17
Abr

Después de la controversia provocada hace seis meses por la publicación de nuevas estimaciones de los multiplicadores fiscales -lo que supuso un toque de atención a los excesos de austeridad en los procesos de consolidación fiscal- esta vez el FMI ha sido más neutral en el eterno debate de política económica entre keynesianos y neoclásicos.

En el lado monetario, ya comentamos la semana pasada que el FMI defiende el anclaje de las expectativas inflacionistas, lo que apoyaría los riesgos que están asumiendo algunos bancos centrales.

Pero en el lado fiscal, ahora se reconoce que no hay remedios milagrosos para los problemas de déficit y deuda pública, aunque en general se defiende que manteniendo superávits primarios del 1%, los ratios de deuda pública se acercarían al 60% en 2030. Sigue predominando la visión de que el riesgo en estos momentos es pasarse de frenada a corto plazo en el ajuste fiscal, pero también se reconoce que es necesario presentar planes de consolidación de las cuentas públicas en el medio plazo en países como Japón o EEUU. Pero la realidad es que en 2014, los países desarrollados tendrán un porcentaje de la deuda pública equivalente al 110% del PIB, cuando a partir del 90% del PIB los efectos sobre el crecimiento potencial son claramente negativos.

Previsiones de crecimiento económico

Además, el FMI rebaja las previsiones para el crecimiento mundial en 2013 en 0,2 p.p. hasta un 3,3%, aunque las mantiene estables para 2014. La expansión global tiene continuidad, pero el comportamiento de las economías sigue siendo muy desigual y, dadas las fuertes interconexiones entre países, una recuperación a “tres velocidades”, como la actual, es también una recuperación vulnerable.

perspectivas

Todas las principales economías, desarrolladas y emergentes, exceptuando Japón se ven afectadas en mayor o menor medida por la revisión a la baja de 2013. En general, el pronóstico para las economías desarrolladas en 2013 no es mejor que en 2012, aunque la progresión es más favorable, consistente con un mayor crecimiento en 2014. Para las emergentes, el FMI prevé que 2013 será algo mejor que 2012 (5,3% frente a 5,1%).

Estados Unidos

EEUU muestra signos de fortaleza gracias a la reactivación del crédito y del mercado inmobiliario, pero las medidas de austeridad puestas en marcha tendrán un impacto negativo sobre el crecimiento: 1,9% estimado para 2013 (2,1% anterior) y 3,0% en 2014 (3,1% anterior). La UEM sigue rezagada debido, principalmente, a la ruptura de los canales del crédito (familias y empresas aún no se benefician de una mejora en las condiciones financieras) y a los continuos esfuerzos de consolidación fiscal. El FMI rebaja en 0,1 p.p. sus previsiones para el crecimiento del PIB en 2013 hasta el -0,3%, pero mantiene estables las de 2014 en el 1,1%.

España

El FMI prevé para España una contracción del PIB del 1,6% en 2013, lastrada por la extrema debilidad de la demanda interna, y una leve recuperación (+0,7%) para el año próximo; en ambos casos empeora una décima sus previsiones anteriores. Según el FMI, los ritmos de crecimiento serán modestos, inferiores al 2%, al menos hasta final de la década.

Como consecuencia de estas malas perspectivas, la tasa de paro seguirá creciendo, hasta el 27% de la población en 2013, la más alta de la UE, junto con Grecia, apenas se reducirá medio punto el año próximo y no bajará del 25% hasta 2016. Por su parte, aunque el déficit público se reducirá de forma notable este año hasta el 6,6% del PIB, frente al 10% estimado en 2012, quedará lejos del objetivo marcado por Bruselas (en principio el 4,5%), mientras que en 2014 volverá a repuntar hasta cerca del 7%: no será hasta 2017 cuando se sitúe por debajo del 6%. Como aspecto positivo, se prevén superávits crecientes de la balanza por cuenta corriente (1,1% del PIB este año y 2,2% el próximo).

Para Japón incrementa sustancialmente sus previsiones gracias a las nuevas medidas de estímulo fiscal y monetario: +0,4 p.p. hasta 1,6% para 2013 y +0,7 p.p. hasta 1,4% para 2014. Por tanto, parece confirmarse el respaldo del FMI al cambio estratégico en la política económica impulsado por el presidente Abe.

En el caso de las economías emergentes, el FMI prevé que conserven un ritmo dinámico de crecimiento en los dos próximos años, sin grandes cambios respecto a 2012: 5,3% en 2013 (5,5% anterior) y 5,7% en 2014 (5,8% anterior). La resistencia de la demanda interna y de las exportaciones y el apoyo de políticas pro-crecimiento explican su diferenciación positiva. Destaca la fuerte revisión a la baja en las previsiones para Brasil en 2013 (-0,5 p.p. hasta un 3,0%), aunque mejora en 0,1 p.p. hasta un 4,0% las de 2014. En el caso de China, a pesar de las recientes señales de enfriamiento, el FMI sólo recorta en 0,1 p.p. su previsión para 2013 hasta el 8,0% y limita la mejora estimada para 2014 (8,2% frente al 8,5% anterior).

El FMI considera que los escenarios más adversos han perdido probabilidad y, por tanto, los riesgos para la economía global están ahora más equilibrados.

– Reconoce que el escenario a corto plazo ha mejorado gracias a que los responsables políticos de la UEM y de EEUU tomaron medidas para desactivar los dos principales riesgos que amenazaban a la expansión global: riesgo de ruptura del euro y un endurecimiento excesivo de la política fiscal en EEUU.
– Entre los riesgos a medio plazo, destaca las dudas sobre la capacidad de la UEM para superar la crisis y de EEUU y Japón para reducir sus déficits fiscales y su deuda.
– Los desequilibrios en las balanzas por cuenta corriente están moderándose, aunque ello se debe, principalmente, al debilitamiento de las importaciones en los países con mayores déficits. Esta mejora se refleja en un cierto reequilibrio entre las tres principales divisas y el FMI no observa grandes desviaciones respecto a sus valores fundamentales: considera que el dólar y el euro están moderadamente sobrevaloradas y el yuan chino moderadamente infravalorado.

Política económica

Entre las recomendaciones, el FMI destaca que, en las economías desarrolladas, los dirigentes políticos deben tomar “todas las medidas que sean prudentes para estimular la débil demanda”.

– Reconoce que la expansión fiscal no puede resolver por sí sola los problemas de debilidad de la demanda y de elevado endeudamiento y recomienda a EEUU y a Japón a que tomen medidas para equilibrar sus cuentas públicas a medio y largo plazo; pero éstas deben ser graduales. Además urge a los países con margen fiscal (como Alemania) a tomar medidas de estímulo.
– Además, sugiere que los bancos centrales deberían analizar qué más pueden hacer para afianzar la recuperación económica: la política monetaria debe seguir respaldando la actividad y las políticas financieras tienen que ayudar a mejorar la transmisión de la política monetaria hacia la economía real.
– Todo ello debe ver complementado con reformas estructurales para elevar el crecimiento potencial y reequilibrar la demanda mundial.
– En el caso de las economías emergentes, el FMI considera que deberían comenzar a retirar estímulos a medio plazo, empezando con la política monetaria y, posteriormente, poniendo en marcha planes de consolidación fiscal para ganar margen de maniobra.

En definitiva, un informe de transición, en el que como en los dos años anteriores se espera una recuperación de la economía mundial en la segunda parte del año. Lo positivo es que se han reducido las probabilidades de los eventos de mayor riesgo (ruptura del euro) y, sin embargo, Europa seguirá siendo un lastre para la recuperación mundial a corto plazo.

Comentarios

Alvaro Butragueño 18 abril 2013 - 09:13

Del artículo se extraen varios datos interesantes que pueden ayudar a, como dice el resúmen final, ayudar a UEM a salir del paso cuanto antes:
– Alemania tiene margen fiscal y por tanto cierta “cuerda” para soltar.
– El Euro ha recuperado la confianza internacional que se merece, quitando de la mesa las dudas existentes sobre su ruptura o (por lo menos hoy) la posibilidad de que algún estado miembro abandone la moneda única.
– El Euro se encuentra ligeramente sobrevalorado. Creo que un análisis sobre la posibilidad de emisión de papel y comerse ese colchón es necesario. El mayor problema a tener en cuenta si se diese este caso es la dependencia al petróleo y los precios tan elevados que registra la gasolina en España en la actualidad.
– Si Europa decidiese dar los pasos hacia la dirección correcta sumando todos los factores anteriores, es hora de que el Gobierno finalmente ponga en marcha el plan de ajuse impositivo que lleva anunciando ya un tiempo y bajen los cietos impuestos y el IRPF.

Mención especial a las economías emergentes. Esperemos que viendo los problemas que atraviesan economías más desarrolladas no cometan los mismos errores.

GOYO DE FRUTOS 19 abril 2013 - 08:10

Queridos amigos , si no relajamos los objetivos de deficit , no podremos crecer y por lo tanto no podremos pagar !!! es asi de simple y asi de claro.
Un abrazo desde Segovia ( España)
Goyo

Carlos Pacheco 19 abril 2013 - 09:25

Precisamente la Directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha afirmado que España necesita más tiempo para cumplir los objetivos fiscales, si queremos retomar la senda del crecimiento.

Parece que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha conseguido hacer ver que los ajustes no deben ser tan radicales y que una presión excesiva no es productiva. La política de ajuste es necesaria, pero la economía necesita también un impulso al consumo. El equilibrio es la clave.

Francisco Sarmento 19 abril 2013 - 09:57

Es cada vez mas recurrente la idea del equilibrio de la balanza comercial en las economías con mayores déficits, sobretodo a través de las exportaciones, como medida a corto/medio plazo de estímulo de la demanda y consecuente crecimiento del PIB.
En este sentido, se da especial relevancia a las economías emergentes y los países con mayor capacidad de crecimiento de sus economías, como bien lo describe visualmente The Economist en este mapa: http://www.economist.com/blogs/graphicdetail/2013/04/daily-chart-12?fsrc=scn/gp/wl/dc/poorlittlerich
Sin embargo, las empresas exportadoras demasiadas veces se encuentran con barreras a la exportación, logísticas o administrativas, cuando buscan expandir su comercio a economías emergentes, en las que se echan de menos medidas facilitadoras de comercio internacional.

Alex 19 abril 2013 - 10:58

Apreciado, Rafael:

La derrota del socialismo de planificación centralizada ya ha pasado. Creo que debería Ud. escribir algo sobre la gran batalla del fraude fiscal y el blanqueo de capitales, los auténticos males de este momento. Escriba acerca de por qué pagar impuestos no es tan malo para el Estado ni para la redistribución de la riqueza y de la igualdad de oportunidades, olvídese por un momento de los beneficios de los recortes sociales para la economía y céntrese un poco en la lacra de la evasión de tributos y el proceso posterior de blanqueo de ese dinero. No se preocupe, igual pierde algún admirador de ese programa de televisión donde Ud. interviene algunas noches al filo de la madrugada, pero el resto agradeceremos sus ideas de una mente tan privilegiada como la suya.

Sin más, reciba un afectuoso saludo.

Alejandro Irazoqui 22 abril 2013 - 20:55

No cabe duda de que el apoyo del FMI hacia un ajuste menos duro y corto placista en España puede ser de gran apoyo de cara a que Bruselas permita aflojar el objetivo de déficit fijado para este año. Se han realizado grandes ajustes hasta el momento (ahogando la demanda interna), y aunque queda mucho por hacer todavía en relación a la consolidación fiscal, el crecimiento en nuestro país pasa por estimular la inversión y el consumo de formar urgente.

Por otro lado, según se publica hoy en diarios como Expansión o Cinco días, Angela Merkel ha sugerido cesión de soberanía de los estados miembros a las instituciones europeas en ciertos ámbitos de política, de cara a poder superar la crisis y atraer inversión a la zona euro. Habría que determinar a qué ámbitos se refiere y bajo que condiciones se cede soberanía de cara a que la UEM salga reforzada. Es cierto que, como bloque europeo, queda mucho por hacer en política económica, fiscal…(complicado con 28 países y sus grandes diferencias) y que en algunos casos sería conveniente que las políticas fuesen compatibles entre los países; sin embargo, yo veo esta propuesta como una medida más por parte de Alemania de control e imposición, en su posición de líder económico actual.

Paco Mora-Figueroa 24 abril 2013 - 09:52

Esta semana estamos todos atentos a las noticias económicas, a la espera del veredicto final de Bruselas en cuanto al objetivo del déficit para España y al plan del gobierno para cumplir con este; el viernes el presidente del gobierno comunicará un nuevo plan de reformas que conllevarán recortes en algunas partidas (esperemos que no se toque la partida del IVA..)

En este sentido quería contextualizar la importancia del objetivo del déficit impuesto por Bruselas, donde extraemos que cada punto porcentual sobre el PIB Español supone unos 10.000 millones en las arcas del estado. Siendo así, cada 1% que nos rebajen del déficit objetivo, será 10.000 millones disponibles que el estado podrá destinar a políticas de expansión en lugar de tener que ser destinados a mas políticas de recortes.

El viernes seguimos comentando!

Abrazo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar