27
Mar

Muere lentamente quien no viaja, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo; pero sobre todo… quien no lee.

El Instituto Nacional de Estadística ha publicado hoy que en 2013, en España, se editaron 56.435 títulos un 19,0% menos que el año anterior. Pero es que además en 2012 se editaron en España un 6,2% menos que el año 2011.

Ante la debacle que debió suponer la producción total de libros en 2012  y 2013, el INE ha decidido, por romper la serie histórica y no publicar, desde el año 2012, el número de ejemplares producidos. Sin embargo, una estimación conservadora a partir de la serie histórica, del número de títulos publicados y de las tiradas que cada vez son más reducidas aproximaría una producción total de libros en 2012 cercana a los 90 millones de ejemplares y en 2013 alrededor de 70 millones (ver cuadro).

En el cuadro se puede contemplar los millones de ejemplares editados a lo largo de los últimos 11 años. Se observa que desde 2008 (en el que se vendieron 256 millones) a 2013 la cifra de producción se ha reducido en 185 millones de ejemplares lo que supone una caída del 75% en cinco años.

Cuadro: Número de libros producidos en España (en millones).

Año Total
2002 229
2003 239
2004 214
2005 281
2006 256
2007 227
2008 256
2009 184
2010 132
2011 100
2012 90
2013 70

Fuente: INE y estimación propia para 2012 y 2013.

Hay varios factores que explican esta caída:

1) la mayor difusión de los e-books y otro tipo de libros digitales y que está en consonancia con el abandono del papel (lo que se ha venido denominando Paperless Era),

2) la reducción de la renta disponible en España que afecta más al consumo de libros de papel por tratarse de bienes que no son de primera necesidad y

3) los cambios en los hábitos intelectuales, sobre todo entre los jóvenes, con la creciente dedicación de tiempo a las nuevas tecnologías.

La preocupación que muchos tienen de estar continuamente conectados a la red, no les deja disfrutar de otras actividades como la lectura. Parece que el uso continuado de Internet y herramientas asociadas, entraña la casi desaparición del libro de papel pero puede también amenazar la afición a leer.

Cada vez pasamos muchas más horas, pegados al móvil, a la televisión, al ordenador… etc.; algunos jóvenes, pocos, siguen leyendo otros en cambio que antes eran lectores empedernidos invierten ahora su tiempo en la pantalla de los diferentes artilugios digitales. La consecuencia es que la sociedad actual va hacia un empobrecimiento cultural y humano progresivo: muchas veces el trato humano directo se sustituye por mensajes a través de la red.

¿Cómo leer sosegadamente las páginas de un libro si una parte muy importante de la vida, de las relaciones sociales y del trabajo profesional consiste en comprobar permanentemente el correo, leer los mensajes, contestar, consultar los titulares y saltar de un enlace a otro?

La experiencia reciente de muchos profesores de Universidad va en esta misma dirección: desde hace dos años, algunos alumnos durante las clases se sienten incapaces de desconectar su smart-phone: se han creado la necesidad de leer el último tweet o mensaje (casi siempre WhatsApps). De ahí que una de las principales preocupaciones que tienen los profesores de Enseñanza Media y de Grado Universitario es que sus alumnos están abandonando la concentración en el estudio y la atención en clase.

El resultado de esta nueva forma de entender la vida, informarse y comunicarse es que genera hábitos relacionados con la dispersión, es decir, con rápidos cambios de atención, pensamiento lateral y lectura de información rápida, abundante y heterogénea y que lógicamente apartan de la concentración en el estudio y del pensamiento riguroso.

Comentarios

Gerard Enjuanes 28 marzo 2014 - 00:22

Aunque pese al indudable ascenso de todos los lectores de libros digitales, parece que a los ebooks aún les queda un enorme camino hasta llegar siquiera a acercarse a los libros en formato papel. Y eso que éstos últimos no suelen ser precisamente baratos, pero sus alternativas aún no parecen ser lo suficientemente cómodas como para desbancar al libro físico de la posición tan privilegiada que tiene ahora mismo. No esta todo perdido aún.

Javier Tomás 1 abril 2014 - 14:22

¿Es una disminución en la lectura de libros o un ajuste que nos devuelve a la normalidad?, ¿se leía todo lo que se publicaba o es que estábamos en una suerte de burbuja bibliográfica? En mi opinión jamás se había publicado tanto como en los últimos años y había mucho excedente. Ahora simplemente se están ajustando la oferta y la demanda. Y por supuesto estamos en una época apasionante en la que se está produciendo un cambio radical de comportamientos propiciada por la aparición de Internet, invención a la altura de la imprenta o del teléfono.

Las nuevas tecnologías tecnologías, como casi todo lo que crea el ser humano, son buenas. Y además son muy democráticas en el sentido que los que finalmente les daremos un uso mejor o peor somos las personas. Pero incluso en el caso de no emplearlas bien es una decisión estrictamente personal.

Es verdad que hoy día miramos el móvil cinco, seis o diecisiete veces mientras leemos un libro. Ahora bien si es para enterarme por Twitter del último proyecto que ha obtenido mi cliente, informarme de otras obras escritas por el autor, encontrar un link que amplíe información sobre algún tema que me haya interesado particularmente a raíz de la lectura y/o para responder por whatsupp a un familiar, pues me parece un uso muy responsable y apropiado de la tecnología. En nada difiere además a como leíamos hasta hace cinco años; tu madre al llegar a casa te preguntaba no sé qué, parabas para buscar una palabra en el diccionario (hoy lo tienes en móvil) o para cotejar cierta información que te interesara (hoy lo puedes encontrar en un link) o te distraías cinco minutos si alguien te llamaba por teléfono. Pues igual.

La ventaja de ahora es que puedo estar nutriéndome de información, de diferente procedencia y naturaleza, desde una sola fuente; el móvil. Un libro no puede ser visto sino como una excusa para seguir ampliando horizontes y, en ese sentido, tienes una herramienta al alcance de tu mano (literalmente) para hacerlo. Un prodigio total y absoluto.
Claro, si estás en whatsupp todo chateando sobre la juerga de anteayer y la que te correrás mañana, enviando o recibiendo el último chiste sobre Julio Iglesias, twiteando (o como se escriba) un mensaje de apoyo a Carles Puyol cuando anuncia su adiós al FC Barcelona y/o haciendo fotos y/o poniendo likes a cada plato qué pides en un restaurante…. pues ahí tal vez no estés haciendo una utilización. Pero uno, has sido tú quien ha decido usar el móvil así y dos, estás a tiempo de cambiar ya darle un uso más inteligente desde el momento que quieras.

En ámbitos formativos como colegios, institutos y universidades podría debatirse la implantación de inhibidores, al menos durante las horas lectivas. Y si nuestros hijos leen menos libros es porque son muy listos. Necesitan leer menos para obtener más.

Gilberto Rojas 24 junio 2014 - 18:59

Es lamentable ver como estas estadisticas van en crecimiento y que cada vez son màs los jovenes que prefieren la web para informarse y para estudiar, aunque la tecnologia es una herramienta fundamental en el estudio y en la vida cotidiana, nada puede reemplazar el tener un buen libro en las manos. Segun un estudio que se encuentra en la pagina http://www.educacion-online.net/ que indica que las personas absorben mas conocimientos leyendo un libro impreso que leyendo libros digitales ya que al leer un libro impreso puedes crear un ambiente de confort y escoger el lugar especial donde leerlo, en cambio leer por internet crea muchas distracciones sobre todo en los jovenes ya que se torna tentador para entretenerse en otras paginas o redes sociales lo que logra su distraccion.

Natalia Ibarra 4 julio 2014 - 20:25

Es lamentable ver como la generacion actual cada vez se interesa menos por leer, pero considero que gran culpa es de la falta de educacion en el hogar, considero que si se le enseña a un niño desde muy chico a querer los libros, este ira creciendo con la idea de que es normal e importante leer y que obtendra muchos beneficios al leer. Segun un articulo de la pagina http://www.educacion-online.net/ en el que dice que fomentar la lectura en los niños le agilizara los estudios universitarios ya que desde pequeño se crea la facilidad de entendimiento debido a la lectura y tambien a la estimulacion de la memoria desde la edad temprana.

ricardo hugs 25 octubre 2016 - 23:23

Los jóvenes de hoy en día están creciendo con la tecnología, el periódico de ellos es el facebook, es donde se enteran de las noticias, los ebook en su tableta o celular android, segun el sitio http://instalarapps.com cada ves compran menos libros porque ocupan espacio en su habitacion, hoy pueden guardar miles de libros en una usb o en su disco duro.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar