15
dic

Europa pierde competitividad frente a EEUU

Escrito el 15 diciembre 2012 por Rafael Pampillón en Economía de EEUU, Unión Europea

Esta semana Eurostat ha publicado datos de producción industrial de la Unión Monetaria Europea (UME). La producción de las fábricas de la eurozona volvió a caer en Octubre (-1,4% en tasa interanual).  Además y según la consultora Markit, que elabora el PMI (Índice de Producción Manufacturera), en noviembre la producción manufacturera de la zona euro empeoró por decimosexto mes consecutivo. La actividad del sector industrial no acaba de levantar cabeza. A ello se une que mientras el PIB del tercer trimestre de los EEUU registró un avance del 2,7% anualizado, el PIB también del tercer trimestre del conjunto de países del área del euro se contrajo el 0,1%.Estos datos decepcionantes confirman que la recesión en Europa se podría prolongar a lo largo del año que viene.

Previsiones económicas para 2013

Las previsiones para 2013 muestran que el PIB de la zona euro se contraerá un 0,3% mientras que el de EEUU crecerá al 1,9%. Este crecimiento de EEUU se deberá, en parte, a la reactivación del sector inmobiliario que comenzó en 2012, pero que durante el próximo año ganará fuerza. A ello se une la política monetaria de la Reserva Federal que permitirá mantener los tipos de interés en niveles muy bajos, lo que facilitará la demanda de hipotecas y la inversión en factorías y bienes de equipo. Es muy probable que durante el año los precios de la vivienda comiencen a subir. El sector público, en cambio, restará crecimiento a la economía porque el Presidente Obama tendrá que reducir el déficit público.

El problema de Europa 

Esta situación y estas previsiones económicas confirman la tendencia que se viene produciendo en los últimos años: la economía americana crece más y es más competitiva que la europea. Efectivamente los datos coyunturales son solo la punta del iceberg de algo más profundo y que tiene que ver con la pérdida de competitividad de la Eurozona con respecto a EEUU y a otras zonas geográficas. Hay varios indicadores que señalan esta pérdida de competitividad:

1)      La Organización Mundial de Comercio publicó que la UME sigue perdiendo cuota en las exportaciones mundiales de bienes. La participación de sus exportaciones en el total mundial descendió en los últimos ocho años un 19%. La caída de EEUU en ese mismo periodo fue del 15%.

Participación (%) en las exportaciones mundiales de bienes

2003 2011 Crecimiento
China 5,9 10,7 +81%
Estados Unidos 9,8 8,3 -15%
Alemania 10,2 8,3 -19%
Japón 6,4 4,6 -28%
América del Sur y Central* 3,0 4,2 +40%
Francia 5,3 3,3 -38%
Italia 4,1 2,9 -29%
España 1,6 1,7 6%
Europa* 45,9 37,1 -19%

(*) Incluye el comercio fuera del área y trambién entre los países del área. Fuente:  OMC (2.012)

2) Además, y desde hace cuatro años, la economía europea está estancada. Mientras EEUU durante los últimos tres años (2010 a 2012) creció a una media ligeramente superior al 2%, la Eurozona lo ha hecho por debajo del 1%.

3) Como consecuencia, los Estados Unidos han sido capaces de reducir su tasa de paro desde el 10%, en octubre de 2009 hasta el 7,7% en noviembre de este año mientras que la Eurozona en ese mismo periodo aumentó su tasa de desempleo desde el 10% hasta el 11,7%.

¿Por qué la Eurozona tiene malos resultados? ¿En qué se diferencia Europa y más concretamente la Eurozona de EEUU?:

1º) La UME tiene mayores costes fiscales, sociales y laborales que EEUU, que le hacen perder competitividad, es decir, ventas y, por tanto, producción y empleo.

2º) La UE-27 (que, como es sabido, incluye los 17 países de la UME) realiza menores gastos en Investigación y Desarrollo (I+D) que los EEUU. Lo que significa menores posibilidades de generar tecnología propia. Ello se debe a que los gastos en I+D son cruciales para el aumento de la competitividad y el crecimiento a largo plazo, a través de su impacto en el cambio tecnológico. En 2010, último año para el que disponemos de datos, la economía mundial destinó 1.250 mil millones de dólares  a actividades de I+D. Estados Unidos gastó 405.000 millones (el 32,5% del total), mientras que la UE-27 sólo gastó 294.000 millones (23,5%). En relación al tamaño de cada economía, EEUU gasta el 2,9% de su PIB en este tipo de actividades mientras la UE-27 gasta el 1,9%.

3º) La disponibilidad de capital-riesgo y los incentivos para acceder a ese capital-riesgo en los Estados Unidos son muy superiores a los que se despachan en Europa

4º) Los Estados Unidos son un país; muchas de las regulaciones, supervisones y políticas fiscales son únicas para todos los estados de la Unión por lo que también su Tesoro emite deuda conjunta para cubrir el déficit del Gobierno Federal. La UME debería iniciar ese camino: aumentar la integración fiscal de sus miembros, emitir deuda conjunta (Eurobonos), convergencia de regulaciones, supervisión bancaria única y definición de un Fondo de Garantía Europeo.

CONCLUSIÓN 

En conclusión, los indicadores de coyuntura de la Eurozona no dan por ahora señales de recuperación. De ahí que la recesión se mantendrá, sobre todo en la primera mitad del año que viene, y la salida de la crisis será muy lenta y puede entrañar riesgos elevados. Esperamos que aunque durante el año que viene la necesidad de reducción del déficit seguirá pesando sobre la economía de la UME, sin embargo, es previsible que lo haga con menor intensidad. En este senido, el año 2012 marcó el punto de máximo esfuerzo en reducción del déficit público para el conjunto de la zona euro. En parte porque el FMI en su informe de Perspectivas de Otoño ha sido muy crítico con los ajustes fiscales (léase subidas de impuestos), a la vez que señalaba que la política monetaria del BCE no está siendo lo suficientemente expansiva como para ser un contrapeso adecuado a la política fiscal restrictiva.

Aunque en 2013 el acceso al crédito seguirá restringido, las medidas de liquidez del BCE y el proceso de recapitalización bancaria que se está siguiendo deberían permitir una cierta recuperación en el mercado de crédito en la UME.

Desde el punto de vista estructural es preciso que la eurozona siga reduciendo los costes laborales, sociales, financieros y fiscales que soportan sus empresas y que las hacen ser menos competitivas en los mercados internacionales. De ahí que Europa deba seguir  promocionando la cultura de la competencia. A la vez, se debe tratar de avanzar hacia una unión fiscal, bancaria y política. Degraciadamente los pasos hacia esa unión están siendo muy lentos. Los que gobiernan Europa parece que todavía no se han enterado de que no es posible una unión monetaria sin una unión política. De mantenerse esta lentitud de los gobiernos europeos en la toma de decisiones la Eurozona puede seguir estancada durante años.

Fuente: Rafael Pampillón Olmedo. “Europa pierde competitividad frente a EEUU”. Expansión. 15 de diciembre de 2012. página 47.

Comentarios

Javier Lusquiños 15 diciembre 2012 - 20:12

Estando de acuerdo en lo general con el análisis que expone el profesor, hecho en falta quizás una referencia a la manipulación que los EEUU, han realizado del tipo de cambio de su moneda, en estos años que llevamos de crisis y que creo que son relevantes.

Históricamente EEUU , ha aprovechado su poder de disposición sobre el tipo de cambio del $ como moneda de intercambio comercial por antonomasia, para resolver problemas internos de índole macroeconómico. Aunque sea una exageración, siempre se ha dicho que la guerra de Vietnam, en realidad la pagaron los tenedores de deuda americana que vieron como una emisión desaforada para financiar déficits públicos, diluyeron dicha deuda.

En la crisis actual, de todos es conocida la diferente forma de acometer los problemas que se están llevando en EEUU respecto de Europa. Allí claramente han optado por una expansión monetaria sin límites, prometida casi por ley ( o palabra de Bernanke que es casi lo mismo) hasta al menos el 2015, con la que están acometiendo:

- Primero una financiación relativamente más barata de sus crecientes déficits públicos ( curiosamente ahora también en parte debidos a una guerra en este caso Irak-Afganistán), con menor presión de costes financieros para las empresas y familias, que como dice el profesor, ya va a permitir que en el año que viene su sector inmobiliario empiece a despegar en sus precios,

- y segundo, un tipo de cambio de su moneda muy favorable que alivia el crecimiento por la vía de la competitividad de sus productos por la devaluación de su moneda.

Respecto de Europa, y en la línea de este análisis, lo que ha ocurrido y ocurre, es que dentro de la misma cesta convivimos países acreedores y tenedores netos de deuda, con países fuertemente endeudados, y como es lógico las reglas del juego las ponen como casi siempre los
prestamistas que optan por políticas que preservan sus intereses dentro del mercado de deuda y que tienen su trasfondo y consecuencia en los tipos de cambio.

Para terminar, y para conectar las relaciones EEUU – Europa en este aspecto, hay que resaltar las pocas pero muy relevantes intervenciones de la administración americana en los peores momentos hasta ahora vividos en la crisis del euro, de las que siempre se ha traslucido un claro apoyo a la moneda única y a evitar a toda costa su desintegración, que además de por evitar consecuencias de carácter sistémico, también pueden ir por la vía de mantener este status quo con un Euro como moneda pero muy apreciado respecto del dólar, mejor que con una desintegración que haría que su moneda se apreciase con carácter inmediato, por su carácter de moneda refugio.

Entrando en mercados de productos concretos, por ejemplo el del petróleo, otro aspecto que también interesa resaltar es que a diferencia de otros momentos en donde un dólar depreciado ha supuesto problemas para las relaciones con los países productores de petróleo (años 70 -80) , es que curiosamente en una época de crisis de demanda casi de carácter mundial y por mucho que los países emergentes demandantes crecientes pero menos eficientes en consumo de petróleo hayan y estén creciendo, el precio del barril esté relativamente alto, asegurando a los productores ingresos recurrentes aún con un dólar depreciado.

Ferran Jaen 16 diciembre 2012 - 10:03

Las multinacionales quieren más Europa. España prácticamente no tiene multinacionales, luego… hay que tomar distancias, enfriar el entusiasmo europeísta y, si quieren, como así se ve que lo quieren, nuestro mercado, pues que pasen por caja y paguen, y no al revés, que el ahorro de los españoles que no se endeudaron no tien por qué estar mal retribuido como consecuencia de la polítca del BCE, ni tiene por qué ir a parar a los bnancos alemanes, que contribuyeron a crear la burbuja prestando. Es muy exitoso para alemania hacer que se socialicen las pérdidas de empresas y bancos españoles convirtiendo el presupuesto público en transformador de deudas privadas en públicas para que se paguen vía impuestos… de los que ahorraron, que son los que ptienen de qué disponer. Los españoles germanófilos parecen más bien acomplejados, inc apaces de sacar adelante el país, prefieren ponerse a remolque de una Alemania que se hace obsequiar el pago de sus créditos erróneos y no poniéndose a pagar la cirisis a escote, que el prestamista, alemán, según tantísimo tópico que se quiere hacer pasar por Teoría Económica, ha sido pesimo inversor y debe pagar con la pérdida de lo que puso. Sobran españoles acomplejados y más interesadamente acomplejados.

Dejar un Comentario

*