26
Dic

Se vuelve a reducir el déficit comercial en España

Escrito el 26 Diciembre 2012 por José Ramón Diez Guijarro en Economía española

En un año a punto de cerrarse sin demasiadas noticias alentadoras de la economía española, siguen sorprendiendo positivamente los datos de déficit comercial. Por tanto, las ganancias de competitividad se están reflejando en los intercambios con el exterior con mucha más rapidez e intensidad de lo esperado. Es decir, la denostada devaluación interna puede ser tan eficaz como los ajustes de la divisa para desencadenar el clásico patrón de recuperación que se inicia con una reactivación de la demanda externa y, sin embargo, no hay que incurrir el peaje de los aumentos de inflación o respuestas de política económica de los competidores.

Pero vayamos con los datos. El déficit comercial hasta octubre se redujo un 28,3% interanual, la mayor corrección desde 2009 (-25,1% hasta septiembre). En consecuencia, en términos anuales, se sitúa en el 3,3% del PIB, el menor desequilibrio en 15 años y lejos de los máximos anteriores al inicio de la crisis (9,4% en 2007).

Por un lado, la debilidad del gasto interno explica el prolongado retroceso de las importaciones; por otro, dado que dicha debilidad es extensible a nuestros principales socios comerciales de la UE, el dinamismo de las exportaciones se explica por las mejoras de competitividad de nuestros productos y la creciente penetración de los mismos en destinos alternativos, sobre todo África o Latinoamérica, pero también Estados Unidos o Japón. Por tanto, por áreas geográficas, los destinos extracomunitarios siguen siendo los más dinámicos (+14,9%), sobre todo África (+31%), América Latina (+18,5%) o Asia (+15,3%). Por su parte, se mantiene el deterioro de las ventas dirigidas a nuestros socios de la UE (-1,2% interanual) y, especialmente, de la UEM (-2,1%). El creciente superávit comercial con la UE (9.331 millones de euros, cantidad que triplica la del mismo periodo de 2011), sobre todo con Francia, Portugal y Reino Unido, contrasta con el déficit registrado con el resto del mundo (37.387 millones), si bien se reduce un 11,3% interanual.

Por lo que respecta a las importaciones, las energéticas (casi la cuarta parte del total) crecen con fuerza (+14,8%), mientras el resto retroceden un 6%; en ambos casos, son tasas similares a las de meses anteriores. Por áreas geográficas, se prolonga el retroceso de las procedentes de la UE (-6,8%) y, sobre todo, de la UEM (-7,6%). Entre el resto (+4,1%), sobresalen las compras procedentes de América Latina (+34,2%), en particular de México (+65,4%), y África (+17,7%), especialmente de Argelia y Nigeria, con crecimientos superiores al 20%. Por productos, entre las importaciones no energéticas sólo crecen las de alimentos y productos químicos (+3% y +2,8%, respectivamente). En cambio, destacan los retrocesos de las de bienes de consumo duradero (-13,2%) y automóvil (-13,9%).

A destacar: (i) el superávit no energético se aproxima a los 11.000 millones de euros, (ii) el saldo positivo con la UE se triplica hasta superar los 9.300 millones, y (iii) la tasa de cobertura se encuentra en máximos históricos e, incluso, supera el 100% descontado el componente energético.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar