23
Jul

¿Por qué no interviene el BCE?

Escrito el 23 Julio 2012 por José María O'Kean Alonso en Economía española, Política Monetaria, Unión Europea

Después de tantos ajustes, tantos recortes y tantas rendiciones, seguimos en un camino sin salida. Con la prima de riesgo tan elevada, refinanciar la deuda pública absorbe todas las subidas de impuestos y recortes de gasto que acometemos y origina un nuevo aumento del déficit y por tanto habrá que emitir más deuda que, a esos altos tipos, nos obligarán a más ajustes y los mercados volverán a desconfiar de nuestra capacidad de devolver los préstamos y  se desprenderán de la deuda española, haciendo bajar el precio de los bonos y subir el tipo de interés y la prima de riesgo país y, así, hasta el desaliento.  

¿Por qué no interviene el BCE? ¿Por qué no empieza a comprar deuda española, hace subir el precio de los bonos y bajar el tipo de interés y empezamos a cuadrar todos los esfuerzos que estamos haciendo?

Pues creo que hay dos razones reales y una excusa perfecta.

a) La excusa es que en el mandato del BCE, no está estabilizar la deuda de países con problemas financieros. El BCE tiene que velar por la salud del sistema financiero relacionado con el euro y el control de la inflación de la eurozona. Pero todos sabemos que si todos los países de la UM estuvieran de acuerdo en que interviniese, no sería necesario cambiar mandato alguno  e intervendría, como ya lo ha hecho en otras ocasiones. Y, además, podría decir que va intervenir sin intervenir, lo cual haría que los mercados cambiaran sus expectativas y solucionarían el problema sin coste. Esto es lo que se denomina una política de señales. Sin embargo su Presidente, Mario Draghi, ya seducido por la emperadora, no emite esta señal, sino la contraria, diciendo que no piensa intervenir…… “más madera” que diría Groucho, el rey del absurdo, que encajaría perfectamente en este escenario que estamos viviendo.

2) Por tanto tenemos que buscar las verdaderas razones de la no intervención del BCE y creo que hay dos razones aunque puedan solaparse.

a) La primera razón es que quieran disciplinarnos aún más y crean que esta es la única manera. Nosotros pensamos que ya está bien de penitencia, pero ellos no lo ven así. Piensan que tenemos un Gasto Público excesivo y que pagamos pocos impuestos, dos verdades, nos guste o no reconocerlo.  Además cada día se desayunan con nuevas deudas españolas:  bancos, cajas, Estado, Comunidades Autónomas, en nada los Ayuntamientos….. ¿Cuánto deben estos españoles? Se preguntan. ¿Nos lo ocultan o ni ellos mismos lo saben……? Y esperan. Nos van desnudando día a día hasta que comprueben que ya no ocultamos arrogancia alguna, ni deseos de equipararnos a ellos, ni en lo económico, ni en lo político. Nos ponen en el sitio que ellos creen que nos corresponden ante nuestro desacuerdo. Y nos desmoralizan. Casi nos ofenden. Y terminaremos preguntándonos, si no lo estamos haciendo ya, si merece la pena ser socios de semejantes “individuos”.

b) La segunda razón es que un conjunto de países hayan llegado a la convicción de que no es posible un área monetaria con países como Grecia, Portugal y sobre todo España, que por su tamaño, no puede ser rescatada a la griega.  Hay, pues,  que tensar la cuerda hasta que se vayan del euro. El coste de la salida es mayoritariamente para el que se va y los países que se quedan, después de un inevitable cataclismo, tendrán una salida rápida de la recesión, una vez arrojado el pesado lastre por la borda. ¿Es este un planteamiento excesivo? No había pensado en esta posibilidad, hasta que el Parlamento alemán votó la semana pasada el acuerdo para financiar a los bancos españoles y se filtró el texto. Una de las clausulas dice que España pagará sus deudas en euros aunque abandone el euro. Demasiado evidente.

Conclusión

Pero para nosotros sólo nos queda un camino: resistir. Las empresas están cambiando, los españoles sin trabajo emigran, las exportaciones siguen subiendo, estamos ajustando costes por las bravas, moderamos nuestra manera de vivir,…., nos buscamos la vida. Lástima que la salida vaya a ser individual, caótica y desordenada. Ha faltado el proyecto común, diseñar una estrategia de país que aúne los esfuerzos y nos permita confiar en el futuro. Ni un Gobierno ni otro lo ha hecho. Y ya es demasiado tarde para todo, Del escepticismo y la desilusión no puede surgir rápidamente la confianza. ¿Cómo será España postcrisis? De esta crisis saldrá una economía dual. Una parte moderna, global y competitiva y otra parte con bajos niveles de renta que lo seguirá esperando todo de un Estado con capacidades limitadas. Y así tendremos, con euro o sin euro, lo que siempre hemos tenido: una nación fragmentada.

Comentarios

Victor Diaz 23 Julio 2012 - 11:36

Enhorabuena por el artículo y la descripción inicial, muy acertada , de la generación de la bola de nieve que nos lleva al colapso. Permíteme una puntualización con respecto a la indicación de que pagamos pocos impuestos. La presión fiscal es baja, el esfuerzo fiscal no tanto, pero no por el hecho de tener tipos impositivos bajos y ahora tampoco por el IVA, sino por tener una base de sujetos pasivos escasa. Hay 17 millones de trabajadores de una población de 47 millones. La solución sería por tanto aumentar esa base y el fracaso hay que atribuirlo a nuestra clase política que no ha sabido construir un entorno que facilite la creación y actividad empresarial y con ella la creación de puestos de trabajo.
En cuanto al pago de la deuda en euros, los alemanes también deberían asumir las consecuencias de sus malas inversiones. Y eso también es libre mercado.

José María O'Kean Alonso 23 Julio 2012 - 13:07

Gracias. Sin duda el modelo fiscal de cada país es diferente. Si vemos la recaudación qué se ingresa por impuestos directos, qué porcentaje por impuestos indirectos y finalmente por cargas sociales y seguridad social, los modelos, entre los mismos países de la zona euro, son muy diferentes. Unos pagan más impuestos de rentas, otros más IVA, otros mantienen un equilibrio entre los tres como nos pasaba a nosotros antes de las últimas medidas. Considerando el conjunto de ingresos en relación con el PIB, España estaba en torno al 40%, cuando la gran mayoría de los países occidentales europeos está por encima y algunos sobre el 50%. Pero es cierto que se puede pagar de forma desigual. En principio los impuestos directos los pagan quienes declaran, los indirectos quienes consumen y las cargas sociales las empresas que generan empleo y los propios trabajadores. En el caso de España, la población mayor de 16 años, está por encima de los 38 millones de habitantes. En 2007, antes de la crisis, 13,8 millones eran asalariados públicos y unos 3 millones funcionarios y asalariados de las empresas. Además había 1,1 millones de empresarios y 2,1 millones de autónomos. Según hemos visto, cada parte de la población activa pagaría diferentes impuestos. También hay que tener en cuenta que la población activa femenina es menor que en otros países y hay más parados. Como ves es cuestión de matices. Posiblemente los asalariados españoles, soportan más carga fiscal que empresarios y autónomos que no declaran lo que gana, pero los datos globales muestran que pagamos menos que otros países. Eso sí, aquí parece que hay muchos más que se quedan con estos ingresos para su uso personal.

Victor Diaz 23 Julio 2012 - 13:27

Muchas gracias por tu contestación. Estoy completamente de acuerdo y haces una descripción perfecta de la situación.

Carlos 23 Julio 2012 - 21:58

Tengo una duda

Cuando el bce compra deuda hay un bonita que
No renueva su deuda y pasa al bce, en Grecia antes de comprar deuda la inmensa mayoría era de bancos alemanes y franceses que entiendo han trasladado esa exposición al bce

¿No será que el bce ha aprendido que al final se salen deudores y el tiene que asumir Toda la deuda? .¿Nos era que en Grecia el problema lo tenían bancos alemanes y franceses y en España esta mas repartido o en Italia que el problema es mas bien interno?

Con respecto a los dos puntos creo que el punto dos les vendrá muy mal pensando que somos un gran cliente de bienes y servicios y que debemos mucho (el calculo de los efectos les puedensalir muy aml) estoy de acuerdo en el uno que nos van a presionar hasta el final y acometeremos mas ajustes ellas partidas que mayor peso tienen en el gasto: pensiones, sanidad, educación e intereses

Un saludo

Manuel Guisande 24 Julio 2012 - 00:49

Interesante artículo para los que casi no sabemos nada de economía, como el Gobierno

Jesús R. 24 Julio 2012 - 18:33

Enttiendo que los países centro y noreuropeos no quieran rescatar a la griega (con dinero de sus contribuyentes y arriesgándose a que no se lo devuelvan), pero a través del BCE les bastaría con imprimir billetes, ¿no? El riesgo de inflación parece un tanto absurdo cuando la demanda agregada está por los suelos… Creo que los que no somos economistas hemos aprendido mucha economía desde la crisis pero nos falta perspectiva para encajar tantas piezas del puzzle…

José María O'Kean Alonso 24 Julio 2012 - 20:54

Contestando a Carlos, puede que sea como dices, pero el Gobierno alemán aceptó una quita de la deuda griega que estaba en manos de sus bancos. Por otro lado creo que el argumento de que a Alemania le interesa mantener a España porque es su mercado, se va desvaneciendo. España, por la recesión, está dejando de importar y Alemania coloca sus productos en cualquier mercado del mundo, es el principal exportador mundial, mano a mano con China que tiene 1.300 millones de personas y barriendo a USA o Japón. El mercado español para Alemania es destacable pero intrascendente.
En cuanto al comentario de Jesús, hay que diferenciar dos cosas. Una es que si monetizas el déficit, es decir, el Banco Central compra la deuda en los mercados primarios (es decir cuándo sale deuda nueva) o en el secundario (se la compra a quien la tiene porque la compró previamente) y el Estado en cuestión no se preocupa de amortizarla, se emiten billetes, suelen subir los precios de los activos financieros, acciones, bonos, etc. y bajar el tipo de interés y esto anima al Consumo y a la Inversión, la Demanda Agregada tira de la Producción, del empleo y finalmente suben los salarios y los precios. Si estás en pleno empleo (cosa que nosotros no estamos, pero Alemania prácticamente sí), la inyección de liquidez hace que el PIB siga en pleno empleo o sobrempleo (se hacen horas extras) pero los salarios y los precios suben y suben pierden competitividad, dejan de exportar y se acaba su motor de crecimiento.
También puede ocurrir que ni las familias ni los empresarios estén dispuestos a consumir ni a invertir porque sus expectativas sean muy pesimistas, en cuyo caso se para la cadena y no conseguimos nada. Y también es posible que todo el dinero creado se quede en los bancos, porque estén muy endeudados, y se origine lo que se llama una restricción del crédito. Que es algo que también ocurre, con lo cual tampoco se consigue nada.
Así pues por la primera línea de argumentación, no es tan evidente que se deba monetizar el déficit sin más.
La segunda línea de argumentación está más en relación con mi entrada en el blog, por qué ayudar a quien crees que no está haciendo lo necesario. Si es posible que le compres una deuda que no pueda devolverle al Banco Central.
En fin son ideas. Un saludo.

GOYO DE FRUTOS 25 Julio 2012 - 08:33

Queridos amigos
tengo una duda existencial y es la siguiente .Imaginemos que España necesita un rescate total , pues bien la pregunta es tecnicamente ¿ como se articula ese traspaso de fondos? ¿ son solo apuntes contables? ¿ se fabrica dinero por la noche y se trae en camiones a España? en fin bromas a parte , me podria alguien explicar como se procederia.
un abrazo fuerte desde SEGOVIA (ESPAÑA)

José María O'Kean Alonso 25 Julio 2012 - 11:47

Si se hiciera como hasta ahora se ha hecho con Grecia, Irlanda y Portugal, un rescate total se haría en tramos. Más o menos el proceso sería así, la UM generaría un fondo que sería aportado por los países miembros, de los que se dispone de la mitad, porque la otra mitad se deja como garantía. En general son avales de los países por si el país rescatado no devuelve este fondo. Este dinero se transmitiría a través de un apunte desde el BCE al Banco Central del país, y con él empezaría a refinanciarse la deuda que le va venciendo y a asumir pagos del Estado rescatado si ese es el acuerdo. Si va cumpliendo las condiciones exigidas (y para eso están los llamados “hombres de negro”), le siguen ingresando tramos. Al final el fondo le ha prestado al país una cantidad que el BCE fabrica y el país tiene que devolverla en un plazo amplio y aun tipo de interés acordado. De esta forma se evita tener que salir al mercado cada semana a financiar la deuda que le vence. Creo que hasta ahora todos los rescates (los dos griegos, el irlandés y el portugués) suman unos 350.000 millones de euros y hay una cantidad similar en el fondo. En el caso de rescatar a España, el problema es la cantidad, si el Estado español debe unos 800.000 millones en deuda emitida, necesitas un fondo de 1,6 billones de euros,….., no creo que los países miembros quieran aportar esta cantidad. Si se hace un rescate parcial, por ejemplo asegurando la refinanciación de lo que queda de año son 80.000 millones, pero enero está ahí mismo, esto no va a tranquilizar a los mercados. Si lo hacen por 300.000 millones como estima la City, esto daría tranquilidad de algo más de un año, pero no parece que en ese tiempo la economía española crezca y asegure ingresos para pagar lo que debe.
Y naturalmente las constraprestaciones serían que dejáramos de seguir teniendo déficits, con las medidas que nos impongan para ello.
Mientras, han creado un mecanismo temporal y otro permanente que entra ahora en funcionamiento, que puede comprar deuda para sostener los valores de la misma, y se ha creado otro fondo de 100.000 millones para refinanciar a la banca española con problemas y que permite comprar deuda pública, pero no parece que tenga una dimensión suficiente para ambas cosas dadas las cifras que estamos barajando.

GOYO DE FRUTOS 25 Julio 2012 - 12:10

Muchisimas gracias Jose Maria, mas o menos es lo que imaginaba , pero tengo mucho temor , que prefiero no explicar para no echar mas leña al fuego. En fin te vuelvo a dar las gracias por el articulo y por la respuesta.
un abrazo desde Segovia ( España) .

Alvaro Piña 25 Julio 2012 - 15:29

Gracias José María de nuevo por la claridad de tu exposición.

Tengo 2 dudas que me plantea el escenario actual, y ambas me recuerdan, parcialmente, a lo sucedido en Argentina en Diciembre de 2001:

1.- Tengo la sensación de “compra de activos a saldo” por parte de los acreedores (próxima visita de Merkel con una fuerte delegación empresarial alemana de acompañamiento), prestando dinero a largo plazo a una interés del 3% (por ejemplo), los bancos provisionan con ese dinero la pérdida de valor de los bienes, para que esos mismos acreedores compren los activos a precio de saldo, dado que los bancos no están interesados en mantenerlos en sus balances. Resultado para el acreedor: compro gangas y me pagan intereses. ¿Cómo lo ves?

2.- Siguiendo con la analogía argentina, ¿cómo se sucederían los acontecimientos? comenzarían con restricciones de flujo de capitales al exterior y así no descapitalizar el sistema?Serían ciertas las previsiones de Credir Suisse de devaluación del 40% en la vuelta a la peseta?

Gracias por adelantado y te animo a que nos sigas instruyendo, a la vista de la sesgadísima información de los medios.

GOYO DE FRUTOS 25 Julio 2012 - 15:44

Alvaro eso es a lo que me refiero cuando digo que tengo temor, tenemos que ser conscientes de que la situacion es gravisima con una prima en 650 el credito estara cerrado en breve y lo que nos espera va a ser duro de verdad. Pero en fin hay que estar unidos y trabajar por España. Ya no hay tiempo para mas lamentos que ademas no resuelven nada. The party is over !!!!!!!

un abrazo desde Segovia( España)

José María O'Kean Alonso 25 Julio 2012 - 22:11

Estuve en Buenos Aires en enero de 2012. Fue un espectáculo económico, incluso escribí una crónica, con cierto humor, que andará por ahí y quizás haya que rescatar. Incluso me traje una colección de patacones (bonos de un peso con el que el Estado pagaba sus deudas y que se aceptaba como medio de pago )y puede que tarde o temprano se le ocurra a alguien hacer aquí algo parecido si el deterioro continúa. Pero vamos por partes. España está ahora para comprarla y si nos compran los alemanes, seguramente es la mejor opción, porque la otra son los chinos. Y además estamos deseando vender. Este es el castigo por haberte comprado cosas a crédito que no has podido pagar.
En cuanto a la vuelta a la peseta, o al dracma que creo es un escenario mucho más real, en cuanto surja el rumor todos iremos al banco a sacar euros, puesto que las cuentas en euros se transformarán en dracmas. Como el banco sólo tiene en reservas el 2% de los depósitos, tendrá que poner todo tipo de trabas a que se saque el dinero, impresos, pocos cajeros abiertos, cajeros automáticos sin dinero, lo que se denominó el corralito. Si el proceso a la nueva moneda es largo, el Gobierno fija una cantidad semanal de dinero que puedes sacar en efectivo. En Argentina los listos compraban acciones en Wall Street en dólares y ya tenían activos en otra moneda, era fácil. Naturalmente el colapso es completo, nadie compra nada, etc…..
Una vez emitida la nueva moneda, la depreciación de la misma es inminente. ¿Un 40%? puede ser o un 50% ¿por qué no? El Gobierno debe subir el tipo de interés para mantener la nueva moneda, subirá el interbancario y como las hipotecas las tenemos indexadas al euribor, nuevamente mibor, no podremos pagarlas….. Una catástrofe para el consumo interno. Además la emisión de la nueva moneda será masiva y el proceso de inflación es inevitable……. ¿Qué ganas? Puedes exportar productos baratos y no importas porque es todo carísimo. Fabricas dinero y con ello pagas las nóminas públicas y no hay más recortes.
Pero lo peor no ha llegado aún….. 🙁 Tu cuenta corriente pasa de euros a dracmas, pero ¿a qué paridad? La de entrada en el euro o una nueva que fije el Gobierno, ya devaluada. Y ¿qué pasa con lo que debes? Si te has financiado en el mercado internacional lo pagas en euros. Si es en el mercado interno en dracmas, pero a ¿qué paridad te valoran las deudas? Es una ruína.
Es mejor hacer todo lo necesario, lo posible y aún más, para quedarnos en el euro. Y, quizás, hablar de estas cosas, no para que cunda el pánico, sino para que asumamos los sacrificios necesarios, que la gran mayoría de los ciudadanos no merecen y de ahí su indignación. Y los políticos, o algunos políticos, que son quienes tienen que sacarnos de esta, son en el fondo los culpables de donde estamos.

Alvaro Piña 25 Julio 2012 - 23:49

Gracias de nuevo José María. Yo también estuve en BsAs hace un par de años; estando allí compré un libro de nombre “Problemática de la Deuda Pública Argentina”, de Héctor Luis Giuliano. Salvando las diferencias lógicas (bonos Brady, megacanje..), el paralelismo que se describe es dramático, incluyendo el perfil político a ambos lados del Atlántico. Esperemos que no se repita la Historia.

GOYO DE FRUTOS 26 Julio 2012 - 09:49

Jose Maria, gracias por hablar clarito y explicar con crudeza lo que nos estamos jugando, a ver si de una vez algunos se dan cuenta de que es hora de estar unidos y sacar el pais adelante y ademas estoy seguro de que vamos a salir por que somos una
gran nacion, pero es necesario llamar a las cosas por su nombre.
abrzos y viva ESPAÑA.
Goyo desde Segovia (España)

[…] en los tiempos que corren…, no merece la pena relajar esa estatutaria obsesión del BCE por la inflación y la estabilidad del sistema? Todo en aras de una eventual crisis del Euro que afectaría a todos los países de la […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar