8
Oct

En diciembre de 2007 se firmaron en España 1.126.808 contratos temporales, de los que 207.605 eran contratos de puesta a disposición realizados por ETT, lo que supuso una tasa de penetración del 18,42%, la más alta desde 1999. Los primeros años de la crisis han visto reducirse dicha tasa, hasta un valor de sólo un 11,18% en febrero de 2009, lo que no era buena noticia, puesto que las mejores garantías de cumplimiento de la normativa en la contratación temporal son las derivadas de dichos contratos.

Desde 2009 hasta la actualidad la tasa de penetración de las ETT se ha ido paulatinamente recuperando, hasta niveles superiores al 16,5%, lo que sitúa dicha tasa ligeramente por encima de la media de la última década (15,16%). ¿Cabe esperar a partir de ahora un nuevo estancamiento en niveles cercanos al promedio? Mi impresión es que concurren varios factores para pensar que no, que se va a producir un cambio estructural en la contratación temporal en España y que las tasas de penetración de las ETT van a elevarse respecto a sus valores históricos.

En primer lugar, se está prooduciendo un cambio en las Administraciones Públicas. Como es bien sabido, las ETT han tenido hasta hace bien poco la imposibilidad legal para operar con Administraciones Públicas. Sin embargo, dicha limitación ha sido eliminada recientemente, y aunque todavía quedan algunos detalles normativos que pulir, parece que es una senda que está por fin abierta. Si a este factor unimos el hecho de que las Administraciones –a todos los niveles- ya han iniciado importantes procesos de racionalización y reducción de plantillas, o cabe pensar que lo irán haciendo en los próximos años –por convicción propia o imposición exterior, en caso de un rescate-, no es descabellado ligar ambos factores y prever que cuando en un futuro dichas Administraciones vuelvan a tener necesidades puntuales de trabajadores, podrán recurrir a la contratación a través de ETT en vez de generar estructura propia. Por cierto, esta operativa es habitual en los principales países europeos.

Por otra parte, la reducción del coste de despido para los contratos indefinidos junto a otros factores de la reforma laboral va a contribuir a poner freno a un problema de nuestro mercado de trabajo, la dualidad. Y esto se plasmará en una disminución de la contratación temporal, especialmente en aquellos casos en los que era empleada para sustituir a trabajadores contratados de manera indefinida. La gran mayoría de dichos contratos no forman parte de los realizados a través de ETT, por lo que el impacto de la reducción de la contratación será asimétrica, afectando menos a los contratos de puesta a disposición realizados por ETT,  lo que elevará su tasa de penetración.

Estos son sólo dos factores que permiten augurar un buen futuro al sector de las ETT, lo que en última instancia será positivo para nuestro mercado de trabajo, dado el papel dinamizador que estas empresas pueden aportar a la intermediación.

Comentarios

Alberto García-Lluis 11 octubre 2012 - 21:19

Valentín como experto en este tema me gustaría hacerte primero una pregunta.
El dato de los contratos temporales de 2007 ¿es el acumulado de 2007?, o ¿el parcial de un mes?

La de todas formas este comportamiento del mercado donde en los primeros procesos de reestructuración, los empresarios apuntaron al trabajo temporal es posible que tenga varias lecturas.

– Que se confiaba que la crisis no iba a ser tan dura. Y se adoptaron medidas cortoplacistas, que pretendían no incrementar sus costes.

– Que los empresarios, no tienen experiencia en este tipo de escenarios de crisis, y se adoptaron medidas de forma tardía, y equivocadas.

– Un marco legislativo en materia de protección del empleo, obsoleto con un coste por despido que más que proteger el empleo, contribuye a la destrucción de empresas y supone una barrera a la nueva contratación.

Por otro lado, como ya te he comentado, el dato desagregado del mercado muestra también una asimetría en el comportamientos del Sector de las ETT, donde posiblemente las grandes multinacionales del sector hayan acusado de forma más severa los efectos de la crisis, como consecuencia de su lentitud en los cambios de adaptación, siendo las pequeñas y medianas, las que hayan podido adoptar nuevas estrategias de adaptación a los nuevos escenarios del mercado, de forma más rápida. Mostrando en sus cuentas de resultados, un crecimientos de volumen de negocio y beneficios.

Vuelvo a coincidir contigo, creo que el sector de las ETT tienen un gran futuro, pero aún tienen que pasar por un proceso de modernización importante, como bien sabes, el mercado de trabajo está cambiando y ellos no pueden mirar a otro lado. “En el mercado no se crea la demanda, solo la oferta.”

Juan José Romero 15 octubre 2012 - 15:48

Quiero trabajar tengo 34años una envalide del 36% estoy estudiando 2año de administrativo gracias

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar