2
Feb

2014 parece que sonríe

Escrito el 2 febrero 2014 por Rafael Pampillón en Economía española

En la segunda mitad del año pasado la economía española encadenó dos trimestres seguidos de crecimiento económico. Se puso así fin a la larga recesión, que se había prolongado durante los nueve trimestres anteriores. Durante el tercer trimestre la producción española de bienes y servicios (PIB) aumentó un 0,1% y el jueves de esta semana el INE informó que en el cuarto trimestre de 2013 había crecido un 0,3% con respecto al tercero. Este dato, del cuarto trimestre, coincide con la estimación que hizo el Banco de España la semana pasada y deberá ser confirmado el próximo 27 de febrero, cuando el INE publique la información detallada.

foto seleccion riendoPodemos adelantar que el crecimiento del cuarto trimestre viene protagonizado por las exportaciones de servicios, principalmente el turismo, y el impulso de la demanda interna tanto del consumo privado como sobre todo de la inversión en bienes de equipo. Probablemente el único componente de la demanda interna que se ha reducido ha sido la inversión en obra civil y construcción de viviendas.

Los precios

La inflación también parece dominada. El INE informó el viernes que durante el mes de enero de este año continuó la tendencia iniciada hace casi un año de mayor estabilidad de precios. El crecimiento del IPC en los doce últimos meses (febrero de 2013 a enero de 2014) fue del 0,2%. La eurozona, en cambio, soporta una inflación mayor (+0,7%); lo que quiere decir que nuestros precios crecen a ritmos menores que la media de los países con los que competimos. Esta tendencia es una buena noticia para nuestra economía, ya que menores precios suponen una ganancia de poder adquisitivo para los consumidores, a la vez que un aumento de competitividad para nuestras exportaciones. Precisamente el Banco de España informó el viernes que en los once primeros meses de 2013 las exportaciones de bienes y servicios siguieron aumentando.

Cuadro: Evolución del IPC en tasa anual

DibujoEntre enero-noviembre el saldo por cuenta corriente arrojó un saldo positivo de 5.000 millones de euros y que contrasta con el déficit 14.000 millones del mismo periodo del año pasado. Esta mejoría se debió, fundamentalmente, a la reducción del saldo negativo de la balanza comercial y al aumento del superávit de la balanza de servicios que pasamos a comentar.

Las exportaciones

Entre enero y noviembre de 2013 la balanza de bienes reduce su déficit, con respecto al mismo periodo de 2012, debido a que las exportaciones  crecen un 5,2% y en cambio las importaciones descienden un 1,5%. La tasa de cobertura (el porcentaje de importaciones de mercancías que son cubiertas por las exportaciones) continúa aumentando y se situó en el 96%, que es el máximo histórico (seis puntos más que un año antes).

Por zonas geográficas los mayores crecimientos de las exportaciones de bienes españoles se observan en Asia: Tailandia y Taiwán con aumentos superiores al 10%, seguidos de Japón y China, ambos con crecimientos del 7%. También han crecido considerablemente nuestras exportaciones al continente africano (10%). Por lo que respecta a la Unión Europea, el crecimiento de las exportaciones fue del 5% también en tasa interanual. Por productos, destaca el notable crecimiento de las exportaciones en sectores con elevado contenido tecnológico: bienes de equipo (12%), automóviles (9%) y medicamentos (17%).

Turismo 

Por su parte la balanza de servicios entre enero y noviembre acumula un superávit de 38.534 millones de euros, que es un 9% mayor que los 35.203 del mismo período del año 2012. Es una consecuencia fundamentalmente de la ampliación del saldo positivo de la partida de turismo y viajes.

En esos once meses los ingresos por turismo alcanzaron 42.820 millones, un crecimiento del 3,5% con respecto al mismo periodo del año anterior. Si a esta información, publicada el ayer por el Banco de España, añadimos la del mes de diciembre, suministrada por el Ministerio de Economía, se constata que España recibió en el conjunto de 2013 la cifra record de 60,7 millones turistas, un 5,6% más que en 2012. No está de más recordar que el sector turístico (interno y externo) es un motor muy importante de la economía española no sólo por su peso en el PIB (12%), sino también por su capacidad de generar empleo y contribuir muy positivamente al equilibrio de la balanza de pagos.

Inversión privada y perspectivas para 2014

En economía no hay soluciones mágicas pero sí hay caminos seguros, y ese camino tiene que pasar por aumentar la inversión, tanto nacional como extranjera. De ahí que un dato muy positivo publicado el viernes por el Banco de España fue el aumento de la inversión directa exterior. De enero a noviembre de 2013, España registró una entrada de inversión extranjera directa (inversión productiva) de 26.425 millones de euros; que supone un crecimiento del 47%, con respecto al mismo periodo del año 2012; y es un indicador más de que nuestra economía mejora en credibilidad y es cada vez más competitiva.

Para este año, nuestras proyecciones macroeconómicas prevén también la continuación del crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios. Sin embargo, es preciso considerar que han pasado de representar el 24% de nuestro PIB en 2009 a más del 34% en 2013. Este impresionante aumento de la apertura de nuestra economía es una consecuencia del proceso de devaluación interna y de la reorientación de nuestras exportaciones hacia los mercados emergentes. Sin embargo, cuando un país, como España, llega a niveles de exportación tan elevados ya no le resulta fácil seguir aumentándolos durante mucho tiempo. De ahí que es muy probable que en 2014 la demanda interna siga tomando el relevo del crecimiento económico, en especial a través del crecimiento de la inversión privada que durante este año podría crecer alrededor de un 2%.

Tal como venimos señalando en esta página, desde hace tiempo España está teniendo el mismo patrón de recuperación económica que ha seguido en los últimos cincuenta años: primero, las exportaciones de bienes y servicios crecen con fuerza, en 2014 lo harán a un ritmo cercano al 6%. Segundo, cuando la utilización de la capacidad productiva existente aumenta, se empieza a recuperar la inversión en bienes de equipo (momento actual). Después del aumento de la inversión, podría mejorar el empleo, es decir, las empresas, con unas plantillas muy ajustadas, empiezan a contratar, y finalmente esa mejora del empleo y de las expectativas dará paso a una reactivación del consumo, que también tendrá crecimiento positivo a lo largo de este año.

Política económica

En definitiva, una semana más los datos de coyuntura confirman el cambio de ciclo que se está produciendo en la economía española. Sin embargo, este crecimiento no puede ser motivo de complacencia. Si realmente se quiere aumentar el crecimiento hay que seguir haciendo reformas estructurales que mejoren la competitividad, aumenten las exportaciones y animen a la inversión privada: más cambios en la legislación laboral, en el sistema de pensiones, en la competencia del sector servicios, en el tamaño de las Administraciones Públicas, en la reducción del déficit público, en la unidad de mercado, en el sector de la energía, en el sistema tributario y en la facilidad para que las empresas consigan financiación.

Fuente: Rafael Pampillón Olmedo. “2014 parece que sonríe”. Expansión. 1 de febrero de 2014, página 42.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar