13
May

Motores en marcha

Escrito el 13 Mayo 2013 por Rafael Pampillón en Economía española, Previsiones económicas

¿Puede España cambiar el rumbo de su economía? La respuesta es afirmativa siempre y cuando se pongan en marcha los motores del crecimiento. Uno de ellos son las exportaciones: desde hace cuatro años las exportaciones españolas se han convertido en el principal factor que compensa el desplome de la demanda interna. Los empresarios han conseguido hacer crecer las exportaciones y situarlas en máximos históricos. En el año 2012 España exportó bienes y servicios por valor de 338.232 millones de euros, lo que supone más del 32% del PIB. Ese aumento de las exportaciones suele ser, además, una condición necesaria para la recuperación económica. Las empresas que exportan y quieren exportar más, ponen en marcha otros motores del crecimiento como son la innovación empresarial y la formación del capital humano que permiten importantes ganancias de competitividad, no sólo para las empresas exportadoras, sino también para el conjunto de la economía.

Además, para que las exportaciones sigan creciendo será preciso aumentar el nivel de inversión. Por eso es buena noticia que los inversores, en particular los extranjeros, estén recuperando la confianza en España. Y este aumento del capital productivo es un elemento decisivo para el crecimiento económico y del empleo.

Financiación 

Otro motor del crecimiento es conseguir abaratar y facilitar la financiación de las empresas para que pongan en marcha nuevos proyectos de inversión. Por eso debemos felicitarnos porque en las subastas del Tesoro del jueves de la semana pasada los tipos de interés han seguido reduciéndose. La mayor aceptación que está teniendo la deuda pública española se debe, en parte, a la compra que están haciendo los inversores extranjeros: durante el primer trimestre de este año aumentaron su posición en bonos y obligaciones en aproximadamente 15.000 millones de euros.  

Desde el punto de vista de la financiación de la economía en su conjunto la reducción de los tipos de interés de la deuda pública no sólo reduce el déficit público sino también los gastos financieros de las compañías, puesto que los tipos de interés a los que se financia el Tesoro son la base sobre la que se construyen los tipos de interés de casi todos los bonos corporativos. Por eso no sólo están bajando los tipos de interés de la deuda pública, sino que lo hacen también los de los bonos que emiten las empresas, y no se debe olvidar que en una situación de poco crédito bancario las empresas necesitan financiarse en el mercado de bonos. 

La reforma de las Administraciones Públicas

España saldrá de esta crisis con un sector privado más fuerte impulsado por las exportaciones y con un sector público más reducido. Sólo recortando una parte del gasto público, sobre todo aquel que es innecesario, suntuario e improductivo, se conseguirá reducir el déficit público. De ahí que uno de los motores que se deberían activar para la salida de la crisis es la reforma de las Administraciones Públicas.

La mayoría de los ciudadanos perciben que la estructura del Estado y la gestión de los servicios públicos generan un exceso de ineficiencia y de gasto público que exige una presión fiscal insoportable. No se entiende bien porque las Corporaciones Locales y las Comunidades Autónomas siguen aumentando su parque empresarial cuando España ya dispone de 1.460 empresas públicas municipales y 975 autonómicas. La mayoría de estas empresas a las que hay que unir consorcios, agencias, delegaciones comerciales, observatorios y fundaciones públicas han proliferado para burlar los controles o para colocar en ellas a los compañeros de partido político o asimilados. Muchas deberían desaparecer y otras se deberían privatizar. La reforma de las Administraciones Públicas pasa también por eliminar parlamentos autonómicos, el Senado y las diputaciones y  reducir a la décima parte los 8.117 ayuntamientos. La mayoría de los municipios son tan pequeños que no tienen los recursos necesarios para dar a los vecinos los servicios públicos necesarios, tanto en cantidad como en calidad.

Este motor del crecimiento que es el redimensionamiento de las Administraciones Públicas  reduciría el gasto público y con ello sus necesidades de financiación. Como resultado  bajarían los tipos de interés y al final el crédito fluiría en más cantidad y en mejores condiciones hacia el sector privado. Nos pondríamos en el camino del crecimiento económico y de la generación de empleo.

Los motores externos 

Junto con la puesta en marcha de estos potentes motores internos que nos permitirán alcanzar a medio plazo una cierta velocidad de crucero, la economía española necesita de algunos motores externos que le ayuden a salir del puerto de la crisis. Y esta ayuda pasa por el mejor funcionamiento de la Unión Europea y de la Unión Monetaria Europea (UME). Hay que avanzar más hacia una unión económica, fiscal y bancaria, en definitiva, hacia una unión política: los Estados Unidos de Europa. Por ejemplo, se deben dar pasos más firmes y rápidos en la unión bancaria: supervisor bancario único,  sistema común de gestión y resolución de crisis bancarias y un sistema uniforme de protección de los depósitos bancarios (fondo de garantía de depósitos). Esta unión bancaria europea junto con los menores déficits públicos, restauraría la efectividad de la política monetaria en lo que se refiere a la transmisión del crédito desde el Banco Central Europeo hacia la economía real.  

Otros motores 

Existen otros motores que pueden también introducir incentivos al crecimiento económico y que paso a resumir. Habría que: 1) seguir liberalizando y desregulando sectores que trabajan al margen de la libre competencia (aeropuertos, ferrocarriles, puertos, etc.);  2) profundizar en la reforma del mercado laboral: no podemos mantener a) un seguro de desempleo que, aún siendo necesario, genera un mayor número de desempleados y b) un salario mínimo que, en nombre de la equidad, excluye del mercado a los trabajadores no cualificados y genera un desempleo de casi un millón de personas entre 16 y 25 años; 3) cambiar un sistema de pensiones que no puede garantizar una vejez digna a largo plazo a los que se acogen a él; 4) reducir unos impuestos que, buscando la eficiencia recaudatoria y la justicia distributiva, están provocando fraude, freno al crecimiento y pérdida de eficiencia económica y 5) fomentar la creación de fondos de capital riesgo que inviertan en proyectos que combinen la creación de nuevas empresas con la innovación tecnológica. 

Así las cosas, España saldrá de la crisis de la mano de las exportaciones y de las reformas estructurales. El aumento de las exportaciones de bienes y servicios irán poco a poco recuperando la inversión y al final, producir para exportar exigirá antes o después, el aumento del empleo. Es un camino que ya se ha empezado a recorrer: la productividad de las empresas españolas está creciendo y la competitividad de nuestros bienes y servicios aumenta a pasos agigantados. Mientras tanto debemos reformar las Administraciones Públicas: tienen un coste muy elevado que España no se puede permitir.

Fuente: Rafael Pampillón Olmedo. “Motores en marcha”. Expansión; 11 de mayo de 2013. Pagina 11

Comentarios

Eduardo Arcos 13 Mayo 2013 - 11:41

Disculpa Rafael, pero no entiendo el apartado b) de lo que consideras otros motores:
“un salario mínimo que, en nombre de la equidad, excluye del mercado a los trabajadores no cualificados y genera un desempleo de casi un millón de personas entre 16 y 25 años”
A qué te refieres con que el salario mínimo excluye del mercado a los trabajadores no cualificados…”.
A falta de más datos estadísticos, creo que el salario mínimo en España es de los más bajos de Europa y el sentido que creo interpretar en tu frase es que es demasiado elevado para ciertas personas no cualificadas y que por tanto los fuerza a estar en el paro. A mi me parece que disminuir el actual salario mínimo es condenar a la pobreza a determinados elementos de nuestro mercado laboral.

Rafael Pampillón 13 Mayo 2013 - 15:29

Querido Eduardo:
Las razones por las que el salario mínimo genera desempleo las tienes aquí:
http://economy.blogs.ie.edu/archives/2009/12/el-salario-minimo-no-se-debe-subir.php
Además, hay países de Euriopa que no tienen salario mínimo, por ejemplo Alemania.

GOYO DE FRUTOS 13 Mayo 2013 - 17:31

Querido Profesor,
de acuerdo con lo que dices, pero hay un problema que continuamos sin resolver y que dificilmente se resolvera por que afecta al propio sistema politico y es la mastodontica administracion del estado. Bajo mi punto de vista si redujesemos drasticamente las administraciones se podrian bajar los impuestos y se saldriamos mucho mas rapido de la crisis.
Se continuan moviendo los mismos coches oficiales que se movian hace años, las cc aa continuan teniendo entre seis y ocho consejeros… el sistema de pensiones es insostenible segun esta montado , quizas algun dia nos demos cuenta de que ha sido una locura matar 100.000 crios todos los años en España.
En cuanto al salario minimo ” es tan relativo ” habria que preguntarse ¿ cual es el retorno minimo que le doy yo a una empresa cuando me contrata?.

Un abrazo fuerte desde Segovia ( España)

Francisco José 14 Mayo 2013 - 08:40

En cuanto al apartado de la reforma de las Administraciones Públicas, la verdad es que queda muy bien decirlo y escribirlo. Estoy totalmente de acuerdo en que hay que reducir, adelgazar su tamaño. Pero a mí me gustaría saber qué se hace con toda esa gente que iría al paro, pues si cerramos ayuntamientos, empresas públicas, agencias, etc que efectivamente sobran, me falta completar la otra parte, la que no se comenta.
Espero su respuesta.
Gracias y enhorabuena por el blog.

Rafael Pampillón 14 Mayo 2013 - 19:25

Hay que reducir el número de empleados públicos.
Sobran muchos.
Al igual que sobran oficinas bancarias y empleados de banca.
¿Qué es preferible, pregunta Francisco José, alguien que cobra la prestación por desempleo (o la jubilación) o alguien que tiene un despacho en una administración pública, cuenta con un ordenador, secretaria, despacho, luz, etc. y no hace nada? En mi opinión es preferible que esté en el paro o que cobre la jubilación anticipada: es más barato para el contribuyente.

Fernando Paredes 16 Mayo 2013 - 10:25

Querido profesor, las empresas estamos (incluyo donde trabajo) vendiendo fuera porque no hay mercado en España. Veremos si esta situación coyuntural modifica nuestra estructura económica a largo plazo, cuando la crisis sea historia. También durante la crisis del 93-94 el mercado exterior tiro del PIB para recuperarnos… gracias a unas “fantásticas” devaluaciones de la extinta peseta. Ahora la devaluación para ser competitivos la estamos haciendo vía costes laborales, es decir, “a pelo”. Cuando se vean las cifras de inversión en capital fijo, I+D (me parto de risa, sin subvenciones del Programa Avanza,etc),etc le daré la razón o no sobre si el motor exterior es solido o con pies de barro.
La teoría económica (y los alemanes) podrá decir que el salario mínimo genera empleo, pero ya nos gustaría tener la tasa de desempleo y salario mínimo de Francia. Y eso es una evidencia empírica. Pena que la economía no tenga laboratorio. A ver si me puede explicar lo de Francia, y de paso nos comenta el modelo de relaciones laborales alemán, que no es solo que no tienen salario mínimo sino cómo los trabajadores influyen en las decisiones empresariales, etc. Hay que contarlo todo y a lo mejor se explica que no tengan salario mínimo. El mínimo salarial es una cuestión de dignidad humana, como las pensiones. Ojo con los fallos del mercado. Le compro un mercado mas flexible pero no eliminar un ya de por si pauperrico salario mínimo español (que nos van a pagar con sal como sigamos ganando competitividad exterior a base de reducir la masa salarial). Si una empresa prefiere coger a alguien en negro o mecanizar una tarea (Luditas atentos), con este súper salario mínimo… Lo siento pero esa empresa que cierre o la castiguen (si hace lo primero) o esta en su derecho si hace lo segundo, es decir, invertir en K e introducir mejoras en la productividad. Si queremos potenciar un modelo basado en los trabajadores del conocimiento… que nadie se preocupe demasiado por el salario mínimo.
El gasto publico en España es mucho en relación al PIB? Lo que hay es una política fiscal y estructura política demenciales. Lo primero tiene arreglo aunque el PP ha tirado por lo fácil que es subir IRPF (tiene un pase aunque las rentas del trabajo están soportando una carga impositiva asfixiante en comparación con el K), y el IVA… Lo siento pero no hay peor impuesto socialmente hablando que subir el IVA, especialmente cuando bienes que estaban al 4% y 8% han pasado al 21%. Ladrones y traidores del Tercer Estado.

La estructura política del complejo Estado Español, aparte de generar unas desigualdades impropias de un Estado Moderno, tienen muy mal arreglo. Exigen un consenso político del que no veo voluntad. Los nacionalismos históricos ya se van a encargar de poner palos en las ruedas.
Y la usura…que podemos decir de la caída de las Cajas Políticas y proceso de concentración bancaria, deshaucios, Ley Hipotecaria, clausulas suelo, rescates de privilegiados, indemnizaciones millonarias a sus dirigentes políticos (que no Directivos) … Se llama quiebra de confianza de los súbditos en el Sistema. Resultado: Estado en peligro, indignados 15M, acosos (escraches no se lo que son), etc. Una sociedad mas movilizada para influir no es mala, lo malo es que ha surgido a partir de una quiebra brutal de confianza.
En resumen, queda mucho que cambiar en la UE para que salgamos de esta puñetera crisis. España sola no puede salvarse por nadie. Los españoles nos tenemos que poner las pilas, dejar de leer el BOE y de preguntar “factura?”. Reducir el pillaje, capturar y castigar duramente a los defraudadores de todas las clases sociales (las bolsas de fraude están muy claras). La emigración no es una solución de país, solo un pequeño desahogo. Y encima de nuestros mejores cerebros. Digamos que el motor somos nosotros, las personas y sus proyectos, ambición y sueños. El gobierno que moleste lo menos posible, mejore su influencia en Europa y corrija externalidades para crear un país (y no 17) donde merezca la pena vivir.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar