15
Mar

Esta semana hemos conocido abundante información sobre el comportamiento de la economía española. El INE publicó la Estadística de Sociedades Mercantiles, el Índice de Producción Industrial y el del Comercio Minorista del mes de enero, el IPC de febrero y el Índice de Coste Laboral Armonizado del cuarto trimestre de 2013. Todos estos datos muestran que la economía española sigue creciendo pero bordeando el terreno pantanoso de la deflación.

Bajan los tipos de interés

Pero la mejor noticia que hemos recibido esta semana ha sido, una vez más, que los tipos de interés de la deuda pública siguen cayendo. El Tesoro vendió este martes letras a 6 y 12 meses tipos de interés históricamente bajos. Esta caída de los tipos está permitiendo que se retorne a una situación de normalización de los mercados monetarios. Comparando las rentabilidades de las letras españolas con los tipos de interés del mercado interbancario los diferenciales son prácticamente de cero y eso a pesar que el rating de España está tres peldaños por debajo del de de los 44 principales bancos de Europa, que son los que determinan la cotización del euríbor. Una señal de que aumenta la confianza en la economía española a la vez que se reducen los gastos financieros del Estado lo que sin duda mejorará nuestras cuentas públicas.

Sin título 2¿Por qué tanto éxito en la colocación de la deuda pública?

La razón del éxito en las colocaciones del Tesoro hay que buscarla en:

a) la mayor confianza de los mercados en nuestras empresas y nuestra economía,

b) las bajas rentabilidades del resto de deudas soberanas de países desarrollados que hacen que la española sea más atractiva,

c) las dudas que suscita la situación de los mercados emergentes y

d) los flujo de capitales que están cambiando de sentido: salen de los países emergentes y se dirigen hacia las economías más desarrolladas especialmente a países periféricos de la zona euro.

La deuda a largo plazo

En cuanto a la deuda pública a largo plazo, el bono a 10 años de España En este sentido el tipo de interés ha caídohasta al 3,3%, mínimo desde enero de 2006, mientras que la prima de riesgo se redujo hasta 181 puntos básico, alejada, por tanto, de los  222 puntos básico en que estaba a comienzos de este año.

Esta reducción de tipos está ayudando a que la economía real se recupere de forma más rápida. La mejora de las condiciones crediticias se está filtrando al sistema productivo aumentando la inversión en bienes de equipo el empleo y el consumo privado.

Confianza de los mercados que es un reflejo de la buena marcha de la economía española. Los datos publicados por el INE esta semana y que exponemos a continuación, van en esa dirección:   

a)     En el mes de enero se crearon 8.956 sociedades mercantiles, un 1,1% más que en el mismo mes de 2013, y se disolvieron 3.278, un 6,1% menos.

b)    En los doce meses que van de febrero del año pasado a enero de este año la producción industrial creció el 1,1%, corregidos los efectos estacionales y de calendario. Esta reactivación de la industria se apoyó sobre todo en la producción en el sector de bienes de equipo que creció un 3%. Esta tendencia al alza de los indicadores de la industria se basan principalmente en las favorables perspectivas para la inversión empresarial y en el aumento de las exportaciones.

c)     Uno de los motivos del crecimiento de las exportaciones de bienes ha sido la caída de los precios. Así es el Índice de Precios de Exportación (IPRIX) tuvo una caída importante en esos doce meses: –3,5%; la caída mayor desde octubre de 2009.

d)    Esta caída de precios de los bienes exportados que está asociada a la mejora tecnológica y a la reducción de los costes laborales. Precisamente esta semana el INE publicó Índice de Coste Laboral Armonizado del cuarto trimestre de 2013. La variación respecto al trimestre anterior, una vez eliminados los efectos de calendario y estacionalidad, fue del –0,2%. La buena noticia es que la reducción de los costes laborales, al disminuir los costes de producción, no sólo aumenta la competitividad de las exportaciones  sino que abarata también los productos nacionales frente a los importados.

e)     Además, con los precios estancados, como los que tiene la economía española, esta ligera disminución de los salarios monetarios supone mantener el poder adquisitivo de los trabajadores. Si a ello se une el aumento del empleo y de la confianza de las familias se  justifica que el consumo siga creciendo. Así el Índice del Comercio Minorista del mes de enero, publicado el jueves, muestra un aumento del 2,4% con respecto al mes de diciembre del año pasado.

f)     El INE publicó el miércoles el comportamiento del Índice de Precios de Consumo (IPC) del mes de febrero. En España el crecimiento de los precios en los doce últimos meses (marzo de 2013 a febrero de 2014) fue del 0%, como consecuencia, nuevamente, del favorable comportamiento de los carburantes y combustibles. Se trata de la tasa más baja registrada por el IPC en un mes de febrero. Se encadenan así seis meses seguidos con tasas interanuales muy bajas: inferiores al 0,4%. Las previsiones de FUNCAS dan un crecimiento del IPC a lo largo para el conjunto del año del 0,5%. Son tasas de inflación excesivamente bajas para un país, como España, que sufre un grave problema de deuda.

Conclusión

En resumen, la información económica reciente, incluida la buena marcha de los afiliados a la Seguridad Social en los dos primeros meses del año, permite ver el futuro con optimismo en cuanto a crecimiento económico, empleo y condiciones financieras tanto para este primer trimestre del año como para el conjunto del año 2014. La economía española está creciendo más rápidamente de lo esperado y se está financiando a costes de emisión cada vez más bajos. Se aprecian síntomas de mejoría en el número de empresas, las exportaciones, el consumo y la producción de bienes de equipo.

Política Económica

Mientras tanto los responsables de la política económica deben continuar con las reformas emprendidas, emprender otras nuevas a la vez que siguen ajustando las cuentas públicas. Nos va en ello la intensidad y la continuidad de la recuperación económica. Pero sin olvidar la cuota de responsabilidad que tiene la política monetaria.

El euro sigue siendo una moneda excesivamente fuerte: hoy cotizaba a 1,39 dólares, su nivel más alto frente al dólar desde finales de 2011. De ahí que parezca necesario debilitar el euro, porque sigue estando muy apreciado. Una apreciación que es responsable, en parte, de la lenta recuperación económica de los países de la periferia europea.

El Banco Central Europeo es responsable de esta dramática situación y debiera aplicar una política monetaria más expansiva para generar un poco más de inflación y más crecimiento. La mayor inflación “licúa” la deuda y el mayor crecimiento aumenta el empleo, el consumo y los ingresos fiscales.

Comentarios

Jorge 18 Marzo 2014 - 07:05

¿Por qué tanto éxito en la colocación de la deuda pública? La respuesta es, porque España es lo suficientemente grande y un Default no es admisible. Independientemente de los ratings, Europa cuidará de España y el ávido inversor lo sabe. Es el punto número 5 o incluso el 1 de su listado.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar