28
Ene

La Fed ha decidido, esta semana, mantener su tipo en el 0-0,25% en la reunión de política monetaria de enero.

Gráficos: Tipos de intereses históricos en los Estados Unidos

Tipos de interés  de intervención de la FED vigentes en el último año.

Interés a largo plazo de la economía de EEUU en los últimos 11 años)

Del comunicado posterior, destacamos los siguientes mensajes respecto al escenario económico:

– La actividad registra un moderado crecimiento, a pesar del debilitamiento del escenario global.
– Continúa la fragilidad del mercado laboral y la tasa de paro permanece en niveles elevados.
– El consumo sigue creciendo pero lo hace a tasas modestas y la inversión empresarial se ha desacelerado.
– El mercado inmobiliario no ofrece señales de mejora.
– La inflación sigue contenida.

Para los próximos trimestres, la autoridad monetaria prevé que: i) el crecimiento siga siendo modesto –cita las tensiones en los mercados financieros globales como uno de los principales riesgos a la baja sobre la actividad–, ii) la tasa de paro se reduzca sólo gradualmente y iii) la inflación se mantenga en niveles contenidos, incluso inferiores a los que considera apropiados para su mandato de estabilidad de precios.

Sin embargo, lo verdaderamente importante de la reunión de ayer es que el banco central americano ha anunciado un objetivo de inflación por primera vez en su historia. En concreto es objetivo un crecimiento interanual del PCE (deflactor del consumo) del 2%. Por tanto, la FED se ha unido a la tendencia que han seguido los principales bancos centrales del mundo en los últimos 15 años.

Además, la FED quiere ser más transparente y anunciado que mantendrá el tipo de intervención en sus niveles actuales, al menos, hasta finales de 2014, retrasando en más de un año la posibilidad de una subida de tipos en EEUU (anteriormente garantizaba que no habría cambios, al menos, hasta mediados de 2013). Ello es consecuencia de la posición de los miembros del Comité, aunque con importantes diferencias entre ellos: unos opinan que habría que subir tipos en 2012 y otros abogan por retrasar las subidas hasta 2016. La dispersión de las expectativas de política monetaria de los miembros del Comité refleja la elevada incertidumbre que existe respecto al escenario económico, lo que demuestra lo complicado que va a ser la gestión de la política monetaria durante los próximos años.

A pesar de ello, se ha puesto de manifiesto la intención de la Fed de mantener un sesgo muy expansivo durante un periodo prolongado debido, tanto al hecho de que sitúe sus previsiones de inflación por debajo de su nuevo objetivo, como por la afirmación del propio Bernanke de que está dispuesto a poner en marcha otro programa de “quantitative easing” si las circunstancias lo requieren. Con esta política tan laxa, la Fed podría perseguir dos objetivos: uno directo, la relajación de la curva de tipos, que conlleva la moderación del plazo a 10 años (caída de -7 pb ayer); y otro indirecto, la debilidad del dólar.

En definitiva, la FED sigue ajustando su objetivo, estrategia e instrumentos de la política monetaria a una realidad muy diferente a la de hace una década. Teniendo en cuenta la importancia creciente de la estabilidad financiera como bien público. Algo de lo que deberían aprender otros bancos centrales, centrados en problemas que ya no existen.

Comentarios

ANTONIO HERRERO, GRUPO B MBA PART-TIME 26 Enero 2012 - 18:38

Esta noticia es muy novedosa porque hasta la fecha la FED no ten´ñia como función orientar su política monetaria al control de la infación, sino a promover el crecimineto económico, y ésta es la gran diferencia con la política monetaria del BCE que se orienta a controlar la inflación.

No obstante, la preocupación de las autoridades económicas norteamericanas se centra en mitigar el contagio a EE.UU. de la más que probable recesión que vivirá la zona euro, debido a los importantes niveles de exportación de productos y servicios norteamericanos a los paises europeos. Por ello, los tipos de interés están en el 0-0,25%, para así favorecer el acceso al crédito a las empresas. Esto debería redundar en la creación de empleo, que a niveles del 85 es la principal preocupación del ciudadano estadounidense, más aún en época de campaña electoral como nos encontramos.

Los bajos tipos tendrán un efecto directo en el tipo de cambio del dollar con divisas de paises a los que exporta, haciendo sus productos más competitvos en precios.

Pablo Fernández Salido 27 Enero 2012 - 11:08

En Europa deberían tomarse decisiones realistas y pensar en la salvación del Euro ya, parece que estamos en un proceso a la desesperada cuando en Europa hay diferencias tan sustanciales entre países. El economista estadounidense N. Roubini dijo esta semana: “La austeridad alemana crea tensiones que podrían acabar rompiendo la UE”.
El FEM apuntó fino cuando dijo ” los malos gobiernos o la falta de gobierno” era la razón para que nadie confíe en la zona euro. Hay reproches claros a los dirigentes europeos; España y otros países periféricos europeos pueden entrar en una espiral muy negativa si Alemania se enroca en idea de austeridad. Aquí tenemos problemas más importantes que en otros países europeos: las previsiones que dan de paro para España para 2012 son demoledoras, ya en un 23% según la última Epa.

De momento, las decisiones de tipos de la Reserva han traído subidas en las bolsas europeas, a ver si su leve crecimiento y el de algunos emergentes empuja algo a la economía europea y sobre todo iluminan en Europa para que se apliquen medidas realistas, que dejen de separar a la países punteros de los que tienen serios problemas estructurales.

Daura 1 Febrero 2012 - 22:36

Me ha resultado curioso que se mencione ya la flexibilización cuantitativa.
En el QE1 cuando la quiebra de Lehman Brothers no aumentó realmente el dinero en circulación ni el exceso de liquidez fue patente. Le siguió la QE2 cuando los tipos habían tocado fondo, persiguiendo que los créditos llegasen a empresas, aumento del gasto y devaluación de la divisa, ¿no fue una subida ficticia de la bolsa? Al menos la política monetaria en ese momento estuvo por delante de la eurozona, focalizada en su plan de austeridad.

Si se lleva a cabo un Quantitative Easing 3, ¿no se disparará la inflación? ¿No será realmente demasiado pronto…? Nuevamente apuestan por la renta variable frente a los bonos europeos… Está claro que una potencial caída de la rentabilidad no ahuyentará a los inversores en busca de mayores rendimientos, si acaso a la zona LATAM.

Si bien, ¿qué del BCE? La aproximación de AXA es un buen punto de comienzo (http://www.fundspeople.com/rs_archivos/201201170934472928.pdf)

Miguel Ángel Muñoz Cobo 2 Febrero 2012 - 21:34

El problema o solución no sea la adopción de nuevos criterios si no la falta de concordancia con los criterios de los otros bancos centrales importantes como Europa, Japón o China. Cuando hay problemas comunes a todas quizás tendríamos que hablar con el mismo lenguaje o al mismo con la misma gramática.

Ejemplo de lo que cuesta es Europa ¿no? Darnos cuenta del problema y asumirlo ha sido cuestión de años, esperemos que los problemas comunes a las economías no nos cueste tanto tiempo asumirlo. La solución a éstos llegará antes de ese modo.

Cristina Menéndez 20 Febrero 2012 - 17:17

Es interesante que la FED haya tomado en consideración anunciar un objetivo de inflación por primera vez en su historia, cuando esa ha sido la única preocupación del BCE desde que el mundo es mundo.
Seguir criterios convergentes sin duda es bueno, mientras seamos capaces de adaptar la realidad a las diferencias que existen en los diferentes países que juegan a este juego.
En EEUU es mucho más sencillo, puesto que tiene una sola moneda para un solo país, mientras que en la eurozona hay una moneda repartida entre países con grandes diferencias. EEUU lleva monetizando deuda mucho tiempo, puesto que el dólar sigue siendo la moneda de referencia en el mundo. Por tanto, para ellos ha sido más sencillo vender deuda a China o a otros países, mientras que la dueda europea, al ser propia de cada país, no tenía el mismo peso que la americana.
Sin embargo, en el contexto actual, el miedo de EEUU a que la deuda se traslade a impuestos puede que sea lo que ha provocado esta decisión de la FED de controlar la inflación. El gobierno Obama seguramente querría seguir creando deuda sobre deuda, pero la FED tiene que actuar con responsabilidad y por tanto tomar decisiones de este tipo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar