21
Jul

Dos estadísticas publicadas esta semana muestran excepciones a la opinión generalizada de pesimismo sobre la economía española: el Índice de Comercio Exterior de Servicios (servicios no turísticos) del primer trimestre del año y el comercio exterior de bienes (enero-mayo de 2012).

Las exportaciones de servicios

Las exportaciones de servicios aumentaron en el primer trimestre un 3,2%, crecimiento ligeramente superior al registrado en el cuarto trimestre de 2011. Por tanto en la balanza de servicios, al tradicional superávit del turismo, se debe añadir un superávit creciente en los servicios no turísticos (más de 5.000 millones de euros en los últimos doce meses) y que viene a reflejar el esfuerzo de las empresas por abrir mercados en el exterior ante la debilidad de la demanda interna.

Los datos del mes de abril parece que son todavía mejores que los del primer trimestre lo que parece indicar que existe en las exportaciones de servicios un potencial de recorrido al alza.

Exportación de servicios por áreas geográficas

Por zonas geográficas destacan aumentos en las exportaciones de servicios (en tasa interanual) a Alemania (10,1%), Holanda (7,7%), Reino Unido (7,5%) América del Sur (5,7%) y Asia (10,6%). Por sectores, esta mejora de las exportaciones de servicios se liga al fuerte empuje a los ingresos por royalties. A lo largo del primer trimestre de este año los ingresos por royalties han alcanzado máximos históricos y la balanza de royalties alcanzó una cobertura (que mide la parte de importaciones que son cubiertas por las exportaciones) del 51%, también máximo histórico, cuando en el primer trimestre del año pasado la cobertura fue del 30%.

La balanza de mercancías

Por lo que se refiere a la balanza de bienes entre enero y mayo el déficit comercial se ha reducido drásticamente: un 21%. En términos acumulados de 12 meses el desequilibrio se sitúa en 42.000 millones de euros, muy lejos de los máximos históricos alcanzados en 2008 (cuando superó los 100.000 millones). La tasa de cobertura continúa aumentando (mejorando) y se situó por encima del 85%, la más alta desde 1997. Además, y por vez primera, la balanza comercial no energética registra un saldo positivo y compensa el deterioro de la balanza energética. Esta mejora refleja: 1)  la capacidad de penetración de nuestras exportaciones y 2)  la fuerte debilidad de la demanda interna ya comentada, que frena las importaciones.

Tensiones en el mercado de deuda

Esta mejora en las exportaciones españolas de bienes y servicios refleja un aumento de la competitividad de nuestra economía y una reducción de nuestro déficit con el exterior, lo que unido a las recientes medidas de ajuste del déficit público permitirán en el futuro reducir las tensiones en los mercados de deuda. Desgraciadamente, en la subasta de deuda del jueves los tipos de interés volvieron a subir. Ante esta situación complicada (la prima de riesgo está en 609 puntos básicos, ver gráfico), es preciso insistir en la necesidad de seguir con las medidas de consolidación fiscal con el objetivo de limitar el aumento de la deuda pública. Un ajuste que por sí solo no es suficiente. Para que los mercados recuperen la confianza en España es necesario que a corto plazo el BCE compre deuda pública en el mercado.

Conclusión

Según el FMI y el Consenso Económico de PWC, España seguirá en recesión este año y el que viene. Mientras tanto necesitamos hacer el ajuste fiscal que devuelva la confianza a los inversores. También necesitamo buenas noticias como las que ofrecen las estadísticas de comercio exterior. No se debe olvidar que el aumento de la demanda externa, suele ser una condición necesaria para la recuperación. Lo dijo el Rey el jueves: la solución para España es exportar, exportar, exportar.

Fuente: Una perspectiva más amplia la puedes encontrar en Rafael Pampillón. “La solución es exportar“. EXPANSIÓN. 21 de julio de 2012.

Sponsorized by:
Volvo-Economy

Comentarios

Iker 21 Julio 2012 - 20:47

Exportar, exportar y exportar!
Completamente de acuerdo. Pero, que no sea ladrillo. Sino I+D, y valor añadido.

Y luego solo hay que buscar un puesto de trabajo a los 5 millones de personas sin cualificacion suficiente.

O tal vez podriamos exportarlos a ellos……

Ahora enserio, a ver si demostramos esa gallardia tan española, la juntamos con algo de cabeza (esto habra que importarlo). Y salimos fuera…..

Ferran Jaén 23 Julio 2012 - 13:57

Hombre, veo que el argumento de autoridad ha aumentado de rango: Lo que diga el Rey… que se lo pregunte a su yerno, que sabe multiplicar el pan y los peces.

Hay muy diversas formas de exportar, según definamos la exportación (hombre, ya sé que hay el manual del FMI, pero el concepto va más allá de la convención utilitaria).Cuando el daño objetivo radica en el tipo de cambio que un país no puede modificar, como el caso del euro, entonces… la exportación puede incluso desaparecer, por traslado de la planta productora (o similar) a otro país utilizando un euro “sobrevalorado” para el que se traslada.

La voluntad no puede sustituir el obstáculo objetivo, así que hay que salirse del euro… o combinarlo con monedas nacionales, como propone Jacques Sapir, a tipo de cambio fijo, con evaluación anual (en relación con la competitividad del país) y control de cambios para evitar la especulación.

Enrique Mills 1 Agosto 2012 - 01:57

He creido siempre que fué un crimen de lessa estupidez que España ingresara a la CEE. En la época de Franco existía una variedad de empresas de todo tipo (automotriz, farmacológica, electrónica, agroindustrial, textil, calzados, cinematográfica, turismo, etc).
Alguna vez los descerebrados españoles justificaban el cierre de la última Fabrica de Jeans “Lois”, dejando a miles de operarios en el paro. Lo que no entendían estos tipos era que lo que quebraba no es una fábrica de pantalones, sino MORIA UNA FIRMA ESPAÑOLA, con todo sus activos tangibles e intangibles. Hecho por el que proteste en la red. Exportar ahora ¿desempleados posiblemente?.

Miguel 4 Agosto 2012 - 14:32

¿Cómo solucionar la crisis económica española?
Cohabitando en España dos monedas a la vez “El euro y la peseta” (cambio fijo una peseta = un euro), la peseta para uso doméstico e interno.
El gobierno debe poner en práctica un programa muy general y temporal de inversión pública reactivador de la economía interna, financiado con la máquina de hacer billetes (el Banco de España tiene que emitir moneda interna, la peseta con equivalencia igual a un euro).
Esto produciría un incremento de la inflación que sería positivo para países que están en recesión económica como España, si se hace de forma puntual, y en un periodo de tiempo relativamente corto (meses), es decir, a mayor fluidez económica mayor demanda, pero también en casos de recesión, este aumento de fluidez económica produciría un aumento de oferta procedente de nuevos autónomos, que ajustaría los precios y disminuiría la inflación (el precio es consecuencia de la oferta y demanda).
Como se ha querido decir anteriormente estas pesetas de uso interno producirían un incremento de la masa monetaria en movimiento y por ende un aumento de demanda interna de productos básicos, y a su vez un reflote de la oferta de los productos procedentes de las pequeñas y medianas empresas (las mayores generadoras de empleo), y de autónomos.
¿Cómo se debe hacer?
Un ejemplo claro, si el sueldo de todos los empleados públicos (funcionarios, profesores, médicos, policías, curas, etc.…etc.) se pagase un 30% en pesetas (una peseta = un euro), disminuiríamos las subastas en euros de deuda pública, rescates o bonos para pagar estos sueldos y el Estado no tendría que devolver capital ni intereses.
Igualmente se puede hacer con pequeñas inversiones, en pesetas, efectuadas por ayuntamientos y comunidades autónomas, para dar fluidez monetaria y estímulos de la oferta y de la demanda. Incluso se podría inyectar capital, en pesetas, a los bancos que lo necesiten (Bankia por ejemplo) sin necesidad de pedir ayuda especulativa a otros organismos europeos. Todo ello sin coste alguno para el Estado.
Cuando España este sin recesión y con crecimiento económico sostenible se suspende la emisión de pesetas y se cambian progresivamente por euros.

Esta idea que parece novedosa, no lo es tanto, puesto que muchos países de forma similar, la están llevando a buen puerto.
Fijémonos en países que tienen gran crecimiento económico (China, India, países latinoamericanos, etc.) que habitualmente disponen de dos monedas, el dólar y la moneda de su país, claro está, algunos de ellos no con mucho acierto controlan la inflación, pero el crecimiento y la perspectiva de futuro económica positiva son reales.
Tenemos casos como Dinamarca o Suecia que oficialmente no están en el euro, pero tienen un cambio casi estable con él, luego es lo mismo que tener el euro como moneda, con la ventaja de que su moneda oficial, en caso de crisis, se puede emitir, revalorizar o devaluar dependiendo de las necesidades del país en cada momento.
Irlanda admite la libra irlandesa antigua para comprar productos domésticos. En España hay algunos pueblos que se han inventado una moneda, para poder hacer el trueque de productos entre ellos, y así hacer funcionar la economía sin el euro.
En Grecia (en algunas ciudades) circula una nueva moneda, el TEM (unidad alternativa local, abreviatura en griego). Es una moneda local que ha empezado a sustituir al euro en mercados y tiendas.

Todos ellos con el fin de aumentar la fluidez monetaria y el crecimiento económico, disminuir la deuda del país y aumentar la creación de puestos de trabajo, sin necesidad de ayudas internacionales (FMI, BCE, UE, etc. etc.)
Conclusión se trata de crear una moneda propia, interna y nacional sin valor teórico pero sí real y práctico temporal (podría ser cualquier moneda controlada exclusivamente por el Estado, la peseta o el euro español que ponga en los billetes “para uso exclusivo en España”.) ¿Cómo solucionar la crisis económica española?. Con dos monedas a la vez “El euro y la peseta” (cambio fijo una peseta = un euro), la peseta para uso doméstico e interno.

[…] Crisis económica española: la solución es exportar | Economy Weblog […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar