7
Oct

Competitividad, desempleo y emigración

Escrito el 7 Octubre 2012 por Rafael Pampillón en Economía española

Competitividad

Esta semana hemos conocido datos relativos a la balanza tecnológica española del primer semestre. (La balanza tecnológica recoge los ingresos (exportaciones) y pagos (importaciones) en concepto de royalties). A lo largo de los 6 primeros meses del año la balanza tecnológica alcanzó una cobertura (mide la parte de importaciones que son cubiertas por las exportaciones) del 50% (máximo histórico) frente al 42% del mismo periodo del año pasado. ¿Por qué mejora la balanza tecnológica? Porque la situación económica es mejor fuera de España que dentro. Como consecuencia, el resto del mundo nos paga más royalties (porque produce y vende más con patentes españolas) y, en cambio, en España, como van peor las cosas y se produce y se vende menos (también con patentes extranjeras) se paga menos al exterior en concepto de royalties. Pero también, porque está mejorando la competitividad de nuestra economía.

BALANZA DE ROYALTIES (Millones de euros)

Año

Ingresos (X)

Pagos (M)

Saldo

Cobertura (X/M)

2000

460

1919

-1459

24%

2006

749

2005

-1256

37%

2007

390

2626

-2236

16%

2008

539

2276

-1737

24%

2009

498

2283

-1785

22%

2010

668

2056

-1368

33%

2011

765

2000

-1235

38%

2011 (1er semestre)

356

850

-494

42%

2012 (1er semestre)

458

907

-450

50%

Fuente: Banco de España, septiembre 2012.

La balanza de pagos de los siete primeros meses del año, que publicó hace una semana el Banco de España, también constata que está mejorando la competitividad de la economía española. Así, el déficit de la balanza comercial, de enero a julio, se redujo hasta los 16.773 millones de euros frente a los 25.451 del mismo período del año anterior (una reducción del 34%), debido a que las exportaciones crecieron un 3,2% (lo que demuestra la competitividad de nuestras exportaciones), mientras las importaciones retrocedieron un 0,8% (debido a la debilidad de la demanda interna). Una prueba más de esa mejora de competitividad es, que mientras la subida de los precios de las exportaciones de bienes industriales en julio fue del 2,8% en tasa anual, la de los precios de las importaciones registraron un alza del 3,8%, según publicó el jueves el INE.

 

En la balanza de servicios el superávit de enero-julio ascendió a 20.535 millones de euros frente a los 18.126 millones en ese mismo período del año 2011. Como consecuencia: 1) de la ampliación del saldo positivo de turismo. Las visitas de los extranjeros siguen siendo un extraordinario motor de nuestra economía. Además los datos de agosto son todavía mejores que los de los siete primeros meses del año: nos visitaron en agosto 7,9 millones de turistas extranjeros, cifra que es record histórico en un mes y que es un 5% superior a la de agosto de 2011. En los ocho primeros meses de este año llegaron a España 40,7 millones de turistas, un 3,6% más que en el mismo periodo de 2011. Y 2) del aumento de los ingresos generados por los servicios no turísticos y que viene a reflejar también el esfuerzo de ventas de las empresas españolas en el exterior ante la fuerte debilidad de la demanda interna.

Destrucción de empleo

Es precisamente esa debilidad de la demanda interna la que está provocando la fuerte caída de la actividad y la destrucción de empleo.  La afiliación a la Seguridad Social de septiembre muestra el mal comportamiento del mercado laboral, con un descenso de 86.174 afiliados con respecto a agosto. Es el peor dato en un mes de septiembre de los últimos cuatro años y sitúa a los ocupados en 16.809.803. Y como los máximos de afiliación se dieron en julio de 2007 con 19.492.941, ello quiere decir que se han perdido desde el inicio de la crisis 2,7 millones. La misma cantidad en que ha aumentado el número de parados registrados que era aproximadamente de 2 millones personas en 2007 y que en septiembre fue de  4.7 millones.

¿Cuáles son las causas de la destrucción de empleo del mes de septiembre? 1) La terminación de numerosos contratos estacionales en actividades propias de la temporada veraniega (hostelería y comercio) y 2) los ajustes de plantilla que se están haciendo en el sector público. ¿Qué se puede hacer para aumentar el empleo en los próximos años? La mejor respuesta es conseguir que la economía crezca. Y como la demanda interna sigue contrayéndose, la esperanza de la recuperación  sigue estando en el sector exterior. ¿Qué se puede hacer para reducir el paro en los próximos años? Una respuesta es la emigración. Efectivamente, hasta 2011 venían a España más personas que las que se marchaban. Desde 2011 es al revés, salen más que los que entran, algo insólito. Hemos dejado de ser un país predominantemente de inmigración para convertirnos en uno de emigración.

La emigración

¿Cuáles son los efectos positivos de esta emigración? 1º) es posible que la experiencia de trabajo en el extranjero contribuirá a mejorar la  formación de los que se van y que volverán dentro de unos años pero mejor formados.  2º) los trabajadores españoles en el extranjero están enviando, a sus familias en España en forma de remesas, cada vez en mayor cuantía, parte de lo que ganan por su trabajo. Una masa creciente de dinero que se recibe desde el extranjero y puede ser una fuente de financiación para el crecimiento de la economía española con destinos muy variados que van desde pagar el consumo imprescindible (alimentos, ropa, etc.) o a aumentar la inversión en viviendas  o en capital humano (educación). Y 3º) la emigración hacia el exterior está siendo una válvula de escape que permite disminuir las tensiones en el mercado de trabajo español, ahorrar en subsidios y prestaciones por desempleo y evitar que la tasa de desempleo se sitúe en niveles astronómicos.

Conclusión

En resumen, los datos publicados siguen mostrando que la economía española sigue en una situación económica muy crítica con un desempleo monstruoso. Los datos de coyuntura que se van conociendo y los de afiliación y paro registrado señalan que se produjo en el tercer trimestre una caída del PIB igual o algo superior a la del segundo trimestre que fue del -0,4% trimestral. ¿Qué se puede esperar para este cuarto trimestre? Nada bueno. Es muy probable que se produzca una caída notable del PIB en el 4º trimestre, que podría rondar el 1% trimestral (4% anual) debido al empeoramiento del consumo privado de aquí a final de año como consecuencia de: a) la subida del Impuesto del Valor Añadido (IVA), b) el efecto disminución del adelanto de compras a los meses anteriores a la subida del IVA, c) la eliminación de la paga de Navidad a los empleados públicos, d) la reducción de la masa salarial en el sector privado y e) la destrucción de empleo. Esta caída del PIB sería mucho mayor si no fuera por la mejora de la competitividad y el dinamismo de la demanda externa, que sigue siendo el único motor que tira para arriba de la economía.

Fuente: Rafael Pampillón. “Competitividad, desempleo y emigración”. Expansión. 6 de octubre de 2012. Página 43.

Sponsorized by:
Volvo-Economy

Comentarios

[…] ilustrativo el artículo de Rafael Pampillón en Expansión del sábado pasado: volvemos a […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar