25
Ene

Destrucción masiva de empleo

Escrito el 25 enero 2013 por Rafael Pampillón en Economía española

La Encuesta de Población Activa (EPA) publicada ayer confirma que la economía española sigue siendo una máquina de destrucción masiva de empleo. En el cuarto trimestre de 2012 se han perdido 363.300 puestos de trabajo, un 4% de los que había en el tercer trimestre. Fue el segundo peor trimestre de la historia en términos de destrucción de empleo.

¿En qué colectivos se ha cebado más esta fuerte destrucción de empleo del 4º trimestre?  Los datos de la EPA permiten señalar que la destrucción de empleo ha sido generalizada pero ha sido mayor 1) en los trabajadores de baja cualificación que en los mejor formados; 2) en los hombres que en las mujeres; 3) en los que tienen edad entre 16 y 25 años que en los mayores de 25 años; 4) en el sector público (caída del 2,5%) que en el empleo privado (se reduce el 2%); 5) en la construcción que en la industria y los servicios; 6) en los extranjeros (4% ocupados menos) que en los españoles (1,8%); y 7) en la contratación temporal (se pierden 217.000) que en los contratados fijos (se reducen en 91.000).

Aumentan los desanimados 

La EPA confirma también la tendencia iniciada hace dos años: descenso del número de activos en el trimestre, 176.000 menos (la mayor caída en más de 15 años, ver cuadro). Esto significa que hay menos personas que buscan trabajo lo que hace sospechar que está aumentando el número de personas que se desaniman y buscan otras alternativas como pueden ser: 1) establecerse sobre todo la población extranjera en la economía sumergida, (un indicador de esta situación irregular es que la población ocupada extranjera que suministra la EPA es un 25% superior al número de los extranjeros afiliados a la Seguridad Social); 2) replegarse en los hogares para hacer tareas domésticas; 3) españoles y sobre todo extranjeros que abandonan el país (en el cuarto trimestre, según la EPA, hubo una salida neta de población extranjera en edad de trabajar de 74.000) y 5) formarse mejor para adaptarse a las nuevas demandas del mercado laboral. 

Paro juvenil

Es evidente que la gente joven tiene más facilidad tanto para formarse como para emigrar. Sin embargo, es muy preocupante el elevado paro juvenil, que vuelve a aumentar y que supera por primera vez el 55%. Se trata de más de 930.200 jóvenes, entre 16 y 24 años que quieren trabajar y no encuentran trabajo. Se une a esto otros dos datos escalofriantes: una caída en el cuarto trimestre de más de 81.000 ocupados en el colectivo de edad de 25 a 29 años y otra de 82.000 en los que tienen entre 30 y 34. En una perspectiva de cinco años la comparación es mucho más dramática. En 2007, España ocupaba a 5 millones de personas entre los 16 y 29 años y en el cuarto trimestre de 2012 la ocupación era solamente de 2,4 millones; se ha producido, por tanto, una caída de 2,6 millones. Destrucción de empleo juvenil que es el resultado del colapso del sector de la construcción que daba empleo a muchos jóvenes con ninguno o muy bajo nivel de formación, un sistema educativo ineficiente, salario mínimo alto, al menos para los jóvenes, y elevadas cotizaciones a la Seguridad Social.

El desempleo de los inmigrantes

La destrucción de empleo y de población activa no sólo afecta a los jóvenes sino también a la población extranjera, sobre todo a la que trabajaba en el sector de la construcción. Los ocupados extranjeros han disminuido en los cuatro últimos años en 825.000 personas y en el cuarto trimestre de 2012 la destrucción de empleo inmigrante aumentó en 89.000 puestos de trabajo. La tasa de paro inmigrante alcanzó, además, su máximo histórico, situándose en el 36,5% de la población activa extranjera, muy superior a la que tiene la población española que es del 24,2%.

Conclusión

En resumen, en el cuarto trimestre del año pasado la economía española continuó perdiendo empleo pero con mayor intensidad. Seguimos siendo golpeados por una crisis muy grave que vive uno de los momentos más difíciles de su existencia. En los próximos trimestres esperamos también más paro y menos empleo, tanto público como privado, no solo por la contracción de la economía y el ajuste del sector público, sino también porque aunque la economía volviese a crecer, y lo hará probablemente al final de este año, el empleo tardará en hacerlo. España se dirige hacia un modelo productivo más intensivo en capital (humano y físico) y en tecnología que en mano de obra.

Política económica

Habrá que seguir liberalizando, mientras tanto, el mercado de trabajo para facilitar la contratación, unificando los tipos de contratos, modificando las indemnizaciones por despido para que sean progresivas con la antigüedad en el puesto de trabajo, favoreciendo el empleo a tiempo parcial, reduciendo las cotizaciones sociales que son impuestos sobre el trabajo (compensando esos menores ingresos para pagar las pensiones con elevaciones en la edad de jubilación) y permitiendo agencias privadas de colocación junto a los servicios públicos de empleo.

Fuente: Rafael Pampillón. “Destrucción masiva de empleo“. Expansión. 25 de enero de 2013. Páginas 26 y 27

Comentarios

Victor Diaz 25 enero 2013 - 14:01

D. Rafael, como siempre muchas gracias por su comentario y excelente exposición. Me gustaría indicar que aunque comparto su punto de vista sobre la evolución de la ocupación y paro extranjeros, es muy dificil determinar el grado de incorporación a la economía sumergida de este colectivo debido a las diferentes metodologías utilizadas por la EPA (encuestas y considerar trabajador al ciudadan@ que trabaja una hora a la semana) que el de la seguridad social (criterios administrativos con contrato en vigor y creo que de más de 20 horas semanales).
Por otra parte el saldo migratorio ha sido negativo ya en 2011 y en el 2012, siendo importante este incremento importante a nivel de ciudadanos españoles, reflejando las pocas expectativas de la población a encontrar trabajo y tristemente y probablemente reflejando también la huida de capital humano que será dificil de recuperar posteriormente. http://golpedefecto.blogspot.com.es/2013/01/interpretacion-de-los-datos-de-paro.html
Si no le importa, porque creo que es importante, me gustaría reflejar también el importante ajuste del empleo público que se está llevando a cabo y como la evolución de la variación del empleo privado se ajusta con una correlación del 0,97 a la evolución del PIB. Al que le interese el tema estoy seguro de que no será defraudado: http://golpedefecto.blogspot.com.es/2013/01/evolucion-del-empleo-publico-y-privado.html

Luis Perera 26 enero 2013 - 16:55

A mi punto de vista, lo primero que se tiene que hacer es quitar el subsidio a los desempleados, considero que esto ayuda a incrementar los desanimados que se repliegan para hacer tareas domesticas. Esto les permite seguir en una Zona de confort.
En muchos países esta ayuda por parte del gobierno no existe, por lo tanto las personas se ven obligadas a conseguir un trabajo o realizar diversas actividades para ganar dinero.

Verónica C. Sánchez R. 27 enero 2013 - 21:30

Tomando en cuenta los datos mecionados en el post, podríamos decir que la crisis ha afectado en su mayoría a aquellos trabajadores de menor cualificación, como es el caso de los inmigrantes y de los jóvenes. Por lo tanto, otra de las alternativas de liberalización que podría plantearse, es la eliminación o reducción del salario mínimo, pues este es relevante para el grupo de personas mencionado previamente; la cantidad de trabajo ofrecida es superior a la demandada, situación que genera aún más desempleo en la población. Los adolescentes por ejemplo, estarían dispuestos a aceptar salarios más bajos a cambio de adquirir formación en el empleo, y a largo plazo incluso, se incrementaría la productividad de éstos.
Otra posible alternativa de liberalización, podría ser la reducción del impuesto sobre la renta de las personas físicas. En la actualidad, la ley del IRPF fija un tipo marginal entre 24% y 43%, dependiendo de los ingresos brutos anuales. La mayoría de los trabajadores responde a los incentivos, y por lo tanto mientras mayor sea el salario percibido (gracias a un reducción del IRPF), estarán dispuestos a trabajar un mayor número de horas, habrán más personas motivadas a dedicarse a trabajos fuera del hogar, e incluso podría influir positivamente en la edad de jubilación, así como también en el descenso de los individuos dedicados a las actividades de la economía sumergida.

Barbara O'Neill de Tyrone Sanesteban 27 enero 2013 - 23:07

En primer lugar, hay que remarcar las variables que acentúan la destrucción de trabajo en el mercado laboral español, que son:

• Cualificación
• Edad
• Temporalidad

Estas tres variables centralizan las razones por las cuales hay ciertos colectivos con mayor estabilidad laboral que otros. La mayor cualificación dificulta la pérdida de empleo debido a la capacidad de aportar valor añadido en el puesto de trabajo así como la mayor flexibilidad para conseguir aplicar a más y mejores puestos de trabajo. Por otro lado, la edad está altamente ligada al factor económico desde el punto de vista de la empresa, ya que resulta más barato despedir a trabajadores que llevan poco tiempo en el puesto de trabajo (habitualmente jóvenes) que aquellos con más antigüedad. Por otro lado, la temporalidad hace que, por razones obvias, la destrucción de los puestos sea mayor ya que, se presupone que en el momento en el que una empresa formaliza contratos indefinidos (fijos), no prevee un despido en el corto plazo.

Por otro lado hay razones de menor impacto pero que también afectan a la destrucción/creación de puestos de trabajo, como es el ajuste de puestos en el sector público que se aprobó recientemente y que está en marcha actualmente, la erosión de ciertos sectores como la construcción y el ajuste de entidades financieras en España y el sexo, ya que el hecho de que las mujeres cada vez copen más y mejores puestos de trabajo, hace que la destrucción de puestos de hombres sea mayor, equiparándose a los de las mujeres.

Por otro lado, el estado de ánimo de los sujetos en edad de trabajar. La tendencia generalizada instaurada en España es de pensar que somos un país en graves problemas, con poca o nula oferta de trabajo y con baja capacidad de reacción. Esto hace que los trabajadores o parados se aferren a la idea de que encontrar un puesto de trabajo y conservarlo por encima de todo es lo mejor para prosperar, cuando se debería de generar la idea de que la generación de puestos de trabajo y la diversificación de las capacidades así como la potenciación de la empleabilidad son las claves para salir de las dificultades en las que nos encontramos. En pocas palabras: formarse, emprender y superarse, en lugar de caer en el desánimo y la desesperación. Esta situación es más dramática en el caso de los jóvenes ya que son los que deben aprovechar su juventud para aprender, adquirir experiencias enriquecedoras y mejorar su empleabilidad, en lugar de estancarse en la idea de que no van a poder encontrar trabajo.

Además, en relación a la calidad de la enseñanza española, a la que se habría que dedicar un comentario aparte, cabe hacerse la siguiente pregunta: independientemente de la calidad de la enseñanza española, ¿formamos a nuestros jóvenes para ser buenos trabajadores o buenos emprendedores? Es decir, si todos buscamos trabajo, ¿quién lo va a ofrecer?

Finalmente, aunque España se encuentra en un momento de ajuste y modernización de sistemas de gestión de la política financiera, así como de legislación en distintas áreas de la economía que estaban obsoletas (mercado laboral), no se termina de flexibilizar, liberalizar y modernizar las políticas como se debería. Digamos que nos encontramos ante una regularización “light”. Por tanto, la modificación de la legislación laboral no ha conseguido alcanzar los niveles de flexibilización y simplificación de las políticas de contratación y despido necesarias para hacer que el mercado laboral funcione de forma más rápida y ágil, para que las empresas tengan la confianza y la tranquilidad de ajustar sus plantillas a la realidad económica sin el temor de encontrarse en situaciones como las actuales de altos costes de despido, miedo a contratar, abuso de contratos temporales y en prácticas, etc.

Eduardo J. Mallén 27 enero 2013 - 23:33

Es evidente que exista una recuperación de la economía para poder reducir la tendencia alcista de la tasa de paro e incrementar los empleos en España. Igualmente, a pesar de los bajos costos de remuneración que se le ofrecen a la población extranjera por las horas de trabajo, es importante que se le otorgue las oportunidades de empleo a los españoles. Con esto, se podrá incrementar el consumo y al mismo tiempo reducir la tasa de paro. Ya en momentos donde la economía presente una tendencia alcista nuevamente, se podría ofrecer plazas de trabajo nuevamente a los extranjeros. Es necesario dar importancia y énfasis a la reducción de la tasa de paro juvenil, otorgándole mas oportunidades ya que este segmento de la población podría garantizar el futuro económico del país. De igual manera, me identifico con el comentario Luis Perera en que se debe disminuir el subsidio a los desempleados, ya que esto contribuye a que el numero de desanimados se mantenga incrementando y no exista un incentivo a la búsqueda de una plaza de trabajo.

Adrià Palé Ferrer 28 enero 2013 - 01:13

Sin lugar a dudas la cita “Aumentan los desanimados “es la que creo que debería quedar remarcada, primero porque es la más graciosa dentro de este contexto, digamos, tan apocalíptico. Luego más seriamente creo que esta bajada de población activa ha venido al mayor parte por la salida de emigrantes, un 40%. Los cuales adoptan la decisión de volver a sus países de origen ya sea cobrando la totalidad del paro por avanzando, por el factor de los desahucios que afectan con gran fuerza a estos colectivos o simplemente deciden irse.

Luego según comentaba la edición online del mundo este Sábado, “Hay más parados en España que habitantes en la rescatada Irlanda. O “Suman más de la población de Madrid, Barcelona y Valencia juntas. La verdad es que estos datos no son muy esperanzadores

Un dato esperanzador: La industria automovilística Española, gracias a las reformas laborales adoptadas para incrementar la flexibilidad laboral, añadiendole los bajos costes de la mano de obra (mucho más baratos que la media Europea) pueden hacer de este sector ” el milagro Español”. La pregunta es si es aplicable al resto del sector privado….

Carlos Rubio 28 enero 2013 - 11:30

Creo que es importante remarcar que la tan manida reforma laboral, a corto plazo, destruye empleo. Esto se debe a que reduces los costes de despido y las empresas, en un momento tan delicado como el que están pasando, pueden ajustar su personal con mayor facilidad para adaptarse a los nuevos tiempos sin afectar demasiado a la liquidez de la misma. A largo plazo, estas mismas empresas serán más propensas a contratar nuevos trabajadores ya que el riesgo económico al que incurren es menor. Por tanto, además de la crisis, estos datos son fiel reflejo de las reformas que se están llevando a cabo por el Gobierno actual aunque ya comenzaron en el final de la legislatura anterior. Esperemos, por tanto, que se acorten los plazos de recuperación del empleo respecto a la recuperación económica prevista a finales de 2013.

Juliana Reyes 28 enero 2013 - 11:39

Estas tristes cifras me hacen pensar en dos cosas:
1. Por qué hay datos de la economía española que mejoran y el desempleo sigue empeorando cada trimestre? Qué está haciendo mal el gobierno y por qué no ha implementado medidas drásticas para ayudar a este terrible problema? Teniendo en cuenta los objetivos económicos de un país, parece que se están haciendo esfuerzos por ayudar al crecimiento del PIB, la estabilización de la inflación, una mejor distribución de la renta, el equilibrio de la balanza de pagos….pero el desempleo por qué parece ser menos importante?
2. El gran aumento del paro juvenil para mí es una gran alarma. El país tiene problemas de pensiones porque son muchos más los ciudadanos con edades altas que los jóvenes. Para el desarrollo de los países, además, el trabajo de los jóvenes representa un factor importante.

Como estudiante colombiana de un MBA en España, no es fácil para mí comprender que jóvenes de muchos lugares del mundo escojamos este país para nuestra educación, pero que en realidad las posibilidades de continuar nuestra vida laboral acá son muy remotas. Y cuáles son las posibilidades de un par español … pocas.

Elena Vásquez Fernández 28 enero 2013 - 15:00

El mercado laboral español básicamente está filtrando a las personas menos productivas, por ejemplo la mano de obra poco cualificada. Asimismo, estoy de acuerdo con el comentario de Luis, se deben tomar medidas para disminuir el salario mínimo y disminuir el tiempo del subsidio de los desempleados. En muchos países en Latinoamérica, esto no existe y si vemos el caso de Estados Unidos solamente tienen una paga por 7 meses, lo cual alienta a las personas a buscar empleo por necesidad. Aunque esto signifique un decremento en el nivel de vida de los españoles, se deben de tomar las medidas pertinentes para mejorar la situación a largo plazo, en lugar de pensar social o políticamente en los intereses a corto plazo.

David Tamayo Ramos 28 enero 2013 - 23:43

Estimado Dr. Pampillon,
Gracias por sus comentarios que nos ayudan a digerir mas fácil la encuesta tan desalentadora para los Españoles, sin embargo mi comentario va dirigido a los efectos secundarios de esta crisis económica y que como usted lo comenta a esta destrucción masiva del empleo. Que pasara cuando falte el subsidio a los desempleados? Cuales son las opciones para un desempleado? buscaran trabajo en países con mas oportunidades? Emprender algún tipo de negocio será factible? el indice de violencia crecerá?Lo que mayor me asombra como extranjero viviendo en España es el gran desanimo por parte de los desempleados, Entiendo que es una situación muy difícil, pero sin embargo siento un falta de interés de sobre salir por parte de ellos. Pareciera que la gente esta conforme con los subsidios por parte del gobierno. Y por parte creo se deberá poner atencion a estos efectos secundarios, ya que numero de desempleados es muy alarmante. Espero que tanto el gobierno como el sector privado encuentre sabiduría para enfrentar esta situación.

José Manuel Vázquez 6 febrero 2013 - 16:56

Estimado profesor,

A propósito de estos datos tan desalentadores sobre el paro, conviene comentar que según los expertos, es probable que esta situación de pérdida de empleo continúe por lo menos hasta el año que viene. Según datos de la Fundación de las Cajas de Ahorros, la recuperación del PIB español llegará de forma moderada y progresiva a partir de finales de 2013, por lo que no se empezará a crear empleo neto hasta el segundo semestre del 2014. De cumplirse estas previsiones, todavía quedarían por destruirse alrededor de 300.000 empleos más. Los expertos más optimistas apuntan que de crearse empleo a finales del 2013, éste sería exclusivamente de carácter estacional.

¿Dónde se perderán estos nuevos empleos? En este punto sí que parece que los analistas coinciden en que los sectores más castigados serán los de la banca, sector público y de nuevo la construcción.

Como apunte positivo, el gobierno de la UE tiene en mente aprobar ayudas de “varios miles de millones de euros” para intentar paliar el paro juvenil, una lacra que en España ya afecta prácticamente al 50% de la población activa.

Sandra Montes 7 febrero 2013 - 19:48

Los líderes europeos muestran su preocupación por las cifras de paro juvenil: la tasa de paro entre los menores de 25 años alcanza ya el 55%. Además de la bonificación de hasta 3.600 euros en la cotización de la Seguridad Social para contratos indefinidos a menores de 30 años, el presidente del Consejo Europeo ha dicho que va a proponer destinar parte de los presupuestos a crear empleo para los más jóvenes.
¿Cuál es el perfil de estos jóvenes? La franja de edad más afectada es de 20 a 24 años, abarcando el 74% de los parados de este grupo. Afecta en un 54% a los hombres y un 46% a las mujeres, siendo el 96% de todos ellos solteros. Las comunidades más afectadas son Andalucía, Cataluña y Madrid en términos absolutos, siendo esta última la más afectada también en términos relativos. El porcentaje de desempleados sobre la población activa en esta comunidad es de 65%.
El nivel educativo de estos parados es básico, ya que únicamente un 15% de estos jóvenes tiene estudios superiores, y el 45% del total pueden considerarse ya parados de larga duración, después de llevar más de un año buscando trabajo.
Mayoritariamente son personas del sector servicios y la construcción, ámbitos muy parados en la economía española y lo que es peor, la escasa capacitación hace que sea complicado recolocar a estas personas en otros puestos de trabajo.

FERNANDO IGLESIAS 11 febrero 2013 - 23:05

El futuro de España se juega en Europa. ¿Cuántas veces habremos escuchado este tópico? Sin embargo, es cierto. El cómo y cuándo salgamos de la crisis pasa, en buena medida, por las negociaciones en Bruselas. Así, el Ejecutivo de Mariano Rajoy, con Italia y Francia como principales aliados, deberá intentar canjear crecimiento económico por deuda. Esto es, hacer ver principalmente Alemania que si se relajan los objetivos de déficit pudiendo aplicar una política fiscal no tan restrictiva (para la cual ya no hay mucho margen), el crecimiento necesario para volver a la senda de creación de empleo llegará más pronto que tarde. Evidentemente, esto no implica dejar a un lado la agenda de reformas estructurales que tanta falta hace en nuestro país.

Yingda Pan 15 marzo 2013 - 09:42

Ayer leí una noticia en Financial Times en la cual la empresa francesa de trabajo temporal Adecco dice que Francia y Los E.E.U.U. están camibando la estructura de empleo sigen teniendo más proporción de empleo de contratos temporales.

Hemos estudiado en macroeconomía la ley de okum que hay que mantener un crecimiento de economía cerca de 3% para el punto equilibrio de generación de empleo y hay que conseguir 2% de crecimiento más para quitar un 1% del desempleo.

Tengo curiosidad de saber dentro del desempleo que se quita o sea los empleos que genera tiene una estructura o una distribución concreta de empleos temporales y empleos completos?

Seguramente que la población tiene más porcentaje de empleo temporal y a lo mejor cuando se empieza a crecer la economías, los empleos de baja cualificación se cae más en la población extranjera de España? Hay alguna de predecirlo?

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar