14
Feb

EL BCE y la mayor facilidad de financiación de la economía española.

Escrito el 14 Febrero 2012 por José Ramón Diez Guijarro en Política Monetaria

La necesidad de financiación bancaria

La reactivación de la financiación a los agentes privados por parte de las entidades financieras españolas es condición necesaria para la recuperación de la actividad económica, más allá de la eterna discusión de si estamos ante un problema de oferta o de demanda de crédito.

Este es uno de los objetivos de la reforma financiera recientemente anunciada por el gobierno. Sin embargo, además de ese loable esfuerzo de saneamiento de los activos, para que se recupere el crédito es necesario que se vuelvan a abrir los mercados de financiación mayoristas (interbancario, pagarés, cédulas, etc) que han estado casi cerrados desde la primavera de 2011. Sobre todo, teniendo en cuenta los elevados vencimientos de la primera parte del año y, por tanto, los problemas de liquidez en el sector financiero europeo.

Política monetaria expansiva.

En este sentido, ha sido determinante el movimiento puesto en práctica por el Banco Central Europeo (BCE), convocando subastas de financiación a tres años (el famoso LTRO). Al asegurar fondos a tres años al sistema financiero europeo (a cambio de garantías) a un plazo tan dilatado, los bancos han empezado a tomar posiciones en activos de deuda pública, pero también están utilizando la liquidez para comprar títulos emitidos por otras entidades. Y esa apertura de los mercados es condición necesaria para que el crédito se recupere.

Por tanto, el Quantitative Easing (QE) encubierto puesto en marcha por el BCE ha favorecido que el riesgo soberano y el interbancario interactúen positivamente, lo que se ha traducido en una significativa caída de los indicadores de riesgo de ambos (diferenciales, primas de riesgo en los CDS, y cotizaciones de los bancos en bolsa).

 Crédito del BCE a la banca española.

En este sentido el recurso de las entidades financieras españolas al BCE alcanzó un nuevo máximo en enero. Según los datos publicados hoy por el Banco de España, en términos netos, el total de fondos tomados por nuestro sistema financiero ascendió a 133.177 millones de euros, lo que supone un incremento del 12,04% respecto al dato de diciembre, superando el anterior máximo registrado en julio de 2010 (131.891 millones).

En términos brutos, es decir, considerando sólo las inyecciones de liquidez (facilidad de crédito, operaciones principales de financiación y operaciones de largo plazo), la financiación captada por España se incrementó un 21,55% hasta un nuevo máximo histórico de 161.421 millones.

Respecto al conjunto del Eurosistema, la cuota de la financiación tomada por España aumenta nuevamente y se sitúa en el 19,5% del total, siendo claramente superior a lo que nos correspondería atendiendo al peso de nuestro sistema financiero (10,6%) o al tamaño de nuestra economía (11,4% en el 3T11) sobre el total de la Eurozona.

La financiación de las empresas españolas medinate bonos

 Esta favorable coyuntura de liquidez está siendo aprovechada por las entidades españolas y, en lo que llevamos de febrero, han emitido deuda por valor de 8.860 millones de euros. De ellos, 6.700 millones corresponden a entidades financieras (Santander, Sabadell, BBVA, Banesto y CaixaBank) y 2.160 millones a entidades no financieras (Repsol, Telefónica, Pescanova y Red Eléctrica). En general, las emisiones han tenido una alta demanda, con relevante presencia de inversores extranjeros (en algunos casos en torno al 75%), lo que ha permitido que las condiciones en cuanto a precio fueran más beneficiosas de lo inicialmente previsto (diferenciales frente a midswap entre 5 y 10 pb más reducidos).

Esta mayor actividad emisora también se ha producido en el conjunto de la UEM, donde sobresale el volumen registrado en el mes de enero, que ascendió a 138.000 millones sin considerar papel comercial y covered bonds. En cuanto a febrero, en apenas 9 días las emisiones asciende a 61.000 millones, de acuerdo con los datos de Reuters.

En resumen, la abundancia de liquidez a largo plazo, favorecida por la propia actuación del BCE, está permitiendo que los bancos y empresas no finacieras estén acudiendo con más facilidad a los mercados de fondos. Una condición absolutamente necesaria para que se recupere la actividad económica en España.

Comentarios

Cristina Menéndez 20 Febrero 2012 - 16:34

En primer lugar, creo que siempre es buena noticia un aumento del crédito disponible para los bancos; en este caso a través de las subastas del BCE. Sin embargo, no puedo dejar de ser escéptica, dada la realidad que hemos vivido en los últimos años con respecto a la financiación de las empresas.
Teniendo en cuenta el riesgo que supone para los bancos financiar iniciativas privadas, hemos observado que el crédito recibido del BCE se ha empleado en comprar deuda del Estado, que supone una inversión de menor riesgo, a la vez que ayuda a financiar el déficit estatal.
En una situación de menor déficit como la pasada, esta ha sido la realidad y el crédito ha llegado a las pymes (que suponen un porcentaje elevadísimo del PIB) de manera bastante escasa. En la situación actual, de mayor déficit estatal, no parece muy razonable que los bancos se vayan a sentir más generosos con las empresas, cuando pueden emplear el crédito de forma más segura, con un razonable diferencial entre el la deuda del Estado (a un año) y el tipo que les marca el BCE (con un plazo mayor, de tres años).
En todo caso, dejo la cuestión en el aire: seamos optimistas y veamos qué ocurre.

Fernando Esteve 21 Febrero 2012 - 11:54

Buenas noticias provenientes del BCE! Ya era hora!
Esperemos que estas medidas del BCE, junto unos Gobiernos con unas políticas responsables en el gasto y impulsoras del desarrollo industrial, consoliden un sistema con mayor liquidez donde las empresas no tengan tanta dificultad para acceder a la inversión.
Puede sonar utópico pero me gustaría ver que el producto bancario más demandado fuera un crédito para la creación de empresas, en lugar de la clásica hipoteca.
Aún estamos lejos de eso pero parece que algunas entidades bancarias ya han tomado nota y se intentan reposicionar hacia la inversión en PYMES, al tiempo que se deshacen de sus activos más tóxicos (hipotecas de alto riesgo o piso embargados).
A ver si recuperamos este tejido empresarial!

Joaquin Villanueva 7 Abril 2012 - 23:46

La intervención de la economía española e italiana “empezó” hace ya algunos meses cuando el BCE lanzó dos programas de liquidez para los bancos comerciales. Los bancos españoles acudieron a la cita solicitando cantidades ingentes de dinero al 1 % que posteriormente utilizan en la compra de deuda pública nacional a tipos bastantes más altos.
El resultado es doblemente positivo: Por un lado, se pone liquidez en el sistema ante el cierre de los mercados mayoristas para la banca y por otro lado, se ayuda a capitalizar a los bancos que buena falta les hace.
Esa liquidez en el sistema tiene que terminar apareciendo en el mercado en forma de créditos a las empresas. Sin ellos no habrá crecimiento y sin crecimiento no seremos capaces de devolver nuestra deuda ni mantener el estado del bienestar.
Dicho de otro modo, con estas inyecciones de liquidez el BCE cumple su función lo mismo que la FED con su quantitative easing, que viene a ser lo mismo.
Además el BCE también compra deuda publica de países con dificultades. No debemos extrañarnos, para eso está.
El problema es cuando los alemanes (con malos recuerdos sobre lo que la inflación puede hacer a una economía), presionan al BCE para que no tome estas medidas de urgencia o de cuasi intervención. Entonces la economía española se asoma al precipicio.
En efecto, el BCE no ha comprado deuda española en las ultimas semanas ni ha lanzado otra inyección de liquidez. Aquí esta la explicación del drama actual español, con una prima sobre el bono alemán de 400 puntos básicos.
La deuda de la UE es ante todo europea. Es un problema que el BCE debe resolver tomando medidas de urgencia como la compra de deuda periférica y las inyecciones de liquidez. Claro, todo ello acompañado de políticas de austeridad en los países miembros con problemas (casi todos) y de reformas que nos permitan dar el salto a la competitividad.

En mi opinión, seria un disparate dejar caer a España ahora que hay un gobierno que en 100 días ha demostrado que está dispuesto a hacer las reformas que la economía necesita para competir en el mercado global.

Un saludo,

Joaquin Villanueva

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar