3
Feb

Perspectivas económicas del mundo para 2012: riesgos y amenazas

Escrito el 3 Febrero 2012 por José Ramón Diez Guijarro en Economía Global, Unión Europea

Las primeras semanas del año constituyen un buen momento para perfilar las estrategias de inversión en el medio plazo, para lo que resulta imprescindible revisar los escenarios macroeconómicos, así como los riesgos y, por tanto, las posibles sorpresas que puedan impactar en las previsiones.

Un  repaso a lo acontecido en el pasado más inmediato.

Cuatro años y medio después del inicio de la crisis, la situación económica mundial volvió a deteriorarse en los últimos meses de 2011, como consecuencia, principalmente, del agravamiento de la crisis soberana en Europa, el endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito, la intensificación de las medidas de austeridad en la UEM y el enfriamiento del sector industrial global. Europa es la región más afectada: está atravesando ya una situación próxima a la recesión, que podría prolongarse durante el primer semestre de 2012, pero con fuertes divergencias entre países, destacando Alemania positivamente. Sin embargo, EEUU y el resto de principales economías emergentes conservan un ritmo razonablemente dinámico de crecimiento, sosteniendo el crecimiento mundial.

Por tanto, este empeoramiento de la actividad no ha sido generalizado (se concentró principalmente en Europa), ni especialmente severo. O, desde otro punto de vista, el deterioro de la economía mundial no supuso una ruptura del patrón de comportamiento de la recuperación económica (algo parecido ocurrió en 2010) y fue menos intenso al anticipado en el verano de 2011, cuando riesgos como la ruptura del euro o un impago de la economía americana amenazaron con devolvernos a un momento parecido al que se produjo después de la quiebra de Lehman Brothers.

No hay riesgos de recesión global

Por tanto, la primera idea es que sin nuevas sorpresas negativas no estamos cerca de una recesión global. Como se ve en el gráfico la recuperación de la economía mundial seguirá su curso tras la recesión más virulenta de los últimos años, con ritmos algo inferiores a los de 2011 (2,3% en 2012 frente a 2,7% de 2011), pero tampoco muy por debajo de la media de crecimiento mundial de la anterior etapa expansiva (2,9%).

 

Esta recuperación frágil y compleja, se está caracterizando por:

a) las fuertes desigualdades de crecimiento entre OCDE y emergentes;

b) los bajos ritmos de crecimiento potenciales en las economías maduras;

c) los fuertes niveles de endeudamiento público y privado en los países que experimentaron burbujas en el mercado de la vivienda;

d) por último, la elevada sensibilidad de la reactivación a “shocks” puntuales (financieros, geopolíticos, etc).

La política económica

En el medio plazo, no cabe esperar demasiados cambios en este patrón de comportamiento, la clave seguirá siendo cómo recuperar el crecimiento y reducir el endeudamiento público y privado. Y, para ello, se debe avanzar en recetas ya conocidas por todos:

a) reformas de oferta en países con bajo crecimiento potencial,

b) políticas de estímulo de la demanda en economías con fuertes superávits externos,

c) el mantenimiento de políticas monetarias expansivas en la OCDE,

d) ajustes fiscales adecuadamente dosificados para ir consolidando las cuentas públicas en países con elevados déficits estructurales.

De cómo se combinen y escalonen estas 4 medidas dependerá la rapidez en digerir los excesos del ciclo anterior.

Amenazas

En los próximos meses, las sorpresas negativas que pueden complicar el escenario son: riesgos geopolíticos que se trasladen al precio del petróleo y, por tanto, la inflación, una posible burbuja en el mercado de la vivienda en China y un empeoramiento de la crisis en la zona euro.

La crisis europea

En el caso de la crisis europea, los riesgos son todavía muy elevados. No es fácil reconstruir los cimientos de una unión monetaria que nació con defectos conocidos por todos, en medio de la más compleja crisis económica de las últimas décadas. Se puede intentar hacer virtud de la necesidad, pero cuando los mercados financieros están presionando todos los días, el riesgo estriba en ir por detrás de las expectativas de los inversores. Es cierto que se ha avanzado en el diseño de un nuevo marco fiscal que evite los desajustes que han originado la crisis, pero la mejora de la solvencia sólo puede venir de un retorno al crecimiento. Y, eso lo van a demandar los mercados antes de lo que pensamos.

Por tanto, va a ser muy importante que a través de una aceleración de las reformas estructurales, de una adecuación de los objetivos de déficit público a la coyuntura actual y de una mayor implicación del BCE en las compras de bonos europeos (además de bajadas del tipo de intervención hasta el 0,5%) vayan apareciendo señales de que tras un duro 2012, el crecimiento en la zona euro puede volver a territorio positivo en 2013. Si a lo anterior le añadimos más fortaleza del sistema financiero europeo a raíz de los nuevos requisitos establecidos por EBA para junio (9% de “core capital”), poco a poco podría ir abriéndose los mercados de financiación mayorista, condición necesaria para una recuperación de la financiación a la economía real.

Como ya anticipó el economista francés Jacques Rueff en 1949: “Europa se hará por la moneda o no se hará”. Y para preservarla, además de solucionar los problemas estructurales con los que nació (baja movilidad del capital humano, ausencia de política fiscal unificada, diferencias de competitividad, etc), en el corto plazo se debe romper el círculo vicioso entre ajuste, decrecimiento de la actividad, desempleo, deterioro de las cuentas públicas, falta de confianza en el sector financiero y distorsión en el funcionamiento de los mecanismos de transmisión de la política monetaria. La tarea no es fácil, pues como dice un buen amigo, este año el cisne gris pueden ser los errores de política económica. De hecho, tras dos años de prueba y error en la gestión de la crisis europea, siempre por detrás de los mercados, la verdadera sorpresa positiva que haría reconsiderar unas estrategias de inversión todavía muy marcadas por la desconfianza y la aversión al riesgo, sería una señal definitiva de que el euro sobrevivirá. Confiemos en ello.

Comentarios

Pablo Fernández Salido 5 Febrero 2012 - 12:18

Una de las Cosas que más sorprende es la diferencia de crecimiento entre unas economías y otras. En el gráfico se ve perfectamente que al final de la previsión, en 2013, los países más avanzados están muy por detrás de las economías emergentes y de la media mundial. Los europeos son los que hacen bajar esa media de crecimiento de los OCDE, parece confirmar que en el viejo continente se echan de menos medidad rotundas para mejorar la situación.
EEUU va saliendo y en Europa pasa el tiempo y el euro parece que como si tuviera la espada de Damocles permanentemente encima; si la moneda única es la manera de mantenerse con pulso estable y sigue siendo una incertidumbre aunque menos profunda, deberían concretarse medidas en política económica… A ver si el nuevo marco que se diseña aporta estabilidad y buenos mimbres para apuntar al crecimiento.

Laura Barreiro Frantz 5 Febrero 2012 - 17:55

En cuanto a la crisis Europea, se están corrigiendo aspectos de limpieza del sector financiero, reducción de déficits, intento de armonizar las políticas fiscales, pero ¿podrá Europa competir con las economías emergentes sin mejorar los aspectos estructurales como los altos costes de producción?
Por otro lado, se ha propuesto la implantación de la llamada tasa “Tobin” a las transacciones financieras con el fin de captar ingresos para financiar el gasto de la burocracia y el estado del bienestar. ¿Realmente será efectiva o perjudicará todavía más a la débil recuperación económica de Europa en favor de EEUU e Inglaterra?

Antonio Rueda 6 Febrero 2012 - 17:20

¿No estamos siendo muy optimistas con las previsiones?
En Europa todo a punta que para el proximo año se registrará un deficit, y China da la impresion de que esta a punto de estallar…

Estamos viendo como las economias emergentes ya no crecen como en epocas pasadas…

Creo que un grave problema que hemos vivido y que ha hecho empeorar la situación actual, han sido las previsiones a futuro. Se esperaba una determinada evolución en la economia, y por creerse al pie de la letra las previsiones hemos logrado empeorar las cosas. Es decir, el año pasado se realizaron unas previsiones de ingresos, los cuales no han sido los estimados, y como se esperaba ingresar X, en vez de ser previsores hemos decidido gastar todo ese X, el cual posteriormente descubrimos que la estimación estaba muy mal calculada y lo que ha hecho que la situación actual sea peor.

Las previsiones estan muy bien, pero creo que no deberiamos ser optimistas y ser algo conservadores, no por desear que nos recuperemos antes las cosas van a ir mejor.

ABEL BARAHONA 9 Febrero 2012 - 13:44

Como muy bien dice Pablo, el problema mas grave a nivel mundial es la Union Europea. Los Paises emergentes continuan con un buen crecimiento del PIB , Estados Unidos sigue con crecimientos minimos pero ya logro salir de su recesion, China se espera que tenga un crecimiento de aproximadamente un 7% lo cual es elevado comparado al resto del mundo a pesar de que puedan llegar a tener una burbuja inmobiliaria. En pocas palabras la Union Europea esta haciendo que el promedio de crecimiento mundial este inferior al del 2011. Para mi no veremos unos numeros positivos hasta el 2014, porque hay varios factores que mejorar y arreglar, y veo que el tiempo pasa y no se esta haciendo nada al respecto. Los problemas que hay que solucionar son el bajo capital humano, que haya mas competividad en los paises de la EU, generar mas empleo, deje de haber un deterioro en las cuentas publicas, que haya confianza en el sector financiero, que hayan ajustes fiscales donde se pueda consolidar las cuentas publicas en paises con elevados deficits estructurales, que los paises tengan mas oferta y sea mas atractivos para los inversionistas, que deje de haber tanto endurecimiento de las condiciones de acceso al credito, y que haya una intensificacion de las medidas de austeridad en la UEM. Para mi este va tardar tiempo y no creo que a finales o principios del proximo año la UE haya tomado todas estas medidas para sacar a la Union Europea de la recesion por la que esta pasando.

Fernando Esteve 10 Febrero 2012 - 18:28

Al hilo de las amenazas, me gustaría mencionar la dependencia de las fuentes de energía extrangeras que tenemos en Europa.
En nuestro caso, España sigue importando el mismo porcentaje de energía (el 77%) que en 1980 (hace 30 años).

También, entre muchas otras cosas, se echa en falta una política energética europea común más sólida, de manera que podamos mejorar el poder de negociación individual de las potencias europeas.
Parece que sólo se utiliza esta fuerza para negociar políticamente, pero no se aprecia una política de desarrollo de infraestructuras, al margen de iniciativas entre potencias extrangeras y países de la unión a título individual.
Vemos ejemplos en los que cada país debe “buscarse las castañas” para satisfacer sus demandas energéticas.

Debemos revisar esto, también, de cara a convertirnos en un valor más estable (menos arriesgado) y, así, reducir la duración de las crisis.

Dejo algunos artículos para apoyar esta argumentación:

Nord Stream
http://es.wikipedia.org/wiki/Nord_Stream

España mantiene la misma dependencia energética que hace 30 años:
http://www.cincodias.com/articulo/economia/espana-mantiene-misma-dependencia-energetica-hace-anos/20110301cdscdieco_2/

España sustituirá el crudo iraní por petróleo saudí
http://internacional.elpais.com/internacional/2012/01/23/actualidad/1327323271_327135.html

La UE acuerda vetar el petróleo de Irán
http://internacional.elpais.com/internacional/2012/01/23/actualidad/1327304418_555872.html

Fuerteventura pide suspender búsqueda de petróleo
http://www.universocanario.com/politica/jose-manuel-soria/fuerteventura/prospecciones-en-canarias/293630

Cristina Menéndez 15 Febrero 2012 - 19:03

Creo que Fernando ha señalado un punto importante que me gustaría ampliar. No sólo hay un problema de dependencia energética en España, sino que la dependencia que tiene la economía mundial actual de la energía fósil, sumada al crecimiento de países gigantes como China e India y su necesidad ingente de materias primas, debería hacernos replantear no sólo la dependencia exterior, sino la dependencia energética en sí de nuestro modelo económico.
Con el precio del barril de crudo rondando los 100 dólares y los ritmos de crecimiento tan precarios de la Eurozona, e incluso de Estados Unidos, al menos deberíamos plantearnos este tema en los foros de debate. Si no, corremos el riesgo de permanecer en la crisis mucho más tiempo del que se prevé.

Cristina Menéndez 20 Febrero 2012 - 16:57

Creo que Fernando toca un punto importante, que es el de la dependencia energética. Me gustaría ampliar además y no centrarlo sólo en la dependencia externa que tenemos en España que nos complica sin duda la recuperación, sino considerar también la dependencia que tiene todo el modelo occidental de los combustibles fósiles.
En un contexto de crisis como el que vivimos, en el que el barril de petróleo sobrepasa los cien dólares a pesar de la crisis, concurren además diversos factores que suman a la dificultad, como son (entre otras):
– Economías emergentes como la China o la India, que son grandes depredadoras de recursos naturales, cuya demanda de crudo aumenta el precio
– La inestabilidad de oriente medio y el secuestro al que estamos sometidos por la OPEP
– El cambio dólar/euro que supone de alguna manera tener que elegir entre un menor precio del barril o un menor nivel de exportaciones desde la eurozona
El tema energético siempre es complejo pero, en la coyuntura actual, lo que me gustaría trasladar es que sería bueno plantearse realizar un análisis más serio sobre las posibilidades energéticas de cara al siguiente ciclo de la economía.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar