5
Jul

El BCE baja tipos, pero decepciona a los mercados financieros

Escrito el 5 julio 2012 por José Ramón Diez Guijarro en Política Monetaria, Unión Europea

Sí, en esta crisis están ocurriendo cosas que son difíciles de explicar. Por ejemplo, esta tarde el BCE ha situado los tipos de interés oficiales en mínimos históricos (0,75%) y los mercados han respondido con fuertes recortes: -3% la bolsa española y una ampliación de la prima de riesgo hasta 539 puntos básicos (+43 pb en la sesión). Evidentemente, el mercado esperaba más, sobre todo, una señal clara de que el BCE está dispuesto a volver a utilizar su programa de compra de deuda, al menos hasta que el nuevo fondo europeo de estabilidad (ESM) esté operativo.

El problema es que los avances en el último Consejo Europeo se fundamentaban en cuatro pilares (unión bancaria, plan de estímulo económico, compromiso para reforzar la estructura política y económica europea y reducción de los costes de financiación). La mayor flexibilidad del ESM para que pueda comprar deuda sólo será operativa a medio plazo, por lo que la contención de los costes financieros requerirá en los próximos meses de la actuación del BCE. Es decir, con todo el verano por delante, si el BCE no compra deuda la situación se ve a complicar mucho.

Ya se ha escrito en este blog muchas veces: no puede funcionar una unión económica y monetaria con primas de riesgo superando los 500 puntos básicos. O, lo que es lo mismo, es insostenible una situación como la actual, en la que España paga un 6,6% para financiarse a 10 años, cuando nuestra inflación está por debajo del 2%. Por ello, no se debe descartar, a pesar de la dureza que ha mostrado Draghi hoy, que el BCE vuelva a comprar deuda en el mercado secundario, aunque ello requerirá de que países como España den otra vuelta de tuerca a las medidas de consolidación fiscal pendientes.

Por otra parte, la rebaja en el tipo de las facilidades depósito hasta el 0%, debería, al menos en teoría, desincentivar los actuales elevados excesos de liquidez (en torno a los 800.000 millones de euros) que se depositan todos los días en la facilidad de depósito e impulsar la concesión de nuevos créditos. Esta operativa es además una señal clara de la fragmentación del sistema financiero europeo, algo para lo que según el BCE no tiene ningún remedio. Por tanto, la desconfianza y una economía que se mantendrá en recesión la mayor parte del año nos hacen temer que su impacto será muy limitado, al menos, mientras siga abierta la crisis soberana. Situar la rentabilidad de la facilidad de depósito en negativo sí hubiese supuesto una medida verdaderamente agresiva.

En definitiva, el BCE se ha ceñido al guión, en un momento de clara inestabilidad financiera en Europa, demostrando una vez más que su estrategia es completamente diferente a la que siguen la FED y el Banco de Inglaterra. En una situación próxima a la trampa de la liquidez, no parece que la bajada de tipos vaya a tener muchos efectos en la economía real (una décima a lo sumo), aunque veremos al euribor (plazo doce meses) acercarse al 1% en las próximas semanas.

Comentarios

Pablo Vilá 5 julio 2012 - 19:24

La bajada de tipos del BCE, como dice José Ramón y varios análistas, va a tener un impacto muy pequeño en la coyuntura actual. Los mercados esperan medidas más agresivas del BCE, pensadas en la estabilidad y crecimiento financiero a largo plazo. Las autoridades de la política monetaria europea siguen corriendo por detrás de los acontecimientos, sin prisa alguna, como esperando ganarle a la situación de forma cuasi pasiva. El ESM no cuenta con capacidad suficiente para intervenir en los mercado y comprar deuda española e italiana de forma agresiva y sostenida, para de esta forma reducir los insostenibles tipos actuales de financiación. Europa necesita de una vez por todas sanjar este asunto y centrarse en la recativación de las economías. Para esto, se necesita una política eficaz y agresiva de intervención en los mercados, bien tanto por compra directa del BCE o por aumentar los fondos del ESM hasta el nivel que pueda solventar los problemas de financiación. A este ritmo de toma de decisiones estaremos peor antes de empezar a ver la salida de esta profunda crisis.

Alberto Pérez 5 julio 2012 - 19:27

Esto cada vez se parece más a aquella historia del burro, el palo y la zanahoria. Efectivamente, nos las prometíamos felices dos semanas atrás, la semana pasada tanto nos bajaron los humos Finlandeses y Holandeses (cuya deuda privada es del 250% sobre PIB), y esta semana, tras tirón de orejas de la SPD, ya tenemos la prima de nuevo rondando los 550pb. Todo apunta a que se sigue un plan para forzar a los periféricos a nuevos ajustes: desde nuestro Gobierno se filtra un nuevo ajuste de 30000M y el propio Monti(de nuevo) anuncia miles de despidos de servidores públicos. Hasta aquí todo encaja pero, ¿y si no hay plan y todo es fruto realmente de la improvisación? Eso, me temo que, en un sentido u otro, no tardaremos en averiguarlo.
Saludos

Paula Artal 5 julio 2012 - 20:41

Pablo, estoy totalmente de acuerdo contigo en el hecho de que bajar los tipos es una medida muy “light” (y ya de sobra conocida) que no es suficiente para reactivar la economía. Por mucho que se abarate el precio del dinero, estamos en un punto en el que son necesarias medidas activas, no pasivas (porque al final da la sensación de que con bajar los tipos todo va a reactivarse como si nada, cuando ya una gran parte de gente y las empresas hace tiempo que no piensan en emprender o invertir, sino en salir adelante cada día).
Alberto, ¿realmente te planteas si hay un plan? improvisación al poder! lo cual no es de extrañar, teniendo en cuenta la volatilidad de los mercados (y toda la información que no tenemos acerca de cómo se está gestionando todo esto).
No me extrañaría que más de uno (ni tan siquiera malpensado) relacionase esta bajada de tipos del BCE con una especie de medida compensatoria del “escándalo” que saltó ayer en los medios acerca de la mamnipulación del Libor y el Euribor…

Maialen Astarbe 6 julio 2012 - 10:04

Como bien decís,la esperada rebaja de los tipos del BCE,que tras la reunión del mes pasado se veía venir, tendrá efectos limitados. Lo mismo que la rebaja de la facilidad de crédito a 0%,ya que aunque la remuneración de los depósitos sea mínima,los bancos pueden entender que depositarlo en el BCE tiene menor riesgo.Todo es cuestión de confianza y es lo que falta.
La rebaja de tipos se trasladará al EURIBOR y podría estimular el crédito a empresas y particulares,pero el EURIBOR está ya en niveles bajos y muchas hipotecas tienen un “suelo”. Adicionalmete,con la desconfianza existente es difícil que llegue el crédito a empresas, estando condicionada en parte por la evolucion del estado y la prima de riesgo.
Por tanto, es necesario solventar los problemas derivados de deuda soberana. Entre tanto,los instrumentos de política monetaria expansiva no serán efectivos. Parece que las decisiones en este ámbito se retrasan, no habrá inyecciones de liquidez y esto se une a la incertidumbre de si los fondos europeos serán suficientes.
Lo que le toca al BCE ahora es hacer mas esfuerzos por la estabilidad financiera y ejercer su nuevo papel de supervisor, encomendado tras la cumbre europea, lo antes posible. Lo que les toca a los gobernantes es , acometer cuanto antes las medidas de la cumbre y resolver la incertidumbre creada sobre alguna de las propuestas.

Salva Medina 9 julio 2012 - 01:03

Nuevamente volvemos a ver que las decisiones adoptadas hace unas semanas, no han tenido el efecto que muchos de nosotros estábamos esperando (y que por otro lado, sabíamos que no iban a ser suficientes como para ello). Ahora la clave de la situación actual que estamos viviendo, no es tomar decisiones, llegar a ciertos acuerdos, que alguna de las partes “ceda”, que unos ganes o que otros pierdan, ahora lo que hay que hacer es ser rápido en la ejecución de las medidas adoptadas. En la situación actual que estamos viviendo, donde la crisis financiera realmente está poniendo en entre dicho no solamente la supervivencia del euro, si no que también la idea del proyecto de Europa. Es importantísimo que haya más integración política entre los países miembro y que se consiga de una vez por todas, una UNIÓN fiscal y bancaria que puedan atajar todos estos problemas, con el fin último de que no se decepcione a los mercados financieros y poder así reactivar una economía muy dañada. Esperemos que el BCE esté acertado en las próximas decisiones que adopte y rápido en las ejecuciones de las mismas.

Joaquín Pérez Juan 9 julio 2012 - 12:09

Personalmente creo que todas las medidas adoptadas son fruto de la imporvisación y que, o no se miden las consecuencias a corto, o hay intereses especulativos detrás. La bajada de los tipos de interés hizo que la economía española se desetabilizara una vez más: caída del IBEX y disparo de la prima de riesgo. Y esto unos días más tarde de las espectativas esperanzadoras que nos hacían pensar que tras la cumbre ibamos a empezar a ver la luz.
Claramente las cosas no están funcionando bien, y la sensación es que están tomando medidas a la desesperada, porque en el punto en el que estamos, resulta muy difícil reflotar el euro y todo el proyecto que implica detrás. Para colmo, este fin de semana han salido declaraciones de un profesor de Harvard diciendo que España en menos de dos años está fuera del euro… y eso que ya estabamos empezando a salir de la primera plana de los periódicos…

Rodrigo Blanco 10 julio 2012 - 09:31

La decisión del BCE de rebajar el tipo de interés y el de la facilidad de depósito ha sido pública 45 minutos después de que el Banco de Inglaterra y el Banco Popular de China hayan relajado su política monetaria.

En el caso de China, rebajando los tipos de referencia para los créditos en 31 puntos básicos, hasta el 6%, y los utilizados para los depósitos en un cuarto de punto, hasta el 3%.

En el caso de Inglaterra, ampliando el programa de recorte de bonos, desde 50.000 hasta 375.000 millones de libras el Banco de Inglaterra anunciaba la ampliación de su programa de recompra de bonos en 50.000 millones de libras, hasta 375.000 millones. Una decisión que ha estado en línea con lo esperado, al igual que el hecho de mantener los tipos de interés de la libra esterlina en el 0,5%, el nivel más bajo de su historia.

¿Acción?, ¿Reacción?… Como dice Pablo, al parecer las autoridades de la política monetaria europea siguen corriendo por detrás de los acontecimientos.

Brian Sanz 10 julio 2012 - 12:24

El lado bueno de las cosas:

La bajada de tipos me parece una buena noticia, sin duda tras la las reformas fiscales cada vez más austeras, es recomendable compensarlo con un incentivo en su política monetaria.

Sin emabrgo, y como indica José Ramón, el impacto negativo ha sido sorprendente ya que nos es suficiente. Esperemos que los países del norte liderados por Alemania cedan un poco más para conseguir que se pueda comprar deuda soberana.

Otra buena noticia a mi modo de entender es dejar de financiar las facilidades de depósitos, y como se indica en el artículo hubiera sido aún más agresivo poniendo un margen negativo. Ya es hora de dinamizar los préstamos y créditos privados.

Otro pequeño pasito se ha dado hoy ya que el eurogrupo da un margen de 10.000 millones de euros al GObierno para este año. Esto supone pasar de un objetivo de déficit del 5,3% del PIB en 2012 al 6,3%. (Por otro lado tampoco le quedaba otra ya que lo iban a incumplir igualmente…)

Vamos avanzando aunque sería deseable hacerlo algo más rápido (los mercados no esperan)

Sergio Otero 10 julio 2012 - 16:50

Me ha encantado este artículo. Sobre por qué la bajada de tipos no tuvo el efecto esperado, sobre la situación actual de Alemania y también sobre la percepción que hay de España entre los miembros del eurogrupo… tanto la que juega al fútbol como la otra.

http://economia.elpais.com/economia/2012/07/09/actualidad/1341851503_417609.html

Saludos!
Sergio

Joaquin Villanueva MBAP 2013 11 julio 2012 - 13:23

La última reunión del BCE donde se acuerda entre otras cosas la bajada de tipos hasta el 0,75 y no remunerar los depósitos en esa institución, vuelve a decepcionar.
Los mercados sufrieron fuertes caídas constatando que se esperaba otra cosa del BCE. Que otra cosa? Pues que actúe como lo que es, un banco central. Creo que la FED es un buen espejo donde mirarse. Pero no crucemos el Atlántico para inspirarnos. El Banco de Inglaterra… Que sucedería si UK con una deuda agregada más alta de la española (por encima de tres veces su PIB) tuviera un banco central como el BCE? ¿Dónde estaría su prima de riesgo?

El Sr. Draghi y sus consejeros se escudan en que su estatuto no les permite hacer otra cosa. Pues que cambien el estatuto! Y ¿por qué no lo hacen? Muy sencillo: La máxima autoridad monetaria europea está controlada por Alemania que apoyada por holandeses y finlandeses quieren que los periféricos purguen sus pecados, sus excesos. En un ejercicio de humildad habrá que reconocer que tienen una cierta dosis de razón pero en el fondo se están disparando en su propio pié…cuanto más tiempo se tarde en comprar deuda italiana y española más cara será cualquier medida que se tome o su eventual intervención!
En la carta a los Reyes Magos escribiré estas decisiones del BCE:
1. Cambio de estatuto del BCE que le permita comprar deuda soberana. 2. Autoridad directa del BCE sobre los bancos centrales de los países. 3. Unión bancaria: Creación de un FGD (Fondo de Garantía de Depósitos) europeo. 3. Bajar los tipos hasta el 0 %. 4. Remuneración negativa de los depósitos en el BCE para hacer que fluya el crédito. 5. Emisión de eurobonos una vez exista un Ministerio de finanzas europeo.
Todos sabemos qué hay que hacer, sólo queda hacerlo! Para eso, volvemos siempre a lo mismo: líderes con visión que sepan contestar a la pregunta de “qué Europa queremos en 10 años”.

Cristina Aguirre 11 julio 2012 - 17:33

Estamos de acuerdo en que la japonización respecto a los tipos de interés no es la vía adecuada, y menos en un entorno de realidades industriales y económicas tan dispares como las que forman los países miembros.
Sin embargo, la compra de deuda per se por parte del BCE no supondría a mi modo de ver algo más que un pequeño parche en una maltrecha economía deprimida que no sólo no encuentra salida a medio plazo, sino que ni siquiera se preocupa en buscarla y anda mareando la perdiz sobre las pocas decisiones que se encuentran dentro de su márgen de acción.

Está bien mirar fuera y ver que medidas imponen y en qué nos afecta, pero si no se hace autocrítica y sanemaiento desde dentro, tan sólo estamos alargando el problema, y con ello arrastrando a otros países(Finlandia, Holanda, etc.), los cuales se están cansando de unos compañeros de viaje que hace años que no hacen los deberes y que no definen unas líneas de actuación concretas.

Jorge Peláez de Castro 12 julio 2012 - 11:41

Esta última reunion del BCE y la ya comentada bajada de los tipos hasta el 0,75, no parece suficiente, ni siquiera trascendente para lo que a dia de hoy realmente necesita Europa, sobre todo algunos paises de Europa entre los que por supuesto se encuentra España.
España está como loca intentando cumplir con las exigencias que le impone tanto el BCE como Alemania, para ayudarnos a salir de este agujero, a pesar del impopulismo y del hara kiri que sin duda se está haciendo el Gobierno al acatarlas (todavia están frescas las reformas del dia 11 de Julio).
Sin embargo a mi me surjen muchas dudas:
– ¿Es sostenible el Euro?
– ¿Es sostenible Europa?
– ¿Realmente hay alguien consciente (BCE, Alemania, etc), de lo que hay que hacer para salir de esta?
Dudas con dificil respuesta porque dependiendo de a quien escuches tus conclusiones pueden ser unas u otras. Así que no queda más remedio que esperar y que sea el tiempo el que determine que pasará.

Esther Melchor 13 julio 2012 - 12:10

Sin duda la crisis ha impartido lecciones importantes sobre las deficiencias en el diseño de la UEM y la insuficiente aplicación de sus reglas de política económica.

Históricamente la estrategia de política monetaria ha estado siempre plagada de éxitos en términos de estabilidad de precios, tanto antes como después de la crisis. No obstante lo que comenzó siendo una crisis financiera se ha transformado en una crisis bancaria y de deuda soberana, creando así un desafío a la política monetaria de la zona euro.

Tal y como dice Jorge hay que esperar a que el tiempo determine que pasará.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar