17
Nov

Viviendo por encima de nuestras posibilidades

Escrito el 17 noviembre 2012 por Mikel Aguirre en Economía española

Parto del hecho que todos (particulares, ciudadanos, países) tenemos pasivos.  La idea es que nuestras inversiones se financien con esos pasivos a largo plazo y obtengamos unos ingresos suficientes para ser  capaces de pagar a los que nos financian mes tras mes, cuota, tras cuota.  España es un país que ha pasado de tener un superávit de las Administraciones Públicas del 2,4%  en el año 2006, a un déficit del 6,6%, cinco años después (pasando por el -11,2% del 2009 o el -9,3% del 2010).  Es decir sobre un PIB estimado de 1 billón de EUR, se llevan  6 años gastando, como país entre 60.000 y 110.000 millones más que los ingresos que se es capaz de generar.

Lo que hoy quiero señalar es que para completar el cuadro Españas es un país con déficit por cuenta corriente.  Es decir como básicamente compramos más de lo que vendemos compensamos este desequilibrio con las entradas financieras y de capital.  Somos un país prestatario.

En Octubre del 2010, Alemania completo el pago de las compensaciones fijadas por los aliados en el Tratado de Londres de 1953 como reparaciones de la Primera Guerra Mundial.  Eran intereses de la deuda ya previamente habían pagado desde 1945 hasta 1983 las de la Segunda Gran Guerra.

Son dos conceptos de gestión económica.  Generar superávits por cuenta corriente que te permiten prestar o vivir permanente endeudado.  La mejor manera de no depender de los mercados financieros es adaptando tus gastos a tus ingresos.

Comentarios

Luís Alberto García García 19 noviembre 2012 - 19:57

Estoy muy de acuerdo en que la mejor solucion es la de adaptar tus gastos a tus ingresos. España no puede gastar más principalmente por dos motivos. Ambos muy importantes, por un lado nos sale carisimo financiarnos y por el otro lado que los límites fijados por la Unión Europea son más bajos de en los que ahora mismo estamos. España debe cambiar esta situación si quiere ser un país competitivo ya que sino nuestro gasto será en su mayoría para pagar los intereses de las deudas que estamos generando. Con este aumento del gasto (para pagar nuestros impuestos) nos encontramos con que el país tendra que aumentar su política fiscal y por lo tanto dificultando el crecimiento a través de políticas restrictivas. Resaltar los resultados que públicaba el periodicos expansion en su versión web acerca de este asunto del deficit por cuenta corriente. http://www.expansion.com/2012/10/31/economia/1351675648.html

Santiago Borja 19 noviembre 2012 - 21:52

Es verdad que España es un país con déficit en cuenta corriente pero en el año 2012 se ha reducido en casi 40% según el Banco de España. Esto se debió principalmente, a la reducción del saldo negativo de la balanza comercial y un aumento en la balanza de servicios. Por otro lado las exportaciones también han crecido con respecto a las importaciones. Es decir se sigue gastando mas de lo que se vende pero el déficit se puede ver que es menor.

Celia Velázquez 19 noviembre 2012 - 22:13

Como opinión personal considero:

Que España como miembro de la UE tiene que cumplir con el pacto de “Consolidación Fiscal”, es decir, lograr un equilibrio presupuestario (que los gastos sean iguales a los ingresos no financieros, y por lo tanto, no tener déficit presupuestario).
Obligatoriamente, el endeudamiento debe limitarse a lo establecido en el pacto de Consolidación Fiscal y no tener un déficit superior al 3% de su presupuesto. Como actualmente existe déficit, deben establecerse los ajustes necesarios para conseguir esta Consolidación Fiscal, sin que se deban aplicar a sectores claves del crecimiento futuro como son la sanidad, educación e I+D+i. Este proceso de ajustes debería llevarse a cabo en España a un ritmo más pausado que el previsto por la UE.
Debe producirse una reestructuración total de la administración del Estado, de la autonómica, y de la local; con un adelgazamiento de las mismas mediante la supresión de instituciones, fundaciones, consorcios, etc., y distribuir racionalmente las competencias de estas 3 administraciones.
Además, la UE debería utilizar una política fiscal expansiva financiándola con Eurobonos u otros medios, para evitar el alto coste que supone a algunos países de la UE acudir actualmente al endeudamiento.

Cristina Amor 19 noviembre 2012 - 22:34

Desde luego el vivir por encima de nuestras posibilidades lo único que hace es aumentar más el gasto, presente y futuro. La deuda tiene un coste muy alto, y como no empecemos a equilibrar gastos e ingresos, nos vamos a meter en un circulo vicioso del que va a ser imposible salir

José Angel Valcárcel 20 noviembre 2012 - 00:16

Está claro que la estrategia ideal sería una bajada de gastos y un aumento de ingresos, pero esta tiene que ser compatible con el crecimiento económico, ya que en definitiva, es el crecimiento lo único que sacará a España de esta situación. Soy de los que piensa que el gobierno debería mejorar la competitividad internacional de los sectores productivos y de esta forma evitar los déficits incurables en la balanza por cuenta corriente. Por otro lado, mantendría el gasto en educación e I+D+i, pues de ellas depende en gran medida el futuro de España.

Eduardo J. Mallén 20 noviembre 2012 - 12:42

Desde mi perspectiva, la economía de un país es “similar” a la economía de una persona o familia. Vemos a diario casos de personas que poseen déficit económico, por la simple situación de que sus gastos sobrepasan sus ingresos y básicamente logran sostenerse en base a financiaciones, que conllevan a su vez altas tasas de interés. Tal y como podemos ver en el escrito, España tiene un “Spending Spree” donde el gasto supera a sus ingresos, afectando el balance de su cuenta corriente, teniendo que acudir a fuentes de crédito para poder sostenerse, desde hace ya varios años. Definitivamente, España debe tomar medidas y aplicar políticas económicas restrictivas, para así lograr reducir la inflación actual y el déficit publico, y consolidar sus gatos e ingresos a un nivel de estabilidad.

Alejandro Cano 20 noviembre 2012 - 22:17

Parece evidente que lo que hay que hacer es gastar menos de lo ingresamos y no vivir por encima de nuestras posibilidades, pero quisiera hacer especial hincapié en la importancia de esos gastos. Esos gastos deberían estar orientados a revertir el déficit por cuenta corriente que tiene España. Hemos pasado de tener un superávit en 2006 a un déficit en 2011 y estos gastos no han sido orientados a mejorar la competitividad de España a nivel internacional.

Melany Rodriguez Gonzalez 21 noviembre 2012 - 11:35

En el presupuesto de los ingresos y los gastos del Estado hasta el año 2008, había un predominio de ingresos sobre gastos, mientras que ya en el 2012 los presupuestos estuvieron caracterizados por el recorte y nuevas subidas de impuestos con el fin de reducir el déficit.

Pese a los primeros recortes aplicados, a junio de 2012, los ingresos se habían desplomado un 4,2% y los gastos habían subido un 11,2%. Estas cifras se explican por las transferencias a las comunidades autónomas y la Seguridad Social, pago de intereses de la deuda y gastos de personal, siendo la inversión pública –el único gasto productivo- el único que disminuyó.

Considero necesario el establecimiento de medidas fiscales, como el aumento del impuesto sobre las rentas altas o la implementación de nuevo del impuesto de patrimonio, que aumenten los ingresos del estado, estimulando así la creación de empleo. Dicha creación de empleo tendría dos efectos postivos: reduciría el déficit, minorando los subsidios de desempleo pagados por el Estado y aumentando las cotizaciones a la Seguridad Social de las nuevas personas empleadas, y aumentaría el PIB debido a un esperado aumento del consumo. Asimismo, considerar un cambio estructural en el sistema productivo español, que favorezca el crecimiento económico y aumente la flexibilidad del mercado laboral.

Elena Vásquez 21 noviembre 2012 - 13:25

Según lo expuesto por el Sr. Aguirre, “Sobre un PIB estimado de 1 billón de EUR, se llevan 6 años gastando, como país entre 60.000 y 110.000 millones más que los ingresos que se es capaz de generar”, si gastamos más de los que ingresamos durante un poco más de media década, terminamos en un efecto cadena dónde llegamos al punto que no podremos cubrir nuestras deudas a largo plazo. Sin embargo, el gobierno ha tratado de contrarrestar este efecto, como por ejemplo, desde el 1990 hasta el día de hoy del poder adquisitivo de los funcionarios españoles ha reducido un 52%, tanto por el decremento salarial como las continuas congelaciones salariales. Pero como vemos hoy en día estas medidas no son suficientes para igualar nuestros gastos a nuestros ingresos.

Verónica C. Sánchez R. 21 noviembre 2012 - 16:31

Tal y como menciona mi compañera Melany, bien es cierto que el establecimiento de medidas fiscales, la estimulación del empleo y un cambio estructural en el sistema productivo español, son acciones que contribuirían a reducir el déficit actual, y de hecho, ya se han implementado algunas de ellas, como por ejemplo, el incremento del IVA del 18% al 21%.
Sin embargo, considero que la clave de todo se encuentra en que las medidas adoptadas deben ser lo suficientemente eficaces para poder hacer frente al futuro pago de la deuda pública española, que se estima podría alcanzar alrededor del 91% del PIB en el año 2013, y con unos intereses de 40.000 millones aproximadamente por concepto del dinero del rescate de la banca.
Lo que quiero destacar es que el déficit y la consecuente subida de tipos de interés de la deuda pública en sí, podrían no ser necesariamente un problema si existiera capacidad de ahorro en el país y un superávit por cuenta corriente, donde fuesen los propios ciudadanos y las empresas quienes financiaran al Estado; tal y como es el caso de Japón.
Contrariamente, lo que sucede en España es que el déficit es financiado con deuda, lo que al final de cuentas, terminará provocando más déficit en el momento en que sea necesario pagar los intereses y amortizar dicha deuda, perjudicando el crecimiento a largo plazo debido a las subidas de tipos de interés y a la disminución de la inversión.

Augusto Martínez Burgos 21 noviembre 2012 - 22:03

Me gustaría señalar dos aspectos respecto a los gastos primero, y luego a los ingresos:

1. Se debería condonar la deuda a España o permitir una refinanciación a más años y con cuotas más bajas sin subidas de intereses. Resulta paradójico, que Alemania, la nación europea a la que más deuda se le ha condonado en el siglo XX, sea uno de los países más reticentes a cualquier medida que implique la quita de una deuda por parte de alguna nación. Como vemos en el artículo, ahora se ha terminado de pagar la deuda de guerra, y sabiendo que el 98 % de la deuda neta fue perdonada. Quizás Alemania debería de mirar un poco atrás en la historia…

2. Los salarios se están ajustando a la baja. Ahora le toca el turno a los beneficios empresariales. Si la mayoría de los beneficios redundasen en la inversión que sabemos que es igual al ahorro, aumentaría la demanda agregada y por tanto el PIB, implicando mayor crecimiento económico.

Me parecen dos puntos interesantes a debatir, pues son temas desde luego que crean controversia pues hay muchos intereses en juego. Creo que estas dos medidas podrían permitirnos salir del circulo vicioso que comentar Cris.

[…] | Economy.blogs.ie.edu […]

Sandra Montes Pérez 22 noviembre 2012 - 17:06

La frase que da el nombre a este post es una de las más escuchadas en los últimos tiempos. Antes de nada, destacar que puede diferir mucho lo que hace cada ciudadano y lo que hace el Gobierno, ya que el primero puede vivir dentro de sus posibilidades gestionando sus recursos y el segundo endeudarse enormente, y viceversa.

Cabe mencionar que en los tiempos de bonanza hubo gente de todo tipo: personas que se endeudaron más de lo que podían pagar ya entonces, y también personas que en el momento disponían del dinero para pagar lo que deseaban, fueron muy optimistas y no se plantearon la posibilidad de que en algún momento el desempleo, la crisis y la pérdida de valor de sus propiedades pudiera estallar. Esto generó deudas que actualmente son de difícil pago.

Indudablemente, los gastos públicos han de reducirse, ya que antes nos permitíamos derroches que podíamos pagar. Sin embargo, las cosas han cambiado y estos gastos no se pueden mantener por el simple hecho de que no lo podemos pagar, y esto sale muy caro. El dilema llega en el momento de decidir en qué recortar, ya que si no estamos dispuestos a pagar más impuestos, la única manera de conservar una determinada partida es sacrificando alguna de las otras. Aún así, puede decirse que tenemos un Gasto Público por encima de nuestras posibilidades, ya que no lo estamos pagando.

Carlos Rubio 22 noviembre 2012 - 21:01

Ahora está claro que debemos ajustar nuestra balanza de pagos. Pero no nos engañemos. La deuda española es inferior a la de la mayoría de nuestros vecinos. El problema no está en el porcentaje de deuda sino en los intereses que pagamos por ella. España está siendo castigada por los mercados por sus problemas estructurales y por su abultada deuda privada y eso hace que tengamos que ajustar de forma urgente para disminuir nuestro déficit. Así que no creo que hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades en el sector público, sino que ese dinero que hemos gastado no lo usamos para cambiar nuestro modelo productivo y construir unas bases sólidas para que, en época de crisis, no nos viéramos con un paro del 25% de la población activa.

No fuimos previsores. No era suficiente con ahorrar, es decir, tener en años de bonanza superávit en nuestras cuentas, sino que también había que invertir bien para que el retroceso que conlleva toda crisis no fuese tan pronunciado. Si los mercados no nos presionasen tanto podríamos aplicar políticas de demanda expansivas sin el miedo de llegar a la bancarrota, con lo que disminuiríamos el paro y podríamos acelerar el crecimiento, a la vez que hacemos políticas que desplazan la curva de oferta a la derecha, con ajustes salariales para, a largo plazo, controlar la inflación.

Ahora no nos queda más remedio que revertir el déficit y, aun subiendo impuestos, es complicado que por la parte de ingresos pueda conseguirse. Así que toca recortar gasto sin hipotecar el futuro del país, es decir, sin recortar en educación e I+D.

Teresa Ferrer López-Cuervo 22 noviembre 2012 - 21:57

Como ya habéis dicho prácticamente todos, la situación actual de España es que gasta más de lo que ingresa, y es que efectivamente, en los últimos años da la sensación de que el Gobierno del país hace malabares para poder sacar ingresos de alguna parte.
El peor trozo de todo esto se lo han llevado los ciudadanos, que han visto como han ido reduciendo su salario, aumentando sus impuestos y encareciendo los bienes y servicios con la política fiscal.
Se debe a que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Los ciudadanos, algunos motivados por la ‘bondad’ de los bancos hace unos años, se han endeudado hasta límites inviables, al igual que empresas y el propio Gobierno que no ha sabido invertir en actividades productivas como I+D, ya que hasta hemos financiado operaciones de cambio de sexo de personas extranjeras.
Esto nos lo hemos buscado nosotros solitos y ahora debemos salir de la misma manera.
Para recuperar la confianza de los inversores extranjeros debemos primeramente cumplir con el 3% de déficit con medidas tales como el aumento en I+D, educación, eliminación del impuesto `Beckham’, aumento de la productividad, reducción de la economía sumergida, mejora de la competitividad para aumentar exportaciones.
Podemos salir de ésta con las medidas adecuadas.

Miguel Aguirre 25 noviembre 2012 - 04:47

Cabe destacar el enorme esfuerzo que se lleva realizando desde el incio de la crisis en la mejora de las exportaciones netas españolas. Actualmente hay un superavit comercial de casi 8.000 Millones de EUR con la Unión Europea y más de 5.000 Millones con los paises del Euro. Y todo ello se está logrando con aumentos de productividad y no con una devaluación monetaria , que lógicamente no es posible

Nicolás Vásquez 25 noviembre 2012 - 13:27

España, como bien dice el articulo es un país que se financia con la entrada de capital por venta de deuda soberana y otros de capitales financieros, cubriendo así su déficit por cuenta corriente. Este método es riesgoso y no proyecta una solución clara, ya que balancear el déficit de CC con deuda de capitales solo acentuará de forma indefinida la situación incrementado la deuda y el déficit consecuentemente. Por otra parte, que los Españoles no ahorren es un tema cultural difícil de cambiar así que el estado no podrá pretender financiar su falta de liquidez o deuda con sus ciudadanos como hacen otros países más austeros.

Considerando esta situación: Creo personalmente que España debe, para evitar esta situación, alcanzar un superávit en su cuenta corriente que podría lograr orientando su sistema económico a la I+D pero sobretodo al emprendimiento. Claros ejemplos de esto serian países como Dinamarca, Singapur o Israel que han tenido un impacto positivo en su balanza de cuenta corriente por tener este enfoque emprendedor en la formación profesional de su población. Les dejo el Link de the economist “Lands of Oportunity” http://www.economist.com/node/13216097.

El articulo menciona que estos países ven el emprendimiento como un prerrequisito para el crecimiento económico, por lo tanto facilitan la financiación creando fondos públicos y privados de capital de riesgo. Incluso, en países modelo como Singapur estos fondos públicos han financiado más de 5 % de las empresas nacionales y por tanto estimulan el empleo de forma considerable.

En estos países la constitución legal empresarial es un proceso rápido y económico que esta acompañado de baja tributación inicial. Estos aspectos por sencillos que parezcan hacen una diferencia significativa con otros países como el caso de España, que aun no consideran el emprendimiento como fundamental para incrementar la exportación de sus bienes y servicios que tanto bien haría al déficit de cuenta corriente

Por otro lado es importante resaltar que llegar a unos diferenciales favorecedores en tipos de interés por medio de una política expansiva, devaluaria el euro pero también incrementaría las exportaciones, volviendo al país más competitivo.

Luis Perera 25 noviembre 2012 - 15:40

Los productos energéticos son los más importados por España, por lo tanto se debe impulsar la venta de vehículos híbridos y concientizar a la población sobre el buen uso de la energía para reducir el consumo.
Al mismo tiempo es necesario buscar tratados comerciales con países Africanos para aprovechar el incremento (26%) en las exportaciones e iniciar una campaña global en favor de los alimentos de origen español al ser estos uno de los productos más exportados actualmente.

Carmen Maza Pallarés 25 noviembre 2012 - 16:22

La subida del IVA , tiene un efecto similar a una ” mini-devaulación”, puesto que sube el precio de los productos importados, pero no afecta al coste de las exportaciones. Por lo tanto, los empresarios tienen mas incentivos para exportar y aumentar la competitividad.
Los principales productos exportados son: productos industriales intermediarios (51,7%), los alimentos, (12%) y los automóviles (10%).

El superávit comercial conseguido en el 3T de 2012, aumentará hasta el 3,6% del PIB en 2013, y seguirá subiendo hasta el 4,5% en 2014.

El 74% de las exportaciones realizadas corresponden a la UE, cabe destacar la contracción de estas debido a la crisis económica actual. Por ello España se debería centrar en las economías emergentes, (25%) del total y a medio plazo conseguir una cuota del 30%, sobretodo en países exportadores de energía, cuya renta se ha disparado, pero el nivel de importaciones es muy inferior al de exportaciones.

Se podría decir, que si conseguimos ser más competitivos y crear valor diferencial en nuestros productos, tendremos el camino mas fácil para la recuperación de nuestro país, bien es cierto, que a pesar de que hagamos nuestros deberes no lograremos alcanzar el nivel del PIB nominal del 1T 2008 , hasta el año 2015.

Barbara O'Neill de Tyrone Sanesteban 25 noviembre 2012 - 17:22

Existen numerosos factores que incrementan el déficit de la economía española, unos de ellos es la falta de confianza que ofrece nuestro país tanto a inversionistas locales como extranjeros. Por un lado, España ha perdido gran parte de la inversión internacional porque nos consideran un país inestable e incapaz de gestionar nuestra propia economía. Por otro lado, la falta de confianza también se traduce en la fuga de fondos por parte de residentes españoles a otros países. Estos dos factores influyen negativamente en el déficit y para paliar su aumento, todos los agentes sociales deberían colaborar en la reconstrucción de la confianza, porque la confianza se gana no sólo con cifras sino también con actitudes.

Este hecho hace que centre mi comentario en la necesidad de reducir el grado de descentralización territorial, ya que es conocido el elevadísimo gasto de las administraciones publicas y sus catastróficas consecuencias. Con las nuevas medidas del gobierno se pretende obligar a las CCAA a cumplir con sus compromisos, de manera que se ajusten sus gastos, lo que aportaría credibilidad y confianza a los inversores, así mismo se adaptarían los gastos a los ingresos que es la mejor manera de no depende de los mercados financieros. El gobierno no debería financiar a ninguna autonomía o administración local que no cumpla con las medidas presupuestarias para evitar que “España pase de tener un superávit de las Administraciones Públicas del 2,4% a un déficit del 6,6%, cinco años después.” Tal como el Señor Aguirre menciona en el artículo.

Sara Sierra Arias 25 noviembre 2012 - 17:39

El déficit público que arrastra el Estado español, como todos ya sabemos, es consecuencia del mayor gasto de la administración pública, superando a los ingresos públicos. Los impuestos, las cotizaciones sociales y los derechos pasivos representan casi el 90% de los ingresos públicos y, el gobierno, esta tratando de aumentar esos ingresos a través de subidas de impuestos, al mismo tiempo que reduce el gasto público a través de recortes en servicios públicos fundamentales, tales como la sanidad, educación o servicios sociales.
En mi opinión, esto puede ahogar a nuestra economía, pero son ajustes necesarios, que de haber el gobierno socialista actuado anteriormente de otra forma (no habiendo gastado por encima de las posibilidades del estado) no se tendrían que realizar en estos momentos difíciles. Aunque si se piensa en recortar en número de funcionarios, salarios políticos, ministerios, embajadas (me sorprende que algunas CC.AA. tienen embajadas) u otros tantas cosas no tan vitales como son los servicios públicos fundamentales (cubiertos en un 80% por el fondo de garantía de los servicios públicos fundamentales), éstas medidas serían vistas con otros ojos por los ciudadanos. Es fácil pensar que esto se podría efectuar inmediatamente, pero ¿los intereses son los mismos para todos los españoles?

Santiago Borja 25 noviembre 2012 - 17:53

España tiene una de las balanzas comerciales con más déficit de los países industriales, y esto se debe a que la mayor parte de la energía que consume España la importa de otros países. Esto sucede porque España es uno de los pocos países desarrollados del mundo que no cuenta con un plan energético. En mi opinión el incremento en productividad en España ha mejorado, y por eso se tiene un superávit de casi 8000 millones, pero pienso que se debería invertir en un plan energético para incrementar aun mas la productividad y poder salir de este déficit comercial.

Juan Manuel Restrepo 25 noviembre 2012 - 19:13

Lo que dicen Santiago Borja y Luis Perera tiene mucho sentido junto con el comentario de Jose Valcárcel, quienes proponen soluciones que reactivan la economía: planes energéticos, venta de coches híbridos, inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación.

Soy de los que piensan que recurrir al exceso de austeridad en los países a partir de recortes presupuestales sin incentivar la reactivación económica del sector privado agudiza mucho más el problema porque la economía se congela y conlleva a un decrecimiento económico en todos los sectores.

Existe un talento humano muy grande en España que se debe capitalizar fomentando la creación y el patrocinio de empresas multinacionales españolas con miras a economías emergentes como Africa y Latinoamérica. El desarrollo industrial y el know how de la ingeniería española está por encima de las capacidades y aptitudes de las de algunos de los países de estas dos regiones del mundo. Al ampliar un poco el espectro y salirse del marco europeo puede resultar sustancialmente beneficioso para la reactivación económica española.

Sandra Crespí Cuende 25 noviembre 2012 - 21:03

Aunque está claro que todavía tenemos mucho por aprender, la crisis ha provocado que la productividad en las empresas haya mejorado considerablemente. La gente está dispuesta a trabajar más por menos, las capacidades y la formación exigidas a los trabajadores cada vez son mayores y, en definitiva, está aumentando el valor añadido y están disminuyendo los factores necesarios para la producción.

Juan María Pérez 26 noviembre 2012 - 00:15

España es un país querido y por el que los demás países apostarán para que salga del bache donde está metida, gracias a la buena preparación que tiene el país a nivel de ingeniería y a la colaboración internacional, conseguiremos mejorar muchos aspectos productivos para que nuestras empresas vuelvan a ser grandes competidoras.

Cada vez más los ránquines de puntuación y los otros países confían más en las políticas que se están tomando en España, con lo que los intereses de nuestra deuda se esperan que vayan a la baja, y nuestras empresas vayan al alza. Pero el “vivir por encima de nuestras posibilidades” es parte de nuestro estilo de vida y cuando tengamos dinero para pagar la deuda, preferiremos gastarlo o guardarlo (ahorro o inversión) que pagarla al completo, y cuando paguemos, cuanto más tarde, mejor. Por eso se han llegado a unos índices de morosidad a nivel interno tan altos y se ha llevado al país a la situación en la que nos encontramos. Aunque ahora la calidad de vida media en nuestro país esté deteriorada, a futuro mejoraremos pero seguiremos viviendo mejor de lo que nos podamos permitir. Por eso en España se vive muy bien (aunque ahora peor) y además por eso nuestra deuda nos parecerá eterna.

Carlos Rubio 26 noviembre 2012 - 05:47

Es muy interesante que logremos una balanza comercial positiva que desplace la curva de demanda a la derecha lo que incrementa el empleo. Pero, como bien comentan algunos compañeros, esta balanza está lastrada por el sector energético. Para solucionar este tema se impulsó una campaña a favor de energías renovables y España apostó muy fuerte consiguiendo que el 35% de la energía consumida en 2010 proviniese de energías renovables y situándose entre los cinco países que más se ha invertido en estas energías. No todo es un desastre.

Rodrigo Antonio Muñoz Dromundo 26 noviembre 2012 - 14:45

Si bien es cierto que el gastar mas de lo que se gana puede ser peligroso, sin embargo habría que pensar en que estamos gastando mas de lo que tenemos, no es lo mismo comprar una casa ahora que voy a terminar de pagar en 25 años que comprarme la casa en 25 años, el apalancamiento tiene una función muy clara y esa es la de financiar el desarrollo.

España tiene ahora autopistas donde antes tenia carreteras, trenes de alta velocidad que conectan todo el Pais, aeropuertos, puertos marítimos, hospitales y el sostenimiento del ¨Estado de Bienestar¨ que hoy es la envidia de incluso Alemania.

Mas que pensar en gastar menos España debiera pensar en gastar mejor, no se trata de dejar de hacer estos gastos si de optimizar el dinero que se tiene. En lo personal no veo el problema como viviendo fuera de sus posibilidades sino como una inversión que se esta pagando a través de la adquisición de deuda.

Belén Esteve Carames 26 noviembre 2012 - 19:06

Como bien comenta Rodrigo, España debería de pensar en gastar mejor mas que en gastar menos. Nuestras inversiones en los últimos años han sido realizadas en sectores poco productivos y ahora tras entrar en recesión nos encontramos en una situación en la que nos tenemos que plantear ser mas productivos bajando nuestros salarios y no debido a otros factores. Este aumento de la productividad de España gracias a un descenso de los salarios nos permitirá aumentar nuestras exportaciones netas y así incrementar nuestra Demanda Agregada o PIB.

Verónica C. Sánchez R. 26 noviembre 2012 - 19:19

Bien es cierto que España posee actualmente un superávit comercial con la Unión Europea y con los países del Euro, gracias al dinamismo de la demanda externa que se presenta para intentar hacer frente a la debilidad de la demanda interna.
Sin embargo, tal y como comenta mi compañero Carlos, esta balanza está aún lastrada por el sector energético, y aunque no cabe duda de que el país se encuentra entre aquellos que más han invertido en energía renovables, datos del Ministerio de Economía y Competitividad, demuestran que el déficit energético se incrementó un 13,7% para los primeros nueve meses de 2012, en comparación con dicho período en 2011, lo que significa una alta dependencia sobre las fluctuaciones del precio de la energía a nivel internacional.
Por ello, es necesario un cambio en el modelo de energía español, por otro más sostenible, y aunque los esfuerzo realizados hasta el momento son totalmente válidos, se debe también, como menciona Nicolás, seguir invirtiendo en I+D para mejorar la posición del país en este ámbito, y por supuesto, seguir ganando terreno en la competitividad con aumentos de la productividad a través de ajustes salariales, ajustes en las horas de trabajo, y reformas del mercado laboral.

FERNANDO IGLESIAS 27 noviembre 2012 - 00:41

Margaret Thatcher dijo: “Cualquier persona que entienda los problemas de llevar una casa está muy cerca de entender los de llevar un país”. Sin embargo, algo que parece tan básico como gestionar una economía doméstica, en la práctica no resulta tan sencillo. De hecho, si la deuda pública de España es grande en comparación a la de otros países, la deuda privada lo es aún más si cabe.
Los pasivos o financiación externa son imprescindibles para toda persona, física o jurídica, que quiera prosperar. Lo que ocurre es que debemos asegurarnos de generar los suficientes flujos o recursos para hacer frente al coste de dicha deuda. Además, tenemos también que concienciarnos de que todo en la vida tiene un precio y no hay nada gratis, ¡nada! Y menos lo público, que es de todos. Hemos de tener en cuenta que unas malas decisiones de inversión, unas por aparentar otras muchas por un puñado de votos, pueden lastrar nuestro crecimiento futuro.
Ahorrar no es sólo guardar sino saber gastar y citando a Benjamin Franklin: “El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos cosas: trabajo y ahorro”.

Natalia Crisóstomo Pinilla 27 noviembre 2012 - 18:50

Como ha comentado mi compañero Rodrigo, el Estado del Bienestar en España es envidiado por algunos países como Alemania. Sin embargo, en estos momentos en los que el ahorro es parte fundamental de la solución para nuestro país, me parece razonable pensar que se deberían recortar ciertas prestaciones sociales dignas de un país boyante que no somos.
Estos recortes en sanidad y educación, principalmente, evitarían casos particulares como los de extranjeros que vienen a operarse a nuestro país gratis cuando necesitan alguna intervención; y potenciarían el sacrificio de los estudiantes, dando sólo la oportunidad a los mejores de llegar a la universidad, mediante becas como ocurre en EE.UU.
Soy consciente de que esta opinión puede generar alguna crítica y que sólo plantea medidas muy específicas, pero entiendo que los puertos, aeropuertos y demás infraestructuras inútiles ya no se pueden derribar, así que habrá que empezar poco a poco partiendo de la realidad de la situación actual.
Debemos dejar de vivir por encima de nuestras posibilidades y ser conscientes de la situación actual, no tiene ningún sentido ser uno de los países con más prestaciones sociales del mundo y estar al borde del rescate.

Adrià Palé Ferrer 28 noviembre 2012 - 00:25

Estoy completamente de acuerdo con lo que dicen Borja, Carlos Rubio que se están mejorando las exportaciones netas pero el déficit comercial casi se cubrió con el superávit de servicios turísticos y no turísticos. El verdadero problema es el déficit de las administraciones públicas, este déficit debe financiarse.
¿Pero por qué aumentan las exportaciones? El número de empresas españolas que venden sus productos en el exterior aumenta a tasas del 10-15 % anual, pero en mi opinión sobretodo ha sido debido a una ganancia de competitividad-coste. Cada hora trabajada en España cuesta según un recién informe de una consultora ya representa un 30% menos que la media europea si le añadimos los aumentos de costes que están sufriendo los países emergentes como China, y los costes de transporte cada vez somos más competitivos dentro de la Unión Europea como nos demuestra Miguel en el último comentario.

Estaremos a tiempo de arreglar el desajuste de gastos e ingresos, y dotar de la liquidez necesaria para poder articular todo este nueva etapa internacional de las empresas Españolas…

Adrià Palé Ferrer 28 noviembre 2012 - 00:40

Y en relación a los desajustes entre gastos e ingresos como dice Melany no paran de aumentar los gastos, aunque parezca que España tiene una deuda respecto al PIB parecida a otros países o inferior a la de los Estados Unidos el verdadero problema es la estructura del presupuesto actual, se dedican los mismos miles de millones a pagar intereses que a los presupuestos del Ministerio, y todo este dinero que sale volando de la economía el gobierno lo consigue vía impuestos reduciendo el consumo e inversión de los agentes llegando a las prespectivas del PIB que ha públicado hoy la OECD. En definitiva un país necesita políticos que estudian economía una vez se han retirado o gente con visión de negocio, economistas, técnicos.. Digámoslo de la forma que lo digamos este país necesita cambiar el capital humano( en todas las estructuras o niveles de dirección!) que lo gestiona empezando por la constitución de 1978

Enrique Mills 29 noviembre 2012 - 00:16

¿Cuándo será el día en que los políticos tengan que someterse a examenes de oposiciones antes de ser propuestos para algún cargo?. Dicho examen deberá constar de los siguentes Items:
-Economía y gobernabilidad: 50 preguntas (precios de alquileres, viviendas, bienes básicos, generación de valor, microeconomía, macroeconomía, planificación, etc)
-Hispanidad y valores patrióticos
-Ciudadanía y moralidad cívica .
-Cultura general y geografía
-Matemáticas (sumas, restas, análisis y resolución de problemas)
-Idioma español y extranjero

Lograr un curro para ser administrativo de pueblo… es más dificil …..que para ser presidente de la Generalitat de Cataluña.

Antonio Perez-Crespo 29 noviembre 2012 - 17:18

Partiendo de la base de que la situación actual que nos encontramos en España es de un preocupante endeudamiento , deberíamos de al menos aprovechar toda serie de factores positivos de los que disponemos en lugar de continuar lamentando la precariedad de la situación.
Por lo que bajo mi punto de vista se debería de potenciar las ayudas destinadas a favorecer las exportaciones netas, ya que es uno de los únicos puntos fuertes en el que nos podemos basar para reducir la situación de deficit en la que nos vemos inmersos. Teniendo en cuenta el aumento de la productividad de las empresas españolas ,seria realmente conveniente tratar de fomentar mas la participación de las pequeñas y medianas empresas ya que el mayor porcentaje de exportaciones netas españoles proceden de grandes compañías.

Enrique Rajoy García 29 noviembre 2012 - 17:53

Como dice Adriá el principal problema para el crecimiento de España es la productividad y el déficit del la Administraciones Publicas. La productividad ha aumentado y con ello las exportaciones por lo que parece que este problema se va solucionando. Sin embargo, creo que este aumento de la productividad seria recomendable no conseguirlo solo por medio de la reducción salarial y el despido de los empleados menos productivos. Es una mejor opción conseguirla a través de un mayor añadido a lo que producimos sin que se requiera grandes inversiones como por ejemplo, enseñando en los colegios un mayor numero de idiomas o una mejora de la calidad de la enseñanza universitaria.
En relación al déficit de las Administraciones, se esta haciendo esfuerzos reduciendo en deficit del 9,7% en 2009 al 4,6% este año y creo que hay margen para reducir el gasto público sin alterar en exceso el estado de bienestar. Hay muchas empresas y entes Públicos que tienen funciones duplicadas y son pocos eficientes y podrían ser eliminadas.

Johanna Ramos 29 noviembre 2012 - 21:53

El Salvador, al igual que España, a pesar de ser países con situaciones económicas con diferencias abismales, también es ejemplo de un caso de déficit público. El año pasado se realizó un acuerdo “STAND- BY” con el FMI por el cual recibirían un préstamo de emergencia por parte de esta entidad. El monto de $750 millones se negó temporalmente debido a que no cumplieron las metas para el 2012 de disminución del déficit público sino que por el contrario, lo sobrepasaron.

Sandra Crespí Cuende 1 diciembre 2012 - 21:14

El Gobierno ha anunciado que se van a actualizar las pensiones por debajo del IPC. Es cierto que tenemos que reducir el déficit como sea, pero creo que los pensionistas están saliendo muy mal parados de las reformas. Quizá sea inevitable: la población española envejece por momentos y eso es insostenible a largo plazo. De todas formas, se les está exigiendo que hagan esfuerzos por encima de sus posibilidades. Muchos de los que llegan a fin de mes están manteniendo a algún miembro de su familia. Los demás, apenas reciben una cantidad que sea suficiente para vivir sin preocupaciones económicas. En cualquier caso, esperemos que sea la última vez que les pase algo similar. Será señal de que estamos mejorando.

Jose M. Centeno G. 2 diciembre 2012 - 15:24

Sin duda alguna, los ingresos crecerán cuando la economía crezca nuevamente y ésta genere empleo, por otro lado los gastos se reducirán (en parte) cuando la cantidad de parados, que consumen subsidios, disminuya. Personalmente creo que para poder equilibrar el desajuste que tiene España actualmente es necesario un recorte drástico de los gastos. España, al igual que una familia, no pueden vivir por siempre gastando más de lo que tienen y de lo que ganan. Por otro lado, al hablar de recortes de sueldos y salarios para los trabajadores bien sea de empresas privadas o públicas hay que tener en cuenta el nivel de vida al que están acostumbrados y lo difícil que es dar un poso hacia atrás en este aspecto y bajar el nivel de calidad de vida, en este punto hay que ser muy consciente del entorno que nos rodea y adaptarse cuando antes, ya que de no hacerlo ahora en un futuro bastante cercano el paso hacia atrás será mucho mayor. Este es un tema bastante complejo, porque sí hay mucha gente que vivió por encima del nivel que podía costearse, pero también hay muchas otras personas que no tuvieron esa oportunidad y ahora se ven igual de afectadas.

FERNANDO IGLESIAS 3 diciembre 2012 - 23:05

En los últimos años antes de la caída de Lehman Brothers la distribución del gasto público en España presentaba la siguiente estructura: la provisión de bienes sociales (Sanidad, Educación y Vivienda) representaban en torno al 25% del gasto total, en tanto las prestaciones económicas (subsidio por desempleo y pensiones) suponían alrededor del 35%. Por su parte, funciones más tradicionales como la defensa, la justicia, las relaciones exteriores y la Administración General del Estado (remuneraciones de los funcionarios y empleados públicos), conjuntamente, apenas llegaban al 15%. En aquellos tiempos de “vacas gordas” los intereses de la deuda no suponían una partida significativa en el gasto público total.
Sin embargo, la crisis económica que padecemos también ha modificado esta estructura. Con una pirámide poblacional insostenible en el medio plazo, una prima de riesgo oscilando en torno a los 400 pb y con una tasa de desempleo que roza del 25%, rebajar la cifra de déficit del 9% (2011) a casi la mitad (4,5%) en un año, aunque es primordial, es muy complicado. Por ello, me gustaría rebatir la opinión generaliza de que el Ejecutivo recorta en todas las áreas y va a acabar con todo, y es que, como hemos podido observar, o se recorta un poco en cada grupo o habría que eliminar una partida casi entera del presupuesto. Corren días para las tijeras del profesor Barea.

FERNANDO IGLESIAS 5 diciembre 2012 - 09:06

No debemos dejarnos engañar por el incremento de la productividad que está experimentando España de un tiempo a esta parte. Si entendemos productividad como la relación existente entre factor capital y factor trabajo, resulta esclarecedor que este aumento se debe fundamentalmente a la destrucción de empleo. Por tanto, mucho me temo que, o cambiamos casi radicalmente una estructura productiva basada en sectores intensivos en mano de obra o en el futuro, cuando cambie el ciclo, nos volveremos a encontrar con el mismo problema. Ya sabemos que el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra… Sin embargo, la caída es dolorosa.

ALICIA DEL DIEGO 6 diciembre 2012 - 16:46

Como bien recoge el artículo, España es un país deficitario en cuanto a las exportaciones. Una de las formas que podríamos incrementarlas es aumentando la inversión en I+D, para posteriormente vender al exterior productos con un valor añadido. Para ello, el sector servicios debería de dejar de ser el motor de nuestra economía haciendo que el peso de la industria fuera muy superior al actual.

Jorge Freire 7 diciembre 2012 - 16:38

Contamos con un problema estructural. Solo una serie de comunidades como son cataluña, Madrid y país vasco han hecho los deberes y cuentan con una gran industria. A pesar de que en la actualidad está mejorando en cuanto a exportaciones como podemos ver en la noticia:

http://www.expansion.com/agencia/efe/2012/12/06/17875200.html

Por ello a mi juicio España necesita,ademas de reducir su gasto público para adaptarse a los ingresos, ser mas productiva, es decir, focalizar el gasto que nos queda en inversiones productivas. No tanto en infraestructuras inecesarias, sino en mejorar la industria. Algo que a mi juicio es lo que está haciendo que otros paises europeos continuen creciendo. Si Alemania crece es debido a que cuenta con una de las mayores industrias del mundo. No es un problema que se solucione en una legislatura, ni en dos, es un problema estructural que solo el tiempo y una buena gestión será capaz de curarlo.

Carol Zapata 11 diciembre 2012 - 01:43

La explosión de la burbuja inmobiliaria en España, tarde o temprano se veía llegar, pues el ser humano está caracterizado por su ambición: “Mientras más tenemos, más queremos”

En el 2006 el país se encontraba en una situación de expansión, sin embargo, los desequilibrios macroeconómicos y financieros conglomerados en esta etapa, sumados a la situación desfavorable que atravesaba la eurozona se convirtieron en una bola de nieve que se hacía cáda vez mayor y que más tarde vino en su contra.

Ya envueltos en la crisis, lo importante es mirar hacia adelante y buscar la manera de contrarrestar sus efectos hasta conseguir la estabilidad. El Estado Español debe asumir una política restrictiva, reduciendo su deficit fiscal gradualmente y reduciendo gastos,. En cierto modo, tratar de renegociar su deuda buscando reducir las tasas aplicadas porque el pago de la misma tiene un gran peso como porcentaje de los ingresos y ata al estado a hacer inversions de capitales.

Es conveniente estimular la inversion y ofrecer créditos blandos a pequeñas y medianas empresas para generar empleos, lo que le ayudará a mejorar sus ingresos. También debería plantearse ampliar la jornada laboral para aumentar la producción y reducir la asistencia por parte del estado, pues su proceso de transición demográfica (alta edad) la haría insostenible en el tiempo.

Sandra Montes Pérez 18 diciembre 2012 - 01:12

El presidente del BCE, Mario Draghi, destacó ayer mismo la relevancia de las exportaciones y la disminución de los costes laborales unitarios en nuestro país. Éste apoyó también las reformas adoptadas en España, al igual que en otros países como Irlanda, Portugal e Italia, añadiendo que aunque impopulares, son favorables.

Las exportaciones han aumentado en España un 29% desde 2009, lo que hace que superemos en crecimiento al país exportador por excelencia, China. ¿Cómo se ha producido este fenómeno? Pues precisamente, tal y como Draghi postulaba, por la tendencia a la baja que han tomado los costes laborales a nivel nacional, lo que hace que seamos más competitivos en nuestras exportaciones. La productividad se está incrementando por factores como la reforma de negociación colectiva, la subida de inversión en I+d y el incremento de patentes; además de por ser uno de los países con más horas trabajadas.

Hasta estos tiempos difíciles, las exportaciones españolas se infravaloraban, se consideraban muy elásticas y poco competitivas. Sin embargo, y tras pasar el boom de la construcción, para 2013 se estima que España entre en superávit por cuenta corriente.

Luis Alberto Garcia 19 diciembre 2012 - 23:07

Las previsiones para España siguen siendo negativas y hoy mismo el presidente del gobierno asegura que no nos hace falta un rescate. Como es posible que calculando un deficit de 6,3 para 2013 el gobierno este tan seguro de esto.

Aqui dejo un articulo interesante.

http://www.diarioelaguijon.com/noticia/229/ECONOMIA-Y-EMPRESAS/El-FMI-preve-que-el-deficit-de-Espana-alcanzara-el-63-en-2013.html

Javier Ramos Martinez 21 diciembre 2012 - 17:37

En respuesta al comentario inicial totalmente de acuerdo, son dos modelos diferentes, dos mentalidades.
Quizás debamos plantearnos la vuelta a la economía del hogar, la que dice que no se puede gastar más de lo que se tiene, quizás las premisas de que un país puedes permitirse mantener ciertos endeudamientos y ciertos déficit sean premisas muy arriesgadas sólo al alcance de países muy bien estructurados.
El gasto, el gasto ha sido históricamente un dolor de cabeza para los españoles, ya desde la llegada del oro de las indias hemos demostrado que no sabemos que hacer con el dinero cuando lo tenemos, y la época anterior a la crisis no ha sido una excepción.
Gastamos sin cabeza, cada político hace del dinero un arma de lucimiento y parece que los mejores legados son los de poner sus nombres a dispendios innecesarios y sin retorno económico alguno.
Ahora estamos en un proceso de recorte brutal, pero la pregunta no es si ahorraremos, que se conseguirá con el lago tiempo, la pregunta es si cambiaremos, si se eliminarán todos esos gastos que se consideran “inherentes y necesarios” y que no lo son, sobre todo en la administración pública.
Tenemos que aprender la lección de una vez, sino, y más aún en esta época que tantos países se están subiendo al carro del mundo moderno, algunos a un ritmo increíble, nos quedaremos atrás.

Maria Recio Alonso 22 diciembre 2012 - 18:18

Totalmente de acuerdo con lo expuesto con mi compañero Javi, creo que España debería ajustar sus ingresos y gastos como se haría en cualquier hogar. No podemos gastar más de lo que ingresamos, esto se viene diciendo desde hace tiempo pero ahora es cuando se están tomando medidas para intentar acercarse a su cumplimiento. Por tanto, deberíamos invertir mejor nuestro dinero para impulsar sectores como el industrial y tecnológico para que gracias al aumento de la investigación y el desarrollo seamos capaces de crear productos con un valor añadido para otros países, aumentado de esta manera más nuestras exportaciones. Esto junto con una reforma salarial en todos los sectores nos llevara a mejorar la DA del país aunque este no será un proceso fácil ni rápido pero completamente necesario.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar