20
Feb

Los bancos centrales (BC) llevan tiempo inyectando ingentes cantidades de liquidez – aumentos brutales de Base Monetaria (BM) – en sus economías. Como puedes ver en el gráfico 1 la BM de todos estos BC sigue creciendo. Los distintos BC están inyectando liquidez al sistema, es decir, aumentando la BM por todas las vías posibles: dando crédito a los bancos comerciales y comprando títulos públicos y privados en el mercado (operaciones de mercado abierto). Pero mientras la FED ha hinchado su balance comprando bonos del Tesoro estadounidense (ver gráfico 2),  el BCE, en cambio, ha optado por los créditos al sistema bancario.

Gráfico nº 1

Base mONETARIA

¿La política monetaria expansiva ha ayudado a salir de la crisis?

Vayamos por partes: en principio, una bajada de los tipos de interés del crédito de los BC al sistema bancario aumentará la Base Monetaria (BM). Ello se debe a que al ser más barato el crédito del BC los bancos solicitarán más. (Para entender mejor la terminología y los detalles de este post se aconseja la lectura de: El multiplicador monetario y los multiplicadores de los depósitos y del crédito.)

Gráfico nº 2

bASE MONETARIA 2La BM crece.

1)    En los países, del gráfico 1, la BM ha estado creciendo muy rápidamente. Los BC están inyectando liquidez al sistema, es decir, aumentando la BM por todas las vías posibles: 1) dando crédito barato a los bancos, 2) comprando títulos de deuda pública, especialmente periféricos, en el mercado secundario (operaciones de mercado abierto) y 3) comprando dólares a otros Bancos Centrales.

El coeficiente de efectivo (e) y de caja aumentan.

2)  El coeficiente de efectivo (e), que se define como el porcentaje de billetes y monedas en manos del público (EMP) en proporción de los depósitos bancarios (D), e=EMP/D, también está aumentando. Ello se debe a que el público, a lo largo de esta crisis, y ante el temor de crisis bancarias, desconfía del valor futuro de sus depósitos por lo que, por un lado, reducen sus depósitos (D), que es el denominador del coeficiente  y, por otro, atesoran mayor cantidad de billetes y monedas que es el numerador (EMP), por tanto, el coeficiente de efectivo (e) aumenta.

El multiplicador monetario se reduce.

Gráfico nº3

Multiplicador del dinero3) Al aumentar el coeficiente de efectivo (e) el multiplicador del dinero (e + 1 / e+c) se reduce. También y por motivo de precaución los bancos están  aumentando sus activos de caja (reservas bancarias) por encima de la exigencia legal. Las reservas bancarias se componen de las reservas legales obligatorias + exceso de reservas. Como consecuencia el coeficiente de caja (c = Reservas bancarias/Depósitos), está aumentando lo que también reduce el multiplicador (ver gráfico 3).

La M3 crece menos que la BM

Cuadro 4: Evolución de la M3

M3

4) Por tanto, a pesar del fuerte aumento de la base monetaria (BM), la cantidad de dinero (M3) no crece en la misma proporción (gráfico nº 4) porque el multiplicador se reduce (ver gráfico 3). Es preciso recordar que la cantidad de dinero (M3) depende de la Base Monetaria (BM) y también del multiplicador monetario, de acuerdo con la siguiente formula M3 = BM (e + 1 / e + c).

La velocidad de circulación del dinero se reduce

5) La velocidad de circulación del dinero (V)  que tuvo una caída importante durante los primeros años de la crisis, sigue cayendo (línea amarilla del gráfico 1, escala de la derecha).

¿Qué es la velocidad de circulación del dinero (V)? Es el número de veces que una unidad monetaria (un euro) cambia de manos durante un año. El descenso de V no es otra cosa que la reducción del número de transacciones efectuadas en un periodo. Los primeros intentos de explicar la ligazón entre la cantidad de dinero y las variables reales de la economía fueron establecidos por la teoría cuantitativa del dinero. La expresión básica atribuida al economista I. Fisher se puede sintetizar en:

M x V = P x y   (a)

Siendo “M” la cantidad de dinero (M3), “V” la velocidad de circulación del dinero, es decir, el número de veces que una unidad monetaria se utiliza durante un año, “P” el índice de precios (medido por el IPC o por el deflactor del PIB) e “y” el producto o renta nacional en términos reales (medido por el PIB real).

Diferenciando la igualdad (a) y dividiendo el resultado obtenido por esa misma igualdad  (a) se llega a:

(ΔM/M) + (ΔV/V)  =  (ΔP/P)  + (Δy/y)

ΔM/M=  crecimiento porcentual de la cantidad de dinero (oferta monetaria o M3)

ΔV/V= crecimiento porcentual de la velocidad de circulación del dinero

ΔP/P = inflación

Δy/y = crecimiento del PIB real

La economía de la Eurozona también se estanca

7)  Por todo lo dicho más arriba parece que la suma de (ΔM/M) + (ΔV/V) es muy baja; por tanto la suma  (ΔP/P)  + (Δy/y) también será muy baja. Lo que parece coherente con un estancamiento económico en la Eurozona (crecimiento 0,3% en el 4º trimestre de 2013) y con una inflación de solo el 0,7%.

Conclusión

La transmisión de la política monetaria es compleja. Crecimientos en la base monetaria (BM) no aseguran el crecimiento de la cantidad de dinero (M). Pero es que además aumentos en la cantidad de dinero no aseguran la expansión de la demanda agregada. La política monetaria sirve bastante bien para controlar los precios y también para frenar la actividad económica, es decir, puede restringir la demanda agregada, pero, en épocas de crisis, no es seguro que sirva para expandir la economía.

Comentarios

Eduardo Arcos 20 febrero 2014 - 17:12

En mi opinión, excelentemente bien explicado, y además me hace reforzarme en mis opiniones de que estamos en un momento de trampa de liquidez y que la política monetaria está dejando de ser efectiva, y como ya dije en el comentario anterior, los estados deberían plantearse afrontar el problema de crecimiento a base de políticas fiscales.

Solamente otra consideración. Todo este andamiaje artificial de base monetaria, coeficientes de caja, etc, etc es debido únicamente a la existencia de dinero “fiat”, que en mi opinión ha provocado la más espectacular época de desarrollo y crecimiento de la humanidad, basado en obtención de recursos hoy obtenidos directamente del futuro, pero creo que está agotándose. Bien haríamos en plantearnos ya modelos alternativos.

Mark de Zabaleta 24 febrero 2014 - 16:35

El estudio teórico es impecable, pero la realidad económica española no debería contemplarse bajo ese prisma. Pero ¿Puede el BCE aplicar la misma medicina “monetaria” para todos los países? No voy a entrar en detalles, pero es evidente que el paro y la inflación son distintos en España y en Alemania.
El interés del BCE por controlar la “inflación comunitaria” perjudica claramente a España.
La curva de Philips muestra la relación inversa entre inflación y paro. A menor inflación, mayor paro. El modelo IS-LM de Hicks muestra que el crecimiento económico es favorecido con cierta inflación…
Roosevelt devaluó el dólar para favorecer las exportaciones y superar la crisis de 1929. En 2010 la Reserva Federal (Fed) diseñó una progresiva inyección monetaria que supone una devaluación implícita.
Y el Banco de Japón tomó la misma vía en 2013…
Si todavía España tuviera la peseta (pero dentro de la UE como Inglaterra con la libra esterlina, Suecia con la corona sueca y Dinamarca con la corona danesa) se podrían haber controlado los tipos de interés adecuadamente, se podría haber actuado sobre los tipos de cambio para favorecer nuestras exportaciones junto al incremento del turismo y, sobre todo, habríamos actuado de inmediato para superar la crisis.
El control de la masa monetaria es clave…si se tiene moneda para controlar!

Mark de Zabaleta

Pfc 25 mayo 2014 - 20:56

Es un analisis muy interesante y didactico que da a conocer a muchos que la politica monetaria tiene que ser bien manejada y no mejora la economia sino que la mantiene estable.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar