12
ene

La caída de las remesas: causas y consecuencias.

Escrito el 12 enero 2013 por Rafael Pampillón en Economía española

El Banco de España acaba de publicar los datos de remesas que, durante los tres primeros trimestres del año 2012, enviaron los inmigrantes desde España hacia sus países de origen. En los nueve primeros meses de ese año se registraron envíos por valor de 4.825  millones de euros. Esta cifra supone una caída del 11,6% respecto al mismo periodo del año 2011 que fueron 5.458 millones (cuadro 1). Son datos que están íntimamente relacionados con la intensa crisis económica que sufre España y la consecuente disminución de la renta disponible que fuerza a los inmigrantes a reducir sus envíos de dinero para poder mantener aquí un mínimo nivel de vida.

Cuadro 1: Envíos de remesas desde España (millones de euros).

Año Total año
2006 7.059
2007 8.449
2008 7.948
2009 7.214
2010 7.208
2011 7.256
2011 (enero-septiembre) 5.458
2012 (enero-septiembre) 4.825

Fuente: Banco de España

Las remesas de dinero disminuyeron por tres motivos: 1º) Según el INE se está reduciendo el número de ocupados extranjeros en España, un 7% desde el tercer trimestre de 2011 hasta el tercer trimestre de 2012 (cuadro 2).

Cuadro 2: Población extranjera en España: ocupados y tasa de paro.

 Año Nº de ocupados extranjeros (miles) Tasa de paro
2006 2.601,8 12,02
2007 2.887,0 12,37
2008 2.886,5 21,26
2009 2.547,2 29,70
2010 2.508,1 30,40
2011 (tercer trimestre) 2.373,5 32,70
2012 (tercer trimestre) 2.211,5 34,84

Fuente: INE

2º) El paro entre la población inmigrante está aumentando.  En el tercer trimestre de  2.012 la tasa de paro de los extranjeros alcanzó el 34,8% de su correspondiente población activa, frente al 32,7% en 2011. En 2006 esa tasa de paro era solo del 12% (ver cuadro 2), y

3º) La población extranjera que vive en España también se está reduciendo, aunque muy poco: 2,3% en un año (desde el tercer trimestre de 2011 hasta el tercer trimestre de 2012).

La tasa de desempleo de la población extranjera en España es diez puntos y medio mayor que la española: 34,8% frente a los 23,3% de los españoles; como consecuencia muchos inmigrantes para poder trabajar y seguir así enviando remesas comienzan a cambiar de ciudad, de región, de sector y de empleo, trabajan más horas y reducen sus gastos para seguir enviando dinero, aunque sea menos, a sus familiares. Algunos pasan a formar parte de la economía informal. El regreso a casa es su última opción. En España, al menos por ahora, se vive mejor que en el lugar de origen de la inmigración. No esperamos, por tanto, una importante salida de España de emigrantes.

Perspectivas de futuro.

La mayoría de los inmigrantes trabaja en sectores donde la crisis ha golpeado con más fuerza. Efectivamente, las oportunidades de empleo de la mayor parte de la población inmigrante están bastante concentradas en el sector de servicios de baja productividad y en la construcción, y esos dos sectores están reduciendo drásticamente su actividad. La rápida reducción de afiliados extranjeros a la Seguridad Social confirma esta tendencia de destrucción de empleo y/o de aumento de la economía informal. Es de esperar que en el futuro el empleo se siga deteriorando, sobre todo en los trabajos menos especializados. Este aumento del desempleo no se detendrá hasta que muchos españoles y extranjeros desempleados emigren. Volverán cuando haya una recuperación económica sostenida.

Como consecuencia del deterioro del mercado laboral los inmigrantes trabajan, pero por menos salario. Cuando llegaron a España la mayoría de los inmigrantes llegaron para trabajar por un salario menor del que recibían los españoles. De ahí que, además del aumento del paro y de la destrucción de empleo hay otro factor que genera caídas importantes en las remesas: los salarios que cobran los inmigrantes de baja cualificación, están disminuyendo. Ello se debe a que es una población más flexible, más sumergible y más necesitada de recursos económicos que los nativos, por lo que están dispuestos a cobrar menos salario.

Repercusiones negativas

La reducción de estos flujos tiene consecuencias muy negativas para los países que más dependen de las remesas ya que suponen una importante fuente de financiación en divisas. Son países que para desarrollarse tienen grandes necesidades de importación de tecnología y maquinaria, y, por tanto, de divisas. Además, las remesas sirven y han servido para que muchas familias hayan podido salir adelante.

Lo más negativo de esta reducción de las remesas es que las familias receptoras pasarán apuros. Las familias de los migrantes compran con los ingresos de remesas, en su país de origen, una casa o montan sus pequeños negocios, dándole al país un aire de iniciativa y de crecimiento a través de la pequeña y la mediana empresa. Muchos pagan la educación de los hijos y casas aquí en España y/o allá en el país de origen. La crisis económica, el aumento del paro y la caída de las remesas están provocando que se resientan los pagos de las hipotecas contraídas aquí y allá y que aparezcan los desahucios. Desgraciadamente y a medio plazo se puede esperar una mayor destrucción de empleo y un mayor aumento del desempleo tanto en la población inmigrante como en la española.

El lado positivo es que los menores pagos por remesas, junto al fuerte aumento de las exportaciones de bienes servicios y el mejor comportamiento de la balanza de rentas están consiguiendo obtener superávit en la balanza por cuenta corriente y, por tanto, reducir la posición deudora de España frente al resto del Mundo. Esta disminución de la deuda externa está favoreciendo la bajada de los tipos de interés que tienen que pagar los bonos españoles.

Fuente: Rafael Pampillón Olmedo. “La caída de las remesas: causas y consecuencias”. Expansión. 12 de enero de 2013. página 43. (En este artículo de Expansión en el gráfico de la derecha los datos de la tasa de paro son correctos pero los datos de población se refieren a la población extranjera ocupada y no a toda la población). Los datos de este post son correctos.

Comentarios

[...] El Banco de España acaba de publicar los datos de remesas que, durante los tres primeros trimestres del año 2012, enviaron los inmigrantes desde España (La caída de las remesas: causas y consecuencias.  [...]

Mª Concepción Aragonés Cabeza 13 enero 2013 - 01:06

La verdad es que parece obvio pensar que la crisis española tiene efectos en los países en vias de desarrollo que crecen, en parte, gracias a las remesas enviadas desde aquí, pero nunca había analizado nuestra situación desde ese punto de vista. La reducción de las remesas enviadas desde nuestro país son reflejo de la situación laboral de los inmigrantes y del alcance que tiene la crísis globalmente.
Desde el estallido de ésta muchos se resistían a abandonar España en busca de oportunidades de trabajo pero un claro indicativo de que actualmente se está produciendo una migración de mano de obra y de talento impresionante es la variación de las remesas recibidas.
Aunque gracias a estas variaciones los tipos de interés bajen yo creo que un aumento de 2.000M de euros en las remesas recibidas y un paro del 25% son datos que dejan más que en evidencia nuestra verdadera situación actual.

Cristina Amor 13 enero 2013 - 12:33

A pesar de las claras repercusiones negativas que pueda tener la disminución de remesas, como bien se dice en el blog, esto también tiene partes positivas, como es el caso de una reducción de la posición deudora que España tiene con el resto del mundo. Esto puede observarse en una disminución del tipo de interés que pagan los bonos españoles. Con respecto a esto, en una noticia de expansion.com se constata este hecho: “El interés exigido al bono español a diez años se mantienen por debajo del nivel del 5,1%, en el entorno del 4,85%”.

Claro está que la crisis está afectando a todos los sectores, y en mayor cantidad a aquellos sectores cíclicos. El problema es que nos encontramos como hace varias décadas, en las que era necesario exportar nuestro principal factor productivo (el trabajo) para poder subsistir en el país. Hasta que las cosas mejoren en España, esto tendrá que volver a ser así. Nos estamos convirtiendo poco a poco en un país que exporta capital humano en vez de importarlo como hace unos cuantos años.

Diego 14 enero 2013 - 02:30

Don Rafael, viniendo de un país cuyo tercer componente del PIB solía ser los ingresos por remesas, puedo dar fe de la importancia de las renesas. Sin embargo, también puedo contarle a los lectores que los países sudamericanos se han beneficiado del regreso de los migrantes que han regresado con un mayor nivel de educación y con una mentalidad emprendedora. Los gobiernos también han incentivado el regreso mediante planes que incluyen beneficios tributarios y acceso a crédito. El ciclo esta cambiando, debido a las oportunidades en Sudamérica la ola de migrantes europeos, profesionales técnicos, especializados, y con ganas de trabajar, no sólo aportara al desarrollo de la región sino también al ingreso de remesas al viejo continente.

Juan Manuel Restrepo 17 enero 2013 - 11:51

Me parece Diego que en parte tu comentario es acertado cuando hablas de los incentivos que se generan en los planes que ofrecen los gobiernos de nuestros países a los inmigrantes que regresan. Sin embargo, el público que expone el blog son personas con una educación mínima que trabaja en los sectores de servicios de baja productividad y de a construcción. La gente que regresa a nuestros países son personas que han estudiado,regresan con conocimientos nuevos, generan valor y que no se ven tan afectadas por la crisis. España se beneficia mucho al ver como los inmigrantes con escazos recursos económicos y baja educación reducen el envío de remesas y que además están dispuestos a trabajar por menos dinero.

victor diaz 17 enero 2013 - 16:37

Profesor Pampillón, muchas gracias por la información. únicamente me sorprende el dato que indica que la emigración de población extranjera hacia sus países de origen es baja, cuando los datos de la EPA del 3T de 2012 indican por una parte una reducción importante del número de ocupados y un incremento muy pequeño del número de parados en términos relativos. Pueden desde luego haberse incorporado a la economía sumergida, pero las estimaciones del INE sobre la vuelta a sus países de origen en 2012 rondaría los 112.000 de una población de 4.5 millones, siendo la emigración de población española mayor en términos absolutos.Entiendo que puede haber cierto grado de subjetividad en la interpretación de las cifras, sin embargo mis datos está justificados aquí: http://golpedefecto.blogspot.com.es/2013/01/interpretacion-de-los-datos-de-paro.html

Dejar un Comentario

*