14
Jun

Los activos de riesgo se anticipan a un escenario con menos liquidez

Escrito el 14 Junio 2013 por José Ramón Diez Guijarro en Política Monetaria

A estas alturas del año y, con el verano por delante, los mercados financieros empiezan a dar síntomas de nerviosismo, algo muy normal en esta época, sobre todo, si se acumulan elevadas rentabilidades desde principios de año. Esta vez, frente a 2011 y 2012, las dudas no se centran en la posibilidad de una fuerte desaceleración en la OCDE en la segunda parte del año, sino en los efectos que tendrá un cambio en la política monetaria americana, aunque sólo implique una reducción en la cantidad de compras de activos que realiza cada mes la FED, ya que no se esperan subidas de tipos al menos hasta 2015.

Nada, por otra parte, diferente al comportamiento que, tradicionalmente, han desarrollado los mercados financieros en los periodos de “tránsito” entre ciclos de política monetaria. Primero impera el nerviosismo y la volatilidad ante el cambio de régimen monetario, pero luego la situación tiende a normalizarse -aunque dentro de un proceso de rotación de activos- una vez que se perciben las mejoras en actividad que han provocado la respuesta del banco central.

Sin embargo, la situación ahora es excepcional por la sobrevaloración de los bonos refugio y porque las condiciones monetarias actuales son las más expansivas de la historia. Por tanto, no se puede descartar que en ese tránsito veamos más tensiones que otras veces, es decir, la “vuelta a la normalidad” va a ser complicada; pero, con una visión de medio plazo, al final los activos ganadores deben ser renta variable, materias primas y, quizás, deuda periférica. Mientras, en el lado negativo se situarán los bonos refugio y la renta fija privada de los segmentos de menor calidad.

Depreciación de los tipos de cambio de los emergentes

Lo que más ha sorprendido en este movimiento ha sido el comportamiento de los mercados emergentes, con fuertes depreciaciones de los tipos de cambio desde principios de mayo (-10% rand de Sudáfrica, -6,7% real brasileño, etc) e intensas caídas acumuladas en los precios de los activos financieros, tanto de renta variable (-16% bolsa de Brasil, etc), como de renta fija, por el aumento de las primas de riesgo (+55 puntos básicos el EMBI).

Se vuelve a poner de manifiesto la vulnerabilidad que implica la financiación a través de inversiones en cartera y, de hecho, bancos centrales como el de Indonesia están empezando a subir los tipos de interés para frenar la salida de capitales. Así que, paradojas de los mercados, sólo algunos meses después de las quejas de los emergentes por la sobreapreciación de sus divisas, ahora están intentando frenar la sangría provocada por el cierre de posiciones de inversores internacionales, aunque la fuga de capitales está siendo menor que las registradas en 2008 o en otoño de 2011.

Lo normal es que, a partir de ahora, los mercados vayan discriminando entre países, utilizando indicadores clásicos de riesgo país como déficit de balanza por cuenta corriente, deuda externa neta o servicio de la deuda. Es decir, se pondrán de manifiesto las diferencias entre países con buenos fundamentos económicos, frente a los que meramente se aprovecharon de la ola provocada por la abundante liquidez.

Comentarios

pablo 14 Junio 2013 - 19:42

Lo vengo diciendo desde hace más de un año. BRASIL está a punto de explotar por los aires.

El real brasileño tiene que depreciarse hasta el 2,5 por dólar, como mínimo.

BRASIL va a duplicar su déficit por cuenta corriente este 2013 con respecto al 2012 y puede sobrepasar los 100.000 millones de dólares. Su mejor CLIENTE que era CHINA ya no le compra tanto.

En cuanto algún inversor o agencia dé la señal, la huida de capitales que habían financiado su crecimiento artifical, se va a producir.

Francisco Sarmento 19 Junio 2013 - 00:28

En los últimos años, dada la volatilidad de los activos de renta variable, los llamados bonos refugio (de países como EE.UU o Alemania) han ganado popularidad en los mercados. Algunas entidades de gestión de fondos llegaran a ofrecer rentabilidades del 20%, con una cartera centrada principalmente en estos bonos.

Sin embargo, se ha generado recientemente un curioso debate en la esfera económica sobre la sobrevaloración de estos bonos refugio. Por un lado, la fuerte revalorización de la renta fija refugio ha supuesto un recorte en la rentabilidad de los bonos a 10 años (Alemania y Japón en mínimos históricos). Por otro lado, una situación de mercado especulativa trae el riesgo de una repentina caída del valor del bono.

Mariana 20 Junio 2013 - 09:34

Parece ser que el temor entre los inversores por una posible retirada de las políticas monetarias más flexibles de los principales bancos centrales ha generado caídas de los bonos de los mercados emergentes y de la deuda pública de EEUU. Pero en cambio, el euro parece que ha conseguido evitar estas operaciones tan volátiles que han afectado al dólar, por ejemplo. Debido a un posible fin de los estímulos de la Reserva Federal, el Euro es ahora un refugio. Hasta que la tortilla se gire hacia el otro lado.
Porque lo que resulta curioso en economía es lo rápido que giran las tortillas…sólo hace falta ver lo que se decía de Brasil hace poco y lo que se empieza a decir ahora. Pero la buena noticia es que parece que la lógica medra y quizás se está empezando a hacer más caso a los indicadores de riesgo de los países (de los que se enseñan en clase de economía), que para algo son herramientas serias y fundamentadas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar