafa a la clase obrera permitida por el estado y provocada por la banca en un estado digno subiesen ido a la cárcel todos los banqueros pero en la monarquía bananera de borbolandia esto no es posible porque la economía no esta al servicio del pueblo el pueblo esta al servicio de la economía

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar