23
Feb

Aprobación del segundo rescate a Grecia

Por fin, tras varias semanas de incertidumbre y tensas negociaciones, los ministros de finanzas de la Unión Económica y Monetaria (UEM) han dado el visto bueno al segundo rescate griego, cuyos elementos fundamentales son los siguientes:

1) Participación del sector privado que asuniría una pérdida del valor de los bonos griegos del 53,5% del nominal.

2) Programa de asistencia financiera oficial hasta 2015.

 A corto plazo, este acuerdo evita un impago incontrolado de Grecia y, a largo plazo, permitirá reducir la deuda hasta el 120,5% en 2020, según estimaciones del Eurogrupo. Probablemente estamos ante la solución menos mala, tanto para Grecia, como para el resto de la UEM.

 Para Grecia, porque un impago en marzo y, por tanto, la salida del país del euro hubiese conllevado costes difícilmente asumibles por el país, sin ninguna garantía de una aceleración de las reformas estructurales. Mientras que para el resto de la UEM, el coste en inestabilidad de los mercados financieros y aumento de las primas de riesgo habría sido muy elevado, cuando las economías siguen muy débiles.

Los acreedores privados podrían perder más de 150.000 millones

La participación del sector privado en el rescate se articulará mediante un canje voluntario de bonos con una quita del 53,5% sobre el valor nominal. Por el 46,5% restante se entregarán títulos de dos tipos:

1) Nuevos bonos griegos con vencimientos entre 11 y 30 años por el 31,5% del valor, con cupones crecientes (aumentarán desde un 2,0% hasta un 4,3% después de 2020), colateralizados (Grecia podría destinar unos 30.000 millones de euros a la garantía de los nuevos bonos) y regidos por la legislación británica.

2) Instrumentos a corto plazo emitidos por el Fondo Europeo de Estabilización Financiera (EFSF), por el 15% restante, para llegar al 46,5%.

El volumen de bonos susceptibles de acogerse al canje asciende a 205.000 millones de euros, de modo que, asumiendo una participación del 90% (objetivo fijado en la cumbre de octubre), Grecia podría ver reducido el valor nominal de su deuda en unos 100.000 millones de euros.

En balance, las pérdidas para el sector privado podrían superar los 150.000 millones en valor actual, alrededor del 75%, dado el menor valor nominal, el mayor plazo y el tipo de interés más bajo de los nuevos bonos.

El FMI y la UEM podrían aportar algo más de 130.000 millones

Necesidades de financiación

Se estima que Grecia requerirá unos 170.000 millones de euros en los próximos tres años, de los cuales aproximadamente 118.000 son necesidades de financiación del período, 23.000 son las necesidades de recapitalización de sus bancos y 30.000 se destinarían a adquirir los colaterales de los nuevos bonos que se entregarán en el canje de deuda (1).

Condiciones para Grecia

Por el contrario, los miembros del Eurogrupo sí han dejado claro cuáles con las severas condiciones que Grecia debe cumplir para recibir la asistencia, que suponen una cesión muy significativa de soberanía fiscal:

1) Cumplimiento estricto del plan de ajuste fiscal (alcanzando un superávit primario en 2013) y del programa de reformas estructurales y privatizaciones.

2)  Compromiso de los partidos políticos para la aplicación del programa de ajuste, con independencia del resultado de las elecciones generales previstas para abril.

3) Presencia permanente de los inspectores de la Comisión Europea en Grecia.

4) Priorización del pago del servicio de la deuda sobre cualquier otro gasto (este principio debe quedar reflejado en la constitución). Para ello, Grecia depositará en una cuenta bloqueada la cuantía correspondiente al servicio de la deuda del trimestre entrante.

El Papel del Banco Central Europeo (BCE)

El BCE no participará en el rescate, pero lo facilitará.

La deuda griega adquirida por el BCE en el marco de su programa de compra de bonos (SMP, por sus siglas en inglés) no se verá afectada por el canje.

No obstante, los gobiernos destinarán a mejorar la sostenibilidad de la deuda griega la parte del beneficio distribuido por el BCE que proceda del SMP, así como la parte del beneficio distribuido por los bancos centrales nacionales que proceda de su cartera de bonos griegos.

Asimismo, se instrumentarán medidas para garantizar el acceso de los bancos griegos a la financiación del BCE en el período del canje, durante el cual Grecia podría ser declarada en “selective default”. Para ello, podrían relajarse las condiciones de elegibilidad de los bonos griegos como colateral de las operaciones de financiación.

CONCLUSIÓN

El nuevo rescate es la mejor solución posible a corto plazo, pues evita un impago desordenado de Grecia y podría dar continuidad al actual período de calma en los mercados, permitiendo al resto de países bajo presión continuar con sus procesos de ajuste fiscal y reformas estructurales. No obstante, no es una solución suficientemente sólida a largo plazo: apenas servirá para reducir la deuda hasta el 120% del PIB en 2020, significativamente por encima de los niveles considerados sostenibles.

El acuerdo “deja la pelota en el tejado de los griegos”, que deben elegir si aprovechan la oportunidad que se les brinda para reformar su economía (en cuyo caso, deberán seguir haciendo grandes sacrificios) u optan por su salida de la UEM (que tendría un desenlace incierto y muy traumático). Una vez efectuado el canje, si el país tuviera que reestructurar su deuda nuevamente, el coste recaería mayoritariamente en sus acreedores oficiales.

(1) Para cubrir esas necesidades, Grecia contará con: 1) Fondos no desembolsados del rescate de 2010 por 34.000 millones, de los cuales 10.000 están comprometidos por el FMI y el resto, por la UEM. 2) Asistencia financiera adicional por un importe que podría rondar los 130.000-135.000 millones. La cuantía exacta de aún no está determinada, pues depende del grado de adhesión de los acreedores privados al canje y no se conocerá hasta marzo. Tampoco se conoce cuál será la distribución de las nuevas ayudas entre el FMI y la UEM, pero todo apunta a que la participación del Fondo será significativamente inferior a la del rescate de 2010: se especula con un 10%, frente al 27% anterior.

Comentarios

Fernando Esteve 21 febrero 2012 - 20:08

Me preocupa que la solución de las quitas de los bonos griegos vaya a sentar un precedente.
Supongo que muchos inversores están en el mismo caso.
Ya ningún fondo va a ser considerado seguro (de renta fija y bajo riesgo), ya que tradicionalmente, se apoyan en deuda soberana.
Cae, por tanto, otro mito: “los entes públicos cumplen sus obligaciones” y, concretamente, “los estados (modernos) no impagan”
La quita es un impago, aunque controlado, y no creo que traiga mucha confianza, si bien, estoy de acuerdo en que es mejor que un impago total.
Ahora, hay que desear que se estabilice la situación, se tomen las medidas oportunas y se consigan los objetivos marcados.
Al menos, gracias a estos acuerdos, de momento, no sabemos lo que es que un país abandone la UEM.
Esperemos que no ocurra esta situación.

Eva Ahijado 22 febrero 2012 - 11:11

La situación que estamos viviendo con Grecia hace que todo lo que creíamos seguro (renta fija, bajo riesgo, pago de las deudas de los estados) se cuestione, y eso es lo que estamos viendo reflejado en los mercados financieros todos los días desde hace ya un tiempo.

Sin embargo, la solución dada por la UEM a la situación en la que se encuentra Grecia me parece la menos mala, ya que me gustaría conocer opiniones acerca de cuales serían los efectos del impago de la deuda de Grecia o su salida del Euro, y sobre todo su efecto sobre economías como la española.

En este punto, y teniendo en cuenta todo lo que hemos vivido durante el último año, para la situacion de España, y otros paises que han estado y están en el punto de mira de los mercados financieros, creo que esta solución nos da un respiro, ya que los efectos del impago y la salida del euro habrían repercutido en nuestra prima de riesgo, calificaciones, e inestabilidad en mercados financieros.

Continuaremos atentos a las noticias económicas, sin perder de vista todo lo que España también tiene que hacer para demostrar que la economia española puede salir de este bache.

Brian Sanz Aubert 22 febrero 2012 - 11:37

Me parece una gran noticia para la UEM y como bien dice el artículo, aunque soluciona la situación a corto plazo, a largo plazo seguirá siendo un problema a resolver, pero permite al menos al resto de paises reestructurarse y aprovechar la estabilidad de primas de riesgo para financiarse más barato.

Dicho esto, me surgen varias dudas. Según explica el diario Expansión de hoy día 22, “España deberá aportar alrededor del 12% del total de la ayuda europea” lo que se traduce en unos 15.600 millones de euros, lo cual según mencionan, es algo más de lo habitual debido a que los países rescatados no participan (Portugal e Irlanda). Mi duda es si los países que se encuentran en serias dificultades como es el caso de España e Italia pueden permitirse estas aportaciones.

Por otro lado, al ser la adhesión al acuerdo voluntaria, me pregunto si los acreedores que no lo aprueben se beneficiaran de la liquidez generada gracias al acuerdo mayoritario del resto de acreedores.

Jose Manuel Martínez 22 febrero 2012 - 11:48

La verdad es que ya iba siendo hora de afrontar el problema griego y darle una solución definitiva. Ahora veremos lo que tarda en aplicarse estas medidas que están sobre el papel. No es la primera vez que una decisión sobre Grecia se va retrasando, y eso genera aún más desconfianza en los mercados.
Respecto a si España es capaz de asumir este pago, entiendo que se habrán cuidado muy mucho de verificarlo, pues lo último que necesita la UEM es rescatar otro país por intentar pagar las deudas del primero, y más un país como España, que ya estamos hablando de palabras mayores.
Otra cosa de la que no se está hablando, y en su día creo que algunos plantearon, es qué va a pasar con el patrimonio público de Grecia en el estado en que se encuentra, es decir, todas sus posesiones públicas, que malvenderá a manos privadas para conseguir liquidez y recortar gastos, van a suponer la ruina para este país en un futuro. Alguien llegó a plantear, crear un fondo europeo que compre estas posesiones a precios razonables, y las venda al sector privado cuando la situación mejore.

Juan Garza 22 febrero 2012 - 11:52

Un informa muy completo el que acaban de presentar y ello nos da una clara idea de lo que se viene en las divisas

Pablo Vilá Garrido 22 febrero 2012 - 12:13

No logro entender como con estas medidas será posible que la sociedad griega salga a flote. Lo único que logran estos drásticos recortes es empujar aun más a la economía griega al abismo. Es una buena noticia para los mercados y el resto de países de la UEM, pero solamente se logra destruir más puestos de trabajo en vez de crearlos. Personalmente pienso que Grecia debería salir del EUR, volver al dracma, hacer una fuerte devaluación de su moneda, ganar competitividad al ser más barato que sus pares europeos, que la economía vuelva a crecer lentamente y hacer una restructuración de deuda, una vez que el país vaya en la senda del crecimiento. Donde estan las políticas keynesianas para fomentar la actividad del país???. Solamente se logra arrinconar más a Grecia, y quienes lo sufren es la población Griega. Entiendo que sería una desición drástica para la UE, pero el país se encuentra entre la espada y la pared, y no veo claro que estas políticas ayuden a salir de la crisis a los griegos, solo logran una importante fuga de cerebros del país, dejandolo aun más vulnerable y debil ante una recuperación.

Antonio Rueda 22 febrero 2012 - 15:33

Como Pablo, yo opino lo mismo, lo unico que se esta logrando es agonizar mas al paciente y retrasar lo que parece la mejor solución.

Se habla de problemas traumaticos la salida del EUR, pero no termino de ver en el lado de quien. Para EUr se quita un peso de encima, un pozo sin fondo de dinero derrochado…. Esta claro que la devaluación de la moneda, traera consigo una perdida de poder entre los griegos y ya se encargaran ellos de salir a flote…

Por otra parte no estoy muy de acuerdo a que la UEM se guie por lo que dice Alemania principalmente, parece que le resto de paises no participemos. Creo que devaluar el EUR en general no acarrearía grandes problemas y solucionaria problemas existentes hoy.

Por otro lado se ha de unificar politicas conjuntas, y unificar lazos entre paises. Si tanto trabajo y tan competitivos son los alemanes, que compartan con el resto de Europa sus conocimientos y avances tecnologicos y nos arrastren a todos a ser mas competitivos, es muy bonito quejarse de la situación de otros paises, decir lo que tienen que hacer, pero ver los toros desde la barrera…. si no fuese por la situacióno del EUR frente al USD me gustaria ver como estaría Alemania….

Hay que empezar a mirar la UE como unidad y no como división de paises.

Carmen Romero 22 febrero 2012 - 16:27

Buenas tardes. Estoy de acuerdo con el artículo, sin embargo, tal y como apuntaba Jose Manuel, las decisiones sobre Grecia suelen traer desconfianza en los mercados y está aún por ver qué va a ocurrir en esta ocasión. Los mercados continúan protegiéndose ante el evento de riesgo de quiebra de Grecia a pesar de la solución ordenada que se ha dado, esto es, aunque no haya grandes movimientos los mercados no están aún tranquilos, sino que el riesgo se percibe aún, ya que los instrumentos que descuentan riesgo en este momento están todavía altos. Esto puede ser debido a dos razones: o bien que el mercado no se crea que esta solución llegue a buen puerto, o bien que lo que ha ocurrido con la condonación de deuda griega (etc) se diera ya por hecho de antemano en el mercado y éste ahora se esté protegiendo ante otra fuente de incertidumbre…

Juan Martínez 22 febrero 2012 - 19:20

La pregunta es, ¿están cumpliendo los griegos su parte?¿y hay garantías reales de que la cumplan? Yo también pienso, como Pablo y Antonio, de que se esta prolongando la agonía. Además, también me pregunto se hacer previsiones para 2020 estando la situación económica como está nos es hacer castillos en el aire.

Clara Mezcua 23 febrero 2012 - 14:18

Como alguno de vosotros habéis comentado, creo que esto supone una solución a corto plazo y para resolver el problema a largo plazo habrá que llevar a cabo soluciones más bien estructurales. Para ser una Unión de verdad, deberíamos empezar por tener un BCE con mayores reservas que pudieran respaldar a Europa en este tipo de situaciones críticas, algo más en la línea de la FED. Yo también me he planteado por qué no devaluamos un poco el Euro y nos beneficiamos de esta medida, a estas alturas de la película no creo que nos beneficie tener una moneda muy fuerte, cuando estamos en una situación tan complicada. Parece que el BCE está sólo para controlar la inflación y no para fomentar el crecimiento económico (o prevenir un desastre…). Además, no me acabo de creer a Grecia, tiene mala pinta y esperemos que no incumpla las medidas impuestas, por el propio bien de nuestro país.
Por otro lado, parece que lo que sí se están replanteando son los objetivos de déficit fijados (4% España), puesto que fueron calculados previendo un crecimiento del PIB y no un apalancamiento/recesión. Hasta dentro de un par de meses parece que no se comunicarán los nuevos objetivos, pero el hecho de que los estén replanteando son como poco esperanzadores. Si no son un poco más laxos, unos esperan unos años muy malos…

Anónimo 27 febrero 2012 - 06:13

Grecia se encuentra en una grave situación, debe pedir ayuda económica a los ministros de los países reunidos en en la reunión del G20 en México, sus ministros deben de ser capaces para resolver la situación, porque cuentan con una gran suma de dinero el cual no es todo el que necesitan, pero al paso que van seguro lo obtendrán. De este modo realizando las cosas de esta forma Grecia podría salvar su economía de lo contrario no tendrá otra alternativa que abandonar la moneda que utiliza, lo que será un Gran problema para ellos.

Les dejo mi blog http://www.weconomynews.blogspot.com

Saludos

Ramón García 28 febrero 2012 - 09:57

En contra de la opinión manifestada por Antonio y Pablo, yo no veo tan claro que la salida de la UEM por parte de Grecia les vaya a dar una mejor solución que la propuesta de mantenerse, después de todo, si restauran el dracma, ¿qué exportaciones son las que van a incrementar a través de la devaluación de su “nueva” moneda? No veo tan claro que esto sea solución…

En lo que sí estoy más que de acuerdo respecto de la opinión de Antonio y otros compañeros, es en que se ha de mirar Europa como su conjunto, no como “una suma de países aislados” y esta será la única forma de comenzar a incrementar nuestra productividad y conseguir reducir la deuda en todos los países de la UE.

Saludos.

[…] cónclave fue precedido por una reunión de ministros de Finanzas de la zona del euro para hacer un balance de las reformas en Grecia, después de que el acuerdo tentativo que le han dado al segundo plan de ayudas para el país. […]

Cristina Menéndez 2 marzo 2012 - 14:26

En mi opinión, ni las políticas keynesianas ni la salida de Europa son una opción razonable para Grecia.
Ahora mismo la salida de Europa solo serviría para empeorar su situación global, sin minorar el riesgo de impago a sus acreedores y sin darle más herramientas que una posible devaluación de su moneda, que a la larga no serviría para resolver sus problemas estructurales.
Por otro lado, las políticas keynesianas es bastante dudoso que fomenten la actividad del país, como hemos podido ver en España con el famoso plan E. Al menos, para resolver los problemas de fondo y no poner un miniparche a corto plazo.
Es el momento de ser serios y aplicar reformas racionales. Es muy trágica la situación Griega, pero no es menos cierto que no se puede permitir la falta de rigor con la que se han tomado los dirigentes Griegos la situación. Y deberíamos tomar nota el resto de países peligrosos, como Portugal, Italia y España.

Webdesigner tanger maroc

Developpeur de sites internet au maroc

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar