7
May

Sarkozy: crónica de una muerte anunciada.

Escrito el 7 mayo 2012 por Rafael Pampillón en Unión Europea

Hace un año y medio en este blog, en un post titulado El coste político de las crisis económicas, anunciábamos las derrotas electorales de Sarkozy (Francia), Zapatero (España), Sócrates (Portugal), Montilla (Cataluña) y Berlusconi (Italia). Nuestros pronósticos se han cumplido. También señalábamos, que parecía probable que, en las próximas elecciones presidenciales de noviembre de este año en EEUU, no saliese reelegido el Presidente Obama y que incluso en Alemania, cuya economía va bastante mejor que la de sus vecinos, el año que viene no repita la canciller Ángela Merkel.

La historia está plagada de ese tipo de derrotas electorales que se producen como consecuencia de las crisis económicas. Derrotas que son consecuencia del incumplimiento de los objetivos generalmente aceptados de política económica (crecimiento económico, pleno empleo, estabilidad de precios, equilibrio exterior, etc.). Es decir, cuando en un país, en este caso Francia el paro aumenta y el crecimiento económico es muy bajo se produce una brecha entre las expectativas de los electores y la incapacidad del Gobierno para aplicar políticas que permitan salir de la grave crisis económica que padecemos.

El año pasado en Irlanda el conservador Fine Gael ganó al que hasta entonces era el partido gobernante (Fianna Fáil) y en Hungría el partido de centroderecha ganó de forma aplastante y acabó con ocho años de gobiernos socialistas. Ayer en Grecia se produjo más de lo mismo los dos grandes partidos que gobernaban en coalición, el socialista Pasok y el conservador Nueva Democracia, han perdido muchos escaños en las elecciones legislativas y tienen muy complicado formar gobierno.

¿Crees, querido lector, que la victoria de Hollande dará lugar a un cambio de política económica en Francia que dé confianza a la inversión nacional y extranjera que les permita salir de la crisis?

Con el nuevo Presidente francés ¿hacia dónde irán las políticas económicas de la Unión Europea?

Sponsorized by:
Volvo-Economy

Comentarios

Rafael Traba 7 mayo 2012 - 13:26

El programa electoral de Hollande incluye algunos puntos como son: (i) rebajar la edad de jubilación de los 62 a los 60; (i) subir el salario mínimo; (i) equiparar la fiscalidad de las rentas del capital a las del trabajo; (i) subir el 15% el impuesto a la banca; (i) aumentar el impuesto de sucesión y patrimonio.
Y eso por no hablar de medidas más esquizofrénicas, como rebajar el sueldo a directivos de empresas públicas, contratar 60.000 nuevos profesores, reducir el sueldo al presidente y ministros, reducir la producción eléctrica nuclear y potenciar las renovables…
Una cosa es asumir que habrá un cambio por el descontento de la población ante la situación de crisis (o la respuesta que da su gobierno ante la crisis), y otra es dar un giro radical y olvidarse de que para salir de la crisis hay que tomar medidas de austeridad y de aumento de la productividad.
Puede que Hollande no aplique todas las medidas de su programa, pero algunas desde luego no parecen las más apropiadas para ese cambio de política económica que dé confianza a la inversión y les permita salir de la crisis.

Ferran Jaén 8 mayo 2012 - 11:00

Francia tendrá unos meses deilusión, probablemente reforzada por las legislativas, queson tan cercanas que no da tiempo a casi nada que no sea prepararlas. Sladrá reforzado el gobierno, pero sino consigue romper la tendencia destructiva de la UE al servicio de Alemania, entonces se abrirá paso Marine Le Pen, couyo programa es muy coherente con la situación, que requiere desmontar la UE de forma ordenada, recuperar soberanía, reforzar los mercados interiores nacionales, limitar la inmigración y vovler a un capitalismo nacional con algunos precios administrados. El cambio de óptica es imprescindible,s e quiera o no, a menos que se intente mantener el artefacto europeo de la Zona euro y de la UE a base de emitir dinero el Banco Central Europeo. O lo hace el PSF, que no creo, o lo hará Marine Le Pen con una Francia agotada.

Amador Casado 8 mayo 2012 - 19:15

No conozco muy bien el programa político de Hollande pero a mí, a raíz de este cambio me surge una duda. ¿Cómo afectará este cambio a España? Por un lado veíamos el pasado domingo al partido socialista de España, montando una “fiesta” en la calle Ferraz para celebrar esta victoria, y a su vez manifestaba que a raíz de este cambio político se ponía de manifiesto que la reforma laboral realizada por el Partido Popular, no tenía sentido. Pienso, que es una reforma totalmente necesaria.
Por otro lado, este cambio político también nos puede venir bien, puesto que la relación entre Sarkozy y Rajoy, ya estaba un poco deteriorada, a raíz de que un día viéramos como en la portada de un periódico Nacional Rajoy venía a decirle a Sarkozy que opinara de sus asuntos.

Diego 9 mayo 2012 - 17:10

El caso español es ilustrativo. En campaña se ofreció no tocar la parte tributario, pero resultó imposible el no hacerlo.
En el caso de Francia, la victoria de Hollande es con una diferencia tan estrecha que tendrá poco margen de acción para cambios relevantes.

Miguel 11 mayo 2012 - 19:53

La idea de que los estados tienen que actuar de modo que contenten a los mercados financieros, cuyos intereses suelen ir en dirección contraria a los intereses de las gentes, es repugnante. Los representantes del pueblo, con la poderosa herramienta que es la ley, y que sólo ellos pueden elaborar, tienen la obligación de regular las actividades de esos mercados, pues está comprobado que dichas actividades no conocen la moral, ni la decencia, ni la humanidad. Los mercados son los que deberían verse obligados a actuar de tal forma que generaran confianza en los pueblos, no al revés.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar