28
Feb

Déficit de las Administraciones Públicas

Como continuación del post de ayer, sobre la necesidad de vender o cerrar las televisiones públicas, quisiera señalar hoy que las Administraciones Públicas cerraron 2011 con un déficit del 8,51% del PIB, frente al 6% previsto en el Programa de Estabilidad.

El déficit de las CCAA

La mayor desviación del déficit correspondió a las Comunidades Autónomas (CCAA) cuyo déficit fue el 2,94% del PIB frente al 1,3% que tenían como objetivo. En cambio la Administración Central, tuvo en 2011 un déficit del 5,1% del PIB, frente al 4,8% que tenía como objetivo.

Esto quiere decir que el conjunto de las CCAA registraron un saldo negativo de 31.541 millones de euros (2,94% del PIB).

¿A qué se debe el déficit de la CCAA?

Las televisiones autonómicas son parte del problema, otra parte está en el gasto suntuario, las plantillas sobredimensionadas, las duplicidades con el Estado Central, los sueldos astronómicos y la creación de todo tipo de entes públicos autonómicos que se encuadran en las siguientes categorías:

a)     Organismos Autónomos que pueden ser Administrativos (cuando las funciones atribuidas tienen dicho carácter administrativo) y Comerciales, Industriales, Financieros o análogos (cuando las funciones se desarrollan en estos ámbitos de actividad).

b)     Entidades Públicas Empresariales

c)     Agencias

d)    Consorcios

e)     Fundaciones y otras instituciones sin ánimo de lucro

f)       Sociedades mercantiles

En el gráfico 1 puedes observar la evolución del número de entidades públicas dependientes de las Comunidades Autónomas. El gráfico confirma lo que todos sabíamos: la marcada tendencia hacia el incremento del número de empresas públicas en el ámbito autonómico en los últimos años. Así, entre el año 2003 y la primera mitad de 2011 se han constituido (en términos netos) 826 nuevos entes dentro del sector público empresarial autonómico. Esto es, en términos globales en los últimos ocho años el ámbito público empresarial adscrito a las CCAA estaría cerca de haber duplicado su tamaño en número de entes dependientes.

En el Gráfico 1 también se observa cómo el incremento en el tamaño del ámbito empresarial de las CCAA se ha repartido de forma desigual atendiendo al número de entes. Han sido las fundaciones, junto con las sociedades mercantiles y los consorcios los que, por este orden, han determinado el 87% de los nuevos entes autonómicos constituidos desde el año 2003. En esos casi ocho años, las CCAA habrían creado 340 fundaciones públicas, 211 nuevas sociedades de carácter mercantil y 165 consorcios.

¿Ha llegado la hora de que las CCAA se deshagan (privaticen o cierren) muchas de estas entidades públicas que no han parado de crecer en los últimos años? ¿Habrá llegado el momento de reducir el tamaño del sector público autonómico?

Sponsorized by:
Volvo-Economy

Comentarios

Ferran Jaén 29 Febrero 2012 - 11:26

En mi opinión hay que ir “cerrando” CC. AA. y otros Entes Administrativos. Hay que recoinducir a lo razonable el aparato político español, pero los políticos no están por la labor y se puede entender: aplicar ERE a otros sí, pero a ellos ¡NO!

Juan Garza 29 Febrero 2012 - 12:25

Esto nos una idea de como marchan las Divisas en las autonomías españolas.

Fernando Peral 29 Febrero 2012 - 17:36

Todo este entramado de empresas públicas, organismos semipúblicos y fundaciones se ha creado con dos motivos fundamentales: colocar a compañeros de partido, familiares y amigos, y esconder el despilfarro de recursos públicos, cuando no la malversación de fondos.

Se trata tan sólo de la punta del iceberg caótico en que han sumido a España 34 años de bisagras políticas nacionalistas, esos famosos “consensos” que han permitido a PP y PSOE gobernar el uno contra el otro. El contrato social que supuso la Constitución española de 1978, basado en la asunción sin ira del pasado y la voluntad de dar cauce a un Estado de derecho social y democrático, se ha ido diluyendo paulatinamente a través de sucesivas transferencias del Estado a las Comunidades Autónomas que no iban dirigidas a descentralizar la administración, sino a comprar una gobernabilidad improbable. Y hemos llegado a un punto en que ha desaparecido el consenso respecto de aquello que unía a los españoles, y se ha instalado una competencia fratricida por ver quien es menos español.

En conclusión, no sólo debería desaparecer el lodazal del sector público autonómico, sino también los postulados políticos que lo han permitido: como dice el refrán “de aquellos polvos, estos lodos”.

[…] parte las Comunidades Autónomas cuentan con 950 empresas públicas tal como publicamos en el post ¿Ha llegado el momento de reducir el tamaño del sector público de las Comunidades Autónomas? […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar