11
Feb

La semana pasada The Economist informó que Venezuela era el país del mundo con las hamburguesas más caras, al cambio en dólares. El 31 de enero de 2013 el precio de un Big-Mac era en Venezuela más del doble que en EEUU. Por tanto, la decisión del Gobierno de Venezuela de devaluar el bolívar va en la buena dirección. Acosado por la especulación que sufría el bolívar el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, devaluó este viernes, 8 de febrero, por la noche el bolívar un 32% dejándolo en 6,3 bolívares/dólar frente a su anterior tipo de cambio de 4,3 bolívares/dólar. El objetivo de la devaluación es evitar que siga la especulación, recuperar las reservas de divisas, aumentar las exportaciones, el crecimiento y la recaudación fiscal.

Además, aliviará las malas condiciones económicas que sufre la empresa pública Petróleos de Venezuela (Pdvsa). Aunque no solucionará todos sus problemas. Necesitará mucho más que dinero para sacar la producción de crudo del país del extenso letargo en el que está sumida. Pdvsa aporta 9 de cada 10 dólares que entran a la economía venezolana por exportaciones y es, por tanto, la primera perjudicada cuando el tipo de cambio queda controlado y apreciado.

No tiene ningún sentido que, según el Índice Big-Mac, Venezuela tuviese hasta ahora el tipo de cambio más apreciado del Mundo y por ello era necesario el depreciarlo.

Cuadro: Apreciación (+) o Depreciación (-) de las monedas según el Índice Big-Mac.

indice big mac 2013

El mercado de divisas es un mercado perfecto

La teoría económica lleva siglos estudiando los mecanismos que contribuyen a entender el funcionamiento de los mercados y la eficiencia de los mismos. Los mercados de divisas suelen ser mercados perfectos, es decir, mercados libres y competitivos en el que las fuerzas del mercado (oferentes y demandantes de divisas) actúan libremente. En ellos hay transparencia y muchos oferentes y demandantes de divisas y un precio único (la cotización) que cambia con los cambios en la oferta y la demanda de dólares.

Las fuerzas del mercado son como las mareas. Si un gobierno ataca las fuerzas del mercado se ataca a sí mismo. Además, mantener tipos de cambio paralelos, como en Venezuela, genera mercados negros y, por tanto, injusticia. En el siglo XXI, casi todos los países han adoptado sistemas flotantes (o flexibles) de tipo de cambio. En Venezuela el tipo de cambio de mercado es de 18 bolívares/dólar. Devaluando Venezuela va en la buena dirección, es decir, se aproxima al mercado.

En el mercado de divisas si aumenta la demanda de dólares, que es lo que está ocurriendo desde hace tiempo en Venezuela, las fuerzas del mercado por sí solas harían que el bolívar se depreciase ya que a este tipo de cambio la cantidad de dólares demandada supera a la cantidad ofrecida (hay una escasez de divisas). De ahí que parezca necesario que el gobierno venezolano cierre todavía más la brecha entre el tipo de cambio oficial y fijo (hoy situado en 6,3 bolívares/dólar) y el tipo de cambio de mercado (paralelo) que es flotante (18 bolívares dólar).

Esta semana, que hoy empieza, hay que estar atentos a la evolución del mercado negro para ver si los venezolanos comprarán dólares al tipo oficial o los seguirán obteniendo en el mercado negro. Si la diferencia se mantuviese esta solo se podría reducir devaluando todavía más el tipo de cambio oficial o dejando flotar la moneda. De esta forma desaparecería el mercado negro (paralelo).

¿Cuál es el problema de devaluar?

¿Porque la devaluación del bolívar va a generar presiones inflacionistas?

 La devaluación de una moneda, en este caso el bolívar, con respecto a otra/s genera presiones inflacionistas básicamente por:

1) Los precios en bolívares de los bienes importados tanto de consumo como de inversión aumentarán (inflación). Venezuela soporta una inflación de más del 20% la más alta del continente americano. La devaluación provocará mayor inflación. De ahí que, para evitar la inflación, todo proceso devaluatorio deba ir acompañado de una política monetaria restrictiva.

2) Los precios, en moneda local (bolívares), de los servicios provenientes del exterior aumentarán (más inflación).

3) Los costes de producción de aquellas empresas cuyas materias primas son importadas aumentarán; entonces si las empresas quieren mantener su margen trasladarán ese aumento a los costes y vía precios al comprador final (más inflación).

4) Los gastos financieros de aquellas empresas que tengan créditos en moneda extranjera se incrementarán; este incremento en los costes financieros se trasladará vía precio al consumidor, si es que la empresa quiere mantener su margen (más inflación).

5) Teniendo en cuenta que la devaluación incentiva las exportaciones, el incremento en éstas, generará un mayor nivel de divisas y, por tanto el banco central deberá comprar una parte emitiendo a cambio bolívares (base monetaria) lo que por el efecto multiplicador aumentará la cantidad de dinero y, por tanto, la inflación.

6) Además un aumento de las exportaciones (aumento de la demanda agregada) generará un esfuerzo mayor sobre el aparato productivo (oferta agregada) lo que también tenderá a tensionar los precios (más inflación).

Perjudicados por la devaluación

Esta devaluación, como todas la devaluaciones, va a tener fuertes efectos redistributivos, perjudicando a los venezolanos que tienen deudas en dólares, reales, euros, etc. que tendrán que convertir ahora más bolívares que antes de la devaluación para pagar esas deudas y beneficiando a los acreedores en dólares que ahora recibirán más bolívares por cada dólar que habían prestado. En el caso particular de la deuda pública venezolana, mucha de ella nominada en moneda extranjera, la devaluación tendrá un impacto muy negativo sobre el déficit fiscal –aumenta la carga de intereses expresado en moneda doméstica– y sobre las futuras necesidades de financiación. En este sentido, la devaluación va a crear más dificultades al Gobierno para hacerse con las divisas necesarias para pagar los servicios de la deuda pública en dólares.

Por otro lado, como vimos que la devaluación va a generar inflación, perjudica fundamentalmente a los perceptores de ingresos fijos, que suelen ser los más débiles (por ejemplo rentistas y jubilados).

Quizá sean las pequeñas y medianas empresas quienes estarán en la situación más comprometida con deudas en dólares y flujos de ingresos (ventas) vinculados básicamente al mercado doméstico (bolívares). Para las familias que mantienen deudas en moneda extranjera, la devaluación aumentará la relación deuda/ingresos provocando recomposiciones en la estructura de gastos del hogar con un efecto negativo sobre el consumo. En términos generales, la devaluación para las familias y pequeñas empresas puede generar un “efecto pobreza”.

A pesar de todos estos problemas parece que los beneficios de esta devaluación van a superar a los costes. Pero lo más acertado sería romper con el sistema de tipo de cambio fijo y controlado y adoptar un sistema flotante. Tener tipos de cambio fijo es tanto como aceptar el fracaso de otras medidas de política económica para controlar la inflación lo que transmite poca credibilidad a los inversores. De ahí que en el mundo ha habido una clara tendencia a abandonar los regímenes de cambio fijo para adoptar tipos flotantes.

Sin embargo, es necesario considerar que los males de la economía venezolana no proceden solo de un bolívar que, sin duda, estaba sobrevalorado sino y sobre todo por no haber acometido reformas fiscales en profundidad y no haber combatido la ineficacia y corrupción de la clase política. Por tanto la solución a los problemas económicos de Venezuela deben pasar no solo por la devaluación sino también por la reforma fiscal y la aparición de un conjunto de políticos y funcionarios que se comprometan a gobernar el país sin robar un bolívar.

¿La devaluación del bolívar ha sido suficiente o se ha quedado corta?

Comentarios

Carlos 10 febrero 2013 - 20:47

Fácil y sencillo, si hay cambio en negro es porque hay restricción al cambio, o sea que el cambio en paralelo aumentará como ya estoy comprobando (no hace falta llegar al lunes) consecuentemente no sólo arreglará el problema diferencial del cambio real y paralelo sino que condenará a más pobreza a más familias.

José Manuel Vázquez 11 febrero 2013 - 17:08

Estimado profesor,

Esta noticia supondrá un duro golpe para las empresas españolas que operan en Venezuela. En concreto a BBVA y Telefónica, que se encuentran registrando crecimientos del 51% y del 27% en sus respectivos sectores.

En el caso concreto de Telefónica,tenía pendiente la repatriación de dividendos por valor de 5.882 millones de bolívares, cuya equivalencia en euros pasa de 1.013 a 691 millones después de la devaluación.

Por otra parte, empresas como Repsol cuya actividad operativa se basa en dólares, no sentirán tanto el efecto de la devaluación. Iberdrola es otro de los casos que no sufrirá apenas impacto por la medida, puesto que suscribió sus contratos con el país mayoritariamente en dólares.

Muchas gracias.

[…] 4,3 a 6,3 bolívares”. Esa disposición entra en vigor hoy miércoles pero ya está causando terribles estragos a los sufridos […]

José Manuel Vázquez 15 febrero 2013 - 17:06

Estimado profesor,

Mientras tanto, en Europa nos preocupamos por el fortalecimiento del euro, que se debe en gran parte a las políticas expansivas de Japón y Estados Unidos que están depreciando sus respectivas divisas.

Tal y como nos explicó, esta depreciación se debe a la compra de activos, aumento de la base monetaria y a la bajada de tipos de interés del Banco de Japón y de la Reserva Federal. Este tipo de políticas han hecho que el Euro alcance los 1,36 dólares, lo que supone un máximo desde finales del 2011.

Es conveniente destacar que las políticas monetarias más necesarias en este momento son precisamente las que conlleven una depreciación del mismo, puesto que esto fortalecerá nuestra posición exterior y nos hará más competitivos. Para esto harán falta algo más que palabras del presidente del BCE Mario Draghi, que quizás tenga también que verse obligado a rebajar los tipos de interés.

Rodrigo Flores Mayen 18 febrero 2013 - 00:02

Tener un tipo de cambio fijo implica tener un riesgo alto para la economía de los países que lo adoptan. Considero que las economías que controlan el tipo de cambio, lo hacen por mucha dependencia en sus transacciones con el exterior o quizá por miedo a la volatilidad del mercado cambiario, sin embargo, hay que darse cuenta que a largo plazo se generará un problema más grande, que provoque fuertes devaluaciones, pérdidas de ahorros por tipo de cambio y que exista también una alta inflación. Todas estas consecuencias perjudican mucho a la sociedad. Esto sin duda no se le puede olvidar a estos gobiernos que controla el tipo de cambio.

José Manuel Vázquez 18 febrero 2013 - 16:42

Estimado profesor,

Con respecto a la guerra de divisas, el G20 ha emitido un comunidado por el cual insta a abstenerse de devaluaciones competitivas de divisas. Aunque no entra de lleno en valorar las políticas monetarias de algunos países como Japón o USA, el documento es un manifiesto sobre las bondades de dejar que sea el propio mercado el que determine los tipos de cambio.

José Manuel Centeno Gutiérrrez 21 febrero 2013 - 11:47

Soy venezolano y a mi juicio creo que hay más factores políticos que económicos para la reciente devaluación del Bolívar, es decir, factores que van más allá de “evitar que siga la especulación, recuperar las reservas de divisas, aumentar las exportaciones, el crecimiento y la recaudación fiscal”. Aunque esos factores políticos a los que hice alocución anteriormente no son el foco principal de este blog pienso que son muy importantes y que se deben tener en cuenta al hacer un análisis macroeconómico de Venezuela.
Para entrar en materia, considero interesante ir un poco hacia atrás y mirar un poco la historia de las devaluaciones y los controles de cambio ocurridos en Venezuela. Esto no es nada nuevo para el país sudamericano, el 28 de febrero de 1.983 ocurrió una devaluación del Bolívar por parte del gobierno del presidente Luis Herrera Campins y establecieron desde entonces control cambiario para evitar la fuga de divisas del país. Dicho control de cambio fue eliminado el 10 de febrero de 1.989 por el gobierno de Jaime Lusinchi. En el transcurrir de ese período la moneda venezolana llegó a devaluarse de 0,0043 Bolívares (en los actuales Bolívares Fuertes) por Dólar a 0,043 Bs/$.
Más recientemente, el 5 de febrero del año 2.003 se volvió al control cambiario por el gobierno del actual presidente Hugo Chávez a una tasa de 1,60 Bs/$. El Bolívar fue devaluado nuevamente en el año 2.004 a 1,92 Bs/$, en el 2.005 a 2,15 Bs/$ y en el año 2.10 a 4,30 Bs/$ hasta llegar a la actual tasa de 6,30 Bs/$ anunciada el 8 de febrero del presente año.
Ahora, ¿favorece al país y a sus ciudadanos esta nueva devaluación? Sin duda que para el país era necesario una devaluación debido a la alta sobrevaloración del Bolívar. Macroeconómicamente era necesario para tratar de aumentar las reservas internacionales y así disminuir la alta especulación de los precios del Dólar con respecto al Bolívar en el mercado paralelo también conocido como mercado negro, en el que actualmente se está cotizando el Dólar aproximadamente a 22 Bs/$.
Es muy evidente pensar que al devaluar el Bolívar se está favoreciendo o incentivando a las exportaciones, pero la pregunta que surge aquí es, ¿cuáles exportaciones? Actualmente el único bien con capacidad para exportar que produce Venezuela es el petróleo, la industria del hierro, gas y demás minerales explotables han sufrido, por nacionalizaciones de la empresas, grandes estragos de los cuales no se ha podido recuperar y difícilmente lo hará mientras e siga con este sistema político.
Entonces, ¿a quién favorece y a quién perjudica la devaluación? Favorece al gobierno, que recibirá más Bolívares por la misma cantidad de Dólares que percibe a través de la renta petrolera y de este modo puede seguir con su política socialista. Por otro lado, Venezuela tiene unos altos niveles de importación de productos, alimentarios y de diversos tipos. Si el gobierno de Chávez no comienza desde ya a asignar los Dólares necesarios a través de la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI) a los productores nacionales para que estos puedan importar la materia prima necesaria para su proceso productivo le habrá salido mal la jugada al gobierno ya que no conseguirían disminuir el precio del Dólar paralelo y los productores tendrían que recurrir a este para mantener sus empresas a flote. En conclusión, con esta devaluación quien más sufre es el pueblo venezolano y especialmente los de las clases sociales mas bajas y también a aquellas personas naturales y jurídicas quienes contraen deudas en moneda extranjera. Y por otro lado a las grandes compañías multinacionales quienes ya han previsto disminuciones en sus ingresos debido a la devaluación del Bolívar, ejemplo de ellos es P&G con 250 millones de Dólares de pérdidas, al igual que Colgate-Palmolive con 120 millones de Dólares y empresas de todos los sectores que operan en Venezuela y tienen que repatriar sus ingresos a su casa matriz como Laboratorios Merck, Laboratorios Bayer, Avon, Ford, General Motor, etc.
El destino económico que le espera a Venezuela es poco alentador tanto para propios como extraños.

Gustavo 18 junio 2013 - 20:10

La situación de Venezuela esta asociada a una política monetaria que ha implementado el gobierno venezolano orientada al aumento de las exportaciones. Esta política ha generada que el sector privado se encuentre en una situación crítica ya que demanda una cantidad de divisas que el mercado no puede satisfacer. Esto ha producido que la inflación y la especulación sean elementos cotidiano de los venezolanos. Además, si agregamos los altos niveles burocráticos y el aumento desmedido de la corrupción podemos afirmar que la economía venezolana se encuentra en una de sus peores crisis económicas.

Ahora, considero que la mejor solución que el gobierno venezolano puede implantar al corto plazo es un sistema de bandas que permita una fluctuación controlada. Esta medida debería aumentar la base monetaria y ser un primer paso en el camino a la eliminación del control cambiario y una restructuración de toda la política monetaria.

Gonzalo Perez Dematteis (IMBA 2014 A4) 19 junio 2013 - 09:20

Profesor, como usted bien lo define en el ultimo párrafo, el problema no es si se ha quedado corta o no la devaluación, si no, lo que debe cambiar Venezuela para no tener este tipo de problemas. Cuando el problema de varios países de Sur América es contener el dolar para que no se deprecie y no haya una perdida de competitividad, parece increíble que países como Venezuela o Argentina tengan el problema inverso.
Me alegra mucho ver que se mencione mi país (Uruguay) en algún ranking o blog, aunque no sea del todo positivo verlo en este. Nosotros vivimos muy fuerte lo que menciona en el anterior blog (http://economy.blogs.ie.edu/archives/2013/02/colombia-enfermedad-holandesa.php), lo que le sucede a Colombia y a causado muchos problemas en Uruguay.
Lo que me queda la interrogante es, ¿como se hace para no estar en los extremos?, ¿como se llega al camino intermedio?.
Muchas gracias, saludos.

SABRINA CONDE 20 junio 2013 - 19:23

Estimado Profesor,
La situación en Venezuela como usted comenta es muy difícil la situación política es es problemática e ineficiente.
Con la devaluación trae consigo una inmensa inflación que golpea seriamente al Venezolano de a pie, o digamos a la clase media quienes perciben un ingreso y cuya capacidad de ahorro es cada vez menor.
En Venezuela el problema es que el acceso a las divisas es limitado y destinado prácticamente para unos pequeños grupos.
La verdad el problema serio a atacar antes de estos paños calientes de devaluación que sin políticas que lo acompañen leyes y justicia se seguirá creando un ambiente de inequidad y corrupción.
Hay que empezar tomando medidas como el respecto al respecto de la propiedad privada, instituciones serias que velen por el bienestar de la mayoría.

Alfredo Acero 24 junio 2013 - 11:05

La devaluacion es una medida de corto plazo, pero el gran problema de Venezuela como varios otros paises, son los niveles de corrupcion del gobierno. Devaluaciones, o tipos de cambio con flotacion sucia quedarian invalidados en la medida que el estado siga haciendo una mala distribucion del dinero, expropiando y gastandose el dinero en obras que no son de mayor envergadura.
La inversion privada no llega del extranjero porque de ahi sacar los dolares del pais no se puede, te pueden expropiar en cualquier momento.
El local no quiere invertir en su pais porque de pronto la delincuencia empieza a buscarlos.

Lo que vive Venezuela es muy similar a lo que vivieron paises de Sudamerica en los 80s y que solo a traves de una reforma integral con devaluacion de moneda, recorte de gasto publico, apertura comercial y cambios de rumbo a nivel de gobierno se pudieron solucionar.

Miguel 25 junio 2013 - 06:47

Estimados,

Durante el presente año fue implementado en Venezuela un nuevo esquema de adquisición de divisas, haciendo de Venezuela uno de los paises con mayor complejidad en lo que a control cambiario se refiere. Este proceso se fundamente en un sistema de subastas por parte del estado para con las empresas privadas, a continuación algunos de los princicipales pasos de cual costa dicho proceso:

1. El Órgano Superior publica la subasta y fija el monto de la oferta.
2. Las empresas autorizadas presentan sus cotizaciones a los agentes financieros.
3. Los agentes financieros remiten las cotizaciones al BCV y el BCV consolida las ofertas con el monto que fue previamente publicado por el Órgano Superior (hasta aquí el mecanismo es igual al procedimiento de las emisiones de títulos de deuda externa de la República).
4. Luego se empleará el método de la subasta Vickrey modificada1 para la asignación de las divisas y se define cuáles serán las empresas ganadoras de la subasta.
5. Luego de realizada la subasta, el Órgano Superior coteja la documentación por las empresas ganadoras e informa al BCV las autorizaciones.
6. El BCV se pone en contacto con los agentes financieros y estos últimos le comunican a las empresas cuales han sido seleccionadas.
7. Las empresas seleccionadas depositan en los agentes financieros la contraparte en bolívares de lo que ha sido asignado para cada una de ellas, y estos a su vez se los hacen llegar al BCV.
8. Simultáneamente los agentes financieros emiten una carta de crédito por el monto en divisas que les ha sido aprobado a cada empresa que será entregada a los proveedores.
9. Luego de que los grupos de trabajo del órgano Superior constatan que la calidad, la cantidad y los precios referidos en la cotización de la solicitud de divisas concuerdan con el que efectivamente se encuentra en físico en los puertos venezolanos, se autoriza al BCV a cancelar la carta de crédito.

Los principales problemas se han dado en que las cantidades subastadas no logran satisfacer las necesidades por parte del sector privado. De esta forma al ser el mercado paralelo un mercado que a parte de ser totalmente especulativo, es un mercado ilegal según a planteado el gobierno Venezolano, se generan grandes impactos a nivel de escases de productos y alimentos dado que grandes corporaciones no pueden tener el acceso al mismos dadas sus políticas internas.

Al día de hoy, el sistema de administración de divisas (CADIVI) ha sido etiquetado como el principal nicho de corrupción del país, con lo que las expectativas sobre un aumento en la eficieicia de este sistema se quedan cortas.

Juan david lopera 2 marzo 2014 - 15:46

La situación en Venezuela es critica, hoy en día el dólar negro en Venezuela esta 11 veces por encima de su tasa oficial siendo una barbaridad 6 bolívares por dólar y el negro por encima de los 66 bolívares por dólar el cadivi siendo una medida totalmente ineficiente, habiendo intereses políticos de por medio y tal corrupción que existe con su actual gobierno es muy difícil que un país como Venezuela se estabilice, si siguen devaluando se dañara y empeorara el pais cada vez mas y la situación no cambiara.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar