12
Ene

El año empieza bien

Escrito el 12 enero 2014 por Rafael Pampillón en Economía española

Hemos conocido esta semana una batería de indicadores que confirman que la economía española aceleró su ritmo de crecimiento en el cuarto trimestre del año pasado. Señalan también que en 2014 nuestra economía puede tener un comportamiento mejor que el que pronostican los analistas.

El INE dio a conocer ayer el Índice de Producción Industrial (IPI): en España la industria aumentó un 0,2% desde octubre de 2012 a noviembre de 2013. Si se corrige el efecto calendario, es decir las diferencias en el número de días hábiles, el crecimiento tuvo un elevado dinamismo: 2,6%, el mejor registro de los últimos 27 meses. Y con respecto al mes de octubre, en noviembre, el IPI creció un 1,1%, el tercer aumento mensual de los últimos cuatro meses.

Esta reactivación de la industria se apoyó sobre todo en la producción en el sector de bienes de equipo que creció un 5,8% si se eliminan los efectos estacionales y de calendario. Este crecimiento de la producción de bienes de equipo se basó principalmente en el aumento de las exportaciones y en las favorables perspectivas para la inversión empresarial. Las exportaciones, las mejores previsiones de venta interior y el crecimiento de los beneficios empresariales están permitiendo el  aumento de la capacidad productiva instalada, que ha sido muy dañada como consecuencia de la crisis. Esta mejoría de la industria se debe también al aumento de la inversión directa procedente del exterior. Así, el Banco de España informó que en los diez primeros meses de 2013 recibimos 23.380 millones de euros de inversión productiva extranjera, lo que representa un 56% más que en el mismo periodo del año 2012.

Estos buenos datos para la industria continuaron en el mes de diciembre. Así el Índice de Gerentes de Compras de las empresas manufactureras (PMI por sus siglas en inglés) repuntó en diciembre: se situó en 50,8 puntos, frente a los 48,6 de noviembre (por encima de 50 indica expansión de la actividad, mientras que por debajo implica contracción). Esto supone el cuarto incremento en los cinco últimos meses del año pasado.

La bolsa sube y los tipos bajan

El aumento de la confianza en la economía española por parte de los empresarios nacionales y extranjeros también se ha manifestado esta semana en los mercados de bonos y en la bolsa. La bolsa española lleva seis meses subiendo. Esta semana subió un 5% la mayor subida semanal en seis meses.

Sin embargo, la mejor noticia que hemos recibido esta semana de la economía española ha sido la rebaja de los tipos de interés en las subastas del Tesoro. El Tesoro vendió este jueves bonos a 5 años y obligaciones a 15 años por un valor conjunto de 5.287 millones de euros a tipos de interés más bajos que en las anteriores emisiones. La rentabilidad de los bonos a cinco años fue del 2,38%, el más bajo de la historia, frente al 2,7% de la última emisión de este tipo de bonos, que fue el 19 de diciembre pasado. Las obligaciones a quince años se vendieron a un interés del 4,2% frente al 4,8% del 19 de septiembre. Por tanto, la mayor confianza de los inversores está reduciendo los gastos financieros del Estado lo que sin duda mejorará nuestras cuentas públicas.

La razón del éxito en las colocaciones del Tesoro hay que buscarla en:

a) la mayor confianza de los mercados en nuestras empresas y nuestra economía,

b) las bajas rentabilidades del resto de deudas soberanas que hacen que la española sea más atractiva,

c) las reformas prometidas por el gobierno y

d) el esfuerzo de las Administraciones Públicas dirigido a reducir el déficit público.

¿Se mantendrá este fuerte ritmo de bajada de tipos? Es probable que la tendencia de reducción de tipos se mantenga pero de forma mucho más gradual, ya que los bancos españoles podrían estar menos interesados en comprar deuda pública que ahora rinden intereses menos atractivos. La buena noticia es que la menor compra de deuda pública por parte de los bancos podría liberar fondos para dar crédito al sector privado.

La inesperada bajada de tipos podría ayudar, por tanto, a que la economía real se recuperase de forma más rápida. La mejora de las condiciones crediticias se filtraría al sistema productivo aumentando la inversión en bienes de equipo (que lleva tres trimestres creciendo)  y favorecería también la reactivación del consumo privado.

Otros indicadores conocidos esta semana para la economía española van en esa dirección:

1) Se ha parado la destrucción de crédito. Es decir, la diferencia entre la cuantía de los nuevos créditos y los vencimientos de los viejos empieza a ser positiva. El crédito al sector privado ha dejado de contraerse. El Banco de España publicó que en el mes de noviembre del año pasado se produjo un aumento del crédito del 0,02%, con respecto a octubre, unos 370 millones, y que es el primer aumento mensual del saldo vivo del crédito a hogares y empresas, tras veinticuatro meses de caídas consecutivas.

2) Crece también el consumo de las familias: el volumen de ventas en los pequeños y medianos comercios ha aumentado durante la campaña de Navidad respecto a 2012; además, y según la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) y la Confederación Española del Comercio (CEC), las rebajas de enero están aumentando el consumo más que las del año pasado. Lo que parece que mantiene la misma tendencia que el comportamiento Índice del Comercio Minorista del mes de noviembre del año pasado, que mostró un aumento de un 2% en tasa interanual.

3) El informe de la Agencia Tributaria sobre las ventas de las grandes empresas publicado esta semana muestra también que hay signos de recuperación. Las ventas interiores de las grandes empresas crecieron un 0,3% en noviembre. Si exceptuamos el crecimiento del 1% en septiembre, se trata del mejor dato desde 2009.

4) Mejora también el clima económico del sector servicios. Así, el Índice de Gerentes de Compras de las empresas de servicios (PMI), publicado por Markit, subió desde el 51,5 en noviembre al 54,2 en diciembre: fue el segundo mes consecutivo que estuvo por encima de 50.

5) El Indicador de Sentimiento Económico español publicado el jueves por la Comisión Europea también subió: desde 96 en noviembre a 100 en diciembre. Se trata del máximo alcanzado en seis años y muestra la notable mejora de la confianza en la situación económica de nuestro país. Este indicador subió en España 4 puntos por encima de la media europea.

En resumen, la información económica conocida esta semana permite ver el futuro con más optimismo y mejorar también las previsiones de los servicios de estudios en cuanto a crecimiento económico, empleo y condiciones financieras para este año 2014. La economía española está creciendo más rápidamente de lo esperado y se está financiando a costes de emisión cada vez más bajos. Se aprecian síntomas de mejoría: las exportaciones, el consumo, la inversión en bienes de equipo y la inversión extranjera siguen aumentando. Mientras tanto, la destrucción del empleo y la reducción del crédito se han detenido.

Sin embargo, sería muy negativo que cundiese en los responsables de la política económica una sensación de complacencia que les llevase a paralizar las reformas emprendidas, a no emprender otras nuevas o a detener el ajuste de las cuentas públicas. Nos va en ello la intensidad y la continuidad de la recuperación económica.

Fuente: Rafael Pampillón Olmedo. “El año empieza bien”. Expansión. 11 de enero de 2014, página 39.

Comentarios

Mark de Zabaleta 18 enero 2014 - 09:13

El ministro Luis de Guindos anunciaba ya el fin de la crisis esta semana. El crecimiento de un 0,3% en el cuarto trimestre de 2013 parece que es toda una referencia para ver la luz al final del túnel. Es un claro exceso de optimismo…Además nuestro brillante experto en Economía dice que habrá incluso generación neta de empleo y que la tasa de paro bajará al 25% (incluso por debajo). ¿Nos toma el pelo?
No hay que olvidar que una cosa es crear empleo y otra que la tasa de paro se reduzca. Para eso, la mayoría de los economistas coinciden en que la tasa de crecimiento del PIB debería superar el 3%.
Si este 0,3% de crecimiento se mantuviese en todo el año 2014 creceríamos un 1,2% = imposible acabar con el paro. De todos modos, también en 2011 tuvimos tres trimestres en positivo y NO superamos la Crisis…
La pérdida de competitividad que sufre España desde que entró en el Euro por el diferencial de precios y de costes laborales ha pasado factura. Para corregirla, sin la opción de devaluar la moneda, sólo quedaba bajar los sueldos…
Y el ministro de Guindos se pone la medalla de una brillante gestión económica…en un país que ha bajado los sueldos y que sigue/seguirá con un paro del 25% ¡!
España son los españoles, NO los europeos ni el Euro…
Si cumplir con las exigencias impuestas por Europa/Alemania significa seguir soportando un paro de más del 25% …mejor quedarnos por libre!
¿Han leído los “marianos” la “Autosuficiencia Nacional de Keynes”?

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar