6
feb

La última EPA (cuarto trimestre de 2012) indica que el número de personas en España trabajando a tiempo parcial ha aumentado considerablemente. Respecto al tercer trimestre de 2012, existen 110,200 personas más trabajando con jornada reducida, un aumento considerable, del 4,4% en sólo un trimestre. ¿Significa esto que la reforma laboral de 2012 está empezando a funcionar y que las empresas empiezan a acudir a la flexibilidad interna (reducción de jornada y salarios en lugar de despidos masivos) para adaptarse al ciclo económico? Una mirada más detenida a los datos no permite responder afirmativamente a esta pregunta, por desgracia.

El gráfico 1 muestra la evolución del empleo a tiempo parcial en España desde el primer trimestre de 2008 y por género. El aumento del último trimestre de 2012 se debe exclusivamente a las mujeres, algo inconsistente con un uso generalizado de la flexibilidad interna. Por el contrario, el empleo a tiempo parcial masculino ha descendido, no aumentado, durante el último trimestre de 2012. Además, el aumento del empleo a tiempo parcial femenino, se enmarca dentro de una tendencia alcista que arranca desde antes de la reforma laboral aprobada en febrero de 2012. Los datos de los cuatro trimestres de 2012 no permiten concluir que hay un cambio de tendencia.

Gráfico 1. Ocupados a tiempo parcial (% sobre el total de ocupados)

Ocupados a tiempo parcial (% sobre el total de ocupados)

 

Fuente: EPA

El gráfico 2 muestra el porcentaje de ocupados que han trabajado menos horas de las habituales debido a razones económicas de la empresa. Esta serie es altamente cíclica, y si bien es cierto que se muestra un aumento desde el primer trimestre de 2012, los valores que alcanza la serie a finales de 2012 no están significativamente por encima de los que ya se daban en 2009, el primer año de profunda recesión. Es más, tal y como muestra el gráfico 3, el

porcentaje de trabajadores afectados por ajustes de jornada por motivos económicos (economic short-time work) es muy inferior en España comparado con países como por ejemplo Alemania, donde el recurso a la flexibilidad interna ha sido mucho más frecuente, sobre todo al inicio de la gran recesión (año 2009).

Gráfico 2. Ocupados que han trabajado menos horas de las habituales debido a razones económicas de la empresa (% sobre el total de ocupados)

Gráfico 2. Ocupados que han trabajado menos horas de las habituales debido a razones económicas de la empresa (% sobre el total de ocupados)

Fuente: EPA

Gráfico 3. Ocupados que han trabajado menos horas de las habituales debido a razones económicas de la empresa (% sobre el total de ocupados). Alemania versus España

En conclusión, una mirada más en detalle de los datos no permite ser optimista en cuanto al uso de la flexibilidad interna en España, a pesar de la reforma laboral y de los datos de la última EPA. Habrá que ver si el aumento de la tasa de empleo parcial sigue aumentando tanto en el caso de las mujeres en cuyo caso podríamos encontrarnos ante una respuesta de los hogares a la crisis económica, respuesta que probablemente tenga poco que ver con la reforma laboral de 2012.

Gráfico 3. Ocupados que han trabajado menos horas de las habituales debido a razones económicas de la empresa (% sobre el total de ocupados). Alemania versus España

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar