25
Nov

La positiva evolución de las exportaciones

Escrito el 25 noviembre 2012 por Mikel Aguirre en Economía española

En el 2011 se cumplieron 25 años de la entrada de España en la Unión Europea.  Un dato muy importante quedo enterrado ante la avalancha de datos negativos de la economía del país: El superávit comercial con los socios europeos por primera vez en dos décadas y media.

Un año después se mantiene un superávit de casi 8.000 Millones de Euros con la Unión Europea y de más de 5.000 Millones con los países del Euro.  Se ha logrado una tasa de cobertura de las importaciones de un 86%, porcentaje que refleja el gran esfuerzo realizado por las empresas en la apertura a mercados internacionales, desde el inicio de la crisis.  Las exportaciones netas serían positivas si no fuese por la factura energética del país.

Las ventas a destinos extracomunitarios han aumentado el 11,5%, sobre todo por el dinamismo de las ventas a África, con un incremento del 27% y donde el principal destinatario ha sido Marruecos. También destacan las exportaciones dirigidas a Asia (18,5%), América Latina (16,2%) y Oriente Medio (16,4%).

Todo esto no se ha conseguido con la devaluación de la moneda sino con el aumento de la productividad y de la competitividad de los productos y servicios exportados.

¿Cuáles son los retos que restan ante esta positiva evolución?  Por un lado una revisión de la política energética del país, ya que España se ha convertido en líder mundial de algunas energías alternativas como la solar, pero sin reparar en el coste real para el sector productivo.  Por otro aumentar la base de empresas exportadoras.  En los primeros nueve meses del 2012, 96.000 firmas vendieron fueran de la península.  Esto supone un incremento del 7,8% respecto al 2011 pero es a todas luces, sensiblemente inferior al porcentaje de firmas que lo hacen en Francia, Reino Unido o Alemania.

Comentarios

Alejandro Cano 25 noviembre 2012 - 18:03

En mi opinión, España debería seguir apostando por las energías renovables, para no depender tanto del crudo y del gas natural, que son las principales responsables de las altas importaciones. Es cierto que las políticas energéticas deberían ser revisadas, pero España además debería aprovechar la buena posición que tiene a nivel mundial en cuanto al atractivo para invertir en energías renovables (6ª posición en 2010). Esta es la única manera que encuentro para que a largo plazo podamos tener unas exportaciones netas positivas.

Juan María Pérez 26 noviembre 2012 - 00:46

Es cierto que la cantidad de combustible de origen fósil que se importa a España desnivela mucho la balanza de importaciones, pero muchas veces esto no es tan significativo económicamente como el haber realizado políticas energéticas eficientes. España tiene una situación geográfica y relieve preferente para el uso de energías alternativas (índices de radiación solar e intensidad del viento), pero hay que valorar el gran coste de éstas y lo que nos han endeudado por la gran apuesta que se ha hecho. Debido por ejemplo a los gastos en instalaciones solares térmicas, o que la mayoría de paneles fotovoltaicos son importados desde china, o que mientras produce energía un parque eólico, tenemos que seguir corriendo con los costes de mantenimiento de las centrales térmicas, a fin de asegurarnos una seguridad energética para el día que no corra el viento. Con lo que en época de crisis se debería no mirar tanto la cuota de emisión de contaminantes y acogernos a las fuentes de energía que rentablemente nos sean más baratas, para a corto plazo reducir costes, y apostar por gastos de I+D+ i en energías alternativas, que nos permitan exportar tecnología y maquinaria al extranjero, y así compensar nuestra balanza de exportaciones. Con éstas políticas a futuro no importaremos tanto combustible de origen fósil y además exportaremos nuestra tecnología, maquinaria, y podremos llevar nuestra mano de obra.

Rodrigo Antonio Muñoz Dromundo 26 noviembre 2012 - 15:00

Sin duda España tiene una ventaja para salir de la crisis en las tecnologías alternativas, aunque a corto plazo ha tenido un coste para el sector productivo, a mediano y a largo plazo España estará mejor parada para afrontar la gran realidad de este siglo que es el fin de la era de los combustibles fósiles. Una vez mas España aposto a futuro, como lo hizo en su momento con la Biotecnología que hoy supone casi el 10% del PIB español y es uno de los sectores como las energías alternativas que seguirá en crecimiento constante.

Este tipo de inversiones son los que traerán en definitiva mas datos positivos en materia de exportaciones netas a futuro, esa factura energética que hoy le cuesta a España yo la veo mas bien como una inversión.

Francisco González 28 noviembre 2012 - 15:18

Cuando en el artículo se dice: “España se ha convertido en líder mundial de algunas energías alternativas como la solar, pero sin reparar en el coste real para el sector productivo.” ¿A qué se refiere exactamente con “el coste real para el sector productivo”? ¿A la necesidad de importar tecnologia para su implantación?, ¿al hecho de que haya que seguir manteniendo la generación de energia con combustibles fósiles?
Gracias.

Antonio Perez-Crespo 29 noviembre 2012 - 17:37

Bajo mi punto de vista la inversion en tecnología es realmente necesaria a la hora de tratar de seguir manteniendo una alta productividad en todos los productos y servicios que España exporta con éxito en la actualidad ,de cara a mantener un cierto nivel de competitividad internacional.
Me gustaría destacar como ya hice previamente en mi comentario del post anterior la importancia de la pequeña y mediana empresa en relación con la base de empresas exportadoras , ya que considero que su aportación podría verse incrementada considerablemente favoreciendo así al incremento total de exportaciones del pais y a la postre reduciendo distancia con países en mejor posición en este aspecto como Alemania.

Antonio Albarracín Marcos 1 diciembre 2012 - 19:12

Es necesario seguir con el esfuerzo exportador. España concentra sus exportaciones en la UE mayoritariamente, circunstancia que puede no ser la mejor. Hay que seguir apostando por diversificar las exportaciones a países emergentes también como los BRIC’s o Eagles (acrónimo que agrupa todas las economías cuya contribución al PIB mundial en los próximos 10 años se prevé que superará el promedio de las economías del G7, excluido Estados Unidos).
La factura energética representa gran parte de las importaciones. La solución pasa por un adecuado mix energético. Las energías renovables tienen inputs gratuitos pero el coste de instalación y mantenimiento es caro, somos líderes en energía solar, una de las más costosas energía del mundo. Es por ello que éstas deben ser complementadas con gas (cuyo precio va a bajar en los proximos años por los descubrimiento de shale gas), energía nuclear (la más eficiente, y cuyas nuevas plantas son más seguras que nunca) y sobre todo planes de eficiencia y ahorro energético, en línea con la estrategias de la UE.
Respecto a la segunda cuestión, aumentar la base exportadora ess dificil, ya que el tejido industrial esta formado mayoritariamente por PYMEs y muchas veces no tienen los medios adecuados, el Estado tendría que ayudarlas.
En resumen, el fomento de las exportaciones bien desarrollado puede ser el motor que nos saque de la crisis. Fomentar la exportación y aumentar el valor añadido de nuestros productos es clave.

Jose Angel Valcárcel 2 diciembre 2012 - 20:43

El aumento de las exportaciones es sin duda de gran relevancia para la recuperación económica de España, ya que es una de las variables que permitirá reducir el alto endeudamiento que posee el país. Considero que aumentar los gastos de innovación y mantener la lucha contra la inflación son los puntos claves para seguir aumentando las exportaciones. En cuanto al primero, viene descendiendo por tercer año consecutivo (en 2011 casi un 9% menos con respecto al 2010), mientras que para el segundo si hay buenas noticias, después de meses de continuos ascensos, la inflación baja en noviembre situándose cerca del 3%. El reto entonces será conseguir mantener los precios o que por lo menos, si aumentan, que sea en menos proporción que los precios de la competencia.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar